Inicio Internacional El movimiento juvenil revolucionario de Irán continúa: ¡Se preparan para una huelga...

El movimiento juvenil revolucionario de Irán continúa: ¡Se preparan para una huelga general!

82
0

17 de octubre de 2022 Lukas Zöbelein, Sozialistische Organisation Solidarität (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT en Alemania) y Robert Bechert (Secretariado Internacional, CIT)

Protesta de solidaridad con Irán, Ottawa, Canadá, 22 de septiembre (Imagen: CC)
Los acontecimientos se suceden con rapidez en Irán. A pesar de la represión masiva, con más de 200 muertos y miles de manifestantes, y ahora huelguistas, detenidos, las protestas, cada vez más revolucionarias, siguen apoderándose de prácticamente todo Irán. Estas han durado más de cuatro semanas y, en los últimos días, han ampliado su alcance, sobre todo porque han empezado a estallar huelgas en apoyo de las protestas. Todo ello subraya la nueva calidad del movimiento que estalló tras la muerte de Jina Mahsa Amini a manos de la llamada policía de la «moralidad».

En un principio, las protestas estaban encabezadas por los jóvenes, especialmente las mujeres y los adolescentes. El subcomandante de la llamada Guardia «Revolucionaria» Islámica (en realidad, la guardia contrarrevolucionaria) ha dicho que la edad media de los detenidos es de 15 años. Ahora se han extendido las huelgas de protesta en el sector petrolero, un recurso clave, ya que Irán tiene aproximadamente el 10% de las reservas probadas de petróleo del mundo.

En repetidas ocasiones, las calles se han hecho eco al grito de «Muerte al dictador». En respuesta, a menudo se ha producido una represión brutal y, en algunas zonas, intercambios de disparos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Pero los militares y las fuerzas de seguridad no existen de forma aislada; los movimientos revolucionarios pueden afectarlos. Aunque la mayoría se ha mantenido hasta ahora al lado del régimen, un vídeo ha mostrado significativamente a la policía antidisturbios en el distrito de Nazi Abad, en el sur de Teherán, caminando, sin sus cascos, junto a los manifestantes en lugar de atacarlos.

Las protestas se han apoderado de todo el país. A pesar de su origen kurdo, el lema «Jin, Jiyan, Azadi» («Mujer, vida, libertad») se convirtió en uno de los principales del movimiento al extenderse por todo el país. Esto ilustra cómo las divisiones étnicas de Irán pueden superarse sobre la base de luchas comunes. Es significativo que el régimen haya respondido a las protestas en zonas pobladas por minorías étnicas o religiosas, como los kurdos y los baluchis, con una mayor represión. Para evitar que el régimen utilice tácticas de divide y vencerás, el movimiento necesita un programa concreto sobre la cuestión nacional, que defienda la igualdad y los derechos, hasta la autodeterminación, de las nacionalidades oprimidas, al tiempo que llame a la lucha conjunta contra el régimen.

Movimiento explosivo

La propagación explosiva del movimiento en todo Irán se debe a décadas de ira fermentada por las injusticias sociales, la represión periódica de la oposición, el amaño de las elecciones mediante el bloqueo de candidatos y, en particular, la brutal opresión del régimen sobre las mujeres. El régimen ha ido perdiendo constantemente su apoyo. Esta es la cuarta gran ola de protestas en Irán desde 2019. Desde 2017-18 ha habido un número creciente de huelgas, el año pasado hubo más de 2.000 huelgas y protestas en Irán. La participación en las elecciones presidenciales de 2021 fue solo del 26% en Teherán, por debajo del 73% de 2017. Oficialmente, la participación nacional fue del 48,48%, pero el número de personas que realmente votaron por uno de los candidatos oficialmente permitidos fue mucho menor, ya que el 13,38% de los que votaron lo hicieron de forma nula o en blanco. Como reflejo del estado de ánimo popular, el Financial Times informó de que el «director del centro semioficial de sondeos de opinión ISPA afirma que «una mayoría considerable» de iraníes alberga un peligroso nivel de «ira» hacia la República Islámica» (17 de octubre de 2022).

El régimen también se ha visto minado por la crisis económica. En parte por el impacto de las sanciones occidentales, la economía es entre un 4% y un 8% menor que en 2010. Al mismo tiempo, está asolada por la inflación, los precios de los alimentos han subido un 70% respecto a hace un año y, en los últimos 15 años, el consumo real de los hogares ha caído un 29% en las ciudades y casi un 50% en las zonas rurales. El gobierno estima que un tercio de los casi 89 millones de habitantes de Irán vive en la pobreza. La crisis económica ha afectado especialmente a las mujeres; el número de mujeres que trabajan ha descendido un 20% en cuatro años y la tasa de desempleo entre las licenciadas duplica a la de los hombres (el 60% de los estudiantes universitarios de Irán son mujeres).

El resultado de todo esto es que los jóvenes, las mujeres y la clase trabajadora están cada vez menos dispuestos a convivir con la represión, especialmente cuando la corrupción generalizada de la élite aleja a millones de personas. Los jóvenes están muy enfadados porque los hijos de la élite estudian y viven en el extranjero; en mayo, el general Morteza Mirian, un alto mando de la Guardia «Revolucionaria», afirmó en la televisión que 4.000 familiares de «altos funcionarios» viven en Estados Unidos, Canadá o Europa.

En este contexto, la muerte de Jina Mahsa Amini desencadenó este poderoso movimiento que, hasta ahora, ha sido llevado a cabo principalmente por adolescentes y adultos jóvenes.

En la actualidad, se producen regularmente combates callejeros con la policía y con unidades de la milicia voluntaria Basji, que forma parte de la Guardia «Revolucionaria». Esto demuestra lo profundo que es el rechazo al régimen entre los jóvenes. Mucha gente en todo el mundo habrá visto algunos de los vídeos que circulan de colegialas quitándose el hiyab en la escuela y enfrentándose a los Basji y a los espías de la policía leales al régimen, que son utilizados por éste para controlar las normas religiosas en las escuelas. El Consejo de Coordinación de los Sindicatos de Profesores de Irán ha emitido una declaración al respecto. Ha hecho un llamamiento a los estudiantes para que conviertan las aulas en espacios de debate democrático y expulsen de ellas a todas las fuerzas leales al régimen. Esta declaración del Consejo de Coordinación se emitió el día antes de su tercer día de huelga durante el movimiento en curso.

Las huelgas en las zonas kurdas, de profesores a nivel nacional y de sectores de trabajadores de la industria petroquímica, son importantes. Pueden ser la chispa de una acción más amplia que podría mostrar la fuerza del movimiento y la debilidad de la base del régimen. Algunas acciones se están desarrollando a través de iniciativas locales. Esto es muy positivo, pero es cada vez más urgente que las protestas pasen a un nivel superior. El régimen no se derrumbará sólo con los disturbios y las manifestaciones que espera poder soportar. Una combinación de huelga general de 24 o 48 horas, con manifestaciones masivas, sería un siguiente paso muy importante para dar forma al movimiento. La formación de organismos locales de representantes de centros de trabajo, comunidades e institutos educativos para organizar dicha huelga sería un paso importante para organizar el movimiento y comenzar a establecer un poder alternativo a las estructuras del régimen.

La convocatoria y realización de una huelga general también adquiere una importancia creciente en el contexto de que el ex presidente Jatamí ha hecho un llamamiento a los órganos represivos para que se pongan del lado de los manifestantes y parece que parte de los militares ya se han referido positivamente a su declaración.

Asimismo, el ahora detenido ex primer ministro Mir-Hossein Mousavi envió un mensaje instando a las fuerzas de seguridad a poner fin a la represión, diciendo «¡Fuerzas armadas! Los poderes que se os han conferido son para defender al pueblo, no para reprimirlo; para proteger a los oprimidos, no para servir a los poderosos. La esperanza es que os pongáis del lado de la verdad y de la nación. Vuestro deber es asegurar la paz para los millones y especialmente para los oprimidos, y no consolidar el poder de los funcionarios olvidadizos.»

Divisiones dentro de la élite

Algunos dentro de la élite reconocen lo que está ocurriendo. Mohammad Sadr, político «reformista» y miembro del Consejo de Expedición que asesora al «Líder Supremo» y supervisa el gobierno, dijo que la muerte de Jina Mahsa Amini había encendido «frustraciones reprimidas, demandas y rabia, especialmente entre la generación joven», y añadió que «no se puede gobernar por la fuerza».

Estos son ejemplos de la ampliación de las divisiones dentro de la élite. Aunque son significativos, también hay que tener en cuenta que los miembros del llamado ala reformista del régimen, como Kathami, Mousavi y Sadr, se preocupan esencialmente por salvar las bases de la República Islámica. Para ello pueden, por ejemplo, abolir la policía de la moral y las estrictas normas de vestimenta para las mujeres, pero por lo demás, dejar intacta gran parte del régimen. Aunque elementos como éste quieran eliminar gran parte de las estructuras de la República Islámica, está claro que querrían construir un Estado capitalista más «normal», que dejaría sin respuesta las demandas económicas y sociales de los trabajadores y los jóvenes.

Pero los elementos más conservadores de la clase dirigente no se han rendido; intentan tanto dividir como aplastar el movimiento. El presidente del parlamento, un antiguo comandante de la Guardia «Revolucionaria», ha instado a los manifestantes a no permitir que las manifestaciones se conviertan en «desestabilizadoras», al tiempo que ha prometido «modificar las estructuras» de la policía de la moral del país. Intentó hacer un llamamiento a los trabajadores para que no se unieran a las protestas diciendo que las recientes protestas de profesores y pensionistas por los salarios eran «en busca de reformas y no tenían como objetivo derrocar» el sistema, añadiendo un llamamiento a «todos los que tengan (razones para) protestar para que no permitan que su protesta se convierta en desestabilización y derribo» de las instituciones.

Ante la creciente fuerza de las protestas, el presidente Raisi ha intentado apaciguar el movimiento. El 15 de octubre, la agencia de noticias oficial Irna difundió una declaración de Raisi en la que afirmaba que el régimen iba a «revisar, revisar, actualizar y, si es necesario, revisar» algunas de las leyes vigentes en el país. Añadió que el diálogo social es necesario para disipar las «dudas» de la sociedad y que «también debemos ver si hemos alcanzado los objetivos fijados y, si no, dónde están los problemas». Raisi continuó diciendo que también hay que prestar más atención a la situación de las mujeres. Pero todo esto era vago; no dijo exactamente a qué leyes se refería y ni siquiera mencionó la normativa sobre el velo. Pero la cuestión es que el gobierno siente actualmente que tiene que ofrecer algo, ya que la represión no está teniendo todavía los resultados que desea. El general de división Bagheri, jefe del Estado Mayor, advirtió a los altos mandos que «los enfoques tradicionales ya no funcionarán», pero esto no descarta más intentos de represión como el reciente despliegue de escuadrones antidisturbios de la Guardia «Revolucionaria» en la Universidad de Teherán.

Dada la débil base social del régimen, demostrada en las elecciones del año pasado, y ahora la magnitud de este movimiento y de la oposición, lo urgente es organizar los próximos pasos concretos a dar. En realidad, el régimen depende de que el movimiento comience a agotarse con continuas protestas que no están vinculadas a una estrategia para involucrar a más capas en la lucha y desafiar al régimen.

El aumento general de las luchas de los trabajadores y el crecimiento de las organizaciones de trabajadores independientes semilegales en algunos lugares de trabajo desde 2017/18 indican el poder potencial de la clase obrera iraní. El Primero de Mayo del año pasado, 15 organizaciones de la clase trabajadora iraní emitieron una declaración conjunta en la que se enumeraban una serie de demandas y también se pedía la creación de «un consejo de coalición entre todos los trabajadores, profesores, empleados, jubilados, mujeres, estudiantes y desempleados resulta ser de suma necesidad». No se trata de una reivindicación entre otras, sino de la plataforma urgente para aspirar a una nueva organización del trabajo en nuestra sociedad». Esta declaración terminó con la afirmación de que «¡la emancipación de los trabajadores sólo la consiguen los propios trabajadores!»

Huelgas

El movimiento actual ha visto huelgas en las zonas kurdas, tres días de huelgas nacionales de profesores y, más recientemente, huelgas en tres plantas petroquímicas. Sin embargo, parece que durante estas protestas no ha habido, hasta ahora, un llamamiento común a la acción por parte de las organizaciones que participan en la declaración del Primero de Mayo de 2021.

Los militantes de la refinería de caña de azúcar Haft Tappeh han hecho un llamamiento a la huelga «a nivel nacional». En su declaración argumentan que «el levantamiento de las chicas de la calle necesita apoyo. Las chicas de esta tierra han decidido hacer un gran cambio, un cambio que traerá la liberación de las mujeres en otras áreas»:

«Este gran y loable levantamiento debe unirse a la huelga de los trabajadores de toda esta tierra. Para librarnos de la discriminación y la opresión, para librarnos de la pobreza y la penuria, para tener pan y libertad, no dejemos solas a las muchachas del sol y de la revolución. Muchachas del sol y de la revolución; el día de la victoria, el mundo entero se quitará el sombrero ante vosotras, que disteis a todos una lección de lucha y resistencia.

¡Viva la unión y la solidaridad de clase de los trabajadores por la liberación! Hacia una huelga nacional en los sectores de servicios y producción».

Este llamamiento a la huelga nacional debe ser retomado urgentemente. Del mismo modo, la idea de un «consejo de coalición» mencionada en la declaración conjunta del Primero de Mayo de 2021 tiene que hacerse realidad. Es precisamente una intervención masiva y organizada de la clase obrera lo que se necesita ahora para hacer avanzar el movimiento. Esto puede requerir, como siguiente paso, huelgas coordinadas de todos los sindicatos semilegales que puedan servir de ejemplo y desarrollarse rápidamente en una huelga general de 24 a 48 horas.

Una campaña que prepare la huelga general es más necesaria que nunca. Esta debe incluir un programa que vincule las cuestiones inmediatas con la necesidad de un cambio de régimen y de sistema. Las cuestiones inmediatas, como la liberación de todos los manifestantes, activistas sindicales y obreros detenidos y la libertad de todos los presos políticos, son puntos de partida junto con la libertad de las mujeres para vestir y trabajar donde quieran, además de la abolición de la policía de la moral, las llamadas «Patrullas de Orientación».

Pero esto es sólo el principio. El derecho a organizarse libremente, en el lugar de trabajo y políticamente, y la abolición de todas las estructuras, organizaciones (como la Basji) y leyes opresivas son esenciales. Las reivindicaciones económicas, como la reducción de la semana laboral y un salario mínimo a prueba de inflación, son inmediatamente importantes.

El llamamiento del Consejo de Coordinación Docente para que las aulas se conviertan en espacios de discusión también puede contribuir a estimular el necesario debate sobre la cuestión de lo que viene después del régimen actual, que también debe desarrollarse en los lugares de trabajo y las comunidades. Las escuelas podrían convertirse en uno de los lugares en los que podrían reunirse estos organismos más amplios. Discusiones en las que se puedan debatir las cuestiones de cómo garantizar los derechos democráticos, qué tipo de sociedad debe crearse y si Irán debe seguir siendo capitalista o llevar a cabo una ruptura socialista. Pero junto a las discusiones sobre el programa, estos organismos pueden empezar a coordinar la lucha, incluyendo la organización de la defensa de los manifestantes y huelguistas frente a los ataques.

¿Y ahora qué?

Está claro que tarde o temprano este régimen se irá, ya sea derrocado o socavado por sus propias divisiones. Pero eso plantea inmediatamente la pregunta de ¿qué sigue?

El movimiento actual tiene una composición interclasista en el sentido de que abarca diferentes elementos que se oponen a los actuales gobernantes, sin embargo, una vez que el régimen sea derrocado o incluso gravemente debilitado, se planteará la cuestión de quién asume el poder.

Inevitablemente, en toda revolución surge esta cuestión de quién gobierna. Puede haber poderosos llamamientos a la unidad, o al menos a la unidad contra las fuerzas del antiguo régimen, que se hacen en los argumentos para la formación de un gobierno «temporal», «provisional», «de unidad» para «asegurar» la revolución, organizar las elecciones, etc. Ciertamente, puede haber unidad de acción contra la contrarrevolución, pero eso es muy diferente a la cuestión de que las organizaciones obreras colaboren con las fuerzas pro-capitalistas en un gobierno que mantenga el sistema capitalista.

El movimiento obrero necesita establecer su propia agenda, una agenda socialista que combine las demandas inmediatas con la necesidad de romper con el capitalismo para que la clase obrera y el poder puedan iniciar la reconstrucción socialista de la sociedad. Hoy, la revolución necesita aprovechar la oportunidad de hacer esto y no limitarse sólo a acabar con la represión de décadas de la contrarrevolución que apartó a las masas trabajadoras y se hizo con el poder tras la revuelta de masas que acabó con el régimen dictatorial del Sha.

Entre los burgueses-liberales que se oponen a la dirección del país, o incluso a todo el régimen, habrá quienes deseen un sistema capitalista más «normal» sin las limitaciones de los altos dirigentes religiosos y los apparatchiks de las burocracias del Estado islámico. Pero la continuación del capitalismo significa que las cuestiones fundamentales a las que se enfrenta Irán no tendrán respuesta. Inevitablemente estallarán las luchas de clases, al entrar en conflicto los intereses de los capitalistas y de la clase obrera. Si el poder capitalista no se rompe, esto supondría el peligro de una contrarrevolución, probablemente no en la misma línea que en 1979/80, pero posiblemente como en Egipto en 2013, ya que la clase dominante se mueve para asegurar su posición.

Es necesario que la clase obrera y la juventud iraní no se hagan ilusiones sobre el papel del imperialismo occidental. Conscientes de la fuerza potencial de la clase obrera iraní, las potencias occidentales han intentado durante mucho tiempo cultivar vínculos con los opositores y líderes obreros iraníes, con el fin de atraerlos a una órbita pro-capitalista. Se trata de falsos amigos; puede que ahora pretendan apoyar los derechos democráticos en Irán, pero no lo hicieron en la época del Sha y llevan mucho tiempo apoyando a otros regímenes dictatoriales en Arabia Saudí, Egipto y otros lugares de la región.

La alternativa que debe defender el movimiento obrero es la sustitución del régimen actual por un gobierno provisional formado por representantes de la clase obrera, la juventud y los pobres que actúe inmediatamente para aplicar las demandas básicas de la revolución. Al mismo tiempo, tiene que fomentar el desarrollo de organismos democráticos locales que puedan convertirse en la base de un nuevo régimen. Estos órganos podrían ser la base para la elección de una Asamblea Constituyente Revolucionaria que decida el futuro del país.

Para ello, es necesario que exista una fuerza socialista, un partido revolucionario, que pueda defender estas ideas. Este fue el caso de Rusia en 1917, cuando los bolcheviques, dirigidos por Lenin, después de la revolución de febrero, se negaron a unirse al gobierno provisional pro-capitalista y, en su lugar, hicieron campaña para ganar el apoyo mayoritario de la clase obrera a la revolución socialista. Ese es el ejemplo que deben seguir los socialistas iraníes. Esta política, que fue la base de la revolución socialista de octubre de 1917 en Rusia, contrasta con los numerosos gobiernos «de todos los partidos» establecidos tras las revoluciones en otros países, que dieron lugar a que se perdieran las oportunidades socialistas y el capitalismo siguiera gobernando.La nueva revolución iraní que se está desarrollando es un acontecimiento tremendo; ya está empezando a inspirar a los jóvenes y a los trabajadores de otros países. Si tiene éxito, tendrá un efecto electrizante en Oriente Medio y más allá. La energía y la valentía de los jóvenes son un ejemplo para todos. Lo que se necesita ahora es la ampliación del movimiento y la clarificación de los pasos concretos necesarios para derrotar la represión y abrir el camino a la liberación real de la opresión y de todos los males del capitalismo.

 

Artículo anteriorMate al Rey (83): «Por un 18 de Octubre de lucha en las calles, contra la Cocina, el Gobierno y el Régimen»
Artículo siguienteChile. A tres años de la Revuelta Social la represión contra el derecho a manifestarse continúa: ¿Qué te pasó Boric?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.