Inicio Análisis y Perspectivas Afganistán: Fue el sabotaje de un movimiento social histórico por parte de...

Afganistán: Fue el sabotaje de un movimiento social histórico por parte de la oposición en Pakistán lo que dio paso al regreso y la victoria de los talibanes en Afganistán

347
0
Compartir

https://aplutsoc.org/

Por Jacques Chastaing

La base de retaguardia del movimiento talibán y la fuente de su fuerza es la dictadura militar-islámica de Pakistán. Allí encuentra apoyo financiero, militar y logístico, sus escuelas de formación, un refugio para sus militantes y dirigentes perseguidos, etc.

Sin embargo, este poder militar-islámico pakistaní fue fuertemente desafiado por un levantamiento popular masivo de una dimensión nunca conocida en la historia de Pakistán que duró desde octubre de 2020 hasta marzo de 2021.

Durante este periodo, la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, la región fronteriza con Afganistán en el noroeste de Pakistán, que alberga el corazón de la fuerza de los talibanes desde donde han estado conquistando Afganistán, fue barrida por una ola de huelgas y manifestaciones obreras como en todo el país, contra el tembloroso poder islamista, y especialmente en esta región también contra los talibanes, que se escondían para escapar de la furia popular.

Durante seis meses, la protesta social fue la noticia diaria en Pakistán, luchando contra la ola de privatizaciones, los despidos, los sueldos rebajados o impagados, contra la miseria que azota a los obreros y campesinos o los parados, contra la violencia policial y étnica, contra la dictadura del poder islámico.

En este contexto de grandes luchas sociales de los trabajadores del acero, los profesores, los trabajadores de la sanidad, los funcionarios, los agricultores, los periodistas, etc., se formó hace seis meses un frente político de once organizaciones de la oposición, el PDM (Movimiento Democrático de Pakistán), varios de cuyos miembros ya habían formado parte de gobiernos anteriores, que utilizó esta rabia social para destituir al gobierno prometiendo “ir a buscarlo” a sus palacios de la capital, Islamabad, y sacarlo por la fuerza de las calles.

De hecho, esta oposición unificada había prometido que si el gobierno militar-islamista no dimitía antes del 31 de enero de 2021, convocaría una larga marcha popular desde todas las regiones del país para converger en Islamabad sobre el palacio presidencial de la coalición militar-islamista en el poder para derrocarlo.

En torno a esta perspectiva revolucionaria, a lo largo del otoño y el invierno de 2020-2021, esta oposición unificada suscitó entusiasmo y enormes esperanzas al mismo tiempo que los campesinos indios llevaban a cabo una lucha paralela y organizaban ellos mismos una marcha que debía terminar en la capital, Delhi, sólo 5 días antes de la marcha sobre Islamabad.

Así, la oposición organizó gigantescos mítines con enormes multitudes de una dimensión histórica, nunca vista en la historia de Pakistán.

Al mismo tiempo y como resultado de esta presión popular, los movimientos independentistas baloch, hazara y pastún (mayoritarios en Afganistán), laicos o incluso que se reclaman marxistas, recobraron fuerza y se manifestaron a su vez contra el gobierno islamista, que se extendió a Afganistán con una dimensión antitalibán y una voluntad laica. Incluso se organizó una huelga general de un día en Afganistán, como nunca antes se había visto.

A principios de marzo de 2021, siguiendo el ejemplo indio, se inició en Pakistán una marcha campesina con el objetivo de marchar sobre la capital a finales de marzo, fecha que fue retomada por la oposición, que fijó el 26 de marzo como final de su propia marcha sobre el palacio presidencial -llamada “marcha larga” como la de Mao Tse-Tung-, mientras que los sindicatos obreros anunciaron que organizarían una huelga general en ese momento.

El poder militar-islamista se tambalea, el ejército hace saber a la oposición que está dispuesto a dejar marchar a los islamistas, sus aliados talibanes se han vuelto invisibles y se esconden, en Pakistán como en Afganistán.

Pero entonces, en Pakistán, hubo elecciones parciales parlamentarias en febrero y elecciones al Senado a principios de marzo de 2021.

En un primer momento, la oposición unificada declaró que no participaría en estas elecciones, que de todos modos sabía que estaban amañadas, y que organizaría una campaña de mítines regionales para organizar la larga marcha sobre la capital. Pero a medida que se acercaban las fechas, la oposición declaró que no era necesario jugar a la política de la silla vacía y que, por tanto, haría ambas cosas, participar en las elecciones y preparar la larga marcha para echar al gobierno por las calles.

Luego, unas semanas antes de las elecciones, declaró repentinamente que no podía hacer ambas cosas y, por tanto, suspendió la “larga marcha” mientras duraran las elecciones.

Sin embargo, seguía habiendo multitudes en sus mítines electorales porque el pueblo pakistaní seguía esperando que los mítines electorales fueran una etapa en la preparación de la larga marcha para derrocar al gobierno. Pero lo que ocurrió fue que el gobierno amañó tan bien las elecciones, como siempre lo hace, que el resultado fue a favor de la oposición, pero muy lejos de lo que se esperaba cuando todos esperaban una fuerte derrota del gobierno.

Y todo degeneró.

La oposición, furiosa, mostrando lo que la motivó en primer lugar, se enzarzó en una lucha por nuevas elecciones no amañadas, pero también en disputas internas sobre quién de los diferentes partidos ocuparía cada escaño en el Senado, especialmente la dirección del Senado y la dirección de la oposición en el Senado.

En un intento de zanjar las diferencias, ya que las elecciones estaban casi abiertamente amañadas, uno de los líderes de la oposición propuso una dimisión colectiva de los cargos electos en todo el país y concentrarse únicamente en la larga marcha.

¡Qué no ha dicho!

¿Dimitir de sus cargos de diputada o senadora? No hubo lugar a ello y la oposición unificada se disolvió, haciendo retroceder la idea de querer derrocar al gobierno por la calle, sólo valían las elecciones: la larga marcha se pospuso a un futuro lejano bajo falsos pretextos: ahora hacía demasiado calor, iba a haber Ramadán… algunos aprovecharon para ir a hablar con el ejército a su rincón y hacer acuerdos privados secretos, etc.

Durante un tiempo se reanudó la oposición real en las calles y continuaron las manifestaciones de los trabajadores ferroviarios, los maestros, los trabajadores de la salud, los campesinos, los funcionarios o los que se oponían a la violencia policial y étnica, mientras los campesinos, los periodistas en lucha, las víctimas de la violencia étnica intentaban retomar el proyecto de una “larga marcha” sobre Islamabad, por un país laico, libre de la opresión étnica y sexual y de la explotación capitalista.

Por desgracia, la decepción fue demasiado grande y estos intentos fracasaron, mientras que el gobierno militar-islamista, salvado in-extremis por el fracaso de la oposición, recuperó su fuerza y aprovechó el fracaso de la oposición para acelerar sus privatizaciones y otras contrarreformas y su control policial del país.

Los talibanes se mostraron una vez más en el terreno de la derrota de los trabajadores. Sabemos lo que pasó después.

Jacques Chastaing, 16-08-2021.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.