Inicio Análisis y Perspectivas ¿Estallará la burbuja de China?

¿Estallará la burbuja de China?

385
0
Compartir

Hannah Sell, de Socialism Today. Revista mensual del  Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)

 

A diferencia de muchos otros aspectos de la política exterior estadounidense, la elección de Biden no ha provocado un cambio de rumbo fundamental en lo que respecta a China. Sin embargo, en lugar del quijotesco e inconsistente aumento unilateral de las tensiones de Trump, Biden está tratando de construir una coalición de potencias mundiales detrás del imperialismo estadounidense, con el objetivo de levantar un cortafuegos contra el mayor ascenso de China.

 

¿Es eso posible? ¿Cuáles son los límites del continuo ascenso de China? Uno de los libros recientes más útiles sobre la economía china es China, de Thomas Orlik: The Bubble That Never Pops de Thomas Orlik. Este libro, que estuvo en China durante once años como economista jefe para Asia de Bloomberg, aunque no está escrito desde un punto de vista socialista, sino desde el del capitalismo occidental, ofrece una imagen útil del carácter contradictorio de China y de su relación con el crecimiento económico del país en el pasado y, hasta cierto punto, en el futuro.

El título del libro de Orlik podría indicar que piensa que el crecimiento de China va a continuar sin interrupción. Pero no es así. Sin poner una escala de tiempo a las futuras crisis, predice que llegarán, citando al difunto economista capitalista alemán Rudi Dornbusch que “las crisis tardan en llegar más de lo que se puede imaginar, pero cuando llegan, suceden más rápido de lo que se puede imaginar”.

 

Sin embargo, señala algunas de las características únicas de China que le han permitido crecer desde 1989, cuando su “PIB era sólo el 2,3% del total mundial”, hasta el 15% en 2015, y se prevé que alcance el 19% en 2024. Aunque está escrito desde un punto de vista de clase opuesto, su libro confirma el análisis del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) sobre China.

 

Hace más de una década, en 2007-2008, hubo un debate en el CIT sobre el carácter del régimen chino, incluso en las páginas de Socialism Today. Un punto de vista -principalmente defendido por personas que desde entonces se han separado del CIT- era que China ya se había convertido en una economía capitalista “de pleno derecho”, que estaba completamente integrada en la economía capitalista mundial. En ese momento, la dirección del CIT argumentó que, aunque la dirección del viaje -hacia un régimen capitalista “normal”- era obvia, aún no se había completado totalmente y que China seguía siendo un régimen “híbrido” de transición.

 

Más tarde, en nuestra reunión del Ejecutivo Internacional de 2012, llegamos a un acuerdo sobre una definición de China como una forma única de capitalismo de Estado. No obstante, por debajo de la fórmula común, seguían existiendo diferentes enfoques que son relevantes para la evolución actual. Dado que incluso durante el debate estuvimos de acuerdo en la dirección de China, podría parecer que estas cuestiones carecen de importancia. Sin embargo, como argumentamos en su momento, estas diferencias aparentemente secundarias podrían tener importantes consecuencias. Argumentamos que sería erróneo basarse en una perspectiva única de que China se desarrollaría en líneas puramente capitalistas, sin que se produjeran giros en la dirección del régimen. Por el contrario, la clase obrera debía estar preparada para diferentes escenarios, incluyendo la posibilidad de que, ante una profunda crisis económica, el régimen pudiera volver a intervenir mucho más en la economía para asegurar su supervivencia.

 

Desde entonces, dos grandes crisis del capitalismo mundial, primero la de 2007-2008 y luego la catástrofe de Covid, han provocado efectivamente un giro hacia una mayor intervención económica por parte del Estado chino. Por ejemplo, a partir de 2014, la proporción de activos industriales en manos de empresas estatales puso fin a un largo declive y comenzó a aumentar como resultado de que el régimen les diera prioridad sobre los competidores privados. Desde entonces se han producido otros movimientos en esa dirección, y es posible que haya otros más decisivos en el futuro. En general, aunque el capitalismo chino se ha desarrollado más que en el momento de nuestro debate, el Estado chino también ha aumentado su control, centralizando el poder en torno a Xi Jinping, y manteniendo poderosas palancas con las que dirigir la economía, incluidas las partes de ésta que están en manos privadas.

 

La intervención del Estado, en alza

El libro de Orlik reconoce el carácter único de China y cómo éste le ha ayudado a capear las tormentas económicas. Concluye que “si las fuerzas subyacentes, la energía y la imaginación fallan, los responsables políticos de China también pueden recurrir a los recursos inusuales de un Estado de partido leninista. El principal de ellos es la capacidad de cambiar la política de forma decisiva, exhaustiva y sin tener en cuenta las sutilezas procesales o legales. Esto se puso de manifiesto en la respuesta a la gran crisis financiera”. Aunque el brutal régimen chino no se parece en absoluto al auténtico leninismo, que defendía el desarrollo de una economía planificada bajo el control democrático de los trabajadores, es correcto señalar las capacidades únicas del Estado chino. Como dice Orlik, “los responsables políticos de China no son omniscientes ni omnipotentes. Sin embargo, disponen de un conjunto de herramientas inusualmente amplio y poderoso para gestionar la economía y el sistema financiero”.

 

Un ejemplo concreto que ofrece es la forma en que el estado chino pudo hacer frente parcialmente a la gigantesca burbuja inmobiliaria que se desarrolló en la primera mitad de la década pasada. Explica que “de 2011 a 2016, China construyó más de 10 millones de apartamentos al año. La demanda fue en promedio de menos de 8 millones de unidades. En la brecha entre estas dos cifras: ciudades fantasmas de inmuebles vacíos, cascarones de cemento de rascacielos que arruinan el borde de las grandes ciudades y urbanizaciones terminadas sin luces a la vista”. Por lo tanto, “la consecuencia, si se hubiera dejado al mercado a su aire, tendría que ser una importante contracción de la oferta y una caída de los precios, a medida que se restablecía el exceso de capacidad, pero sólo a costa de una crujiente corrección del PIB”.

Sin embargo, “el mercado no fue abandonado a su suerte”. Por ejemplo, en Guiyan, la capital de la provincia de Guizhou, “se derribaron viejas propiedades, como parte de un programa masivo de limpieza de barrios marginales”. En total, se demolió el 5% del parque de viviendas de Guiyan, y el gobierno pagó a los residentes una indemnización que significó que “los habitantes de los barrios marginales podían permitirse mudarse a uno de los nuevos rascacielos”. Para asegurarse de que lo hicieran, la indemnización no se pagó a los residentes, sino que “se pagó directamente al promotor una vez que los residentes decidieron qué apartamento querían ocupar”. La misma pauta se repitió en todo el país, con los bancos estatales financiando el desalojo de chabolas…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.