Open top menu
Che Guevara 50 años después – revolucionario socialista y luchador

Che Guevara 50 años después – revolucionario socialista y luchador

Tony Saunois, Secretariado del CWI-CIT.

The Socialist, 4 de octubre de 2017

Periódico de Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

Cincuenta años después de su muerte, la imagen del Che Guevara es familiar para la mayoría de la gente. Una declaración de moda para algunos, para muchos otros es una declaración política. Se identifican con el legado que dejó el Che Guevara como símbolo de lucha, desafío, internacionalismo y un mundo socialista mejor.
Como escribió Tony Saunois, secretario del Comité para una Internacional de Trabajadores (CWI) en 2007, Che Guevara es considerado justificadamente como un combatiente revolucionario de principios.

“Dispara, cobarde, solo vas a matar a un hombre”. Estos, según algunos relatos, fueron las últimas palabras de desafío pronunciadas por el Che Guevara antes de su ejecución el 9 de octubre de 1967 en Bolivia. Tenía 39 años.

Si Felix Rodríguez, asesor de la CIA en el ejército boliviano que llevó a cabo su ejecución, pensó que al matar al Che también enterraría su atractivo e inspiración, no podía haber estado más equivocado.

El aniversario de su ejecución es apto para saludar su lucha contra la opresión, y también para sacar lecciones de sus experiencias, rasgos positivos y errores. Estos son importantes para las batallas de la clase trabajadora en América Latina e internacionalmente.

Como un estudiante de medicina argentino Che Guevara sin duda podría haber asegurado una vida cómoda. Sin embargo, como el mejor de la clase media radical de izquierda, le dio la espalda a tales comodidades y comprometió su vida a luchar contra el capitalismo .

Fue atraído a la lucha política, principalmente como consecuencia de la pobreza y las luchas que presenció durante sus dos famosas odiseas en 1952 y 1953-4, representadas en el libro y la película, The Motorcycle Diaries.

Además de sus encuentros con los socialistas en el Perú, los mineros de cobre comunistas en Chile, la magnífica revolución boliviana y muchos otros, se vio profundamente afectado por su visita a Guatemala. Aquí fue testigo de las luchas bajo el gobierno populista radical de izquierdas de Jacobo Arbenz.

Al intentar introducir algunas reformas relativamente limitadas sin romper con el capitalismo, Arbenz quedó atrapado, dando tiempo a la contra-revolución para trazar y organizar, lo que hizo. Arbenz no actuó y puso su fe en la “lealtad constitucional democrática” de las fuerzas armadas y se negó a armar a las masas.

Este gobierno fue finalmente derrocado por un golpe respaldado por la CIA.

Sobre la base de sus experiencias en Guatemala y las discusiones sobre Cuba , el Che fue repelido por los partidos comunistas, cuyo enfoque le pareció demasiado “conservador” y “ortodoxo”.

De hecho, no tenían el objetivo de luchar por el socialismo sino de fortalecer primero la “democracia parlamentaria”, desarrollar una industria y una economía nacionales y pasar por una etapa de desarrollo capitalista antes de que fuera posible moverse hacia la toma de poder de la clase obrera.

Como resultado, en muchos países, el movimiento obrero quedó efectivamente paralizado y desarmado. El Che rechazó este enfoque, aunque no había desarrollado una alternativa redondeada. Fue atraído hacia la lucha que se desarrollaba contra el régimen de Batista en Cuba y se unió al “Movimiento del 26 de Julio” en México .

El Movimiento 26 de Julio (llamado así por el ataque fracasado al cuartel de Moncada en 1953 dirigido por Fidel Castro ) era en esa época una organización muy amplia. Incluía un ala democrática liberal, pero el Che surgió como un destacado representante de los elementos más radicales del movimiento.

Fue el 2 de diciembre de 1956 cuando un pequeño grupo mal organizado de 82 guerrilleros, entre ellos Che Guevara y Castro, desembarcó en Cuba y comenzó lo que se convirtió en una guerra de guerrillas de dos años. Culminando en la caída de la odiada dictadura de Batista, que condujo a la revolución cubana .

El papel heroico del Che se hizo aún más por su lucha de por vida con el asma. Superó todos los obstáculos, las dificultades y el dolor necesario para soportar la lucha de la guerra de guerrilla  que se veía agravada por su condición. La determinación revolucionaria no le impedía que su salud le impidiera desempeñar un papel decisivo en la lucha.

Bajando y fluyendo, la guerra progresó y los guerrilleros ganaron creciente simpatía por parte de los campesinos. En las ciudades la ira y el odio contra el régimen de Batista también se acercaron a punto de ebullición. A medida que el régimen se derrumbó, los rebeldes entraron en las ciudades el día de Año Nuevo de 1959, y fueron recibidos por la erupción de una huelga general masiva .

Pero el proceso que se desarrolló significó que la clase obrera en las ciudades desempeñó un papel auxiliar en la guerra de guerrillas. La ausencia de un movimiento consciente y organizado de la clase obrera en la dirección de la revolución tuvo consecuencias.

En las primeras etapas de la revolución, cuando Castro y el Che Guevara entraron en La Habana, aún no estaba claro hasta dónde iban los acontecimientos. Mientras que el Che era un socialista comprometido, en esta etapa Castro se limitaba a un capitalismo más “liberal” y “humano”.

Cuba

El capitalismo derrocado

A partir de 1959, la revolución en Cuba fue llevada adelante, después de una serie de golpes de toma y  daca con los EE.UU. , hasta que tres años más tarde, el capitalismo y el terrateniente fueron finalmente derrocados.

Este proceso fue posible en ese momento debido a una combinación de factores, especialmente la presión masiva de los trabajadores y campesinos. El imperialismo estadounidense se negó a intentar abrazar e influir en el régimen y en su lugar impuso un boicot que ha durado hasta hoy.

Otro factor crucial fue la existencia, en ese momento, de economías centralizadas planificadas en la antigua Unión Soviética y Europa Oriental. Aunque éstos estuvieran regidos por dictaduras brutales y burocráticas, parecían ofrecer una alternativa al capitalismo.

Estos factores significaron que una economía nacionalmente planificada fue introducida eventual. Un avance tan tremendamente positivo tuvo un efecto electrizante en todo el mundo. El Che Guevara jugó un papel crucial en este proceso.

Desde el principio estaba presionando para que la revolución tomara un camino más “socialista” y enfatizara la necesidad de que se extendiera a nivel internacional. Desempeñó un papel importante en la redacción de lo que se conoce como la Segunda Declaración de La Habana, que hace aún hoy una lectura inspiradora.

Entre otras cosas, responde a la pregunta de por qué los Estados Unidos respondieron con tanta ferocidad a la revolución en una isla relativamente pequeña: “[ Estados Unidos y clases gobernantes] temen que los trabajadores, campesinos, estudiantes, intelectuales y sectores progresistas de los estratos medios , por medios revolucionarios, toman el poder … temen que los saqueados pueblos del continente tomen las armas de sus opresores y, como Cuba, se declaren libres de América “.

El Che aspiró sin duda a la idea de la revolución socialista internacional, pero su mayor debilidad y la mayor tragedia fue su falta de comprensión de cómo lograrlo. Había sido atraído hacia la lucha guerrillera como un medio para ganar la revolución socialista. En esa etapa todavía no había entendido el papel crucial que la clase obrera debe desempeñar en la transformación de la sociedad.

Incluso en los países donde la clase obrera de las ciudades constituía una minoría de la población, su papel colectivo y la conciencia, que surge de sus condiciones sociales en las fábricas y en los lugares de trabajo, significa que es la clase decisiva para encabezar y dirigir la revolución socialista. Esta fue la experiencia de la revolución rusa en 1917.

En la práctica, las clases capitalistas de los países neocoloniales están ligadas tanto al terrateniente como al imperialismo. Sobre esta base han demostrado que son incapaces de desarrollar la economía o la industria, de construir una democracia estable o de resolver la cuestión nacional. Estas tareas fueron resueltas por la revolución democrática burguesa en los países capitalistas avanzados, como Gran Bretaña o Francia.

Sin embargo, en la época moderna, en el mundo neocolonial, estas tareas no pueden ser resueltas por las clases capitalistas débiles. Su cumplimiento está vinculado, como Trotsky señaló en su teoría de la revolución permanente, a la transformación socialista de la sociedad a escala internacional.

Debido a la putrefacción del régimen de Batista y al vacío político en Cuba, parecía que la lucha guerrillera ofrecía el camino a seguir. En realidad, incluso allí se había reunido con la erupción de una huelga general después de que la guerra se ganara efectivamente cuando las guerrillas se trasladaron a Santa Clara, La Habana y otras ciudades.

Basado en su experiencia en Cuba, Che intentó equivocadamente replicar esto, primero en África y luego en América Latina . Las condiciones eran totalmente diferentes y la clase obrera estaba en una posición mucho más fuerte con tradiciones y experiencias más revolucionarias. La falta de una comprensión consciente y redondeada del papel de la clase obrera en la revolución socialista fue sin duda la mayor debilidad política del Che Guevara.

Conquistas

Incluso hoy, asolado tanto por la pérdida de subsidios económicos, como consecuencia del colapso de la antigua Unión Soviética, como por los efectos del boicot impuesto por Estados Unidos, los logros de la revolución cubana se encuentran en forma de uno de los mejores sistemas de salud en el mundo, gratuito para todos. En unos años se abolió el analfabetismo. Un maestro por cada 57 habitantes hace que la relación maestro-alumno sea una de las mejores del mundo. Lo mismo puede decirse de los médicos.

Ninguna de estas ganancias hubiera sido posible sin la economía planeada de Cuba y la revolución. El Comité para una Internacional de los Trabajadores apoya todas las conquistas de la revolución cubana pero, al mismo tiempo, reconoce que la forma inicial de la revolución tuvo consecuencias para la naturaleza del régimen que se estableció.

El gobierno liderado por Castro y el Che después de la revolución disfrutó de un apoyo abrumador. Sin embargo, la ausencia de la clase obrera organizada que conduce conscientemente el proceso revolucionario significó que no se estableció una democracia obrera y campesina genuina.

Aunque existían elementos de control obrero en las fábricas, no existía un sistema genuino de control y gestión de los trabajadores democráticos. En consecuencia, se desarrolló un régimen burocrático de arriba hacia abajo.

El Che estaba instintivamente en contra de cualquier privilegio que tomara cualquier funcionario o representante gubernamental. En Cuba era muy duro con los de su departamento que intentaban tomar incluso el mínimo beneficio.

Viajando a la Unión Soviética y Europa del Este, fue repelido por el espléndido estilo de vida de los burócratas y la actitud despreciativa que adoptaron hacia la clase obrera. Los rasgos burocráticos presentes en Cuba le frustraban cada vez más.

Buscando una alternativa

A pesar de reaccionar contra la horrenda y monstruosa dictadura burocrática en Rusia y Europa del Este, que en una ocasión calificó de “mierda de caballos”, no desarrolló una alternativa claramente formulada ni la combatió. Pero sin duda estaba buscando una alternativa semejante. Posteriormente fue denunciado como trotskista por la burocracia soviética.

Según algunos informes Che llevaba la Revolución Traicionada por Trotsky en su mochila en Bolivia. De hecho, antes había sido presentado a algunos de los escritos de Trotsky. En Perú el ex oficial de la fuerza aérea, Ricardo Napurí, que se había negado a bombardear un levantamiento de izquierda en 1948, le dio al Che Guevara una copia de la revolución permanente cuando lo conoció en La Habana en 1959.

Una disposición para discutir y explorar diferentes ideas y opiniones era una característica del carácter del Che. Desafortunadamente, a pesar de leer algunos de los escritos de Trotsky en el momento de su muerte prematura, Che no había sacado todas las conclusiones necesarias para desarrollar una alternativa coherente y clara.

Hacerlo requería un gran salto en la comprensión. Su aislamiento, sin el contacto, la discusión y el intercambio de ideas que son parte integrante de la pertenencia a un partido, junto con la ausencia de una experiencia revolucionaria internacional más amplia para sacar provecho, hizo que tal salto fuera extremadamente difícil.

Si el Che hubiera vivido y experimentado más luchas internacionales de la clase obrera, y un debate posterior, probablemente habría sacado las conclusiones correctas.

Las deficiencias en la comprensión del Che tuvieron consecuencias trágicas para su propia vida y para el modelo defectuoso de la lucha guerrillera. Sin embargo, sus características positivas y su legado duradero como símbolo de lucha intransigente, sacrificada e incorruptible, sirven como fuente de inspiración hoy. Si las lecciones de sus errores también pueden ser aprendidas, entonces se logrará su decidida lucha por una revolución socialista internacional.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: