Inicio internacional Las tensiones de Turquía y Grecia sobre el gas natural del Mediterráneo...

Las tensiones de Turquía y Grecia sobre el gas natural del Mediterráneo oriental

160
0
Compartir

26 de septiembre de 2020 Berkay Kratav, EK Türkiye – Devrimci Sosyalist Sol (CIT) Grecia, Turquía

Imagen: Fuerzas especiales de la marina turca (Foto: Wikimedia Commons)

Tras alcanzar un pico en agosto, las tensiones entre Turquía y Grecia, ambos miembros de la OTAN, por las reservas de gas natural en el Mediterráneo oriental han entrado ahora en una nueva fase, con ambas partes dispuestas a participar en conversaciones diplomáticas.

La navegación de un buque perforador turco, el Oruc Reis, escoltado con buques militares en territorios marítimos en disputa para explorar los campos de gas natural, hizo temer un enfrentamiento militar directo entre Turquía y Grecia en agosto. El Gobierno francés, que apoyó a Grecia en este conflicto, también realizó ejercicios militares como respuesta a las ambiciones de Turquía en la región, en particular el apoyo financiero y militar de Turquía al régimen de Trípoli en Libia.

La rivalidad geopolítica en la región, en medio de un proceso de desglobalización, se ha desarrollado durante mucho tiempo bajo la superficie para determinar el futuro de los hidrocarburos en el Mediterráneo oriental. El descubrimiento de campos de gas natural en Zohr, cerca de la costa egipcia, en 2015, creó nuevas oportunidades para que las grandes empresas energéticas obtuvieran enormes beneficios. Eni, una empresa italiana de energía, comenzó a extraer gas natural en 2017 y desde entonces ha obtenido miles de millones de dólares de ingresos anuales. Otras empresas energéticas, como Total y Exxon, también tienen intereses creados en la región.

La formación del Foro del Gas de EastMed, a principios de este año, con la participación de Grecia, Chipre, Egipto, Palestina, Israel, Jordania e Italia, para forjar una alianza más estrecha, dejó a Turquía aislada en la región. Preocupado por no cosechar los beneficios económicos del gas natural y el petróleo en la región, el gobierno turco desarrolló una estrategia para ampliar su influencia en la región, incluso si eso significaba menos confianza en la economía turca por parte de los inversores internacionales. (En los últimos dos meses, la paridad dólar/lira turca ha aumentado sustancialmente de 6,87 a 7,71).

Esto, en parte, es un reflejo de las políticas neo-otomanas del partido gobernante del Presidente Erdogan, el AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) para convertirse en un poder regional, tanto económica como políticamente. Aprovechando su poder militar, una vez más Turquía se sumerge en otra aventura para intentar asegurarse de que no queda excluida de los beneficios económicos de los hidrocarburos para las empresas energéticas turcas.

La doctrina de la “Patria Azul”, que fue desarrollada por primera vez por un almirante turco en 2006, para reivindicar más de 462.000 kilómetros cuadrados de zona de jurisdicción marítima en el Mediterráneo oriental y el Mar Negro, también se utiliza en la disputa con Grecia.

Erdogan también firmó un acuerdo de Zona Económica Exclusiva (ZEE) con el gobierno de Trípoli, respaldado por las Naciones Unidas, en Libia. Con ello se creará una zona en la que los barcos de perforación turcos podrían llevar a cabo actividades de perforación, lo que también podría perturbar los ambiciosos planes de Grecia de transportar gas natural a Europa a través de territorio griego.

Las recientes maniobras de Turquía, por lo tanto, tienen una fuerte oposición de la clase dirigente griega. Cuestionan los planes de Erdogan argumentando que la doctrina de la “patria azul” de Turquía ignora los derechos territoriales de las islas griegas cercanas a la costa turca. Grecia también argumenta que el acuerdo de Zona Económica Exclusiva (ZEE) que firmaron con Egipto hace nulo el acuerdo de ZEE firmado entre Turquía y Libia.

Dejando de lado los convenios marítimos internacionales, que sólo tienen por objeto encontrar un terreno común entre las diferentes clases dominantes, tanto el gobierno turco como el griego utilizan el conflicto para promover los intereses de la clase capitalista, al tiempo que presentan la cuestión como un conflicto entre los trabajadores griegos y turcos, ya que fomentan el nacionalismo.

Desde el punto de vista del gobierno del AKP, este conflicto es útil para reforzar la retórica de que Turquía está rodeada de enemigos y por eso los turcos deberían olvidarse de los altos niveles de desempleo e inflación y centrarse en las tensiones entre Turquía y Grecia, Francia, Egipto, etc. La élite turca habla de la necesidad de unirse para defender los “intereses nacionales”. El Partido Popular Republicano “socialdemócrata” (CHP) apoya a Erdogan en este conflicto. Lo que realmente quieren decir con intereses nacionales son los intereses de la clase capitalista en la explotación de los recursos naturales y de la clase obrera, para obtener beneficios masivos.

Aunque muchos trabajadores turcos apoyan a Turquía en este conflicto, desde un punto de vista nacionalista, hay una capa entre la clase obrera que espera que si Turquía es capaz de extraer gas natural en el Mediterráneo oriental, esto conducirá a una reducción de las facturas de energía.

Dada la crisis económica y la completa mala gestión de la economía por parte de Erdogan, según las estadísticas oficiales, los precios del gas natural han aumentado en un 34,7% y los precios de la electricidad en un 32,5% durante el último año.

Las grandes empresas cosechan beneficios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.