Inicio Internacional EEUU – Los trabajadores automotrices se preparan para luchar contra las empresas...

EEUU – Los trabajadores automotrices se preparan para luchar contra las empresas automotrices por buenos contratos y empleos sindicales verdes

240
0

Independent Socialist Group

Foto: Miembros del UAW de Kansas City en huelga en GM en 2019
por Nicholas Wurst
SMART-TD Local 1473 y Railroad Workers United (ambos a título personal)
Worcester, Massachusetts, EE.UU.

El United Auto Workers (UAW) ha entablado negociaciones con los “tres grandes” fabricantes de automóviles: Ford, General Motors (Buick, Cadillac, Chevy y GMC) y Stellantis (Chrysler, Dodge, Jeep y Ram). 150.000 miembros del UAW están cubiertos por contratos en las tres empresas. Estos trabajadores han sido la columna vertebral del UAW durante décadas y la batalla por el contrato se plantea como un posible punto de inflexión para el sindicato, similar a la batalla en UPS por los Teamsters. ISG apoya a los miembros de la UAW en la lucha por contratos con fuertes aumentos salariales, mejores beneficios y protección laboral.

Los contratos vencen el 14 de septiembre. El 15 de agosto, los miembros combinados de las tres empresas votaron el 97% a favor de la huelga. La última huelga en cualquiera de los 3 grandes fue en 2019, cuando la UAW golpeó a GM en la primera acción importante del sindicato desde 2007.

Dos años después de la huelga de 2007 en GM, la “Gran Recesión” estaba en pleno apogeo y GM y Chrysler se habían declarado en quiebra. Los dirigentes del UAW aceptaron concesiones, incluida la renuncia a ajustes por costo de vida. Ambos partidos corporativos acordaron rápidamente rescates gubernamentales por 80 mil millones de dólares para GM y Chrysler en 2008 y 2009, durante las administraciones de Bush hijo y Obama. A esto le siguieron años de rentabilidad, pero los salarios y beneficios perdidos no han regresado y los salarios de los trabajadores se han estancado aún más ante la inflación y el aumento del costo de vida.

Desde 2008, las compañías automotrices han aumentado el uso de trabajadores temporales y peor pagados, creando una situación peligrosa de esquemas salariales escalonados donde las compañías intentan enfrentar a sectores de la fuerza laboral entre sí en una carrera hacia el fondo. Turnos más largos, más lesiones, ritmos de trabajo más rápidos, cierres de plantas y despidos han aumentado la ira y la preocupación por el futuro.

Los empleos verdes deberían ser buenos empleos

En los últimos años, los vehículos eléctricos (EV) se han planteado como el futuro del transporte. La creciente inversión en tecnología y producción de vehículos eléctricos se ha utilizado para recortar empleos y salarios sindicales. El director ejecutivo de Ford afirmó que la producción de vehículos eléctricos necesitaría un 40% menos de empleados. Un estudio de la UAW de 2018 encontró que el cambio hacia los vehículos eléctricos ponía en peligro 35.000 puestos de trabajo.

Los fabricantes de automóviles están luchando duramente para garantizar que las nuevas fábricas de vehículos eléctricos queden excluidas de los acuerdos sindicales existentes, lo que obliga al UAW a organizar las plantas desde cero. En Lordstown, OH, la nueva planta de baterías de GM se convirtió en la primera de las nuevas fábricas en sindicalizarse en diciembre de 2022. La antigua planta de GM en Lordstown, que se cerró como parte del acuerdo que puso fin a la huelga de 2019, empleaba a trabajadores por alrededor de $30//. hora, mientras que los trabajadores de la planta de baterías ganan 17 dólares la hora.

A pesar de que los fabricantes de automóviles intentan presentarse como ecológicos, el UAW ha obtenido el apoyo de varios grandes grupos ambientalistas como el Sierra Club. En un evento el 17 de agosto, ambientalistas y trabajadores del sector automotriz pidieron apoyo al UAW en sus negociaciones para luchar por que los empleos verdes sean buenos, empleos sindicales.

Gran prueba para el nuevo liderazgo del UAW

El UAW ve la campaña de contratación en los 3 grandes como un momento decisivo para el sindicato. Después de que una investigación de corrupción revelara la colaboración entre ex dirigentes del UAW y las empresas, los miembros del sindicato ganaron elecciones directas de un miembro y un voto para el liderazgo. La lista de candidatos presentada por el grupo reformista “Unir a todos los trabajadores por la democracia” (UAWD) ganó la primera elección directa.

El UAW fue una de las principales fuerzas que surgieron del surgimiento del sindicalismo industrial a finales del siglo XIX y principios del XX. Antes de victorias como la huelga de Toledo Auto-Lite y la huelga de Flint Sit-Down en la década de 1930, los trabajadores automotrices no estaban organizados y muchos de los sindicatos conservadores pensaban que la relativamente nueva industria automotriz era inorganizable. Si bien alguna vez fue una potencia, el UAW ha decaído debido en gran parte a la falta de prevención de la deslocalización de empleos y de organización de las fábricas de empresas extranjeras en los Estados Unidos.

La nueva dirección del UAW necesita una gran victoria y luego una campaña de organización seria dirigida a las fábricas de vehículos eléctricos y a los fabricantes de automóviles no sindicalizados para sacar provecho de ello. Los contratos de los Tres Grandes son la primera prueba del nuevo liderazgo reformista. Tanto los esfuerzos de reforma sindical como el movimiento laboral necesitan una victoria clara. La reciente lucha contractual entre Teamsters y UPS fue liderada por un liderazgo reformista similar, pero no demostró el poder de los trabajadores como lo habría hecho una huelga victoriosa. El nuevo contrato de UPS obtuvo ventajas en comparación con el acuerdo de 2018, pero contiene serias limitaciones.

Biden y los demócratas: aliados de los 3 grandes

Biden y los demócratas buscan cortejar los votos de los trabajadores sindicalizados en las elecciones de 2024. Sin embargo, son un partido fundamentalmente corporativo, como lo demuestra claramente el préstamo gubernamental de 9.200 millones de dólares a Ford en junio. Si bien Biden adoptará una postura de apoyo a los trabajadores del UAW, en última instancia su administración quiere apoyar a los fabricantes de automóviles. El UAW se verá sometido a una enorme presión para evitar una huelga y aceptar contratos débiles. Si se produjera una huelga, la administración Biden podría intervenir para intentar derrotar al sindicato como lo hizo recientemente con los trabajadores ferroviarios.

A diferencia de muchos sindicatos, el UAW aún no ha respaldado la campaña de Biden. Si el UAW liderara el camino comprometiendo sus recursos para construir un partido de trabajadores pro-obrero sin pedir disculpas, el movimiento sindical podría obtener una herramienta crucial en la lucha contra los patrones. Un partido de los trabajadores podría luchar por salarios más altos, controles de precios, atención médica y vivienda gratuitas, así como por la propiedad pública y el control democrático de la industria automotriz y la industria energética. Entonces los trabajadores tendrían el control y podrían garantizar buenos empleos en una transición hacia un futuro sostenible.

Se necesita solidaridad

Los trabajadores de la UAW necesitan una solidaridad real. Los vehículos construidos por el UAW son transportados por camioneros de Teamsters y ferroviarios sindicales, quienes deberían negarse a cruzar los piquetes. Los trabajadores sindicalizados de las tres grandes fábricas de Canadá y México podrían organizar acciones de solidaridad. Otros sindicatos pueden donar al fondo de huelga y conseguir miembros para reforzar los piquetes. Se pueden organizar piquetes informativos en los tres grandes concesionarios de todo el país. Se pueden crear comités de solidaridad para coordinar todo esto y más. Una victoria para los trabajadores del UAW sería una victoria para todos los trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.