Inicio Internacional Suiza- Sistema de pensiones

Suiza- Sistema de pensiones

58
0

Financiación de la AVS: la lección de hace 50 años

Benoit Blanc

A l’encontre, 19-8-2022

http://alencontre.org/

Traducción de Correspondencia de Prensa

Un aumento del 4,4% de las cotizaciones de los trabajadores para financiar las pensiones: ¿dónde, en qué lugar sucedió? ¿En un régimen denominado «socialista» de los países del bloque del Este, desaparecido con la caída del Muro de Berlín en 1989? ¿En el programa de un sindicato extremista e insensible a cualquier «realismo»?

No: en Suiza, hace cincuenta años. ¿Cómo fue posible? ¿Y por qué sería imposible hoy en día un incremento inferior al 1%, suficiente para financiar la AVS [1] durante los próximos diez años?

Hace 50 años

Volvamos a la historia. Hace 50 años [2], el 1 de enero de 1973, las pensiones de la AVS llegaron por fin a un nivel comparable al actual en términos de poder adquisitivo, gracias a la 8ª revisión de la AVS. Este nivel sigue siendo insuficiente para una vida «decente», pero es considerablemente más alto que las pensiones «complementarias» que prevalecían antes. De hecho, las pensiones aumentaron una media del 80% en ese año. Dos años más tarde, con la 2ª fase de la 8ª revisión, se incrementaron en un 25% más.

Para financiar esta duplicación, las cotizaciones de la AVS (la mitad era deducida del salario, la otra mitad era pagada directamente por el empleador) pasaron del 5,2% al 7,8% el 1 de enero de 1973. Anteriormente, el 1 de enero de 1969, en el marco de la 7ª revisión de la AHV, las cotizaciones ya habían sido aumentadas del 4% al 5,2%. Y seis meses después de la entrada en vigor de la segunda fase de la 8ª revisión, el 1 de julio de 1975, las cotizaciones volvieron a aumentar del 7,8% al 8,4% para compensar la reducción de la contribución del gobierno federal a la financiación de la AVS. La gran crisis económica de mediados de los años 70, la «crisis del petróleo», había llegado y con ella los primeros planes de austeridad de la Confederación Suiza.

En el espacio de seis años y medio, entre 1969 y 1975, las cotizaciones debla AVS se duplicaron con creces, pasando del 4% al 8,4%. De este modo, la financiación de una AVS con pensiones duplicadas estaba asegurada a largo plazo: aunque el número de pensionistas se duplicó, estas cotizaciones no volvieron a aumentar hasta 2020, ¡cuando subieron al 8,7%!

Una amenaza absurda

Evidentemente, esta duplicación de las pensiones y de las cotizaciones para financiarlas no fue el resultado de una «generosidad» de la derecha y del empresariado de la época, que hoy habría desaparecido. La 8ª revisión de la AVS, elaborada bajo la dirección del consejero federal Hans Peter Tschudi, miembro del Partido Socialista, fue la respuesta a la iniciativa «por una verdadera pensión popular», que pedía que se inscribiera en la Constitución el principio de una AVS que pagara pensiones correspondientes al menos al 60% de los ingresos medios anuales de los cinco años más favorables. Al mismo tiempo, el objetivo era ganarse a la mayoría de los votantes para el modelo de los «tres pilares» [3], que es una fuente inagotable de capital para que los bancos y las compañías de seguros lo gestionen de forma rentable y ganen suculentas comisiones. El capital del 2º pilar supera ahora el billón de francos y el del 3º pilar también ha aumentado.

Pero el hecho de que estas medidas fueran muy interesadas no cambia la realidad de que el aumento masivo de las cotizaciones no afectó en absoluto la «competitividad» de la economía suiza: ¡50 años después, estamos en una posición óptima para afirmarlo! Afirmar hoy que el 1%, que podría ser necesario para garantizar la financiación de la AVS sin aumentar la edad de jubilación de las mujeres, representaría una «carga insoportable» para las empresas es una mentira absolutamente ridícula.

¡NO a la AVS21 el 25 de septiembre!

La actual determinación de la derecha y de la patronal, musicalizada con entusiasmo por Alain Berset, miembro del PS, de aumentar la edad de jubilación de las mujeres y luego, en una segunda fase, de todos, no tiene nada que ver con ninguna » coacción económica «. Se debe a su deseo de limitar al máximo la financiación del único seguro social de Suiza que incluye un mecanismo de solidaridad. En efecto, las personas ricas, que ganan 10 o 20 veces más que los asalariados y cotizan 10 o 20 veces más a la AVS, no cobrarán nunca una pensión superior al doble de la pensión mínima y participarán así en la financiación de las pensiones de quienes han tenido, a lo largo de su vida, salarios bajos. ¡Esta es la redistribución de la riqueza a pequeña escala que no pueden soportar! ¡Esto es lo que quieren restringir robando a las mujeres de hoy, y a los hombres de mañana, uno, y luego varios años de jubilación saludable! ¡El NO a la AVS21 del 25 de septiembre es esencial! [4]

Notas

1] La AVS es el pilar principal (1er pilar) del sistema de seguro de vejez y de vida para los miembros sobrevivientes de una familia después del fallecimiento de uno de ellos. La AVS es obligatoria. [Información sacada del sitio oficial de la AVS https://www.ahv-iv.ch/fr , (Redacción Correspondencia de Prensa)

2] Si nos remontamos 77 años atrás, cabe recordar que el 29 de septiembre de 1945, Hans Sulzer, presidente de la Asociación Suiza de Comercio e Industria (Vorort), declaró que la AHV era «el preludio de la dictadura». Hans Sulzer añadió que el aumento del monto de la pensión -que en 1948 era de 40 francos para la pensión máxima, que hoy, teniendo en cuenta la inflación, equivale a unos 185 francos, un umbral que pretendía dejar el terreno libre para el futuro 2º pilar- «conduciría a un ablandamiento, a un debilitamiento de la voluntad de ayudarse a sí mismo». Un tema de nuevo de moda. (Redacción A l’encontre)

3] En 1972, Hans Peter Tschudi apoyó la inclusión del principio de los tres pilares en la Constitución (artículo 34quater). El 3 de diciembre de 1972, «el pueblo y los cantones votaron a favor de incluir el concepto de tres pilares del seguro de vejez, supervivencia e invalidez en la Constitución Federal».. (Redacción A l’encontre)

4] El 25 de septiembre, se votará una nueva reforma de la AVS. Denominada AVS21, prevé un aumento del IVA y de la edad de jubilación de las mujeres hasta los 65 años. Se necesita un doble sí para que el proyecto entre en vigor. (Redacción Correspondencia de Prensa)

Artículo anteriorTransición en las formas de lucha: motines peonales y huelgas obreras en Chile (1891-1907)
Artículo siguienteArgentina – La agudización de una crisis con orígenes estructurales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.