Inicio Historia y Teoria Revisión del libro | El movimiento de mujeres comunistas, 1920-1922

Revisión del libro | El movimiento de mujeres comunistas, 1920-1922

87
0

20 de marzo de 2024 Christine Thomas, de Socialism Today, número 275, marzo de 2024 (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT Inglaterra y Gales)

Imagen: Portada de El Movimiento de Mujeres Comunistas 1920-1922: Actas, Resoluciones e Informes

El Movimiento de Mujeres Comunistas inspiró a decenas de miles de mujeres después de la revolución rusa. CHRISTINE THOMAS analiza el último volumen de una serie en curso sobre la Internacional Comunista que reúne material inédito sobre este movimiento internacional de mujeres relativamente desconocido en el período 1920-22.

“En la tarde del 30 de julio de 1920… un coro de voces de mujeres cantando La Internacional llena las calles de Moscú. Mujeres proletarias, en una procesión ordenada y eufórica, celebran la inauguración de la Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas en el Teatro Bolshoi. A eso de las 8 de la tarde, la sala se llena de arriba a abajo… El escenario está ocupado por delegadas de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, México, Austria, Dinamarca, Suecia, Hungría, Finlandia, Noruega, Letonia, Bulgaria, India, Georgia, el Cáucaso y Turquestán, así como representantes de diversas organizaciones e instituciones dando la bienvenida a la Primera Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas”.

Hoy nos resulta difícil apreciar la profunda importancia internacional de la revolución rusa en el período posrevolucionario inmediato, pero este informe da una idea del efecto inspirador que tuvo en las mujeres socialistas. Quienes en los países capitalistas luchaban por poner fin a su doble opresión como trabajadores y como mujeres tenían ahora un ejemplo vivo de lo que se podía lograr con el derrocamiento del capitalismo.

Inessa Armand, una de las organizadoras de la primera conferencia y jefa del departamento de mujeres rusas (Zhenotdel), pudo informar que, como resultado de la revolución, las mujeres ahora tenían plenos derechos políticos y civiles, iguales a los hombres. “La socialización de la producción y la expropiación de los capitalistas y terratenientes conducen a la destrucción completa de toda forma de explotación y de toda desigualdad económica”. “En la Rusia soviética, la mujer trabajadora en una fábrica o planta ya no es considerada poco más que una esclava a sueldo, sino que es una líder de pleno derecho, al mismo nivel que el trabajador”.

“La situación en relación con la familia y el matrimonio es bastante similar. El poder soviético ya ha establecido la igualdad de derechos para marido y mujer. El poder del marido y del padre ya no existe. Las formalidades del matrimonio y del divorcio se han reducido al mínimo, reducidas a simples declaraciones escritas”. La protección de las madres embarazadas y lactantes, las guarderías y jardines de infancia públicos, los comedores y cocinas sociales, los talleres de reparación y las lavanderías comunitarias estaban transformando la vida de las mujeres trabajadoras.

Movilizando a las mujeres

En el primer Congreso de la Internacional Comunista, celebrado en 1919, una resolución redactada por la revolucionaria rusa Alexandra Kollontai afirmó que “la abolición total del sistema capitalista sólo puede lograrse plenamente mediante la lucha común y unida de los hombres y mujeres de la clase trabajadora”. ”, y que cada miembro del Partido Comunista debería urgentemente “trabajar con fuerza y energía para ganar mujeres proletarias para sus filas”. Las Directrices para el Movimiento de Mujeres Comunistas señalaban: “Es imposible que el proletariado triunfe mediante acciones revolucionarias de masas y en la guerra civil sin la participación decisiva de las mujeres del pueblo trabajador… Ellas constituyen la mitad; entre los pueblos más avanzados, incluso más de la mitad. – de los trabajadores”. “Sin la participación activa y consciente de las masas más amplias de mujeres de mentalidad comunista, es imposible una transformación tan profunda y masiva de la sociedad, su base económica y todas sus instituciones”.

La primera tarea del Movimiento de Mujeres Comunistas (CWM) fue movilizar a las mujeres dentro de las repúblicas soviéticas para defender la revolución (que en el momento de la primera conferencia todavía estaba amenazada por fuerzas contrarrevolucionarias internas y externas) y para que las mujeres estuvieran plenamente involucrados en la construcción de la nueva sociedad. La segunda tarea paralela fue ganar a las mujeres de la clase trabajadora del mundo capitalista para el movimiento comunista y la lucha por derrocar al capitalismo. Esto fue esencial no sólo para su propia liberación sino para la consolidación de la revolución en la propia Rusia, un país económicamente subdesarrollado principalmente campesino, devastado por la guerra y la guerra civil, que necesitaba la colaboración económica y la solidaridad de la clase trabajadora en el mundo global más avanzado. economías.

Pero, ¿cómo iba a despertar el Movimiento de Mujeres Comunistas el “espíritu revolucionario” de las mujeres, su energía, actividad, iniciativa y autosuficiencia? Sólo reconociendo que, si bien las mujeres de clase trabajadora comparten muchas de las mismas preocupaciones económicas que los hombres de clase trabajadora, también enfrentan problemas específicos relacionados con su género. Como señaló la camarada Gerten (Sturm) en su informe a la primera conferencia del CWM, ellas no eran sólo una “esclava trabajadora”, sino también una “esclava doméstica”, y llevaban la carga de la maternidad. Si una mujer trabajaba doce horas, viajaba una hora más para llegar a casa y luego tenía que hacer su “trabajo de limpieza”, “la mujer no tiene tiempo libre para leer los periódicos, ir a reuniones y expresar sus ideas”.

Nadezhda Krupskaia, de Rusia, comentó sobre la forma en que se socializa a las mujeres en las sociedades capitalistas y feudales para que asuman un papel más “pasivo”, sin confianza en sus propias capacidades. “He tenido ocasión de observar muchas veces con qué timidez se muestra al principio una mujer trabajadora en una reunión, sin atreverse a decir una palabra”. Pero, añadió, “poco a poco se va interesando en todo el asunto y después se convierte en una trabajadora valiosa en el movimiento obrero en su conjunto”. En la segunda conferencia del CWM, en 1921, un delegado del Partido Comunista Alemán (VKPD) también destacó que “con respecto a las mujeres… tan pronto como estén convencidas de que luchar es esencial, se dedicarán a la causa con mucha más audacia que los hombres. ”.

Sin embargo, no se puede dejar al azar convencer a esas potenciales y esenciales luchadoras por el socialismo. Requirió un enfoque consciente y organizado por parte de los partidos comunistas afiliados a la Internacional Comunista y de la propia Internacional. Se necesitaban nuevos métodos de propaganda y enfoques especialmente orientados a llegar, reclutar, educar y dar confianza a las mujeres para que desempeñaran un papel pleno en la lucha por cambiar la sociedad.

Estructuras especiales

Con ese objetivo en mente, las resoluciones de la primera conferencia del Movimiento de Mujeres Comunistas instaron a los partidos comunistas a establecer comités de mujeres nacionales y locales que pudieran organizar y supervisar su trabajo entre las mujeres de manera planificada y consistente. Estos no serían órganos separados sino integrados dentro y bajo el liderazgo de las estructuras democráticas de toma de decisiones del partido. Su papel era complementar el trabajo general del partido, no sustituirlo ni duplicarlo.

Por supuesto, aunque las resoluciones eran bastante detalladas sobre cómo deberían funcionar las estructuras de mujeres, no eran inmediatamente aplicables a todas las secciones de la Internacional. En la Rusia soviética, el modelo en el que se basaron las Directrices del Movimiento de Mujeres Comunistas, había un partido comunista de masas que había llevado a cabo un derrocamiento exitoso del capitalismo y el terrateniente, y al mismo tiempo estaba luchando contra una feroz contrarrevolución de los blancos y las fuerzas imperialistas. y esforzarse por construir una sociedad según líneas socialistas. Los partidos alemán y checo también tenían una base de masas, mientras que otros eran todavía principalmente pequeñas organizaciones de propaganda, que ejercían mucha menos influencia entre la clase trabajadora. Algunos de los partidos eran legales, otros debían funcionar clandestinamente. Las resoluciones del CWM delinearon los objetivos generales pero con énfasis en la flexibilidad de estructuras y métodos adaptados a experiencias nacionales específicas.

Se instó a las secciones a organizar reuniones públicas y llevar a cabo «agitación» para atraer nuevos miembros femeninos con material especialmente preparado (periódicos, artículos en la prensa principal del partido, panfletos, panfletos, etc.). Al mismo tiempo, tenían la responsabilidad de ayudar a promover políticamente educar y desarrollar a las miembros femeninas para que se conviertan en ‘cuadros’ y líderes del partido, a través de las estructuras generales y mediante reuniones y grupos especiales de discusión de mujeres. Su objetivo era fomentar el desarrollo político general de las mujeres miembros y no sólo su interés en cuestiones específicas que les preocupan debido a su género.

A nivel internacional se creó un Secretariado Internacional de la Mujer (IWS), nominado en el congreso y luego confirmado por el Ejecutivo de la Internacional. Inicialmente con sede en Moscú, se trasladó a Berlín a principios de 1922 para facilitar la comunicación con las secciones nacionales. Se les alentó a establecer “corresponsales internacionales” que actuarían como enlace con el IWS, enviando material de campaña e informes periódicos sobre su trabajo entre las mujeres.

Trabajadoras

Se esperaba que cada sección femenina nacional diera prioridad a la «agitación» entre las mujeres trabajadoras, ya que era la clase trabajadora, con su papel decisivo en el proceso de producción capitalista, la que necesitaría situarse en la dirección de los movimientos revolucionarios para la destrucción de la viejas sociedades y la construcción de las nuevas. Un delegado ruso explicó que incluso en la Rusia prerrevolucionaria, donde la abrumadora mayoría de las mujeres eran campesinas y “sólo una décima parte eran trabajadoras”, “sin embargo, nos propusimos trabajar exclusivamente entre ellas”.

La Primera Guerra Mundial había atraído a decenas de miles de mujeres a las fábricas y lugares de trabajo, reemplazando a los hombres que luchaban en los frentes. Al cerrar la conferencia de Mujeres del Este, León Trotsky habló de datos que había visto según los cuales en Japón, por ejemplo, había más mujeres trabajadoras que hombres trabajadores. Un delegado de Letonia en la primera conferencia del CWM describió el efecto revolucionario que estos procesos tuvieron sobre las mujeres trabajadoras “atraídas en masa hacia las organizaciones de trabajadores”. Dos millones de los nueve millones de afiliados a sindicatos en Alemania eran mujeres, informó una delegada alemana, pero, añadió, “el número de mujeres que ocupan puestos de responsabilidad es insignificante”.

Sin embargo, cuando terminó la guerra, las mujeres trabajadoras fueron atacadas desde múltiples frentes. Los movimientos revolucionarios habían sido derrotados en Alemania, Austria, Hungría y más tarde en Italia porque, como decía el «Informe sobre la participación de las mujeres en la lucha por ganar el poder político», «a la cabeza del movimiento estaban los partidos reformistas» en lugar de los partidos reformistas. “Partido Comunista militante y con conciencia de clase” que había existido en la forma de los bolcheviques en Rusia. Las trabajadoras competían por puestos de trabajo con hombres desmovilizados en una situación de crisis económica, aumento del desempleo y una clase capitalista empeñada en trasladar el peso de la crisis a la clase trabajadora mediante una mayor explotación y el desmantelamiento del bienestar social.

“En todos los países donde el proletariado no ha tomado el poder mediante la lucha revolucionaria”, declaró Clara Zetkin, miembro dirigente del Partido Comunista Alemán, “el lema vuelve a resonar con fuerza: ‘¡Las mujeres salgan del lugar de trabajo! ¡Mujeres de vuelta a casa! Encuentra eco incluso en los sindicatos”. Pero un delegado describió cómo en Austria, las mujeres del Partido Comunista habían luchado contra los líderes sindicales de derecha para mantener a las mujeres en la industria metalúrgica en trabajos más livianos, aunque con salarios más bajos. “Este incidente trajo nuevos adeptos a nuestras filas”, explicó.

La lucha contra la crisis del costo de vida de la posguerra y el sufrimiento desesperado de las mujeres trabajadoras corrió como un hilo rojo a través del trabajo de las diferentes secciones femeninas nacionales, convirtiéndose en el tema central del Día Internacional de la Mujer en 1922. “¿Qué haremos nosotras y nuestros los niños comen? ¿Cómo nos vestiremos ante una inflación monstruosa? ¿Dónde están los hogares saludables que protegerán a nuestros niños de la tuberculosis, el raquitismo y la muerte prematura? ¿Cómo puedo aumentar mis salarios inadecuados y cómo puedo pagar mis impuestos? ¿Cómo puedo hacer tanto mis tareas domésticas como mis trabajos de fábrica? ¿Qué será de nosotros cuando seamos viejos y enfermos? ¿De dónde sacamos los medios para pagar a la partera, los pañales, la comida y el cuidado de la madre y el niño? ¿Cómo vivimos si perdemos nuestros trabajos? ¿Quién ayuda a la familia cuando el proveedor es encarcelado por atreverse a oponerse al deterioro de las condiciones laborales? “Todas estas preguntas exigen una respuesta”, declaró el llamamiento del Día Internacional de la Mujer en la primera conferencia de corresponsales de mujeres en 1922. Sentimientos que resonarán fuertemente entre las mujeres de la clase trabajadora de hoy.

La segunda conferencia de corresponsales del CWM afirmó que “todas las luchas… incluso las luchas por demandas menores de pan y mantequilla – deben ser dirigidas de una manera que sirva al gran objetivo final: preparar a las mujeres en el frente único de los trabajadores para la lucha por derrocar al capitalismo”. En Alemania, las mujeres participaron en los comités de trabajadores para controlar los precios. Lucharon contra la ampliación de la jornada laboral y el permiso para el trabajo nocturno de las mujeres. Exigieron “¡Integrar a todos los desempleados en la producción! ¡Mantén la jornada de ocho horas! Luchar contra cualquier recorte salarial; ¡aumentar los salarios al menos a niveles de subsistencia! ¡Igual salario por igual trabajo de hombres y mujeres! ¡Mantener y ampliar las medidas de seguridad laboral para hombres y mujeres! ¡Lucha por el cuidado humano de las madres y los niños!”

Problemas de campaña

La Secretaría Internacional de la Mujer elaboró llamamientos para el Día Internacional de la Mujer, ahora firmemente establecido como el 8 de marzo, y ayudó a coordinar una de las campañas internacionales más importantes y exitosas, Ayuda para la Rusia Soviética, que logró atraer a amplios sectores de mujeres para recolectar ayuda material. para aquellos que sufren hambre y miseria en las regiones del Volga y los Urales en particular, como consecuencia de la guerra, la guerra civil y la sequía.

La Secretaría también hizo circular una tesis sobre el aborto y otra sobre la campaña en torno al tema de la prostitución. Las directrices del Movimiento de Mujeres Comunistas exigían “medidas económicas y sociales para luchar contra la prostitución; por medidas higiénicas contra la propagación de enfermedades de transmisión sexual; por el fin del alojamiento de las prostitutas en cuarteles, de su supervisión por parte de brigadas antivicio y de su ostracismo social. Poner fin al doble rasero sexual entre hombres y mujeres”.

El gobierno soviético legalizó el aborto en los hospitales estatales en 1920. En los países capitalistas la campaña más importante sobre los derechos reproductivos se libró en Alemania, donde el Partido Comunista luchó contra los párrafos 218 y 219 del Código Penal, según los cuales las mujeres que se sometieran a un aborto podían se enfrentan a cinco años de prisión, mientras que quienes lleven a cabo una terminación podrían ser condenados a hasta diez años de prisión. Veinte mil mujeres morían cada año a causa de abortos ilegales en Alemania. Como explica el memorando de la Secretaría de Mujeres del Partido Comunista Alemán, la ley antiaborto “en realidad abre las puertas de las clínicas a mujeres de estatus social más alto, mientras que las mujeres proletarias son entregadas en manos de charlatanes y denunciadas por soplones de la policía”.

Se organizaron mítines masivos en muchas ciudades alemanas, principalmente por iniciativa de mujeres comunistas de base. Haciendo campaña en torno al lema «Tu cuerpo te pertenece», el partido reconoció que, «mientras la sociedad no sea capaz de hacer materialmente posible la maternidad para las mujeres en condiciones civilizadas, no tiene derecho a exigirles que asuman los sufrimientos y cargas que surgen de la maternidad”. Elaboraron una moción para que sus diputados la presentaran en el Reichstag (parlamento nacional alemán), que además de pedir la derogación de los artículos 218 y 219, exigía la creación de centros de asesoramiento sobre el embarazo, albergues para mujeres embarazadas y permisos de maternidad remunerados. , guarderías y escuelas infantiles, y ayudas públicas a mujeres desempleadas.

Reforma y revolución

Algunos delegados, en particular Nora Smythe de Gran Bretaña, se opusieron a presentarse a las elecciones e incluso a hacer campaña a favor del sufragio femenino, que Liudmila Stal’ de Rusia identificó como «la enfermedad del ‘izquierdismo'» que Vladimir Lenin había criticado en su folleto La izquierda. Comunismo: un trastorno infantil. Una resolución del CWM confirmó que la participación en las elecciones y la agitación electoral entre las mujeres no se trataba simplemente de “perseguir votos y cargos”, sino de “inspiración y educación comunistas, orientadas hacia los hechos y la lucha”; la actividad de los elegidos al parlamento “debe apuntar más allá del parlamento y convocar a las masas fuera del parlamento a unirse para la lucha revolucionaria”.

El Movimiento de Mujeres Comunistas intentaba trazar un rumbo entre dos peligros: por un lado, las ilusiones en el feminismo burgués de “igualdad de derechos” y, por el otro, un rechazo ultraizquierdista a la lucha por reformas “parciales” bajo el capitalismo. Clara Zetkin explicó que la campaña por el sufragio femenino en aquellos países donde aún no se había conseguido era un “punto de partida”, un medio y no un fin en sí mismo. No podía, como afirmaban las feministas burguesas, lograr la igualdad total para las mujeres, pero era parte de la lucha para movilizar a las mujeres a la acción para lograr la liberación a través de una transformación fundamental de la sociedad.

El CWM afirmó que “el derecho al voto no puede destruir la causa original de la esclavitud de la mujer en la familia y la sociedad. La introducción del matrimonio civil… en los países capitalistas no garantiza a las mujeres igualdad en el matrimonio y no resuelve el desafío de las relaciones mutuas entre los sexos, mientras persistan las condiciones en las que las trabajadoras dependen económicamente del capitalista y del asalariado masculino”. “No son los esfuerzos unidos de mujeres de diferentes clases lo que hace posible el comunismo, sino la lucha unida de todos los explotados”.

Aunque la principal orientación del CWM fue hacia las mujeres trabajadoras en los lugares de trabajo, sindicatos y cooperativas, no ignoró a las campesinas y ‘amas de casa’ que, al tener que trabajar todo el día en el hogar, «no tienen oportunidad de conseguir una vida más amplia». visión de la vida”, argumentó Sturm, sumergiéndose en su “trabajo pesado”. Los delegados explicaron cómo estas mujeres, al ver su miseria como individual y no compartida, eran particularmente susceptibles a las influencias reaccionarias de la Iglesia, los nacionalistas, los monárquicos y los prejuicios burgueses, que podían llevarlas a responsabilizar a los trabajadores y no al capitalismo por sus problemas e incluso a romper con ellos. huelgas. «Nuestro trabajo propagandístico y educativo», dijo Zetkin, «debe llevarse a cabo de tal manera que derribe los estrechos muros de la vida hogareña… para que sus pensamientos y sentimientos estén afuera, con la sociedad, en el campo de batalla de la lucha de clases». ”. En Austria, los miembros fueron enviados a hacer agitación en los mercados y plazas, otros fueron de puerta en puerta para llegar a las mujeres en el hogar.

Curiosamente, según Kollontai, las ‘mujeres intelectuales’ (que era el término que los comunistas usaban entonces para describir a los trabajadores sociales, funcionarios públicos, trabajadores del gobierno local, maestros, etc.) podrían ayudar en la lucha «pero no pueden ser consideradas como un poder real como como el representado por las mujeres proletarias”; una situación muy diferente a la actual, donde esos sectores de trabajadoras han sido «proletarizados» hasta tal punto que ya no se las considera «privilegiadas», sino un sector integral y poderoso de la clase trabajadora, al frente de muchas huelgas recientes. y luchas en el lugar de trabajo.

Fortalezas y debilidades

Los delegados informaron sobre la tremenda valentía de las mujeres trabajadoras y campesinas involucradas en la lucha. En Lituania, “las mujeres iban a las trincheras a traer raciones, armas y municiones. Esta ayuda facilitó a menudo la victoria del Ejército Rojo”. En Rusia, informó Inessa Armand, las trabajadoras defendieron las fábricas, las plantas y los soviets y también «muchas trabajadoras eligieron luchar en el frente contra los Guardias Blancos, al lado de los trabajadores». Según Sturm, en Baviera, durante la efímera república soviética de Baviera durante la revolución de 1918-19, “las mujeres trabajadoras instalaron ametralladoras en sus viviendas, defendieron el barrio obrero de la ciudad, dispararon contra el avance de los blancos Guardias, y aún mantenían ese barrio cuando el resto del pueblo ya se había rendido”.

Esta actividad se llevó a cabo con un enorme riesgo personal. Aura Kiiskinen, de Finlandia, habló de cómo incluso “las hermanas de la Cruz Roja fueron perseguidas sin piedad. Cientos de las mejores y más valientes camaradas siguen languideciendo tras los muros de la prisión, y el número de nuevas víctimas de la policía secreta sigue creciendo”. “La Letonia roja”, describió Tumu, “cayó y la bandera de la Letonia blanca se alzó sobre mil cadáveres de trabajadores y trabajadoras que fueron fusilados y masacrados”. Incluso en Estados Unidos, informó Ella Reeve Bloor, “una de nuestras mujeres, una abuela, recibió un disparo en el piquete simplemente porque participó en una huelga de acero”.

Si bien se reconoció el éxito en la participación de las mujeres en la lucha, no se pasaron por alto las debilidades. El informe de la segunda conferencia de corresponsales internacionales de mujeres, impreso en el periódico internacional del CWM, decía: “…nuestro Movimiento Internacional de Mujeres Comunistas es todavía bastante débil. En la mayoría de los países, la influencia del partido sobre las mujeres de la clase trabajadora es muy limitada. Sólo un pequeño número de mujeres de la clase trabajadora son miembros del partido. En la mayoría de los países, los camaradas apenas se han embarcado todavía en una actividad consciente y sistemática en los sindicatos, y mucho menos han considerado un enfoque especial en las mujeres trabajadoras. Esta trascendental tarea todavía está por delante”.

En la segunda conferencia del CWM, Henriette Roland-Holst de los Países Bajos informó que “hay quizás un centenar de mujeres registradas como miembros del partido, y han sido inscritas por sus hombres. Cuando los hombres van a las reuniones del partido las mujeres se quedan en casa con los niños”. Un delegado checo se quejó de que sólo el 20% de los miembros del partido eran mujeres. En Francia, donde la cifra era aún menor, la primera conferencia del Partido Comunista informó que “por supuesto, es imposible superar completamente el feminismo y el antifeminismo que durante mucho tiempo han agobiado al movimiento obrero revolucionario francés”.

Los comentaristas e historiadores capitalistas contemporáneos están ansiosos por difundir el mito de “Lenin el dictador” (ver The Real Lenin, en Socialism Today, número 274, febrero de 2024), pero también de “Lenin el misógino”. Sin embargo, la realidad fue, como declaró Zetkin en la conferencia de «Mujeres del Este», que «el camarada Lenin se ha convertido en el campeón de la causa de las mujeres». Eso no significaba, por supuesto, que los partidos comunistas pudieran aislarse herméticamente de los prejuicios de la sociedad de aquella época. “No hemos recibido mucho estímulo de los hombres”, afirmó Lucie Colliard, de Francia, sobre la cuestión de la organización de las trabajadoras en el Partido Comunista. Un delegado de Suecia se quejó: “siempre que necesitamos ayuda, como oradores en nuestras reuniones para mujeres trabajadoras, o dinero para publicar algunos folletos especiales, nos quedamos sin ayuda”.

Sin embargo, la situación podría mejorar. Sturm, de Alemania, en la segunda conferencia del Movimiento de Mujeres Comunistas habló sobre la lucha para convencer a los camaradas varones de que, en una situación de alto nivel de empleo, las mujeres no deben ser consideradas competidoras sino aliadas en el lugar de trabajo. En la tercera conferencia de mujeres del partido alemán se informó que “en esta conferencia se escucharon menos lamentos (no siempre del todo injustificados) de que los camaradas masculinos del partido no comprendían su trabajo y no le brindaban suficiente apoyo”.

Construyendo una nueva sociedad

En la segunda conferencia del CWM, Clara Zetkin explicó que “incluso después de que el capitalismo haya sido derrocado… todavía quedan ciertas ideas de naturaleza capitalista en algunas mentes. Todos estos prejuicios, todos estos restos del modo de pensar burgués… deben ser derrotados. La labor educativa significa erradicar los prejuicios”. Este “trabajo educativo” sería necesario incluso después de la revolución socialista en un país capitalista avanzado hoy, pero fue particularmente importante después de 1917 en un país predominantemente campesino donde gran parte de la población era analfabeta.

Uno de los aspectos más inspiradores del Movimiento de Mujeres Comunistas fue el trabajo del Zhenotdel en las repúblicas soviéticas para educar y, sobre todo, convencer a las trabajadoras, campesinas y «amas de casa» para que se involucraran plenamente en la defensa y extensión de los logros de la revolución. . Representantes itinerantes viajaron a las regiones desde la Universidad Comunista de Sverdlov, a menudo empleando medios innovadores como teatro o clubes de mujeres con talleres, guarderías, exhibiciones y otras instalaciones para fomentar la participación de las mujeres. Los “talleres de reparación” permitieron a las mujeres de las zonas rurales, que de otro modo no habrían asistido a las reuniones del partido, reunirse y reparar ropa mientras discutían y se les presentaba el programa comunista. Se prestó especial atención a llegar a las “mujeres del Este” (áreas del Cáucaso y Asia Central donde vivían muchas mujeres musulmanas) y a superar las barreras culturales y religiosas que les impedían apoyar y participar en la lucha por el cambio revolucionario.

Las secciones de mujeres registraron voluntarias que serían enviadas a departamentos soviéticos como «pasantes» durante unos meses. Un sistema de delegadas de mujeres elegidas en los lugares de trabajo y barrios y la organización de conferencias de delegadas –“escuelas de comunismo”– por las secciones de mujeres formaron un vínculo entre las mujeres partidarias y no partidistas. Según Kollontai, se organizaban entre cinco y seis mil al año. A través de este trabajo –reuniones, asambleas, debates, conferencias– decenas de miles de mujeres se movilizaron para defender la revolución durante la guerra civil; estuvieron involucrados en la supervisión y dirección de la producción económica; ayudó a redactar nuevas leyes relacionadas con las mujeres; participó en los soviets y en la creación y funcionamiento de guarderías, comedores comunales, escuelas de alfabetización, hospitales, viviendas colectivas y todas las instituciones sociales que el gobierno soviético iba estableciendo. Kollontai informó en la segunda conferencia del Movimiento de Mujeres Comunistas que las secciones femeninas habían creado 217 guarderías en 12 «gubernias» (administraciones provinciales).

Sin embargo, la importante labor del Movimiento de Mujeres Comunistas duró poco. Con el ascenso de la burocracia estalinista, arraigada en el subdesarrollo económico y el aislamiento global de la revolución, muchos de los logros sociales de las mujeres en la Unión Soviética fueron revertidos. Si bien el gobierno soviético bajo Lenin había intentado superar las limitaciones económicas muy reales sobre los servicios comunales vitales, éstas fueron utilizadas por la burocracia estalinista como una razón para cerrar o deteriorar guarderías, guarderías, comedores, etc. El aborto, la homosexualidad y la prostitución eran recriminalizado, el divorcio se hizo más difícil. La unidad familiar y el papel de las mujeres como madres fueron glorificados cuando la burocracia se embarcó en un programa de industrialización rápida y forzada, que requirió una fuerza laboral creciente y una tasa de natalidad en aumento. Al mismo tiempo, la unidad familiar jerárquica y patriarcal jugó un papel importante al inculcar y reforzar la necesidad de disciplina, deferencia a la autoridad y estabilidad social de la burocracia.

Como parte de este proceso, el Zhenotdel fue abolido formalmente en 1930. El Secretariado Internacional de Mujeres fue transferido de nuevo a Moscú en 1924 y degradado, y el movimiento internacional de mujeres decayó junto con la degeneración de la propia Internacional Comunista, que ya no era un vehículo para promover y extender la revolución a nivel internacional pero defendiendo los intereses de la burocracia estalinista rusa bajo el lema de «socialismo en un solo país». Lejos de aspirar a desarrollar cuadros con mentalidad crítica de un movimiento revolucionario internacional, el objetivo original del Movimiento de Mujeres Comunistas, la burocracia rusa quería figuras dóciles que no desafiaran su retirada política. Desafortunadamente, ese fue el papel que desempeñaron incluso los pioneros del CWM como Krupskaia, Kollontai y Zetkin.

Sin embargo, el legado del Movimiento de Mujeres Comunistas durante esos tres años cruciales de 1920 a 1922 sigue vivo y, teniendo en cuenta las diferencias históricas, proporciona una visión fascinante y útil para quienes luchan hoy por el fin de la desigualdad y la opresión de género y la liberación. de las mujeres a través de la transformación socialista de la sociedad.

El movimiento de mujeres comunistas 1920-1922: actas, resoluciones e informes

Editado por Mike Taber y Daria Dyakonova

Publicado por Haymarket Books, 2023, £ 40

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.