Open top menu
Chile –  Índices Mensuales de Actividad Económica Interna, IMACEI-CENDA.

Chile – Índices Mensuales de Actividad Económica Interna, IMACEI-CENDA.

Junto con saludarlos cordialmente, tengo el agrado de adjuntar la actualización de los Índices Mensuales de Actividad Económica Interna, IMACEI-CENDA.
Las cotizaciones de marzo 2018 muestran que empleo asalariado (5.858.863), remuneraciones reales ($ 758.372) y cotizaciones recaudadas ($567 mil millones) continúan repunte iniciado en diciembre pasado, a tasas de 2,71%, 2,94% y 5,7% por ciento, respectivamente, respecto del mismo mes del año anterior.
El monto  de pensiones ($215.570) y el aporte autofinanciado por ahorro en AFP ($140.498) siguen estancados, y se han reducido a 28,2% y 18,4% de las remuneraciones imponibles, respectivamente, como promedio de los últimos 12 meses.
En ese período, el fisco ha tenido que endeudarse en 6.093 millones de dólares para pagar pensiones civiles, cifra que incluye subsidios a pensiones AFP en APS y Bonos Reconocimiento, pensiones solidarias y reparto —y representa casi el total del incremento de la deuda pública en el período—, al tiempo que el “ahorro” neto traspasado a los mercados financieros, es decir las cotizaciones menos el aporte de las AFP a pensiones. sumaba 7.342 millones de dólares, del cual las AFP y compañías de seguros se embolsaron más del 40 por ciento en comisiones y primas netas. O sea, el fisco se endeuda para ahorrar, exactamente el motivo por el cual tras la crisis gobiernos de centro derecha y ultraderecha terminaron recientemente con la “capitalización individual” en Polonia, Hungría, Rusia, Bulgaria, y Rumania, entre varios otros.
Los salarios así “ahorrados” en el sistema de AFP , no serán devueltos jamás aunque a cada “ahorrante” le reembolsen lo suyo (menos comisiones y primas netas) al jubilar. Como sabemos gracias al gran Franco Modigliani —a mi me lo recordó hace poco nuestro apreciado Eduardo Engel—, un grupo de personas que ahorra durante la mitad de su vida y desahorra la otra mitad, es decir, cada uno ahorra cero, generan un fondo de ahorro que aumenta sin cesar si su número y/o ingresos crecen. Este mecanismo virtuoso en el caso del buen burgués —y varios de nosotros— que ahorra voluntariamente parte de sus ingresos derivados de ganancias y rentas, se convierte en un gigantesco abuso cuando se impone forzosamente —sólo a quienes ganan menos de dos millones de pesos— a millones de asalariados.
Ello constituye una violación flagrante del contrato social en su esencia misma, puesto que los empresarios tienen derecho legítimo a quedarse con las ganancias sólo a condición que financien íntegramente el ahorro nacional en sentido estricto, es decir, la reposición e incremento del capital (y, dicho sea de paso, financien asimismo íntegramente los “asunto del espíritu”, es decir la cultura, el arte, la ciencia y LA EDUCACION).
Atte.
Manuel Riesco
Vicepresidente CENDA
El informe completo puede leerse en:
https://mail.google.com/mail/u/1/?tab=wm#inbox/16368f0b47571c11
Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: