Inicio historia y teoria Libro – Las contradicciones del socialismo real 

Libro – Las contradicciones del socialismo real 

150
0
Compartir

Las contradicciones del socialismo real 
El dirigente y los dirigidos

Autor: Michael A. Lebowitz
Traducido por Pedro Landsberger
y Rafael Agacino
Precio público: $ 10.000 / Internet: $ 9.200
238 páginas / 14 x 21,5 cm.
ISBN: 978-956-00-1025-4
Materia: Ciencias Políticas

En este ensayo, Lebowitz sostiene la siguiente premisa: la necesidad de una «alternativa socialista» tanto para el capitalismo como para el «socialismo real». Bajo esta idea, el autor estudia críticamente las relaciones de producción de la URSS entre las décadas de 1950 y 1980 para entregar algunas propuestas acerca de un socialismo del siglo XXI.

EXTRACTO DE LA INTRODUCCIÓN DEL AUTOR

¡Obispo, puedo volar!
le dijo el sastre al obispo.
¡Fíjate, voy a probar!
Y con algo como alas
el sastre subió al lugar
más alto de la catedral.

Pero el obispo no quiso mirar.
Como el hombre no es un ave,
eso es pura falsedad

– dijo el obispo del sastre –

Nadie volará jamás.

El sastre ha muerto – la gente
al obispo fue a informar -.
Fue una locura. Sus alas
se tenían que desarmar.
Y ahora yace destrozado
sobre la plaza de la catedral.

¡Que repiquen las campanas!
Era pura falsedad.
Como el hombre no es un ave
– dijo el obispo a la gente –
¡nunca el hombre volará!

                                                                              —Bertolt Brecht

 

En 1990, comencé un ensayo con el poema de Brecht acerca del sastre que se puso “algo como alas”, se subió al techo de una iglesia, trató de volar y se estrelló.  En 1990, lo que muchos llamaban el mundo socialista se estrelló.  Y por todos lados salieron expertos que vieron esto como prueba: el socialismo había fracasado. Nunca el hombre volará.

Lo que traté de hacer en ese ensayo fue desafiar los argumentos teóricos contra el socialismo, argumentos teóricos específicamente dirigidos contra la visión marxista de socialismo.  Y propuse que había habido una distorsión del marxismo tanto en la teoría como en la práctica –una distorsión que olvidó a los seres humanos, un mensaje determinista enfocado sobre las fuerzas productivas y que guardaba silencio acerca de “la naturaleza de los seres humanos producidos dentro de un sistema económico.”  El argumento determinista que recalca la supremacía de las fuerzas productivas, argumenté, no podría entender jamás por qué Marx sacrificó su “salud, felicidad y familia” para escribir El Capital.  Ni podría explicar por qué Marx jamás dejó de recalcar que los trabajadores pueden prepararse para crear una nueva sociedad sólo a través del proceso de lucha.

Han ocurrido muchas cosas desde 1990, cuando se escribió ese ensayo.  No obstante, algo que no ha cambiado es que, tanto entonces como ahora, la ausencia de una visión de una alternativa socialista asegura que no exista alternativa al capitalismo.

¿Cuál era mi objetivo esencial?  Enfatizar la importancia de desarrollar un nuevo sentido común – uno que visualiza la lógica de producir juntos para satisfacer las necesidades humanas.  La incapacidad de lograr esto y enfatizar en cambio el desarrollo de las fuerzas productivas, propuse, lleva inevitablemente a un callejón sin salida – el callejón sin salida que podíamos ver delante nuestro.  El argumento era simple: como lo recalcó el Che Guevara, para construir el socialismo es esencial, junto con construir nuevas bases materiales, construir nuevos seres humanos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.