Open top menu
España – VOLVER A CASAS VIEJAS

España – VOLVER A CASAS VIEJAS

Pepe Gutiérrez-Álvarez

VOLVER A CASAS VIEJAS

El pasado once de agosto, falleció en su casa de Montaban Catalina Silva Cruz. Tenía 100 años y poco más de ocho meses. Con ella desaparece el último testimonio vivo de la matanza de Casas Viejas. Afortunadamente nos ha dejado su relato en una entrevista de varias horas cuyo “bruto” iba a merecer incluso el tratamiento de Bien de Interés Cultural en aquella, nunca nacida, a pesar de las reiteradas promesas, declaración del año 2009. Catalina Silva ha sido una luchadora siempre.

Antes de enero de 1933, en el grupo anarquista femenino Amor y Armonía al que perteneció junto a su hermana María y su amiga Manolita Lago. Durante los Sucesos, por atreverse a llegar hasta la choza mientras estaba asediada.

Después, en 1936, tras el golpe de Estado, ayudando a huir a vecinos de Paterna y escapando ella misma tras el asesinato de su hermana. Valor y lucha que mantuvo en la huida continua hasta la frontera francesa y aún en el país vecino acosada por la ocupación nazi y la desconfianza de las autoridades galas en los millares de anarcosindicalistas refugiados en el sur del país.

Hablar de Casas Viejas era y es un asunto que todavía perturba. La atrocidad de la actuación policial anunciaba lo que sucedería tres años más tarde los sublevados fusilaron a Maria Silva, “la Libertaria”, a pesar de que tenía una criatura recién nacida, un horror que daría pie a uno de los mayores éxitos literarios de Federico Montseny, y segundo, la represión implicaba tanto al cuerpo de la Guardia Civil, que sería asimilado por la democracia, y por la izquierda republicano-socialista, situada también entre los víctimas del fascismo…

o se podía por lo tanto pretender reconstruir el acontecimiento, si acaso de indagar sobre qué sucedió realmente Eliminar término: Casas Viejas con el propósito de provocar el debate y la reflexión. López del Río lo hace utilizando actores de teatro andaluces que interpretan los hechos y ofrecen a los espectadores un relato de los hechos en el que se hace especial incidencia en los datos más ocultos de la historia, o sea en las condiciones de vida de los campesinos, como se han de buscar la vida en la mendicidad o el rebusqueo, la prepotencia de los señores, el fracaso de la reforma agraria republicana, la connivencia entre la Guardia Civil y su brutalidad, el entusiasmo por un ideal al que atribuían la capacidad de una vida en común, sin explotación. La ingenua idea de que era posible cambiar las cosas de un día para otro por la propia bondad de la alternativa.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: