Inicio internacional Los Pandora Papers y la corrupción del sistema

Los Pandora Papers y la corrupción del sistema

84
0
Compartir

JACOBIN

CHUCK COLLINS

Los Papeles de Pandora —12 millones de archivos sobre el 1% mundial y los trucos legales que utilizan para no pagar impuestos— son una de las mayores bombas periodísticas en años. Exponen la existencia de un sistema que tiene un conjunto de normas para los ricos y otro para todos los demás.

Entrevista por Luke Savage

El pasado fin de semana, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicó los Papeles de Pandora, un asombroso y vasto alijo de registros financieros privados que expone el negocio de la ocultación de la riqueza y la evasión de impuestos por parte de los superricos en todo el mundo. 

Las filtraciones, que constan de casi 12 millones de archivos y nombran a unos catorce líderes mundiales, son solo la última de una creciente montaña de pruebas empíricas de lo que muchos ya saben: una clase de élites cada vez más transnacional opera ahora sobre la base de sus propias reglas, aprovechando una compleja y laberíntica red de paraísos fiscales y lagunas jurisdiccionales para ocultar y proteger su riqueza.

Chuck Collins es el director del Programa sobre la Desigualdad y el Bien Común del Instituto de Estudios Políticos y autor del libro de 2021 The Wealth Hoarders: How Billionaires Pay Millions to Hide Trillions

Tras la publicación de los Papeles de Pandora, Luke Savage, de Jacobin, habló con Collins sobre las filtraciones, lo que revelan sobre el panorama de la ocultación de la riqueza mundial y la evasión de impuestos, y si existen actualmente mecanismos para controlar la riqueza de la élite mundial.

LS

¿Puede ponernos en antecedentes sobre los Papeles de Pandora? ¿Qué ha surgido exactamente de estas filtraciones y cómo se comparan con su equivalente más reciente, los Papeles de Panamá, en cuanto a sus hallazgos y escala?

CC

Los Papeles de Pandora son el resultado de una filtración masiva de datos que desenmascara los juegos clandestinos y los esquemas de evasión fiscal de los ultra ricos del mundo, personas con 30 millones de dólares o más.

Fue el resultado de la «mayor colaboración periodística de la historia», en la que participaron 600 periodistas de 117 países y que fue coordinada por el ICIJ. Dos de los medios de comunicación asociados a la colaboración fueron el Washington Post y The Guardian, y merece la pena ver la gran cantidad de reportajes, especialmente los de The Guardian. Por otro lado, mi función fue informar a los periodistas extranjeros antes de la publicación para que comprendieran el sistema de riqueza oculta de Estados Unidos.

Pandora es una filtración mayor que la de los Papeles de Panamá, que fueron datos desviados de un único bufete de abogados panameño, Mossack Fonseca. Las filtraciones de Pandora proceden de los registros confidenciales de catorce empresas diferentes de servicios patrimoniales en Suiza, Singapur, Chipre, Samoa, Vietnam, Hong Kong, así como de empresas en conocidos paraísos fiscales como Belice, Seychelles, Bahamas y las Islas Vírgenes Británicas.

Estas empresas ayudan a las personas y empresas adineradas a constituir fideicomisos, fundaciones, empresas y otras entidades en jurisdicciones de baja o nula tributación. Algunos de los grandes nombres implicados en las filtraciones son el rey Abdullah II de Jordania, el multimillonario estadounidense Robert Smith, el ex Primer Ministro británico Tony Blair y Shakira.

En los Papeles de Pandora se analizaron casi 12 millones de archivos de estas empresas, incluyendo correos electrónicos filtrados, memorandos, declaraciones de impuestos, extractos bancarios, escaneos de pasaportes, diagramas de estructuras corporativas, hojas de cálculo secretas y contratos inmobiliarios clandestinos. Algunos revelan por primera vez a los verdaderos propietarios de las empresas fantasma. Son datos que producirán revelaciones durante semanas, incluso meses.

LS

La evasión fiscal es algo complejo, sobre todo cuando hablamos de una élite cada vez más global y transnacional. ¿Cómo se practica la evasión fiscal a esta escala y qué tipo de mecanismos pueden aprovechar las figuras expuestas en los Papeles de Pandora para proteger su riqueza?

CC

Sí, gracias a la naturaleza transnacional de la élite de la riqueza mundial —y a la movilidad de su capital— hay más vías disponibles para los súper ricos que quieren jugar al escondite con sus activos. Pueden permitirse contratar a sofisticados profesionales de la «industria de la defensa del patrimonio» (abogados fiscales, gestores de patrimonio, contables) o formar «oficinas familiares» para gestionar su patrimonio familiar dinástico durante generaciones.

Pero muchos de los mecanismos o instrumentos básicos de la caja de herramientas para ocultar el patrimonio son los mismos: cuentas bancarias y empresas ficticias anónimas en jurisdicciones secretas (estados o territorios nacionales con pocos requisitos para revelar los verdaderos propietarios), fundaciones de derecho civil (que no deben confundirse con las fundaciones benéficas) y fideicomisos. Las entidades de propiedad fiduciaria han sido transformadas y manipuladas para colocar los activos en una forma de «limbo de propiedad», en la que no está claro quién es el propietario de qué y qué debería tributar (en mi libro The Wealth Hoarders analizo en detalle por qué los fideicomisos son un problema tan grande).

Un reciente reportaje de ProPublica reveló cómo la mitad de las cien personas más ricas de Estados Unidos utilizan un complejo sistema de fideicomiso llamado «Grantor Retained Annuity Trusts» [GRAT] para evitar futuros impuestos sobre el patrimonio. Esto pone al descubierto este sistema.

LS

En virtud de la procedencia de las filtraciones, los ultra ricos de Estados Unidos están algo infrarrepresentados en los Papeles de Pandora. Pero usted ha escrito recientemente sobre el modelo de evasión fiscal en Estados Unidos y hasta qué punto determinadas jurisdicciones —Dakota del Sur, por ejemplo— son ahora importantes paraísos fiscales. ¿Nos dicen los Papeles de Pandora algo útil sobre el panorama de la evasión fiscal en Estados Unidos específicamente?

CC

Es cierto que la filtración de Pandora no incluye a muchos de los superricos estadounidenses. Esto se debe a que este conjunto de filtraciones se originó en empresas de asesoramiento patrimonial en doce países, entre ellos Samoa, Chipre, Belice y Singapur, que no son lugares a los que acuden los ciudadanos estadounidenses súper ricos para obtener sus servicios financieros de «defensa del patrimonio».

Por desgracia, ninguna empresa estadounidense de asesoramiento patrimonial participó en las filtraciones (si usted, lector, trabaja en una de esas empresas, no dude en ponerse en contacto de forma confidencial). No obstante, más de setecientas empresas reveladas en los Papeles de Pandora tienen vínculos con propietarios humanos reales (lo que ellos llaman «beneficiarios reales») en Estados Unidos. Así que manténganse atentos.

Pero puede estar seguro de que utilizan la misma caja de herramientas de bancos extraterritoriales, empresas ficticias anónimas y fideicomisos opacos que utilizan los evasores fiscales de todo el mundo. Y eso es una gran noticia para el resto del mundo: que Estados Unidos se ha convertido en un importante paraíso fiscal y un destino global para la riqueza ilícita. Filtraciones anteriores, como los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso, reforzaron la percepción errónea de que la mayor parte de estos juegos financieros tienen lugar «en el extranjero», en pequeños países con leyes bancarias débiles.

Hace tiempo que conocemos los sistemas que utilizan las personas adineradas, pero lo que es nuevo es una filtración con las identidades de 206 propietarios de fideicomisos que se constituyeron en varios estados de Estados Unidos. Así, podemos contar historias sobre personas reales, muchas de ellas con biografías corruptas, que utilizan el sistema estadounidense.

LS

Y… ¿qué pasa con Dakota del Sur?

CC

La razón por la que los multimillonarios adoran Dakota del Sur es que fueron pioneros en una herramienta que los ricos despliegan llamada «fideicomiso de dinastía».

Un fideicomiso de dinastía es una forma de fideicomiso que está diseñada para secuestrar la riqueza durante más tiempo que los fideicomisos ordinarios, a veces durante siglos o para siempre. Suelen constituirse en estados de EE. UU., como Dakota del Sur, que han suspendido o modificado su «norma contra las perpetuidades», legislación que anteriormente limitaba la duración de un fideicomiso (para la versión completa, véase el informe de antecedentes que Kalena Thomhave y yo hemos redactado conjuntamente sobre los fideicomisos dinásticos).

En la década de 1980, Dakota del Sur modificó sus leyes para atraer a los ricos que querían aparcar su dinero en fideicomisos (hicieron lo mismo para atraer a Citigroup y al sector de las tarjetas de crédito). Otros estados siguieron su ejemplo, como Wyoming y Alaska. En la actualidad, en Dakota del Sur florece una industria fiduciaria privada que ayuda a los multimillonarios a acumular su riqueza. Esta industria fiduciaria ha capturado eficazmente a los políticos del estado, incluidos sus representantes en el Congreso.

Estoy encantado con toda la publicidad crítica que se centra en Dakota del Sur. Pero otros estados también forman parte del «eslabón débil» de la transparencia. Casi la mitad de los estados de EE. UU. están ahora comprometidos en la carrera interjurisdiccional hacia el fondo de quién cambiará sus leyes para ayudar a mimar a los ricos.

LS

Usted ha sido durante mucho tiempo un defensor de la reforma fiscal en Estados Unidos. Dada la naturaleza obviamente global de este problema, ¿hay algún mecanismo que permita ampliar las soluciones tradicionales y nacionales, o se necesitarán instituciones globales completamente nuevas para acabar con el tipo de evasión fiscal expuesto en los Papeles de Pandora?

CC

Será difícil gravar a los ricos en Estados Unidos (o en cualquier otro lugar) bajo este sistema global actual, en el que el capital puede huir a las sombras y decenas de países y territorios compiten como «jurisdicciones secretas». Siempre estarán las Islas Cook, dispuestas a vender su soberanía y a seguir rebajando sus requisitos para atraer al tesoro. Pero Estados Unidos es obviamente un Goliat económico que tiene más responsabilidad y posibilidades de arreglar el sistema.

La legislación federal podría anular las débiles leyes estatales en lo que se refiere a la presentación de informes corporativos y la ley de fideicomisos. Sería un gran esfuerzo dentro de nuestro sistema federalista con un fuerte control estatal sobre la constitución de sociedades, la formación de fideicomisos, los impuestos, etc. Pero no es imposible. A finales de 2020, el Congreso aprobó la Ley de Transparencia Corporativa para exigir a las sociedades de responsabilidad limitada que revelen sus verdaderos propietarios a la rama policial del Departamento del Tesoro.

Por ejemplo, hay cosas que Estados Unidos debería hacer para cerrar nuestros propios paraísos fiscales internos y arreglar nuestras torcidas leyes sobre fideicomisos. Los legisladores podrían actuar a nivel federal para prohibir o desalentar la formación de fideicomisos de dinastía y GRAT con el fin de evitar impuestos y la sucesión dinástica. Los fideicomisos que posean activos por encima de un determinado tamaño deberían inscribirse en un registro público y los beneficiarios deberían ser revelados. Podríamos aprobar una «norma contra las perpetuidades» a nivel federal, prohibiendo los fideicomisos perpetuos y limitando su duración.

Estados Unidos debería actuar en conjunto para participar en el proceso de elaboración de tratados mundiales y en los acuerdos comerciales que podrían utilizarse para aumentar las opciones de transparencia de las empresas. Si Estados Unidos y el Reino Unido se unieran con el propósito de elevar las normas (en contraposición a una «carrera hacia el fondo» del statu quo) y aplicaran la transparencia como parte del comercio y otras actividades económicas, eso tendría un enorme impacto.

Para que exista un «impuesto mínimo sobre la renta de las empresas a nivel mundial» —algo que los países del G20 están explorando actualmente— sería necesario que se informara de los impuestos país por país. Así, Apple tendría que revelar lo que paga en cada país e información sobre sus negocios (ventas, número de empleados, etc.). Todos estos son ejemplos de los puntos de presión para el cambio.

Los Papeles de Pandora sacudirán las cosas. Pero seguro que sería bueno tener un par de filtraciones de empresas fiduciarias estadounidenses para completar el panorama.

Sobre el entrevistador

Luke Savage es redactor de Jacobin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.