Inicio Análisis y Perspectivas China: El tercer mandato de Xi – primera parte: crecimiento, inversión y...

China: El tercer mandato de Xi – primera parte: crecimiento, inversión y consumo

82
0

Michael Roberts

Esta semana se celebra el Congreso del Partido Comunista de China. Se trata de un acontecimiento importante no sólo para China, sino a nivel mundial. Los medios de comunicación occidentales se han concentrado en el hecho de que el actual líder del partido, Xi Jinping, será confirmado para un tercer mandato sin precedentes como líder del partido y, por tanto, también continuará como presidente de China cuando el Congreso Nacional se reúna el próximo mes de marzo.

Naturalmente, los expertos occidentales se oponen firmemente a que Xi tenga un tercer mandato. El gurú keynesiano del FT, Martin Wolf, consideró que la continuidad de Xi en el poder sería «peligrosa» para China y el mundo. «Es peligroso para ambos. Sería peligroso incluso si hubiera demostrado ser un gobernante de competencia inigualable. Pero no lo ha hecho. Tal como está, los riesgos son los de la osificación en casa y el aumento de la fricción en el exterior… Diez años son siempre suficientes… Es simplemente realista esperar que los próximos 10 años de Xi sean peores que los anteriores». Y, al parecer, ya ha sido bastante malo.

El antagonismo hacia Xi y el liderazgo actual tiene menos que ver con la falta de democracia y el gobierno de un solo partido en China – los expertos occidentales y las agencias internacionales rara vez mencionaron eso en sus análisis pasados de China antes de que Xi asumiera el poder. El fuerte antagonismo actual tiene que ver realmente con dos cosas: 1) bajo Xi, la política económica de China ha enfatizado el control del Estado y la reducción de la influencia del sector capitalista; y 2) bajo Xi, China se está resistiendo a ser contenida y apretada por el imperialismo estadounidense en su creciente intento de detener el progreso de China como un importante rival en el comercio, la tecnología y la influencia global.

En lo que respecta al estado actual de la economía china y sus perspectivas futuras, los analistas occidentales (y especialmente los que tienen su sede cerca, en Hong Kong, Taiwán, etc.) oscilan entre la estimación de que la economía china está a punto de implosionar bajo el peso de un endeudamiento récord y una quiebra inmobiliaria, y el estancamiento a largo plazo debido a la demografía, la falta de demanda de los consumidores y la ralentización del crecimiento de la productividad, inducido por el sesgo de Xi hacia el Estado en detrimento del mercado.

Durante décadas, los analistas occidentales han predicho la desaparición y el colapso de China bajo el peso de la creciente deuda y el control estatal. Eso no se ha materializado. Ahora se hace hincapié en el argumento de que China ya no puede expandir su producción nacional a un ritmo razonable y no podrá salir de lo que se denomina la «trampa de los ingresos medios» y así satisfacer las necesidades de una población urbanizada, a menos que rompa con su economía dirigida por el Estado y permita que el sector capitalista florezca para satisfacer las demandas de consumo de la floreciente clase media.

Artículo anteriorJames Thompson. Elegante ficción criminal nórdica
Artículo siguienteArgentina – «Pasaron por los tratos más denigrantes que puede recibir una mujer»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.