Inicio Internacional Italia: tambaleándose hacia la derecha

Italia: tambaleándose hacia la derecha

38
0

Michael Roberts

23 de septiembre

Italia acude a las urnas este domingo 27 de septiembre. Se trata de unas elecciones anticipadas forzadas por el presidente de Italia porque el gobierno «tecnócrata» del ex jefe del BCE, Mario Draghi, cayó tras perder el apoyo mayoritario en el parlamento. Ese apoyo se perdió, en parte, porque Draghi respaldó enérgicamente el apoyo de la OTAN a Ucrania contra la invasión rusa -algo que tanto los principales partidos de derecha como el izquierdista Cinco Estrellas no veían con buenos ojos- y, en parte, porque el gobierno de Draghi estaba decidido a mantener las restricciones fiscales de la Comisión de la UE a cambio del enorme paquete de regeneración de la UE que Italia recibiría para reactivar la economía tras la caída de la COVID.

Si las encuestas son correctas, Italia saldrá de sus elecciones generales del domingo con un nuevo gobierno de extrema derecha liderado por la archiconservadora Giorgia Meloni, presidenta de los Hermanos de Italia, un partido que se ha disparado de la nada desde las últimas elecciones inconclusas de 2018 (ver mi informe aquí). Meloni y su aliado populista Matteo Salvini, líder de la Liga (que ha perdido un enorme apoyo en favor de los Hermanos), parecen juntos preparados para una victoria decisiva sobre un centro izquierda profundamente dividido.

This would mark Italy’s first experiment with far-right rule since fascist dictator Benito Mussolini, after a total of 69 ideologically diverse governments since the second world war.  Both Meloni, a conservative firebrand whose political career began as a teenage activist in the youth wing of the neo-fascist Italian Social Movement, and Salvini, who was an ardent admirer of Russian president Vladimir Putin, are Eurosceptics.

However, there are differences that will be revealed after the new government is formed. While Meloni has pledged to continue Draghi’s policies of military support for Ukraine and would take a tough line on sanctions on Russia, Salvini on the campaign trail has publicly complained of the toll sanctions are taking on Italy’s economy.

The two right-wing leaders are united in fierce opposition to immigration and support for conservative “family values”. But while Meloni is a staunch Atlanticist (pro-US) who advocates repressive national security policies, while Salvini’s support base includes companies that had close business relations with Russia until the invasion.

The new right-wing government faces two immediate issues.  The first is the energy-driven cost of living crisis that is hitting all of Europe.  The cost of electricity in Italy is second only to the UK in price.  And gas from Russia constituted over 40% of all energy supply.

Los precios de la electricidad de los hogares italianos están entre los más altos en Europa

El futuro económico inmediato de Italia depende de que consiga el paquete de 200.000 millones de euros de la UE para ayudar a relanzar su economía, cuyo rendimiento es crónicamente bajo, y evitar así una crisis de deuda. Italia tiene una enorme deuda pública, del 135% del PIB, y el coste del servicio de esta deuda está aumentando a medida que suben los tipos de interés mundiales. Esto podría llevar a los inversores extranjeros a vender bonos italianos y provocar una espiral de servicio de la deuda. El BCE está preparado con medidas especiales de rescate para tal caso. Pero la esperanza sigue siendo que un nuevo gobierno mantenga la probidad fiscal y equilibre las cuentas para poder recibir la generosidad de la UE prevista para los próximos años.

Esto significa que cualquier gobierno «radical» de derechas se enfrenta a un dilema: ¿romperá Meloni con la UE y adoptará políticas económicas y de gasto similares a las propuestas por el gobierno británico del Brexit bajo la nueva PM Liz Truss o por Orban en Hungría; o se ceñirá Meloni a las restricciones de la UE? Parece que es lo segundo. Meloni ha prometido respetar las normas fiscales y ha pedido prudencia y cautela. Esto ha sido recibido con aprobación por la clase financiera italiana. «Quieren ser percibidos como un partido con el que se puede hacer negocios y que puede gobernar el país», dice Lorenzo Codogno, antiguo director general del Tesoro italiano, sobre los Hermanos de Italia. Pero no debería sorprendernos. El gobierno de Mussolini siempre apoyó a las empresas y las finanzas durante su gobierno fascista. No será diferente con Meloni, o incluso con Salvini.

Pero entonces, los sucesivos gobiernos italianos, tanto de izquierda como de derecha, han respetado en general las reglas fiscales. De hecho, los gobiernos italianos han tenido superávits presupuestarios primarios (superávit antes de pagar los intereses de la deuda) año tras año. De hecho, hasta ahora Italia también ha sido un contribuyente neto al presupuesto de la UE. En efecto, Italia ha estado en permanente austeridad para cubrir los costes de su deuda.

Sin pago de intereses, Italia tiene superávit presupuestario

El problema de Italia no es el despilfarro en el gasto público, sino la escandalosa incapacidad del capitalismo italiano para crecer e impulsar la productividad de la mano de obra para competir con países como Alemania, Francia (las otras economías del G7 en la Eurozona) o incluso con España.

Italia sigue siendo el segundo país de la UE, por detrás de Alemania, en cuanto a producción industrial, debido principalmente a las estructuras económicas de las regiones del norte. Y ocupa el tercer lugar en exportaciones de bienes, sólo por detrás de Francia, liderando la ingeniería mecánica, la construcción de vehículos y los productos farmacéuticos.

Pero Italia se ha convertido en el «enfermo» de Europa si se mide el crecimiento real del PIB y la productividad. Tras el auge de la recuperación de la posguerra, el capital italiano quedó expuesto como especialmente corrupto y oligárquico. La desigualdad entre ricos y pobres y entre la Italia industrial del norte, cercana a Alemania y Francia, y la Italia rural del sur ha seguido siendo muy amplia.

La brecha económica de Italia es una de las más grandes de Europa

La crisis de los precios del petróleo de los años setenta lo puso aún más de manifiesto, provocando la agitación política y el declive económico. El crecimiento de la productividad italiana comenzó un declive constante a partir de la década de 1970, pasando a ser negativo en los años posteriores a la entrada de Italia en la zona del euro. La tasa media anual de crecimiento per cápita en Italia desde la adopción del euro (1999-2016) ha sido cero. A efectos de comparación, la de España ha sido del 1,08, la de Francia del 0,84 y la de Alemania del 1,25%. Los otros tres países que adoptaron el euro al mismo tiempo que Italia crecieron, por término medio, en torno al 1% cada año desde la introducción del euro, mientras que la economía italiana se ha estancado.

Crecimiento real medio anual per cápita en Italia, España, Alemania y Francia. (1999-2016).

FranceGermanyItalySpain
0.84%1.25%0.00%1.08%

La demografía italiana es especialmente mala, con una proporción creciente de personas mayores. Esto significa que el crecimiento del empleo es bajo. A ello se une una elevada tasa de desempleo juvenil (en torno al 25%), lo que significa que se descuida la creación de valor de la parte potencialmente más productiva de la mano de obra humana. El porcentaje de desempleo de larga duración entre estos jóvenes desempleados llega al 40%, según Eurostat, principalmente por su escasa formación y por vivir en gran medida en el sur de Italia. Menos del 20% de la mano de obra italiana ha cursado algún tipo de estudios superiores. Como resultado, a lo largo de las décadas, los italianos más cualificados han abandonado el país, empeorando los resultados económicos nacionales. Si se combina el bajo crecimiento del empleo con el bajo crecimiento de la productividad, no es de extrañar que la economía italiana tenga una baja tasa de crecimiento potencial a largo plazo, que no supera el 1% anual.

El crecimiento de la productividad se ha estancado porque el capital italiano no invierte de forma suficientemente productiva. Los niveles de inversión siguen estando muy por debajo de los alcanzados antes de la Gran Recesión.

Italia: formación bruta real de capital fijo

Y la razón es clara. La rentabilidad del capital productivo en Italia ha caído bruscamente a lo largo de décadas, pero sobre todo tras la entrada en la zona euro y después del crack financiero mundial.

Tasa de beneficio en Italia, Alemania y Francia (%)

Basado en World Penn Tables


Aunque la rentabilidad del capital italiano después de la Segunda Guerra Mundial fue mucho más alta que en Alemania y Francia, debido a la mano de obra enormemente barata y al uso del crédito estadounidense para reconstruir la industria italiana de entreguerras, la crisis de rentabilidad de los años setenta afectó a la economía italiana, más débil que en Alemania y Francia. El periodo de recuperación neoliberal a partir de los años 80 ayudó un poco al capital italiano con la expansión de la región de la UE. Pero la entrada en la zona euro pronto puso a Italia en desventaja competitiva con respecto a Alemania, donde la rentabilidad aumentó hasta la Gran Recesión.

Ninguno de los fracasos del capital italiano será abordado por el nuevo gobierno de derechas. No lo harán mejor que los anteriores gobiernos italianos de centro-izquierda, centro-derecha o «tecnócratas». De hecho, es probable que empeoren las cosas, además de adoptar políticas reaccionarias y antiobreras para mantener su coalición.

Artículo anteriorBrasil – Muere el escritor y militante revolucionario histórico Avelino Capitani
Artículo siguienteCambios políticos generan nuevas constituciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.