Inicio Nacional REPUDIEMOS EL PACTO INFAME DEL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN CONTRA EL PUEBLO

REPUDIEMOS EL PACTO INFAME DEL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN CONTRA EL PUEBLO

56
0

Fuerza 18 de octubre

Por la unidad de las y los que luchan para enfrentar el ajuste y conquistar nuestros derechos. 

En el diseño original de los partidos patronales, el nutrido calendario de elecciones y el proceso constituyente debían dejar atrás la profunda crisis en que el régimen político heredero de la dictadura ingresa a raíz de la rebelión popular que se inició en octubre del 2019. Sin embargo, ello no ocurrió: el gobierno de Gabriel Boric a poco de asumir es tributario de un extendido desprestigio ante los ojos de las mayorías populares, determinante para el resultado del 4 de septiembre, donde el triunfo del rechazo no solo significa un duro golpe para éste, sino que deja trunca la tentativa de reciclar y estabilizar el régimen. La crisis se sigue profundizando.

Conscientes de ello, a 3 años del monumental levantamiento del pueblo chileno, gobierno y oposición se encuentran embarcados en un nuevo intento de clausurar las perspectivas políticas abiertas con la movilización del pueblo. La pieza central de éste esquema es el plato recalentado de la reforma constitucional, acompañada por un burdo e inmoral despliegue para borrar del espacio público las manifestaciones de aquella gesta popular, cuyos efectos políticos persisten. Nos referimos al show montado junto a dirigentes derechistas, anunciando la remodelación de la Plaza Dignidad, llevándose puestos espacios de la memoria, murales alusivos, etc.

A ésta empresa responde también el indulto presidencial a 13 presos políticos, 12 de los cuales condenados, montajes policiales mediante, por participar de las protestas del 2019. Estamos ante una indudable conquista, ya que la libertad de éstos compañeros fue incansablemente reclamada por familiares y organizaciones políticas, sociales y territoriales, reclamo que recibe una respuesta tardía y en extremo acotada, porque quedan decenas de luchadoras y luchadores rehenes del estado, incluídos presos políticos mapuches en huelga de hambre hace semanas. Celebramos la libertad de los 13 compañeros junto a sus familias, pero rechazamos la pretensión oficialista de dar un cierre al reclamo de libertad de quienes aún están encarcelados: la prisión política es utilizada también por éste gobierno para castigar a quienes reclaman por derechos negados y, de paso, intentar disciplinar al conjunto de las y los trabajadores. La criminalización contra estudiantes y mapuches no sólo ha continuado sino que se vió profundizada.

Primero como tragedia, después como farsa.

Como lo señalamos al inicio, el llamado “Acuerdo por Chile” representa un nuevo ensayo que busca dar estabilidad a un régimen político remecido en sus cimientos por la rebelión protagonizada por el pueblo. Asistimos a un nuevo pacto contra las y los trabajadores ya que, entre otras cosas, fue fraguado a sus espaldas por los sectores políticos que, de “izquierda” a derecha, representan los intereses de los dueños de Chile. Pero no sólo la forma en que fue concretado, sino por la forma en qué se llevará a cabo que será determinante del contenido por supuesto. En relación a ésto último, el pacto se sustenta en las llamadas “las 12 bases constitucionales” preacordadas, que no son otra cosa que el compromiso de que la “reforma” de la constitución en realidad no va a cambiar nada, sólo se trata de un remozamiento de las bases institucionales que garantizaron, en las décadas post dictadura, la explotación y el saqueo. Que nada se salga de éste marco es tarea del “comité técnico de admisibilidad” compuesto por 14 guardianes designados por el congreso. Pero ésto es sólo el comienzo, el otro órgano estipulado en éste pacto es el “comité de expertos”, cuyos integrantes también son designados por el congreso y son los encargados de redactar el proyecto de constitución sobre el que deberá trabajar el “consejo constitucional” que es el único órgano integrado por personas electas por el voto ciudadano pero según las reglas de elecciones de senadores, sin posibilidad de participación de independientes por fuera de las listas de los partidos. Comenzará a sesionar meses después que el comité de expertos y discutirá el proyecto elaborado por ellos. Por donde se lo mire nos encontramos frente a una aberración antidemocrática donde  somos convocados a validar con el voto un proceso que es en esencia la negación de la participación popular. Tutelado de principio a fin por los partidos enemigos de la clase trabajadora, éste engendro -impulsado por Boric quien intervino personalmente para destrabar las negociaciones en más de una oportunidad- busca saldar el fracaso del proceso constituyente anterior, ésto es, relanzar el capitalismo neoliberal imperante cambiando la tapa a la constitución de Pinochet.

El congreso redactó los términos de éste acuerdo cerrado en las altas esferas del poder. Es decir, uno de los poderes del estado más cuestionados fue el escenario de la cocina más funesta de la historia reciente. Como el 15 de noviembre del 2019, pero ésta vez con una derecha envalentonada por el triunfo del rechazo y sin estar arrinconada por la movilización popular. Los candados y amarres del nuevo esquema constituyente lejos de asegurarles el éxito a sus autores, dan cuenta de su fragilidad. De partida tambalea el acuerdo -al que incluso el PC le puso la firma- y muestra de ello son los anuncios de presentaciones de indicaciones para modificar algunos de sus aspectos realizados por diputados de partidos oficialistas, lo que determinó que sea ingresado por el Senado donde su aprobación en sus términos originales estaría asegurada. Con todo, nada asegura que cumpla con su objetivo final. Repetir como mantra que éste engendro antidemocrático sirve porque al menos permite “cambiar la constitución de Pinochet” ya no convence a nadie.

Por una salida propia.

La crisis política se profundiza también por la crisis económica cuyas consecuencias están siendo soportadas de lleno por las familias trabajadoras que han visto desmejorar sustancialmente sus condiciones de vida. Además del peso de tener que pagar por acceder a derechos básicos, los recursos se ven menguados por el proceso inflacionario. El gobierno, a un año de asumir, ha negado toda asistencia social. Un año donde las familias ya han agotado su capacidad de endeudamiento y la situación se ha tornado desesperante. Sólo la amenaza de discusión de un nuevo retiro de los fondos de pensiones ha hecho que desde el oficialismo salgan a anunciar que se están “estudiando” algún tipo de ayuda desde el estado.

No podemos mirar pasivamente los acuerdos donde somos el pato de la boda. Las y los chilenos de a pie debemos echar a andar las reservas políticas y orgánicas para intervenir en éste escenario de crisis en nuestros propios términos, en oposición al pacto urdido por nuestros enemigos políticos. Corresponde romper con la subordinación a un gobierno que ha dado sobradas muestras de que está en contra de nuestros intereses y exigir que la CUT y los sindicatos de base hagan lo propio. Con independencia política poner en pie la instancia de deliberación y organización que nos permita romper con la dispersión de los esfuerzos de lucha, para discutir un programa común y un plan de lucha para conquistarlo. Recomponer y recuperar los sindicatos, así como la construcción de un partido propio, de la clase, siguen como desafíos pendientes que debemos asumir para dotarnos de las organizaciones propias para dar las batallas en todos los terrenos por el objetivo estratégico que gobierne la clase obrera.

Artículo anteriorTras 41 días en huelga de hambre, peligra la vida de Héctor Llaitul
Artículo siguienteSobre el asalto constituyente burgués: Un traje a medida de los partidos confeccionado a espaldas de las y los trabajadores

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.