Open top menu
Chile – Aplazamiento de nueva Constitución impone el conservadurismo de la Nueva Mayoría

Chile – Aplazamiento de nueva Constitución impone el conservadurismo de la Nueva Mayoría

Diario U. de Chile.

Gonzalo Castillo |Domingo 6 de noviembre 2016

 

Como “un despropósito” calificaron desde Marca AC el anuncio hecho por el oficialismo de postergar la reforma que busca generar una nueva Constitución, para priorizar aspectos legislativos que conciten mayor consenso en la Nueva Mayoría. “Nos parece una falta de respeto el que los gobernantes no estén cumpliendo con los compromisos adquiridos programáticamente frente a la ciudadanía”, aseguran.

El reciente anuncio hecho tanto por el Ejecutivo como por la Nueva Mayoría sobre la priorización de ciertos temas de la agenda legislativa del Gobierno, y que excluye a la Nueva Constitución, ha generado las críticas de parte de las organizaciones sociales que propugnan la generación de una nueva Carta Magna, así como de integrantes del Consejo Ciudadano de Observadores del Proceso Constituyente.

Desde Marca AC, su coordinador político Manuel Lobos consideró “un despropósito” la postergación de esta agenda de cambio de la Constitución, considerando que, a su juicio, “es el pilar de la desigualdad que Chile tiene en la actualidad”. Por lo mismo anunció que iniciarán las conversaciones y gestiones con miembros del Parlamento y del propio Gobierno para que se retome esta agenda.

Lobos criticó que una promesa hecha por la misma Presidenta Bachelet en octubre del año pasado sobre acelerar los plazos y las fases de este proceso sea ahora desconocida por el oficialismo: “Nos parece una falta de respeto a la credibilidad y a la democracia el que los gobernantes no estén cumpliendo con los compromisos adquiridos programáticamente frente a la ciudadanía”.

Manuel Lobos considera que con este anuncio de postergación de la Nueva Constitución “hay sectores conservadores de la Nueva Mayoría que están felices”, no obstante que la mayor parte de quienes integran el pacto de gobierno han manifestado, de una u otra manera, su apoyo a la asamblea constituyente, pero “para resolver sus disputas de poder internas, son capaces de dejar espacio para que se impongan estas miradas conservadoras”.

“Nos parece que el ejercicio en que están los partidos políticos de no escuchar a la ciudadanía y tratando de imponer sus propias agendas, simplemente sirve para seguir quitándole valor a la democracia, quitándole valor a la participación y, obviamente, movimientos e iniciativas ciudadanas como la nuestra vamos a estar dentro para que eso no ocurra porque nuestras demandas no están al arbitrio de intereses de los grupos conservadores”.

Priorizar la voz de la gente 

Álvaro Ramis, doctor en Ética y Democracia y representante de la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales Acción, sostuvo que este aplazamiento de las definiciones de una nueva Constitución sólo viene a demostrar que hay integrantes del oficialismo que nunca han querido una nueva Ley Fundamental para el país.

En este sentido, el ex presidente de la FEUC enfatiza en que el Ejecutivo debe hacer públicos los textos emanados de los cabildos y encuentros locales (ELA), y sobre ellos construir la nueva Ley Fundamental y que se hagan vinculantes los planteamientos hechos por la ciudadanía: “La Presidenta debe tomar en serio el proceso que el mismo Gobierno llevó adelante y que hoy pareciera olvidado”.

“Más que elaborar un proyecto constitucional que salga de la mano de la Presidenta Bachelet, que va a tener poca viabilidad legislativa y poca capacidad de llegar a acuerdos, lo que debería hacer el gobierno es priorizar la voz de la gente que se expresó en los encuentros locales, en los cabildos provinciales y regionales, y esos textos, hasta ahora, duermen el sueño  de los justos. No se ha valorado lo que la gente puso de su parte para participar de esas instancias (…) ese contenido es de donde debería salir una nueva Constitución”.

Salvador Millaleo, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile e integrante del Consejo Ciudadano de Observadores señaló que esta decisión de postergar la nueva Constitución, “no es una sorpresa” ya que, a su juicio, habían señales de que “el Gobierno no prestaba mucha atención al proceso, por tanto se podía temer o esperar algo así”.

“Desde mi punto de vista es una cosa que yo lamento, porque creo que el proceso constituyente había mostrado en la fase participativa, ser un muy buen antídoto contra el desafecto de la gente a la política, entonces creo que postergarlo más bien perjudica el reencantar a la gente con la política”.

Millaleo señaló que los partidos e integrantes de la Nueva Mayoría que mostrado desde un principio el anhelo de que el proceso constituyente desemboque en la generación de una nueva Constitución, “deberían seguir insistiendo en que no se abandone este proceso”.

El jurista hizo énfasis en que la sistematización cualitativa y redacción de los temas tratados en los cabildos ciudadanos deberían ser entregados luego por la Universidad Diego Portales (UDP), que es la institución contratada por el Gobierno para realizar esta labor, no obstante se ha retrasado esta entrega: “En el Consejo estamos bastante extrañados por este retraso”, reconoció Millaleo.

Sin embargo, al mismo tiempo desde la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile han realizado un trabajo de sistematización con el objetivo de chequear los resultados que entregará la UDP, el cual, hasta ahora, ha arrojado algunas luces sobre los temas más relevantes que fueron abordados en los cabildos.

“Hemos estado viendo el tema de los derechos, y en particular uno ve cosas que eran esperables, pero que se desenvuelven en todo su desarrollo, que es la necesidad de derechos sociales, que estos derechos sean asegurados por el Estado, a pesar que no hay mucha claridad sobre cómo se deberían asegurar, por ejemplo qué sistema específico puede haber para asegurar las pensiones o la salud (…) La idea es avanzar hacia un Estado que sea más garantista”.

Finalmente, el presidente del Consejo Ciudadano de Observadores, abogado y profesor de la Universidad Católica de Chile Patricio Zapata señaló que el proceso de conclusión y sistematización de los  cabildos y encuentros locales está próximo a cerrarse, y que eso no está siendo postergado bajo ninguna circunstancia.

Lo que se está planteando postergar es el envío de un proyecto para cambiar el mecanismo de reforma de la Constitución, incluido en el capítulo XV de la actual Carta Magna, el cual se pensaba que podía realizarse a fines de noviembre, pero que “puede que se postergue para cuando hayan mejores condiciones o más recursos políticos para hacerlo”, aseguró Zapata.

“La Presidenta va a recibir en algunas semanas más, un informe con los resultados de las conversaciones ciudadanas. Eso se va a difundir ampliamente, espero que haya un debate, una discusión, se le envíe de nuevo a todos los que armaron ELA. La Presidenta dijo que esa sería la base para un proyecto de nueva Constitución que ella iba a encargar. Eso no requiere presentación al Parlamento”, concluyó.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: