Inicio Internacional «¡Listos para luchar como no lo hemos hecho en años!» – entrevista...

«¡Listos para luchar como no lo hemos hecho en años!» – entrevista con un joven ferroviario alemán

380
0

14 de marzo de 2023 Entrevista con Jonas Grampp, Alemania

Jonas Grampp es miembro del grupo juvenil de la región de Berlín del Sindicato Alemán de Ferrocarriles y Transportes (EVG) y del comité de representantes juveniles de DB Netz AG, la división de infraestructuras ferroviarias de los Ferrocarriles Alemanes (Deutsche Bahn). También es miembro de Sol (Organización Socialista Solidaridad – CWI en Alemania), y activo en Bahnvernetzung, un círculo de sindicalistas militantes de la EVG y el Sindicato Alemán de Conductores de Trenes (GDL), próximos a la Red de Sindicatos Combativos (VKG). Sascha Staničić habló con él para Sol. La entrevista se publicó por primera vez el 22 de febrero en solidaritaet.info. Desde la entrevista, los medios de comunicación informaron de una posible «huelga de advertencia» unida de los trabajadores ferroviarios y del sector público prevista para el 27 de marzo. Sin embargo, desde entonces, la dirección del sindicato ver.di ha acordado un mal compromiso para los trabajadores de correos, que ahora se someterá a votación. Pronto publicaremos un informe al respecto en socialistworld.net.

¿Cómo surgió la demanda de un aumento salarial relativamente alto por parte del Sindicato Alemán de Ferrocarriles y Transportes (EVG) para la próxima ronda de negociaciones colectivas?

En 2021, el EVG entró en la «Coalición por nuestros ferrocarriles» con la dirección y llegó a un acuerdo salarial que causó pérdidas salariales reales para los trabajadores. Dado el descenso del número de pasajeros de larga distancia, la dirección amenazó con recurrir a los despidos, y los dirigentes de EVG compraron la seguridad laboral a costa de sacrificar los salarios reales. No consiguieron contraatacar, ni siquiera organizar un amplio debate al respecto en la plantilla. Esto ha provocado una gran frustración entre muchos trabajadores, y como resultado, hubo una gran presión desde abajo antes de esta ronda de negociación colectiva. Esta presión se vio agravada por la existencia del Sindicato Alemán de Maquinistas (GDL): el peligro de que los afiliados se pasen al GDL pende sobre la dirección de EVG como la espada de Damocles. Antes de esta ronda de negociaciones colectivas, muchos trabajadores decían que si no se producía al menos un aumento del 10%, la EVG pasaría a la historia. En cierto modo, la dirección de EVG, que no es conocida por su militancia, no ha tenido más remedio que exigir mucho esta vez y adoptar un tono militante.

¿Cuál es el estado de ánimo de los trabajadores en estos momentos?

Más combativos que hace años. Definitivamente hay una gran voluntad de huelga y un alto nivel de expectación. No se trata sólo de los salarios. Las condiciones de trabajo son pésimas y muchos trabajadores quieren exigir responsabilidades a la dirección y dejar claro que las cosas no pueden seguir así. Pero los salarios también son intolerables. Muchos trabajadores sólo consiguen ganar el salario mínimo legal a través de sus subsidios, y sigue habiendo una gran diferencia salarial entre los de la antigua Alemania Oriental y los de la Occidental. En consecuencia, era importante que la reivindicación de la EVG tuviera una dimensión social a través de la demanda salarial fija de un aumento de 650 euros al mes, que debería beneficiar especialmente a los grupos con salarios más bajos. La reivindicación es del 12%, pero con un mínimo de 650 euros al mes. Es decir, un 12% sólo para los trabajadores que ganan más de 5.417 euros brutos, pero para muchos otros trabajadores es del 20 al 25%. También es importante que se exija que la duración del nuevo convenio sea de doce meses, ya que muchos trabajadores sólo aceptaron una ronda salarial este año para luchar por mejores condiciones laborales, como la supresión de los turnos de doce horas, lo antes posible.

En su opinión, ¿cómo debe prepararse el sindicato para las negociaciones del convenio colectivo y cómo se pueden impulsar las reivindicaciones?

En las próximas semanas, lo principal es hablar con los compañeros, explicarles que será necesaria una huelga para imponer las reivindicaciones y prepararles y educarles al respecto. Esto también puede ayudar a ganar más afiliados al sindicato.

Muchos trabajadores esperan ya la huelga, y la dirección de EVG adopta un tono inusualmente combativo. El presidente del sindicato, Martin Burkert, subraya que el sindicato está «dispuesto a luchar» y que la primavera será «caliente». Por desgracia, hasta ahora apenas se han anunciado acciones o huelgas de advertencia para la primera fase de las negociaciones. Además, mientras que los miembros de ver. di, el segundo sindicato alemán, que trabajan en los servicios públicos reciben una paga por huelga de aviso, los miembros de EVG no, lo que podría repercutir negativamente en la participación. Por lo tanto, se argumenta que la paga de huelga será necesaria si se llega a una huelga a gran escala.

También es importante que no haya divisiones. Al fin y al cabo, se está negociando para cincuenta empresas diferentes. La posición del sindicato es que debe haber un convenio para las cincuenta empresas, en lugar de varios convenios individuales. Por eso hemos elegido un comité de negociación colectiva con representantes de todos los sectores. Esto está bien, pero también necesitamos una amplia participación de los trabajadores en la huelga. No sólo las negociaciones deben ser transparentes, sino que deben celebrarse asambleas de huelga periódicas, y ningún acuerdo debe concluirse sin un amplio debate y una votación democrática.

Desgraciadamente, todavía no se han establecido coaliciones para los trabajadores del servicio postal y otras partes del sector público que están en negociaciones de negociación colectiva y también pueden ir a la huelga. Tenemos que presionar a todos los sindicatos para que se coordinen y emprendan acciones conjuntas.

¿Cuál será el impacto de la Ley alemana de 2015 sobre la unidad de los convenios colectivos (Tarifeinheitsgesetz, TEG)?

La TEG estipula que, de todos los sindicatos de una empresa, solo el sindicato con más afiliados en un centro de trabajo tiene derechos de negociación colectiva y, por tanto (según la legislación alemana), derecho a convocar una huelga. Se trata de un ataque contra el derecho de huelga y contra la libertad sindical. Lamentablemente, los sindicatos no han organizado una lucha seria contra esta ley. Sin embargo, en la práctica, esto no supone un gran problema en la mayoría de las empresas ferroviarias, ya que la mayoría de las relaciones entre la EVG y la GDL son muy claras en la mayoría de los casos. Por ejemplo, en DB Netz, la división de infraestructuras ferroviarias de los Ferrocarriles Alemanes, el 90% de los afiliados al sindicato están seguramente en la EVG. Pero también hay excepciones, como el S-Bahn regional de Berlín.

Abogo por que el sindicato, que tiene derechos de negociación colectiva, según la TEG, convoque a la huelga a todos los trabajadores, y el sindicato sin derechos de negociación colectiva también convoque a la huelga a sus afiliados. Sólo somos fuertes si nos mantenemos unidos. Desgraciadamente, este no ha sido el planteamiento adoptado por el EVG, hasta ahora, pero estamos intentando reforzar la idea de una lucha combinada con los miembros de base de ambos sindicatos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.