Inicio Nacional Manifiesto de REENCUENTRO SOCIAL POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS

Manifiesto de REENCUENTRO SOCIAL POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS

108
0

Para transformar el descontento en unidad y organización popular, surge el REENCUENTRO SOCIAL POR LA SOBERANÍA
DE LOS PUEBLOS

Las razones que motivaron las multitudinarias protestas ciudadanas en octubre de 2019, continúan plenamente vigentes. Existe una incuestionable mayoría de compatriotas que ha tomado conciencia y rechaza el sistema de dominación que nos impuso la dictadura cívico militar y la Constitución de Pinochet y Lagos, vigente hasta hoy.

El 15 de noviembre del año 2019, las elites empresariales y las cúpulas parlamentarias responsables de la grave crisis que vive nuestro país,
conspiraron a espaldas del pueblo para imponernos un itinerario de maniobras destinadas a neutralizar y desarticular las movilizaciones
populares y, a la vez, ganar tiempo para recuperar y consolidar sus posiciones de privilegio en la economía y la institucionalidad del Estado.

Una vez que la Convención Constitucional cesó en sus funciones, el pasado 4 de julio de 2022, los poderes fácticos internos y transnacionales, parapetados en el Senado y la Cámara de Diputados, se aprestan a usurpar las facultades de un PODER CONSTITUYENTE para restablecer su posición hegemónica, ya sea que triunfe la opción APRUEBO o la opción RECHAZO en el plebiscito del 4 de septiembre de 2022. Dicho de otra forma, las mismas fuerzas que sostuvieron el régimen neoliberal y neocolonial en los últimos 32 años tendrán las herramientas necesarias para anular o modificar, a su propia conveniencia, aquellos artículos del Borrador de Constitución que consideren una amenaza a la hegemonía de la elite dominante. Lo anterior implicaría postergar por largo tiempo la posibilidad de realizar los cambios necesarios para democratizar el país, ejercer soberanía y recuperar nuestras colosales riquezas que hoy controlan grandes empresas transnacionales.

Esto ocurrirá, inexorablemente, a menos que la inmensa mayoría que somos el pueblo trabajador, nos organicemos en cabildos y asambleas territoriales, y cerremos el paso a las oscuras negociaciones cupulares que pretendan revertir el proceso democratizador exigido por la ciudadanía en octubre de 2019 y en el plebiscito de octubre de 2020.

Para que los importantes logros alcanzados por los representantes populares en el seno de la Convención se hagan realidad y no queden solo en buenas intenciones, es necesario que luchemos para el triunfo del APRUEBO en el plebiscito del 4 de septiembre de 2022. Sin embargo, no podemos olvidar que las leyes necesarias para poner en práctica las nuevas disposiciones constitucionales podrían sufrir años de tramitación y que existe un real peligro que sean severamente distorsionadas por el parlamento actualmente en funciones, que mantendrá su jurisdicción hasta marzo de 2026.

La Ley 21.200, promulgada en diciembre de 2019, introdujo numerosas trampas para limitar severamente la potestad Constituyente de la
Convención Constitucional. Así fue que, con la presión descarada de las grandes empresas transnacionales y del gobierno de EEUU, lograron que la demanda de nacionalización del cobre – que cuenta con el apoyo de la abrumadora mayoría de las chilenas y chilenos – fuera rechazada por no contar con 103 votos (quorum de 2/3) entre los convencionales. Igual suerte corrieron muchas otras propuestas alternativas al modelo económico neoliberal y neocolonial que ha devastado a Chile y a todos los países en que tiene vigencia.

Todo aquello que no logramos en el seno de la Convención Constitucional pasa a ser, desde ahora mismo, nuestra bandera de lucha en todos los rincones del territorio, denunciando el saqueo de nuestras materias primas, la depredación de la madre tierra, los abusos, los bajos salarios, la corrupción, los privilegios, las discriminaciones, los despidos arbitrarios, el alza del costo de la vida y, en particular, la brutal represión desatada contra el pueblo mapuche y las protestas sociales con su secuela de torturas, asesinatos, violaciones, detenciones arbitrarias, juicios interminables e impunidad generalizada.

Para recuperar la soberanía popular y construir una verdadera democracia participativa, un conjunto de organizaciones sociales y líderes de una
pluralidad de fuerzas políticas, ideológicas y culturales procedentes de todo el país y comunidades de compatriotas en el exterior, hemos constituido, el pasado 9 de julio de 2022, el REENCUENTRO SOCIAL POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS.

Participaremos en todas las manifestaciones que contribuyan a la unidad de todas y todos los que luchamos por sacar a Chile de la profunda crisis económica, social, cultural, ética, política e institucional en que está sumido como resultado de la dominación de poderes transnacionales y la oligarquía interna por sobre la inmensa mayoría ciudadana.

Tenemos plena conciencia que, más allá de la institucionalidad formal, estamos desafiando a poderes fácticos internos y transnacionales que, hace 48 años, usurparon con la violencia el poder del Estado, en beneficio de sus privilegios y del capital extranjero.

Hoy, al votar apruebo, estaremos abriendo camino para sucesivas luchas que significarán nuevos logros en la conquista de una democracia participativa. Así avanzaremos en la organización de Cabildos y Asambleas Sociales Territoriales, que nos permitirán generar un PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO con la fuerza necesaria para convocar a una auténtica ASAMBLEA CONSTITUYENTE que permita el pleno ejercicio de la soberanía popular, tal como lo establece el texto sometido a plebiscito el 4 de septiembre próximo.

Lo anterior supone el imperativo de superar sectarismos, burocratismos y mesianismos que tanto han perjudicado a los movimientos sociales en el pasado reciente. La victoria del APRUEBO en el próximo plebiscito, será también un estímulo a la participación ciudadana en todos los escenarios de lucha contra la plutocracia y en todas las instancias electorales en que las bases sociales puedan, unitariamente, inscribir sus candidaturas superando las barreras partidistas y sectarias.

Reafirmamos nuestro compromiso de lucha por la liberación de los Presos Políticos procesados tras la rebelión popular de octubre de 2019 y la legítima resistencia del pueblo mapuche. Para ellos exigimos justicia, verdad, reparación y no repetición de las flagrantes violaciones a los Derechos Humanos con que se busca inhibir y criminalizar la movilización social.

Votemos APRUEBO y Transformemos el Descontento en Unidad y Organización Popular.
¡Recuperemos Chile!


REENCUENTRO SOCIAL POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS
Julio del año 2022

Artículo anteriorLos ferroviarios estadounidenses se acercan a una posible huelga nacional
Artículo siguientePerú – Inflación e ironías alimentarias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.