Inicio internacional El Partido Laborista británico, convulsionado por una crisis histórica

El Partido Laborista británico, convulsionado por una crisis histórica

260
0
Compartir

 OAKLANDSOCIALIST

Roger Silverman informa desde Londres

Fundado hace 120 años como la voz política de los sindicatos en una época en la que Gran Bretaña era la primera potencia industrial del mundo, los laboristas obtuvieron su primera mayoría parlamentaria aplastante en 1945, en medio de la ola mundial de radicalismo que siguió a la segunda guerra mundial, y se ganaron la lealtad duradera de millones de personas gracias a las reformas que introdujeron, entre ellas el establecimiento del Servicio Nacional de Salud y la nacionalización de varias industrias básicas.

Los siguientes gobiernos laboristas elegidos en las décadas de 1960 y 1970 se balancearon precariamente en la cresta de una creciente ola de huelgas y militancia obrera, mientras que siempre acababan por infligir recortes en el nivel de vida de los trabajadores bajo la presión de los banqueros y el FMI, e incluso a veces con amenazas abiertas de golpes militares.

En 1979 los tories lanzaron una contrarrevolución parlamentaria. El nuevo gobierno de Thatcher declaró la guerra a los sindicatos y a los derechos y niveles de vida de los trabajadores.

Incluso el periódico derechista Sun apoyó a Blair y al “Nuevo Laborismo”

EL NUEVO LABORISMO
Tras una década y media de grandes reveses para la clase obrera -pérdidas electorales sucesivas, derrota en las principales batallas sindicales, incluida la huelga de mineros que duró un año, el cierre deliberado de industrias enteras, y un contexto mundial de retrocesos que incluía la restauración del capitalismo en Rusia y Europa del Este- el historial de capitulación de los dirigentes laboristas alcanzó profundidades cualitativamente nuevas. Con el apoyo activo de la clase dominante, Tony Blair se convirtió en líder del Partido Laborista en 1994, declarando explícitamente que era un nuevo partido: “Nuevo Laborismo”. El Nuevo Laborismo fue el producto de una hábil operación de fuerzas hostiles para llevar adelante el programa thatcheriano de recortes y privatizaciones envuelto en un nuevo envoltorio, una vez que los tories se habían desacreditado demasiado para hacerlo ellos mismos bajo su propia bandera. Sirvió para un propósito histórico muy específico. Bajo el “Nuevo Laborismo” de Blair, la cláusula socialista de los estatutos laboristas fue eliminada perentoriamente y los derechos de los afiliados y la influencia de los sindicatos se redujeron drásticamente.

Mientras que el Partido Laborista parlamentario y la maquinaria burocrática del partido estaban firmemente bajo el control del ala pro-capitalista de Blair, los miembros de la base seguían arraigados en los sindicatos y al menos una parte seguía siendo ampliamente socialista en sus aspiraciones. Esta contradicción se agudizó especialmente a raíz de la crisis económica mundial de 2008. Fue entonces cuando se consideró que el Nuevo Laborismo había superado su utilidad; una vez que cumplió su propósito en el gobierno, poco después fue abandonado sin ceremonias y se restableció el gobierno tory directo sobre una plataforma de dura austeridad.

Decenas de miles de miembros abandonaron el partido durante los años del Nuevo Laborismo, y en las sucesivas elecciones generales celebradas bajo su gobierno los laboristas perdieron en total casi cinco millones de votos, casi un tercio de su apoyo anterior.

Jeremy Corbyn: Su candidatura inspiró a cientos de miles de personas en su momento.

CORBYN
Luego, tras dos derrotas electorales sucesivas que dieron lugar a nuevas elecciones de liderazgo, en 2015 la jerarquía del partido blairista sufrió una impactante derrota. Temerosa de la influencia de la maquinaria sindical, y engañándose a sí misma de que sus políticas reformistas de derechas todavía gozaban de un apoyo masivo, había abierto la franquicia a cualquiera que estuviera dispuesto a pagar 3 libras para convertirse en “simpatizante” laborista. Hubo una afluencia de cientos de miles de nuevos miembros jóvenes, deseosos de unirse a una bandera claramente anticapitalista. El resultado fue una victoria totalmente inesperada del veterano diputado reformista de izquierda Jeremy Corbyn, que había sido elegido con el mayor mandato de cualquier líder político en la historia británica.

En una desesperada acción de retaguardia, los diputados blairistas hicieron alarde de su desprecio por las bases al aprobar un voto de censura contra Corbyn, precipitando así un enfrentamiento inmediato. No era, como pretendían, el riesgo de derrota en unas próximas elecciones generales lo que temían los diputados; era la perspectiva de victoria bajo un liderazgo socialista. En

Habiendo fracasado en un descarado complot para mantener a Corbyn fuera de la papeleta electoral esta vez -una provocación que arriesgaba una división inmediata-, en un acto de puro despecho privaron del derecho de voto a más de 100.000 miembros laboristas de un plumazo al imponer una fecha de corte de afiliación arbitraria, y aumentaron la cuota de afiliación para los nuevos partidarios de 3 a 25 libras, mientras les daban un plazo de sólo dos días para registrarse. Y sin embargo, todos estos trucos les estallaron en la cara. ¿El resultado del golpe fallido de la derecha? Corbyn ganó con una mayoría creciente de más de 300.000 votos.

Jeremy Corbyn (i) y la despreciada Theresa May (d)

La clase dirigente se vio sacudida. La nueva primera ministra Theresa May convocó unas elecciones anticipadas, con la esperanza de aplastar a los laboristas, pero perdió la mayoría. Los laboristas de Corbyn habían recuperado otros 3,5 millones de votos. Excluyendo Escocia, que se había perdido para los laboristas por décadas de corrupción burocrática, era el mejor resultado de los laboristas en su historia: mejor que en 1945, mejor incluso que en 1997. Si los laboristas hubieran conseguido sólo 2.227 votos más en algunas circunscripciones marginales clave, habrían estado en condiciones de formar gobierno. Como se revelaría más tarde, fue la traición y el sabotaje de la burocracia oficial del partido lo que garantizó que no lo hiciera.

También la clase dirigente se tambaleaba por la conmoción. Jeremy Corbyn había sido elegido líder laborista dos veces, de forma abrumadora, con los votos de cientos de miles de personas, y ahora había estado a punto de convertirse en primer ministro. En un momento del turno de preguntas a la Primera Ministra, Theresa May se inclinó sobre el palco y le espetó a Corbyn: “Nunca te dejaremos ser Primer Ministro”.

Y no era una amenaza vacía. El odioso ex líder tory Ian Duncan Smith anunció que “el único propósito de Corbyn en la vida es hacer daño al país”; un general amenazó abiertamente con amotinarse contra un gobierno de Corbyn; se grabó a paracaidistas utilizando una foto de Corbyn para hacer prácticas de tiro. Un diputado laborista ya había sido asesinado por un asesino nazi, y otro escapó del mismo destino por los pelos.

Se lanzó una campaña sostenida de trucos sucios. A una escala ensordecedora, Corbyn fue tachado no como antes de ser un inofensivo barbudo vegetariano que cavaba su huerto, sino ahora, de alguna manera simultánea, como pacifista y simpatizante del terrorismo, y como espía estalinista, y -lo más extraño de todo para este antirracista tan prominente y abierto- como antisemita.

LAS ELECCIONES DE 2019
La incesante histeria, junto con la ola de chovinismo promovida por la campaña del Brexit, tuvo algún efecto. En las elecciones de 2019, aunque los laboristas ofrecían el manifiesto más radical y popular desde 1945, los laboristas perdieron votos y escaños.

Los medios de comunicación capitalistas tergiversaron intencionadamente el resultado como “el peor resultado de los laboristas desde 1935”. Esto fue cierto en términos de escaños, en gran parte debido al colapso del voto Brexit en el partido Tory de Johnson. Pero la medida más obvia de la popularidad de un partido es cuántos votos obtiene. Y lo cierto es que incluso en 2019, bajo el liderazgo de Corbyn los laboristas obtuvieron más de diez millones de votos, más que con Miliband en 2015, Brown en 2010… ¡o incluso Blair en 2005, cuando ganó! Los laboristas también obtuvieron un porcentaje mayor que en 2010 o 2015. Solo en 2017 -también bajo el liderazgo de Corbyn- los laboristas lo hicieron mejor. Y también en 2019, los laboristas seguían teniendo mayoría en la mayoría de las grandes ciudades, entre las personas en edad de trabajar y de forma abrumadora entre los jóvenes.

Un informe secreto sobre la oficialidad laborista expuso la traición en el corazón de la maquinaria del partido en ambas elecciones. Estos funcionarios a sueldo hablaron de “colgar y quemar” a Jeremy Corbyn y le llamaron “pequeño toerag mentiroso”. Los altos cargos expresaron su deseo de que un diputado laborista de izquierdas “muera en un incendio”. Dijeron que los diputados laboristas que habían nominado a Corbyn “merecían ser sacados y fusilados”. Durante las elecciones generales de 2017, bromearon sobre “apenas trabajar”, y crearon una sala de chat para poder fingir que trabajaban mientras en realidad hablaban entre ellos (“tap-tap-tap nos hará parecer muy ocupados”). Durante la elección del liderazgo de 2015, describieron su trabajo como una “caza de trofeos”. La diputada negra Diane Abbott fue objeto de abusos especialmente viles y repugnantes.

En marzo de 2020, Corbyn dimitió y el abogado del establishment Sir Keir Starmer -ex director de la fiscalía- fue elegido en su lugar, por una militancia engañada por su promesa de llevar adelante el “programa radical” de Corbyn. En realidad, bajo su liderazgo, la maquinaria del partido ha demostrado estar empeñada en purgar las filas de todo rastro de socialismo: primero, desmoralizando a los miembros y sumiéndolos en la desesperación, y donde sea necesario, mediante expulsiones masivas, suspensiones, medidas especiales y cierres de sucursales del partido. Su suplente, Angela Rayner, lo ha explicado con muchas palabras: “expulsaremos a miles de miembros del partido”. Por cada miembro que suspenden, otros mil se marchan en señal de protesta o se dan de baja por desesperación. Los miembros están abandonando el partido por decenas y cientos de miles.

Sir Keir Starmer (derecha).
Su caza de brujas contra la izquierda, sus expulsiones masivas, están hundiendo al Partido Laborista.

No es la primera caza de brujas en la historia del Partido Laborista, pero nunca antes había sido tan vasta, amplia y sucia. Starmer está tratando desesperadamente de asegurar a la clase dirigente que el laborismo es ahora seguro de nuevo y está abierto a los negocios, como bajo Blair.

Se inventan salvajes acusaciones de antisemitismo para tachar a cualquiera que proteste por la represión asesina de los derechos árabes y palestinos por parte de Israel. Es la justicia de Alicia en el País de las Maravillas: primero la sentencia, luego el veredicto, y sólo después (si es que lo hay) el juicio.

Más de 100 organizaciones territoriales del Partido Laborista han desafiado las instrucciones y han aprobado resoluciones de no confianza en la dirección. Todos han sido suspendidos automáticamente o sometidos a “medidas especiales”. Hay otros lugares en el mundo donde no se permite cuestionar quién es el líder: La Rusia de Putin, por ejemplo; la Myanmar de los generales; o Tailandia, donde es ilegal criticar al Rey. El Partido Laborista de Starmer se ha unido a ellos.

Este camino sólo puede conducir al eclipse de los laboristas. En tres elecciones parlamentarias parciales bajo el liderazgo de Starmer, los laboristas han perdido dos tercios de sus votos desde 2017. Mira el colapso de todos esos partidos socialdemócratas europeos que han intentado en vano congraciarse con la clase dominante: la caída en picado de los socialdemócratas suecos con un 22%, su voto más bajo desde 1918; el SPD alemán con un 20%; el Partido Socialista francés con un 6%; todos ellos antes en el gobierno durante años o décadas. Bajo su liderazgo de izquierda, los laboristas hicieron bien en 2019 en retener la lealtad del 32% del electorado.

Si Corbyn y el grupo de diputados laboristas de izquierda de la Campaña Socialista tuvieran el mismo coraje y determinación que Starmer y la derecha, el Partido Laborista ya se habría dividido, y la clase trabajadora estaría representada por un partido socialista de masas. Tal como está, el mismo proceso sigue ocurriendo, aunque a una escala dolorosa, prolongada, descoordinada y localizada. Pero el resultado final es el mismo: un renovado partido de la clase obrera en lucha.

Una división del Partido Laborista no es sólo una perspectiva lejana – ya está ocurriendo ahora. Esto no se debe a las tácticas de demolición de la izquierda; está siendo perseguido con el máximo vigor y determinación por la derecha. Están decididos a expulsar a la izquierda; a transformar el Partido Laborista de nuevo en una mansa red de aspirantes a arribistas. Es una guerra civil unilateral. No hay otro resultado concebible. La división del Partido Laborista ya ha comenzado. No estamos llamando a una división. Starmer, Evans y Rayner están haciendo una.

Starmer espera repetir la experiencia del Nuevo Laborismo, cuando éste estaba inundado de donaciones de grandes empresas y del apoyo de la prensa de Murdoch. Pero hoy, en la peor depresión desde hace más de 300 años, no queda espacio para el blairismo, el nuevo laborismo, la “moderación”, una “tercera vía”. No hay “vía intermedia”. La elección es entre un capitalismo con los dientes y las garras rojas, o una solución socialista. Por eso Starmer nunca tendrá éxito en su condenado intento de seguir los pasos de Blair.

No se creará un nuevo partido de la nada. Ningún individuo, por muy carismático que sea, ha conseguido lanzar un nuevo partido socialista de masas: ni James Maxton y sus compañeros del ILP en los años 30, que eran gigantes con una orgullosa historia al fundar el primer partido obrero de masas de Gran Bretaña; ni Arthur Scargill, que había liderado la mayor huelga de la historia británica desde la huelga general; ni George Galloway, que había desafiado a los laboristas para ganar una histórica elección parcial como independiente; por no hablar de la miríada de sectas de ultraizquierda.

La clave para construir un partido obrero de masas está, como siempre, en los sindicatos, que formaron el Partido Laborista original. Ahí es donde hay que dar la batalla. Corresponde a los sindicatos recuperar el Partido Laborista o sustituirlo para fundar un auténtico partido socialista del trabajo. No es una perspectiva irreal. En 2004, el sindicato ferroviario RMT y el sindicato de bomberos FBU se desafiliaron del Partido Laborista, y en 2015 UNITE amenazó con lanzar un partido alternativo. Y hace poco cortó su financiación al Partido Laborista en protesta por su dirección. Y fuera de las organizaciones tradicionales, fuertemente burocratizadas, hay nuevos sindicatos de lucha que representan a los limpiadores de oficinas, los mensajeros, los trabajadores de la comida rápida y los que tienen contratos de cero horas.

Los miembros del partido están luchando. Mi propia zona, Newham, es un barrio del centro de Londres con fuertes raíces laboristas. El primer diputado laborista de la historia, Keir Hardie, fue diputado por West Ham North en este distrito, y tiene un consejo 100% laborista, un alcalde laborista elegido y dos diputados laboristas con amplias mayorías. Es un municipio multiétnico y vibrante, y también el segundo más desfavorecido de Londres. Los activistas laboristas de este municipio tienen un orgulloso historial de campañas.

Y… nosotros también hemos sido cerrados por la burocracia de Starmer. De un plumazo, más de 5.000 miembros laboristas locales se han visto privados de sus derechos. Así que, a la espera de nuestra reincorporación incondicional, en mi localidad seguimos bajo el nombre de NEWHAM SOCIALIST LABOUR. Este es nuestro pequeño paso local hacia una regeneración nacional de la resistencia socialista.

Los millones de víctimas del capitalismo encontrarán su verdadera voz: los trabajadores sin empleo, las familias sin hogar, los jóvenes sin futuro. Ha llegado el momento de desafiar a este gobierno de especuladores, tiburones de fondos de cobertura y blanqueadores de dinero negro. ¡Ha llegado la hora!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.