Inicio Internacional Taiwán se enfrenta a unas elecciones presidenciales y legislativas fundamentales

Taiwán se enfrenta a unas elecciones presidenciales y legislativas fundamentales

92
0

8 de enero de 2024 Yuva Balan

Imagen: El vicepresidente Lai Ching-te, actualmente liderando la campaña electoral en Taiwán (Foto: creative commons)

Taiwán se enfrenta a unas elecciones presidenciales y legislativas fundamentales que pueden dar forma al futuro de sus relaciones con China y que también conllevan implicaciones para las tensiones geopolíticas más amplias entre Estados Unidos y China en la región del Indo-Pacífico. Según los últimos datos de las encuestas, ninguno de los tres candidatos presidenciales cuenta con un apoyo generalizado, lo que hace que el resultado electoral del 13 de enero sea incierto. El Partido Democrático Progresista (PPD), liderado por el vicepresidente Lai Ching-te, lidera actualmente las encuestas, con un apoyo de los votantes del 35%. Le sigue de cerca el opositor Kuomintang (KMT), con su candidato Hou Yu-ih, exjefe de la Policía Nacional de Taiwán y actual alcalde de la ciudad de Nuevo Taipei, que obtuvo el 29%. El tercer contendiente es Ko Wen-je, ex alcalde de Taipei y fundador del Partido Popular de Taiwán (TPP), con aproximadamente el 23% de los votos. A pesar de las conversaciones iniciales entre el KMT y el TPP para presentar un candidato unificado contra el gobernante DPP, ambos partidos de oposición han decidido competir por separado.

Si bien el foco principal de los medios internacionales gira en torno a la postura de cada candidato sobre China, las propuestas políticas de los tres contendientes muestran diferencias mínimas. Todos los candidatos se abstienen de respaldar los esfuerzos de reunificación de Beijing, pero también evitan defender la independencia de Taiwán, reconociendo el delicado equilibrio necesario para mantener la estabilidad regional en medio de las tensiones entre Estados Unidos y China. En particular, los tres candidatos abogan por un aumento del presupuesto militar de Taiwán para reforzar la defensa contra una posible agresión china. Ko Wen-je, del TPP, incluso dejó constancia de que el presupuesto de defensa de Taiwán debería aumentarse al 3% del PIB, cifra superior al 2,5% solicitado por el actual gobierno del PPD en su propuesta de presupuesto para 2024.

Ocho años de gobernanza del PPD

El Partido Democrático Progresista (PPD) aprovechó estratégicamente el creciente deseo de independencia política de China y la creciente demanda de reformas democráticas dentro de las masas taiwanesas para posicionarse y lograr el dominio político hasta el momento. Aprovechando el impulso de varios movimientos democráticos de base, el PPD aseguró y retuvo el poder durante dos mandatos consecutivos, y finalmente derrotó al Kuomintang (KMT). Sin embargo, a pesar de estos primeros éxitos, la popularidad del PPD ha disminuido en los últimos ocho años, marcados por una caída significativa de la economía de Taiwán y un aumento de los riesgos de seguridad.

La decisión de la presidenta Tsai de dimitir de su puesto de liderazgo dentro del partido se produjo tras los decepcionantes resultados del PPD en las elecciones locales de 2022, en las que el opositor KMT obtuvo 14 escaños de alcalde o magistrados, mientras que el PPD logró sólo cinco.

La presidenta Tsai enfrentó considerables críticas por la gestión gubernamental de la pandemia de COVID-19, caracterizada por una adhesión prolongada a políticas restrictivas e intentos fallidos de producir vacunas nacionales sin la experiencia y la infraestructura necesarias. Desde entonces, la vacuna producida por Medigen Bionics ha sido descontinuada y la compañía enfrenta acusaciones de uso de información privilegiada y fraude en los estados financieros.

A pesar de hacer campaña con promesas de políticas económicas progresistas, el PPD, bajo la presidencia de Tsai, no logró desviarse significativamente de la trayectoria económica establecida por la anterior administración del KMT. El estancamiento de los salarios, la creciente desigualdad, la erosión de las industrias nacionales y de alta tecnología y la disminución de las exportaciones han contribuido a los desafíos económicos de Taiwán. La nación registró a principios de este año su peor contracción económica desde 2009, y entró en 2023 con una recesión debido a un crecimiento económico mediocre.

La incapacidad del gobierno gobernante para mejorar los niveles de vida y abordar los problemas económicos ha proporcionado al opositor KMT y al Partido Popular de Taiwán (TPP) municiones para desafiar al PPD en las elecciones locales y presidenciales próximas. Encuestas recientes indican una disminución en el apoyo electoral al PPD en comparación con sus elecciones anteriores, lo que pone en riesgo su mandato.

La influencia de los acontecimientos de Hong Kong en la política taiwanesa

De hecho, la administración de Tsai y el Partido Democrático Progresista (PPD) enfrentaron tiempos difíciles en las encuestas previas a las anteriores elecciones presidenciales celebradas en 2019. Sin embargo, su eventual éxito en las elecciones se atribuyó en gran medida a los acontecimientos que se desarrollaron en Hong Kong durante la mismo año. Este período fue testigo de la mayor serie de manifestaciones en la historia de Hong Kong, que fueron brutalmente reprimidas por China y el gobierno títere local. La respuesta de China incluyó el despliegue de un número significativo de tropas del Ejército Popular de Liberación (EPL) en Hong Kong.

El punto de inflexión se produjo en mayo de 2020, cuando el órgano legislativo chino, el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo (NPCSC), se encargó unilateralmente de redactar una ley de seguridad nacional para Hong Kong, evitando la necesidad de aprobación de los legisladores locales. Esta medida fue ampliamente interpretada como que China estaba desmantelando efectivamente el principio de “un país, dos sistemas”, originalmente diseñado para garantizar una autonomía limitada para Hong Kong bajo la Declaración Conjunta Chino-Británica de 1984.

La brutal represión de los manifestantes de Hong Kong, tildados de “alborotadores separatistas”, y las acciones posteriores del aparato estatal chino, encendieron las alarmas entre la población taiwanesa. El sentimiento de cautela se hizo eco de los temores expresados por el Movimiento Girasol proindependentista de Taiwán y el Movimiento de los Paraguas de Hong Kong en 2014. Los acontecimientos de 2019 sirvieron para validar estas preocupaciones, lo que llevó a la elección por defecto de Tsai y el PPD, percibidos como defensores de la independencia de Taiwán. de China.

De cara al futuro, las próximas elecciones presidenciales de 2024 probablemente se enmarcarán, en parte, como un referéndum sobre la relación Taiwán-China. La postura independentista del PPD todavía tiene una ventaja sobre el Kuomintang (KMT), al que históricamente se le ha calificado de tener una relación amistosa con China. Además, se espera que la tercera candidatura del Partido Popular de Taiwán (TPP) influya en el panorama electoral al dividir el voto de la oposición, lo que podría inclinar ligeramente la balanza a favor del PPD.

Precaución en medio de la dinámica global

Al mismo tiempo, la población taiwanesa actúa con cautela, consciente de los peligros potenciales asociados con el aumento de las tensiones entre Taiwán y China, particularmente mientras Taiwán navega por sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Visitas recientes de alto perfil, como la de Nancy Pelosi el año pasado (la primera de un alto funcionario estadounidense en 25 años), recibieron una fuerte condena de China. El ejercicio militar con fuego real de una semana de duración que lo acompañó en el estrecho de Taiwán interrumpió la aviación civil y el transporte marítimo comercial en la región. De manera similar, la reunión de la presidenta Tsai con el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en 2023, provocó agresiones y advertencias similares por parte de China.

Al enfrentarse a una creciente hostilidad por parte de Estados Unidos en los últimos años, Beijing ha intensificado notablemente sus actividades militares e incursiones en las fronteras territoriales tradicionalmente reconocidas que rodean a Taiwán. En 2017, la entrada registrada de buques de guerra en las fronteras de Taiwán fue de apenas dos; sin embargo, en 2020, esta cifra había aumentado drásticamente a casi 4.000. Esta sólida demostración de destreza militar no sólo infunde ansiedad y aprensión ante una posible invasión china de la isla, sino que también agota los recursos vitales de Taiwán.

Las crecientes maniobras militares de Beijing han cobrado un precio tangible en los gastos de defensa de Taiwán. Solo en el año 2020, Taiwán gastó casi 900 millones de dólares para responder a las incursiones chinas, lo que refleja la importante carga financiera impuesta a la isla debido a la presión sostenida sobre sus fronteras.

Citando estas estadísticas, los partidos de oposición buscan persuadir a la población de que el liderazgo del Partido Democrático Progresista (PPD) está dirigiendo a las masas taiwanesas hacia el caos económico y la amenaza de guerra.

Interdependencia económica y la “guerra de los microchips”

Añadiendo otra capa de complejidad está la alta dependencia de la economía taiwanesa de China y viceversa. Históricamente, las empresas de Taiwán han crecido subcontratando a China procesos intensivos en mano de obra en la industria de fabricación de chips. Por ejemplo, la provincia de Fujian, situada justo enfrente de Taiwán, ha prosperado gracias a la inversión de capital y al comercio taiwaneses, lo que representa una parte importante de las exportaciones de tecnología de la información y las comunicaciones de Taiwán. La interdependencia económica es evidente en el superávit comercial de Taiwán con China, que se ha mantenido durante 19 años. Los circuitos integrados o chips representan el 62% de las exportaciones totales de la isla a China.
Sin embargo, Estados Unidos ha declarado oficialmente una “guerra de microchips” y está buscando activamente estrategias para obstruir el suministro de chips cruciales a China. Esto incluye la reubicación de algunas instalaciones de producción de chips fuera de Taiwán, distanciándolas estratégicamente de China. En diciembre de 2022, por ejemplo, el gigante taiwanés de fabricación de chips TSMC anunció que triplicará su inversión hasta los 40.000 millones de dólares en Arizona para construir dos plantas de fabricación de chips de aquí a 2026. Asimismo, el gigante de los chips también aprobó 3.800 millones de dólares para una planta de producción. recientemente en Alemania, con respaldo parcial de subsidios locales, de la UE y holandeses.

A raíz de la “guerra de los microchips”, tanto Estados Unidos como China están canalizando cientos de miles de millones hacia la producción e investigación de microchips, fomentando el crecimiento de empresas nacionales, como Intel en Estados Unidos y SMIC en China. La consecuencia inevitable es que Taiwán corre el riesgo de perder su destacada participación de mercado en la producción mundial de microchips y esto tendrá un impacto significativo en su economía local.

Oposición

En los últimos años, el Kuomintang (KMT) ha buscado activamente redefinir su imagen, distanciándose de los estrechos vínculos percibidos con China y ampliando su atractivo más allá de la base tradicional del partido de inmigrantes del continente y sus descendientes. En particular, el actual candidato presidencial, Hou Yu-ih, emprendió una misión diplomática a los Estados Unidos, buscando aclaraciones de los comités de defensa estadounidenses sobre su compromiso de defender a Taiwán contra la agresión china. Con un enfoque matizado, Hou Yu-ih ha articulado la importancia de mantener diálogos y negociaciones abiertos con China para garantizar la paz regional.

En el contexto de la escalada de tensiones militares con China, que contribuye directamente a la creciente presión presupuestaria militar sobre Taiwán, la defensa de Hou Yu-ih y el KMT por restablecer relaciones diplomáticas con China ha llevado a un aumento de su popularidad en las encuestas recientes. Sin embargo, esta tendencia se ve contrarrestada por el persistente escepticismo público sobre los vínculos históricos del KMT con China, lo que plantea un obstáculo potencial para la búsqueda de la plena soberanía por parte de Taiwán.

Tanto el KMT como el Partido Popular de Taiwán (TPP) niegan con vehemencia cualquier afiliación con China y prometen un compromiso inquebrantable para salvaguardar la soberanía de Taiwán. Sin embargo, el líder del TPP, Ko Wen-je, ha eludido estratégicamente los comentarios extensos sobre cuestiones relacionadas con China, canalizando el enfoque de su campaña hacia preocupaciones económicas críticas como la inflación, el aumento vertiginoso de los precios inmobiliarios, incluidos los alquileres, y el estancamiento de los salarios en Taiwán. Este énfasis ha resonado en el grupo demográfico más joven, que se enfrenta a los desafíos de mantener un medio de vida digno en medio de salarios bajos y un costo de vida en aumento.

Sin embargo, ninguno de los candidatos presidenciales ha logrado articular una hoja de ruta definitiva que aborde los apremiantes desafíos económicos y de seguridad de Taiwán. Cada candidato afirma su capacidad para mantener el status quo existente en la relación de Taiwán con China, evitando cualquier escalada hacia un conflicto armado y, al mismo tiempo, se comprometen a fortalecer la economía de la isla. Sin embargo, estas garantías siguen careciendo de programas concretos o líneas generales de políticas, lo que deja al electorado sin una opción clara en esta elección.

El camino a seguir para las masas taiwanesas

Desafortunadamente, ninguno de los principales establishments políticos de Taiwán puede ofrecer un compromiso firme para preservar el status quo existente o encaminarse decisivamente hacia la independencia. Del mismo modo, carecen de la capacidad para resolver los desafíos económicos de Taiwán o elevar los niveles de vida de la fuerza laboral común. Con el tiempo, los principales partidos políticos de Taiwán inevitablemente cederán a la influencia de una de las dos fuerzas imperialistas en competencia que compiten por el dominio en las regiones circundantes.

El camino a seguir para las masas taiwanesas radica en organizar a la clase trabajadora en una entidad política sólida capaz de formular y defender un programa coherente de liberación de las garras del estado capitalista chino. Al mismo tiempo, Taiwán requiere un liderazgo capaz de resistir los esfuerzos de los imperialistas estadounidenses que buscan explotar la isla como un peón en sus ambiciones geopolíticas más amplias.

Un partido de masas arraigado en la clase trabajadora con demandas y programas económicos progresistas puede ofrecer un liderazgo alineado con las aspiraciones de las masas, independientemente de la influencia de los patrones capitalistas o de las fuerzas internacionales. Sin embargo, lograr este objetivo requiere un plan bien definido para la transición hacia un sistema económico socialista. Tal cambio no sólo desafía el predominio predominante de los capitalistas a favor de las masas más amplias, sino que también proporciona un camino viable para alejarse de la amenaza inminente de guerra en la región.

Abogamos por la preservación de todos los derechos democráticos, incluida la libertad de expresión, de prensa, el derecho de reunión y condiciones laborales dignas. Nuestro compromiso se extiende a defender los derechos sindicales independientes y fomentar una presencia sindical sólida en todos los lugares de trabajo, alentando a los trabajadores a establecer comités políticos dentro de sus esferas. Instamos inequívocamente a que se ponga fin de inmediato a cualquier medida que castigue a los trabajadores, como cambios perjudiciales en los salarios y las condiciones, para financiar un mayor gasto militar.

El Movimiento Girasol, orquestado por la juventud de Taiwán, se erige como una fuente potencial de inspiración para futuros levantamientos entre las masas. Sin embargo, al igual que el Movimiento de los Paraguas de Hong Kong, el Movimiento del Girasol encontró una limitación: la ausencia de un liderazgo claro con un programa político sólido y un enfoque en la organización de la clase trabajadora. Si hubiera habido una organización revolucionaria formidable en Taiwán durante ese período, el impulso del movimiento de masas podría haberse canalizado hacia un camino organizado de lucha liderado por la clase trabajadora, aprovechando las acciones huelguísticas y culminando en el establecimiento de un potente partido de los trabajadores.

Nuestra postura inquebrantable enfatiza la importancia de construir una lucha unida, llegando a las masas que enfrentan desafíos en Hong Kong y China continental, instando a la acción colectiva. Creemos firmemente que el futuro de Taiwán debe ser determinado por su población, apoyando el derecho a la autodeterminación de Taiwán. Esto implica empoderar a los trabajadores, los jóvenes y los menos privilegiados de Taiwán para que decidan su gobierno y forjen su futuro.

Para lograr tal poder transformador, abogamos por un programa de partido masivo que resuene en la clase trabajadora, junto con una estrategia de extensión que atraiga a los trabajadores de toda la región. La clave está en construir un movimiento que una a comunidades diversas y fomente una visión colectiva para una sociedad más justa y equitativa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.