Inicio arte y cultura La FIFA no puede evitar que se filtre la política en la...

La FIFA no puede evitar que se filtre la política en la Copa del Mundo

61
0

Comité por una Internacional de Trabajadores CIT 5 de diciembre de 2022

por Adam Powell-Davies

Imagen: Aficionados al fútbol de Irán protestan contra el gobierno iraní – Standardwhale/CC


Mucho antes de que se pateara una pelota, la Copa del Mundo de 2022 en Qatar estuvo sumida en la controversia, especialmente en torno a la corrupción y el trato del régimen de Qatar a los trabajadores, las mujeres y las personas LGBTQ+.

Como era de esperar, una nueva investigación de Opinium muestra que las tres cuartas partes de los fanáticos del fútbol del Reino Unido piensan que los derechos de hospedaje de la Copa del Mundo nunca deberían haber sido otorgados a Qatar.

La decisión de quién será el anfitrión de la Copa del Mundo debe tomarse bajo la supervisión democrática de los aficionados y profesionales del fútbol, organizados en asociaciones de aficionados y sindicatos. Esto debería formar parte de un movimiento más amplio para «recuperar el juego», para transferir el control y la propiedad del fútbol de los multimillonarios a la clase trabajadora.

No obstante, la Copa del Mundo de 2022 ha salido adelante. Si bien algunos fanáticos han boicoteado el torneo de este año debido a un estado de ánimo comprensible para oponerse al régimen de Qatar, las cifras de visualización de las dos primeras rondas de partidos sugieren que más personas están mirando que nunca. En 2018, 3600 millones de personas en todo el mundo vieron la final de la Copa del Mundo en Rusia. Podría ser aún mayor este año.

Frente a una audiencia tan masiva, esta Copa del Mundo se ha convertido en un escenario para que fanáticos, jugadores y expertos destaquen las diversas desigualdades y prejuicios fomentados por el capitalismo.

Algunos han centrado sus críticas en el régimen de Qatar. Antes del partido inaugural de Inglaterra contra Irán, el experto de la BBC y ex incondicional de Inglaterra, Alex Scott, usó el brazalete ‘OneLove’ frente a las leyes anti-LGBTQ+ de Qatar. El gesto de Scott también fue un acto de protesta contra el organismo rector internacional FIFA, que amenazó con tarjetas amarillas y un partido de suspensión a los capitanes de siete selecciones nacionales por llevar los brazaletes.

Otros han aprovechado la oportunidad para destacar temas en el extranjero. La selección iraní se negó a cantar el himno nacional durante su partido con Inglaterra, en un acto de protesta contra el Estado iraní. Las imágenes de dos hinchas de Irán con camisetas que llevan el nombre de Mahsa Amini, cuya muerte desencadenó las protestas masivas en todo el país, se han transmitido en todo el mundo.

Apareciendo en vivo en ITV, el excapitán de Irlanda Roy Keane dijo: «La corrupción, la forma en que [Qatar] trata a los trabajadores inmigrantes, a los homosexuales… Creo que es genial que se haya mencionado». En la misma discusión, el experto Graeme Souness comentó: «¿Puedo decir simplemente: no somos perfectos también en nuestra historia… Sabes que los británicos no han sido perfectos en muchas partes del mundo, incluido el país de Roy».

Los comentarios de Souness, junto con las acciones de la selección iraní y otros, han puesto de relieve cómo la represión y la discriminación no son exclusivas de Qatar.

La Copa del Mundo y otros eventos internacionales importantes pueden llevar a los trabajadores de todo el mundo a sacar conclusiones sobre la naturaleza global de su sufrimiento y el sistema global que lo causa, el capitalismo.

Artículo anterior50 años del discurso de Salvador Allende en Naciones Unidas
Artículo siguienteLa “semana de huelga” cobra impulso en Austria

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.