Inicio Análisis y Perspectivas A organizar un segundo levantamiento popular: Fuera Piñera

A organizar un segundo levantamiento popular: Fuera Piñera

193
1
Compartir

12/10/2021

1.- El régimen enfrenta una profunda crisis como resultado del desacuerdo entre sectores patronales los que hacen inminente la caída del Gobierno. En efecto, la reciente revelación de los llamados Pandora Papers, que involucran a Piñera en graves y escandalosos actos de corrupción: cohecho, evasión tributaria, hacen inminente que la oposición parlamentaria deduzca una acusación constitucional en la Cámara de Diputados y que la misma resulte aprobada ocasionando la suspensión en sus funciones y prohibición de salida del país del Presidente de la República. Aún cuando el juzgamiento de tal acusación compromete al Senado y en este organismo Piñera contaría con los votos para evitar su destitución, no es menos cierto que su sola suspensión sería el golpe final para una administración que se mantiene en La Moneda con el único apoyo del arco de representantes de los partidos de la derecha, la ex Concertación, y del Frente Amplio (Gabriel Boric), que suscribieron el “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución”.

2.- Los hechos son el resultado —a su turno— del  rápido agotamiento de las ilusiones democráticas en torno a la Convención Constitucional, instancia que solo la semana pasada ratificara los 2/3 como quorum contramayoritario que transforma en los hechos a este organismo, en una simple cámara de reformas al orden institucional vigente. Efectivamente, mientras una feroz alza en el costo de la vida licúa los salarios de la mayoría de trabajadores empleados y la cesantía, el subempleo y el trabajo precario están por la nubes. Las medidas políticas y económicas gubernamentales se orientan a proteger al gran capital y en viabilizar nuevos y más profundos ataques a los trabajadores. Urgentes medidas que el gobierno mezquinamente quiere impedir como el cuarto retiro o el bono IFE son muy necesarias, pero absolutamente coyunturales y no dan una respuesta de fondo a las necesidades de la mayoría nacional explotada.

3.- Hoy día los llamados partidos de la oposición patronal parlamentaria, aquellos que se reclaman democráticos, territorialistas, inclusivos y de izquierda —Frente Amplio y PC— se encuentran empeñados únicamente en impulsar a su abanderado Gabriel Boric, que los transforme en una «Concertación 2.0». Y esto en tanto el único interés de las candidaturas en la carrera presidencial, es la preservación del régimen. En este contexto, si Boric en este momento figura como el favorito de la élite, se debe a que aparece con mayor capacidad para doblegar al movimiento social, desmovilizar y desbaratar las organizaciones que hicieron posible el levantamiento popular del 18 de Octubre. Por otro lado y en el mismo sentido, las grandes centrales y confederaciones de trabajadores —empezando por la CUT— se encuentran controladas por una burocracia sindical cuya agenda es funcional a este régimen político en crisis y no han mostrado ninguna preocupación por organizar y unificar a los trabajadores. Demandamos a las grandes organizaciones sindicales que ocupen su lugar junto al pueblo movilizado y llamen a un paro nacional y protesta popular.

4.- Dicho en una sola línea: la Convención Constitucional,  los partidos del Acuerdo por la Paz y sus candidatos presidenciales tienen como único objetivo político la estabilización del régimen capitalista y es con esa finalidad que hoy levantan la acusación constitucional en contra de Piñera. No les interesan los reclamos populares, democráticos y sociales, sino tan solo cautelar la institucionalidad del régimen de explotación.

5.- Frente a este orden de cosas, las organizaciones firmantes de esta declaración, que integramos junto a otras organizaciones el Frente por la Unidad de la Clase Trabajadora (FUT), proclamamos la necesidad de apoyar esta acusación constitucional y transformarla en un hito unificador y organizador de un nuevo levantamiento popular que comience por echar a Piñera de La Moneda y  proyecte su caída en una lucha generalizada para acabar con el conjunto del régimen. Nuestra propia intervención en el proceso electoral —desde la lista parlamentaria del FUT— propicia la imprescindible ruptura institucional sustentada en la amplia movilización de los trabajadores. 

6.- Si luchamos para echar abajo el Gobierno criminal y corrupto de Piñera, que solo ayer cobrara la vida de la defensora popular Denisse Cortés en la «Marcha por la resistencia mapuche y autonomía de los pueblos», es por que es la única forma de abrir camino al conjunto de las movilizaciones que hoy día protagonizan los trabajadores, los inmigrantes, el pueblo mapuche y las organizaciones territoriales de base. Es necesario acabar con Piñera, precisamente, para imponer un gobierno que tome en sus manos las reivindicaciones que sirvieron de base al levantamiento popular de Octubre, un gobierno revolucionario que barra con la institucionalidad patronal, un gobierno que se apoye en los órganos de base, de lucha y movilización, un gobierno del conjunto de la clase trabajadora.

Movimiento Socialista de los Trabajadores

Socialismo Revolucionario

Fuerza de Unidad y Lucha

El Porteño

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.