Open top menu
La profunda relación entre la vía chilena al socialismo y la revolución bolivariana del socialismo del siglo XXI. Por Esteban Silva

La profunda relación entre la vía chilena al socialismo y la revolución bolivariana del socialismo del siglo XXI. Por Esteban Silva

La profunda relación entre la vía chilena al socialismo y la revolución bolivariana del socialismo del siglo XXI.

Hace algunos años escribimos sobre la profunda relación y vínculo entre la vía chilena al socialismo en democracia, encabezada por el presidente Salvador Allende y la Unidad Popular y la revolución bolivariana y la vía al socialismo del siglo XXII, liderada por el Presidente Hugo Chávez, cuyo sucesor en el liderazgo y en la presidencia es hoy el cro Nicolás Maduro.
Al igual que con el gobierno popular de Salvador Allende, las derechas locales e internacionales bajo la conducción del imperialismo norteamericano han desatado una brutal e intensa agresión contra el proceso bolivariano justamente por sus características y definiciones socialistas en la economía y su claro carácter anti imperialista e internacionalista.
La vía chilena al socialismo de Allende fue ahogada en sangre y fuego por un brutal golpe militar que impuso una contra revolución de restauración capitalista profunda.

En contraste, (y en un contexto histórico diferente), la vía al socialismo en democracia encabezada por Chávez y Maduro ha logrado sobrevivir y seguir avanzando a pesar de la brutal agresión dirigida por los Estados Unidos, del incremento de sus sanciones, bloqueo económico, boicot y axfixia a su economía.

A la diferencia del Chile Popular de Allende y en un mundo post guerra fría y un capitalismo globalizado con nuevas complejidades, la revolución bolivariana logró seguir avanzando gracias a una revolución que hizo frente a todas las agresiones, dificultades y contradicciones y logró enraizar el protagonismo y poder popular del pueblo venezolano avanzando en l refundación de una nueva institucionalidad democrática aunque, ( en consecuencia), en creciente conflicto y disputa con las élites, la burguesía y sectores dominantes, las corporaciones transnacionales y el Imperialismo norteamericano.
La resolución del tema de las armas en favor del campo popular permitió la profundización de la democracia y el fortalecimiento de unas Fuerzas Armadas que se definen profundamente bolivarianas y socialistas las que han garantizado el respeto a la decisión de la soberanía popular venezolana.

El destino de la revolución bolivariana y de su capacidad para sobreponerse a la actual crisis económica e institucional producida por la brutal agresión y boicot económico así como la capacidad de rectificar sus propios errores son y serán fundamentales no sólo para el socialismo venezolano encabezado por Nicolás Maduro y el conjunto de fuerzas políticas y sociales que lo componen, si no que también lo es para las y los socialistas, para las fuerzas anticapitalistas y las fuerzas de izquierda, progresistas y populares de América Latina y del mundo entero.

Este es el sentido mismo y vigencia de mi artículo sobre Chávez el proceso venezolano y la vía Allendista al socialismo que uelvo a reproducir.

Esteban Silva

15 de septiembre de 2019.

Hugo Chávez y la vía Allendista al socialismo

Hugo Chávez retomó las banderas de Salvador Allende, la Unidad Popular y el pueblo chileno construyendo una nueva vía al socialismo del siglo XXI en la República Bolivariana de Venezuela.

Allende con la Unidad Popular intentó una inédita vía chilena al socialismo impulsando una transformación profunda sin recurrir a la violencia confiando en el respeto y la transformación democrática de nuestras instituciones pero fue derrocado a sangre y fuego por los militares respaldados por la derecha económica y política, El Mercurio el gran empresariado, el PDC y el imperialismo norteamericano.
A cuarenta años de esa dramática derrota Chávez vino a demostrarnos que la democracia y el protagonismo popular pueden ser un instrumento de transformación real que abra horizontes de justicia y de socialismo para nuestras sociedades.

Chávez impulsó una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución que le permitió al pueblo venezolano recuperar sus derechos y refundar la República para construir una nueva correlación generando una inédita transformación revolucionaria. Una nueva vía al socialismo profundamente democrática, redistributiva, participativa y popular. Gracias a la conducción del Presidente Chávez el bravo pueblo venezolano recuperó su dignidad, protagonismo y poder. Por ello, consideramos a Chávez el más Allendista de entre los nuestros.
Con el liderazgo regional y mundial que adquirió Hugo Chávez, la izquierda socialista y antiimperialista recuperó fuerza, vigencia, internacionalismo y convocatoria en el imaginario de millones de personas y en todos los continentes y pueblos para luchar por otro mundo más justo, digno y libertario. Chávez contribuyó como ningún líder desde el sur del mundo a superar la inercia y la sensación de derrota de la izquierda mundial.

Como socialista encabezó un proceso revolucionario no ortodoxo. Fue un gran pedagogo popular, rescató, reinterpretó y proyectó la memoria oral de los oprimidos y le confirió un nuevo sentido a los conceptos de patria y soberanía desde los de abajo. Si hay alguien que ejerció como practica constante la pedagogía del oprimido de la que hablaba el maestro brasilero Paulo Freire fue el Presidente Comandante.

Chávez fue un militar que nos hizo reconciliarnos desde la izquierda con lo mejor de los soldados que son parte de nuestros pueblos. Contribuyó como nadie a recuperar nuestra historia de luchas por la independencia y emancipación de nuestra América con una nueva interpretación y re-lectura de los héroes y heroínas de nuestras luchas por nuestra independencia. A los próceres los bajó de sus pedestales y los explicò en contraposición de las interpretaciones oficiales siempre al servicio de las oligarquías y de las élites dominantes. Los re-apropió para el pueblo desde la cultura popular y los intereses de los explotados. “A paso de vencedores” como decía a menudo evocando la batalla de Ayacucho, la revolución bolivariana avanzó en genuino proceso sin “calco ni copia” como postulaba José Carlos Mariátegui y en el cual Chávez encarnó “una creación heroica” hasta el final de sus días.

Chávez trajo al presente a Antonio Gramsci al liderar una titánica disputa por la hegemonía con el imperialismo y sus aliados locales sobre el sentido mismo de la democracia para avanzar en la transformación socialista. Combate y disputa que alcanzó una dimensión nunca antes vista y que instaló nuevas formas de democracia protagónica y participativa.

Como Presidente Hugo Chávez contribuyó de manera estratégica a la integración de nuestros pueblos y fue un genuino continuador del libertador Simón Bolívar en la lucha por la segunda independencia de nuestra América. Fue un tenaz y decisivo impulsor del ALBA, UNASUR y MERCOSUR. Gracias a su infatigable constancia y liderazgo se constituyó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC. Tan íntimamente vinculado se encuentra su proceso bolivariano con la lucha por la integración y un mundo multipolar que su sucesor es su ex canciller, hoy Presidente encargado, Nicolás Maduro, quién no tengo dudas será electo Presidente en los próximos comicios del 14 de abril.

A Chávez su pueblo no lo olvidará, tampoco nosotros los Allendistas, ni los pueblos que luchan por la justicia, la autodeterminación y el socialismo. Prefiero recordar al Comandante Hugo Chávez cuando tuve el honor de presentarlo en el Velódromo del Estadio Nacional en noviembre de 2007 en Santiago en la Cumbre de los Pueblos. Evocando el poema de Pablo Neruda en su canto a Bolívar: “¿Eres o no eres o quién eres? Y mirando al Cuartel de la Montaña Dijo: Despierto cada cien años Cuando despierta el pueblo”.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: