Inicio Internacional Turquía – OTAN, los kurdos y las elecciones presidenciales

Turquía – OTAN, los kurdos y las elecciones presidenciales

39
0

8 de julio de 2022

Kaan Bayraktar (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT)

En Turquía hay una crisis política, económica y social en curso. La pandemia ha actuado como un gran acelerador, acelerando los procesos que ya existían. Sin duda, ha dificultado mucho la situación para que el régimen del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan se recupere de los efectos de la crisis de 2018 causada por la fuerte caída del valor de la moneda turca. El régimen se enfrenta a grandes retos, tanto a nivel nacional como internacional.

A pesar de la profunda crisis a la que se enfrenta la economía turca, Erdoğan sigue presentándose como una fuerte figura antisistema que lucha contra los enemigos de Turquía. Nada más lejos de la realidad.

Tras haber gobernado Turquía durante dos décadas, el régimen de Erdogan se encuentra ahora en un estado muy débil y volátil. La popularidad de la que ha disfrutado Erdogan durante muchos años está disminuyendo a un ritmo rápido.

Esto se debe principalmente a que la clase trabajadora de Turquía se enfrenta a una crisis del coste de la vida. Aunque las estadísticas oficiales afirman que la inflación anual es apenas superior al 78%, muchos economistas y académicos sostienen que la inflación supera ampliamente el 100%. Por supuesto, para muchas personas de la clase trabajadora los niveles de inflación se sienten mucho más altos que incluso eso.

Pero mientras millones de personas se hunden en una mayor pobreza, los ricos de la sociedad turca siguen enriqueciéndose. Sólo en 2020, 21.000 personas más se convirtieron en millonarios en dólares, elevando el número total en Turquía a 115.000.

Pero la crisis de la economía turca y el gobierno errático de Erdogan lo convierten en un representante poco fiable de la clase capitalista, no sólo a nivel nacional sino también internacional. La oposición a su régimen es cada vez mayor.

OTAN

En un intento desesperado por obtener concesiones de los países occidentales, en particular de Estados Unidos, Erdoğan ha utilizado la influencia de Turquía en la OTAN para bloquear la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN a menos que tomen medidas contra los miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Tras un largo periodo de conversaciones diplomáticas, parece que Erdoğan logró obtener concesiones de la OTAN, ya que Finlandia y Suecia aceptaron tomar medidas enérgicas contra el PKK y levantar los embargos militares a Turquía. Sin embargo, Erdoğan sigue amenazando a Suecia y Finlandia con que, a menos que extraditen a miembros del PKK, dirán al parlamento turco que no ratifique el acuerdo.

En cuanto a los intereses del capitalismo, el comportamiento errático e impredecible de Erdogan lo convierte en un representante poco fiable de la clase capitalista. En 2017, como miembro de la OTAN desde hace mucho tiempo, Turquía negoció un acuerdo con Rusia para adquirir el sistema de misiles S-400 a pesar de las objeciones de Estados Unidos.

La objeción de Turquía a la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN, la escalada de las tensiones entre Turquía y Grecia en el mar Mediterráneo, el encarcelamiento del pastor Brunson por supuestas conexiones terroristas y las operaciones militares contra los kurdos en Rojava son solo algunos ejemplos del deterioro de la relación entre Turquía y los países occidentales en el período reciente.

Al mismo tiempo, Turquía ha reforzado su relación con Rusia. Erdoğan intenta sacar el máximo provecho de la volátil situación internacional zigzagueando entre los países occidentales y Rusia.

Así, mientras Turquía da apoyo militar a Ucrania y niega el acceso de los barcos militares rusos al estrecho del Bósforo, sigue negándose a imponer sanciones a Rusia y mantienen una buena relación económica.

Turquía intenta dar la impresión de que tiene una política exterior independiente. Pero la verdad es que Turquía sigue dependiendo en gran medida del apoyo occidental. Por ejemplo, más del 40% de las exportaciones turcas se dirigen a la Unión Europea (UE), lo que la convierte en el mayor socio exportador de Turquía con diferencia. Asimismo, los países occidentales dependen de Turquía como socio comercial y geopolítico en Oriente Medio. Por lo tanto, a todos ellos les interesa no romper los lazos en este momento.

Al vacilar entre Rusia y las potencias occidentales, Turquía quiere reafirmarse como potencia regional y ampliar su esfera de influencia. En los últimos dos años, se ha producido una expansión de las empresas turcas que operan en países como Libia, Irak y en el Golfo.

Los kurdos

Estas recientes conversaciones diplomáticas entre la OTAN y Turquía han demostrado una vez más que las fuerzas occidentales y las instituciones capitalistas no son amigas de los trabajadores kurdos y de los pobres. Utilizarán cínicamente la difícil situación del pueblo kurdo para favorecer sus propios intereses. Los kurdos fueron tratados como peones en las conversaciones entre Turquía y la OTAN. Muchas de las armas que Turquía ha estado utilizando contra los grupos militantes kurdos han sido compradas a los países capitalistas occidentales.

Como miembro de la OTAN, Turquía ha lanzado varias operaciones militares dirigidas a los kurdos que viven en Turquía, Irak y Rojava. Existe la preocupación de que pueda haber otra operación militar en Rojava, ya que Turquía pretende crear una larga franja a través de la frontera turco-siria. Erdoğan dice que deportará a los refugiados en Turquía a esta zona.

A medida que su régimen se vuelve cada vez más inestable, Erdoğan intenta azuzar el nacionalismo en su país actuando con «dureza» contra los países occidentales y atacando a los kurdos. Sin embargo, el problema más importante para muchos trabajadores y personas de clase media en Turquía es la compresión del coste de la vida.

En relación con esto, la crisis de los refugiados ha tenido un efecto desestabilizador en Turquía y en la región. Turquía acoge a la mayor población de refugiados del mundo, con más de 4 millones de refugiados procedentes de Siria, Irak, Afganistán y otros países.

Son los trabajadores de a pie y los pobres los que pagan el precio de los fallos de este sistema. Las clases dominantes están enfrentando a grupos de trabajadores entre sí. Es vital construir un movimiento unido de la clase trabajadora por el empleo y la vivienda para todos, que supere las divisiones sectarias en la región.

Sin oposición

A lo largo de su presidencia, Erdoğan ha bromeado muchas veces diciendo que no hay oposición digna a su gobierno. Al menos tiene razón en una cuestión.

La principal oposición al régimen de Erdoğan está liderada por el autoproclamado Partido Republicano y Popular (CHP), socialdemócrata. Forma parte de la Alianza Nacional, que incluye otros cinco partidos de derecha. Entre ellos se encuentran el ex primer ministro Ahmet Davutoğlu y el ex ministro de Finanzas Ali Babacan. Ambos son cómplices de los ataques a la clase trabajadora y a las minorías oprimidas durante la era Erdoğan.

La única cuestión que une a estos seis partidos diferentes es su oposición a Erdoğan y nada más. Aparte de acordar la aplicación de un programa general a favor de las grandes empresas, no se discute qué tipo de programa deben presentar para ganar apoyos.

Confían casi por completo en el ánimo de maldad menor que existe en la sociedad, ya que hay capas importantes que quieren desesperadamente que Erdoğan se vaya. Pero la realidad es que esta oposición pro-capitalista no tiene ningún programa o política que tenga eco entre amplios sectores de la clase trabajadora. No se puede confiar en esta alianza. En última instancia, servirán a los intereses de la patronal.

A pesar de que Erdoğan no representa de forma fiable los intereses de la clase capitalista, sería demasiado simplista argumentar que los patrones preferirían que ganara la Alianza Nacional.

El régimen de Erdoğan ha presidido ataques despiadados contra los medios de vida y los derechos democráticos de la clase trabajadora. Ha conseguido enriquecer a la patronal mientras bajaba los salarios. La crisis en Turquía no está necesariamente causada por el propio Erdoğan, sino que es una indicación de los fallos del capitalismo en Turquía e internacionalmente.

Además, el hecho de que la Alianza Nacional no tenga un candidato común claro para enfrentarse a Erdoğan en las elecciones presidenciales que se celebrarán en 2023 muestra las debilidades y las profundas divisiones de esta alianza.

Incluso si esta alianza es empujada al poder en las próximas elecciones como resultado de la creciente impopularidad de Erdoğan, los capitalistas con visión de futuro sabrían que esta será una alianza inestable incapaz de crear un entorno estable para la patronal. Dada la crisis de la economía mundial, tendrían un margen de maniobra limitado.

¿Qué debería hacer la izquierda?

Lo que está claro es que hay una situación política muy polarizada e inestable en Turquía. No sólo hay una crisis en la representación política capitalista, sino que los líderes del movimiento sindical han fracasado en proporcionar un liderazgo vital para defender los intereses de la clase trabajadora en estos momentos cruciales.

Uno de los principales problemas de la política turca es la crisis de los refugiados. En ausencia de un partido obrero de masas, los sentimientos anti-inmigración están creciendo entre la población, ya que la gente busca culpar a alguien por la falta de puestos de trabajo, hogares y recursos. Los principales partidos capitalistas, incluida la extrema derecha, intentan aprovechar esta situación para criticar a Erdoğan.

Esto crea una situación muy peligrosa en la que las tensiones entre las diferentes comunidades podrían aumentar.

Es importante recalcar que los migrantes no son responsables de la crisis en Turquía. Muchos ni siquiera querrían quedarse en Turquía si no fuera por el acuerdo entre la UE y Turquía. La verdad es que la gran mayoría de los migrantes son explotados por patrones de todas las etnias (turcos, kurdos, árabes, etc.), ya que trabajan por mucho menos de lo que lo haría un trabajador turco. Muchos de ellos están indocumentados y viven hacinados en chabolas.

Pero algunos en la izquierda no comprenden la frustración de muchas personas en Turquía que tienen que soportar una grave crisis económica. No es útil presentar a los trabajadores turcos simplemente como racistas. La clase dominante está intentando dividir y gobernar enfrentando a los trabajadores entre sí, por lo que es vital que el movimiento sindical intervenga para construir un movimiento obrero unido que luche contra Erdoğan y la patronal. Esto impediría a la extrema derecha difundir con éxito las ideas racistas.

Además, es urgente que el movimiento sindical ponga su sello en los acontecimientos que se están produciendo. Están en la vanguardia de la lucha contra la crisis del coste de la vida.

Desde principios de este año hemos visto un repunte de la lucha obrera, aunque todavía a niveles históricamente bajos. Los mensajeros, los mozos de almacén y los obreros de las fábricas han emprendido huelgas espontáneas para reclamar mejoras salariales y derechos sindicales. A menudo, los trabajadores han bajado sus herramientas y han ocupado las fábricas. Durante este periodo se han producido importantes victorias en las que las reivindicaciones de los trabajadores han sido atendidas por la patronal.

Por ejemplo, recientemente miembros del Sindicato Unido de Trabajadores del Metal (Birleşik Metal-İş) que trabajan para Smart Solar ocuparon la fábrica en la que trabajan durante 24 horas después de que uno de los trabajadores fuera despedido por su actividad sindical. La patronal se puso de rodillas al verse obligada a readmitir al trabajador despedido y a iniciar conversaciones con el sindicato para alcanzar un convenio colectivo.

En el periodo en el que nos encontramos, es vital reconstruir las organizaciones de la clase trabajadora en defensa de los salarios, los puestos de trabajo y las condiciones de trabajo. Esto incluye la organización de una izquierda combativa dentro de los sindicatos y la construcción de un partido obrero de masas que pueda entusiasmar a una amplia capa de la sociedad presentando un programa socialista.

El primer paso para los sindicatos de izquierda podría ser convocar una conferencia -una coalición de voluntades- para discutir la estrategia industrial y política en la lucha contra el régimen pro-capitalista de Erdoğan. Deberían hacer un llamamiento a los miembros de los sindicatos estatales, como TÜRK-İŞ, para coordinar una lucha.

La inestabilidad de la situación política plantea la cuestión de la representación política de la clase trabajadora de forma bastante aguda. De cara a las elecciones presidenciales de 2023, la izquierda debe dar pasos concretos para formar una alianza de trabajadores y presentarse a las elecciones contra Erdoğan. Tal alianza debe ser políticamente independiente de las fuerzas pro-capitalistas, y tiene el potencial de ofrecer un camino hacia adelante para los trabajadores. Y por supuesto, un nuevo partido obrero de masas no se formará de inmediato. Pero presentar en las urnas una alternativa socialista favorable a la clase obrera marcaría un hito.

Trabajando entre la clase obrera, un partido obrero podría ganar eco a medida que más y más trabajadores comiencen a buscar una alternativa política. Podría exponer las limitaciones y la verdadera cara de la Alianza Nacional pro-capitalista.

El Partido Democrático Popular (HDP), pro-kurdo, con una base significativa entre los trabajadores kurdos de Turquía, debería formar parte de esta alianza. A pesar del limitado programa que ofrece su dirección, el HDP es visto por muchos como un partido de izquierdas. Se han enfrentado a una represión masiva por parte del Estado turco, ya que muchos de sus activistas y representantes elegidos están en la cárcel. El último congreso del HDP, celebrado hace unos días, reunió a unas 10.000 personas, lo que indica que han mantenido su base a pesar de la fuerte represión.

Los dirigentes del HDP sostienen correctamente que debería haber una tercera alianza. Pero ésta no debería ser simplemente una alianza de «fuerzas democráticas», como ellos proponen, sino que debería ser una alianza de organizaciones de trabajadores independientes de los pro-capitalistas. La lucha por los derechos democráticos forma parte de la lucha por el socialismo.

Además, el Partido de los Trabajadores de Turquía (TIP) es visto por mucha gente, en particular por los jóvenes, como una fuerza de lucha en el parlamento con sus 4 diputados. Son capaces de utilizar sus cargos electos para plantear los problemas a los que se enfrenta la clase trabajadora y los oprimidos.

Sin embargo, al igual que la oposición pro-capitalista, la izquierda no presenta ningún programa. Tienen que ir más allá de la simple explicación de lo mal que están las cosas y deberían empezar a presentar una estrategia y un programa concretos que puedan entusiasmar a las masas en Turquía. Además de luchar por los derechos democráticos, podrían hacer campaña por la nacionalización socialista de los bancos, las empresas energéticas y otras industrias clave. Dada la subida de los precios, una de las principales reivindicaciones debería ser el aumento salarial a prueba de inflación para todos los trabajadores.

Por el momento, ni el HDP ni el TIP presentan un programa tan audaz. En lugar de limitarse a oponerse al gobierno de Erdoğan, deberían presentar una alternativa socialista y construir un movimiento obrero de masas unido para echar a Erdoğan y al sistema capitalista con él.

Las huelgas y los movimientos de masas que tienen lugar en otros países tendrán un efecto en la conciencia, especialmente de los sectores avanzados de la clase obrera en Turquía. El hecho de que sólo 50.000 trabajadores de los ferrocarriles y del metro en Gran Bretaña pudieran paralizar todo el país demuestra el poder potencial de la clase obrera. Además, las protestas masivas en Sri Lanka contra el aumento de los precios podrían aumentar la confianza de los trabajadores turcos también.

El régimen de Erdoğan nunca había estado en un estado tan débil. Está en una crisis terminal con un margen de maniobra limitado. Pero eso no significa que se vaya a ir sin ninguna resistencia. Empleará todas las herramientas a su disposición para proteger su poder, riqueza y privilegios.

Una acción masiva dirigida por la clase obrera es vital para barrer no sólo a Erdoğan y su camarilla, sino también a los empresarios y su sistema capitalista. Sólo el socialismo ofrece a la clase obrera un camino a seguir.

Artículo anteriorEEUU – Roe perdió, pero la lucha continúa
Artículo siguienteUn canto de esperanza en mi prisión de emboscada, campo de concentración

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.