Inicio historia y teoria Stalin entregó cientos de comunistas a Hitler

Stalin entregó cientos de comunistas a Hitler

171
0
Compartir

imagen: Antiguos miembros de la Schutzbund Austrian, el ala paramilitar del Partido Socialdemócrata austriaco, estuvieron entre los entregados a los nazis por el NKVD. (Foto: German Federal Archives)

JACOBIN

ALEX DE JONG

Durante la década de 1930, muchos comunistas y socialistas de Alemania y Austria se refugiaron de los nazis en la URSS. Pero en una impactante traición la policía secreta soviética entregó a cientos de ellos a la Gestapo de Hitler.

La Constitución de la Unión Soviética de 1936 concedía el «derecho de asilo a los ciudadanos extranjeros perseguidos por defender los intereses del pueblo trabajador». Pero las autoridades soviéticas incumplieron vergonzosamente esta promesa en su trato con cientos de exiliados alemanes y austriacos, entregándolos a los nazis desde finales de los años treinta. Entre las víctimas se encontraban veteranos revolucionarios, comunistas judíos y militantes antifascistas.

Una de las deportadas fue la comunista alemana Margarete Buber-Neumann. Sus memorias, publicadas en 1949 en inglés bajo el título Under Two Dictators: Prisoner of Stalin and Hitler, es probablemente el relato más conocido de una de las deportadas. Buber-Neumann describió el momento en que los funcionarios soviéticos la trasladaron a la custodia nazi con otras veintinueve personas:

Por fin el tren se detuvo, y por última vez oímos el familiar grito: «Prepárense. Con cosas». Las puertas del compartimento se desbloquearon… a poca distancia había una estación. Podíamos ver el nombre en una caja de señales cercana: Brest-Litovsk.

Buber-Neumann continuó recordando que vio a un grupo de hombres de la policía secreta soviética —el NKVD, al que todavía se le llama a menudo por su antiguo nombre de GPU— cruzar el puente hacia territorio alemán y regresar después de un rato: «Había oficiales de las SS con ellos. El comandante de las SS y el jefe de la GPU se saludaron». El comandante soviético comenzó a leer los nombres de los prisioneros:

Uno de ellos era un emigrante judío de Hungría, otro era un joven trabajador de Dresde, que se había visto envuelto en un enfrentamiento con los nazis en 1933 a consecuencia del cual había muerto un nazi. Había logrado escapar a la Rusia soviética. En el juicio, los demás le habían echado toda la culpa, sabiendo, o mejor dicho, pensando que estaba a salvo en la Unión Soviética. Su destino era seguro.

Buscando refugio de Hitler

Nacido en 1901, Buber-Neumann se había unido al movimiento juvenil comunista alemán en 1921 y al partido mayor, el KPD, cinco años después. A partir de 1928, trabajó para la revista de la Internacional Comunista Inprekorr. Allí conoció a Heinz Neumann, miembro de la dirección del KPD, y se hicieron socios. Cuando los nazis tomaron el poder en Berlín, ambos se refugiaron en la Unión Soviética.

Pero las purgas lanzadas por Josef Stalin a finales de la década de 1930 convirtieron a la URSS en un lugar de peligro mortal para los comunistas alemanes. El NKVD arrestó a Heinz Neumann bajo cargos falsos de espionaje y lo ejecutó el 26 de noviembre de 1937. También encarcelaron a Margarete Buber-Neumann y finalmente la deportaron en 1940 a la Alemania nazi.

Varios grupos de ciudadanos alemanes vivían entonces en la Unión Soviética. Algunos habían llegado allí por trabajo. Muchos tenían simpatías comunistas pero no eran necesariamente miembros del partido. Luego estaban los exiliados políticos, los comunistas y otros antifascistas, incluidos los austriacos, que se habían convertido oficialmente en ciudadanos alemanes tras la anexión nazi de Austria en 1938. Otros habían adquirido la ciudadanía soviética.

La información sobre el destino de estas personas está repartida en múltiples archivos, algunos de los cuales siguen siendo inaccesibles para los investigadores. Por lo tanto, es difícil saber con certeza cuántas personas sufrieron el mismo destino que Buber-Neumann. Una estimación conservadora dice que más de seiscientas fueron deportadas o expulsadas.

Miembros del NKVD, la policía secreta soviética.

El destino de Franz Koritschoner

Entre los exiliados enviados a la Alemania nazi había veteranos del movimiento comunista como Franz Koritschoner. Nacido en Austria-Hungría en 1892, este joven socialista judío se había opuesto al apoyo al esfuerzo bélico de los partidos socialdemócratas después de 1914. En 1916, Koritschoner conoció a Vladimir Lenin durante la Conferencia de Kienthal, una reunión de socialistas revolucionarios contra la guerra.

Koritschoner desempeñó un papel destacado en las huelgas y protestas austrohúngaras de enero de 1918. Ese mismo año se unió al recién fundado Partido Comunista de Austria (KPÖ). Koritschoner editó la revista del KPÖ y tradujo obras de Lenin, que se dirigía a él como «querido amigo». De 1918 a 1924, Koritschoner fue miembro del comité central del KPÖ.

A finales de la década de 1920, viajó a la Unión Soviética para trabajar en la Internacional Sindical Roja (Profintern), y en 1930 se afilió al Partido Comunista de la Unión Soviética. El NKVD detuvo a Koritschoner en 1936, acusándolo de contrarrevolucionario. Las autoridades soviéticas decidieron entregarlo a la Gestapo en abril de 1941.

Sabemos algo de las últimas semanas de la vida de Koritschoner porque compartió celda con Hans Landauer, un miembro de las Brigadas Internacionales que sobrevivió a la guerra. Según Landauer, Koritschoner era una figura gravemente debilitada, con cicatrices de las torturas que había recibido a manos de la NKVD y la Gestapo. No le quedaban dientes, ya que le dijo a Landauer que los había perdido a causa del escorbuto en un campo de trabajo en el extremo norte soviético. El 7 de junio de 1941, los nazis enviaron a Koritschoner a Auschwitz, donde fue asesinado dos días después.

La traición de los Schutzbündler

Las purgas que barrieron la Unión Soviética bajo el mandato de Stalin afectaron a círculos cada vez más amplios de personas. Uno de los grupos que fue víctima fueron los antiguos miembros de la Schutzbund austriaca, o Liga de Defensa Republicana, el ala paramilitar del Partido Socialdemócrata austriaco.

El 4 de marzo de 1933, el canciller austriaco Engelbert Dollfuß suspendió el Parlamento e inauguró un régimen fascista. En febrero de 1934, los miembros de la Schutzbund se levantaron en armas contra el nuevo sistema, pero no fueron rivales para el armamento pesado del ejército gubernamental. Unos doscientos perdieron la vida en los combates o fueron ejecutados sumariamente.

El movimiento comunista celebró la resistencia de la Schutzbund y la Unión Soviética les ofreció asilo. Muchos miembros de la Schutzbund, decepcionados por la falta de militancia que la socialdemocracia mostraba frente al fascismo, se unieron al Partido Comunista. Unos 750 Schutzbündler se exiliaron en la URSS.

Sin embargo, pocos años después, su pasado socialdemócrata les convirtió en objetivo de persecución. Mientras que alrededor de la mitad abandonó la Unión Soviética, la mayoría de los Schutzbündler restantes fueron víctimas de las purgas. El NKVD deportó a la Alemania nazi a muchos de los que sobrevivieron.

Un grupo de veinticinco deportados trasladados en diciembre de 1939 incluía a diez Schutzbündler. Uno de ellos era Georg Bogner. Había luchado durante el levantamiento de febrero de 1934 en su ciudad natal de Attnang-Puchheim antes de huir a la Unión Soviética. La policía secreta soviética detuvo a Bogner en 1938. A finales de diciembre de 1939, estaba bajo la custodia del servicio de inteligencia alemán, el Sicherheitsdienst, en Varsovia. Se desconoce lo que le ocurrió después.

Antes del Pacto

En agosto de 1939, la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con la Alemania nazi. Una semana después, la Wehrmacht invadió Polonia. Poco después, las fuerzas soviéticas atacaron el país desde el este. Antes de que terminara la lucha, los dos gobiernos habían acordado el «Tratado Germano-Soviético de Amistad, Cooperación y Demarcación» en septiembre de ese año.

El acuerdo iba más allá de una promesa mutua de no agresión: las partes se comprometían a no apoyar una coalición dirigida contra la otra y a intercambiar información «relativa a los intereses mutuos». También se añadieron protocolos secretos a los tratados por los que Moscú y Berlín se repartieron el territorio de los países bálticos y Polonia. La Unión Soviética no admitió oficialmente la existencia de estos protocolos hasta 1989.

Muchos consideraron que la deportación de antifascistas a la Alemania nazi estaba relacionada con el tratado de amistad. Margarete Buber-Neumann los consideró así, como «el regalo de Stalin a Hitler», y otros escritores han utilizado la misma metáfora. Sin embargo, la conexión entre las deportaciones y el pacto parece haber sido menos directa de lo que esto sugiere.

La Unión Soviética ya había deportado a prisioneros antifascistas a la Alemania nazi antes de que se firmara el pacto. En 1937-38, unos sesenta exiliados, entre los que había judíos y comunistas, fueron deportados. Entre los deportados se encontraba un joven llamado Ernst Fabisch.

Nacido en Breslau en el seno de una familia judía en 1910, Fabisch se había unido al Partido Comunista de Alemania (Oposición), o KPO, cuando tenía diecinueve años. Dirigido por Heinrich Brandler y August Thalheimer, el KPO era una corriente comunista que formaba parte de la llamada «oposición de derecha» del movimiento, asociada a políticos soviéticos como Nikolai Bujarin, el último gran rival de Stalin. Rechazaba la hostilidad sectaria del KPD hacia los socialdemócratas y otros socialistas y abogaba por la unidad contra el fascismo.

Tras las detenciones de destacados miembros del KPO por parte de los nazis en 1933, Fabisch se unió a la nueva dirección clandestina, muchos de los cuales fueron detenidos a su vez en 1934. Escapó a la Unión Soviética, pero pronto volvió a estar en peligro. El NKVD detuvo a Fabisch en 1937 y lo deportó a Alemania al año siguiente. La Gestapo detuvo inmediatamente a Fabisch, que fue asesinado en Auschwitz en 1943.

Patrones de complicidad

Como en esta época no había una frontera directa que conectara la Unión Soviética con la Alemania nazi, sus respectivas autoridades coordinaban los viajes de los prisioneros entre los dos estados. Los funcionarios soviéticos les daban pases que solo eran válidos para viajar hacia Alemania e informaban a sus homólogos nazis de los nombres y antecedentes de los deportados. Estos expedientes, que se encuentran hoy en día en los archivos de la embajada alemana y del Ministerio de Asuntos Exteriores, son una importante fuente de información sobre las víctimas.

Las deportaciones no comenzaron con la firma del Pacto Hitler-Stalin y el reparto de Polonia, y el destino de estos prisioneros no parece haber formado parte de las discusiones entre Moscú y Berlín. Sin embargo, el número de deportaciones aumentó a partir de ese momento.

La mayoría de los deportados en este periodo eran exiliados políticos, reflejando el perfil de los alemanes y austriacos que habían permanecido en la Unión Soviética hasta esta etapa. En ocasiones, las autoridades alemanas solicitaron la deportación de personas concretas. Otras veces, sin embargo, los nazis no parecían muy interesados en los deportados.

Los documentos de la embajada alemana que el historiador austriaco Hans Schafranek cita en su libro Zwischen NKWD und Gestapo ilustran este último punto. En la mayoría de los casos, las deportaciones se produjeron sin ningún gesto recíproco por parte de los nazis para trasladar a los prisioneros buscados por las autoridades soviéticas. Las deportaciones continuaron en mayo de 1941, pocas semanas antes de la Operación Barbarroja, cuando las relaciones entre ambos Estados ya se estaban deteriorando.

El impulso detrás de las deportaciones fue principalmente interno al sistema soviético. Las purgas de Stalin habían comenzado como un ataque a un grupo bien definido de personas: los comunistas que eran vistos como potenciales partidarios de la oposición. Con el tiempo, el uso de la tortura y otras formas de presión para obligar a los sospechosos a dar nombres se combinó con una atmósfera generalizada de paranoia y desconfianza y con el imperativo burocrático de las cuotas de arrestos para ampliar inexorablemente el número de objetivos.

Fantasías e invenciones

Las acusaciones contra supuestos traidores y espías se hicieron cada vez más extrañas. Un antiguo líder del ala paramilitar del KPD, el Roter Frontkämpferbund, se suponía que había organizado una organización terrorista «trotskista-fascista». Los funcionarios soviéticos llegaron a acusar a los hijos de los comunistas exiliados de formar unas Juventudes Hitlerianas clandestinas.

Por lo general, los comunistas extranjeros como Heinz Neumann se enfrentaron a cargos de estar a sueldo de sus respectivos países de origen. Stalin disolvió el Partido Comunista Polaco en 1938 e hizo que sus miembros fueran ejecutados o enviados al Gulag, acusándolos de trabajar simultáneamente como agentes del gobierno de Varsovia y de León Trotsky. Como señaló el historiador Hermann Weber, de los cuarenta y tres principales dirigentes del KPD, murieron más bajo la custodia de la policía secreta soviética que asesinados por los nazis. Cientos de exiliados alemanes fueron ejecutados de inmediato, mientras que muchos otros murieron en campos de prisioneros.

Nacido en 1887, Hugo Eberlein fue miembro fundador del KPD. Había sustituido a Rosa Luxemburgo como representante del partido en el congreso fundacional de la Internacional Comunista en 1919. Eberlein llegó a la Unión Soviética en 1936, pero fue arrestado al año siguiente por participar de supuestas «actividades terroristas» en nombre de los nazis.

Una carta dirigida a su esposa que se encontró más tarde en los archivos del NKVD describía su calvario, obligado a permanecer de pie constantemente mientras era interrogado «durante diez días y noches sin pausa», negándosele la posibilidad de dormir y sin recibir apenas comida. Los guardias golpeaban a Eberlein sin descanso: «En mi espalda no quedaba piel, solo la carne desnuda. Durante semanas no pude oír de un oído y un ojo estuvo ciego durante semanas». El NKVD lo mató finalmente el 16 de octubre de 1941.

Víctimas de una caza de brujas

Buber-Neumann, Fabisch, Bogner, Eberlein y muchos otros fueron víctimas de una caza de brujas. Su destino final dependió de decisiones burocráticas arbitrarias. En varios cientos de casos, las autoridades soviéticas optaron por dejar que los nazis se ocuparan de las víctimas en lugar de hacerlo ellos mismos.

Los nazis enviaron a Margarete Buber-Neumann al campo de concentración para mujeres de Ravensbrück. En abril de 1945, con el colapso del régimen, fue liberada. Temiendo ser arrestada de nuevo por los oficiales soviéticos ante el avance del Ejército Rojo, Buber-Neumann caminó 150 kilómetros al oeste, donde las tropas estadounidenses eran la principal fuerza de ocupación.

Buber-Neumann murió en 1989, unas semanas antes de la caída del Muro de Berlín. Se había convertido en una conservadora de derechas, argumentando que su propia experiencia demostraba que el fascismo y el comunismo eran ideologías de similar criminalidad. Si los socialistas quieren contrarrestar estos argumentos hoy en día, no podemos ignorar estas vergonzosas historias. Nuestra propia forma de entender el socialismo debe mantener sus promesas y tener la dignidad humana en su núcleo. No les debemos menos a las víctimas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.