Inicio internacional Francia: Una carrera presidencial muy concurrida: ¿qué debe hacer la izquierda?

Francia: Una carrera presidencial muy concurrida: ¿qué debe hacer la izquierda?

85
0
Compartir

20 de diciembre de 2021 , Gauche Révolutionnaire (CIT Francia)

Alex Rouillard

imagen: El candidato presidencial de France Insoumise, Mélenchon, en 2017 (Foto: MathieuMD / Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0)


El fin de semana del 4 al 5 de diciembre fue un importante punto de inflexión en la carrera por las elecciones presidenciales en Francia. La primera vuelta se celebra el 10 de abril de 2022.

El partido de derecha, Les Républicains (LR), designó oficialmente a su candidata en la persona de Valérie Pécresse, presidenta de la región del Gran París, Ile de France. Pécresse fue ministra del gobierno de Nicolas Sarkozy y firme defensora de las políticas neoliberales. En esa época, promovió nuevos pasos en la privatización de las universidades aplicando medidas para disminuir su financiación con cargo al presupuesto público. Impulsó a las universidades a buscar más financiación privada y a poner al personal y a los estudiantes en una competencia de tipo capitalista.

Durante su actual presidencia de Ile de France, Pécresse también atacó el sistema de educación pública (escuelas secundarias) y el sistema de transporte público. Denunció con saña las huelgas de los conductores de autobús. Estos luchaban contra los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo. Pécresse aboga por la privatización de la RATP, el enorme sistema de transporte público de París y sus suburbios.

Sólo 69.000 miembros de Les Républicains han votado a Pécresse de un total de 140.000 miembros (que son en su mayoría de clase media-alta y burgueses). Al elegir a este candidato, han decidido impulsar una política más derechista contra los trabajadores y los servicios públicos. Esto se debe en parte a que el presidente Macron ya ocupa el terreno tradicional de la derecha.

Pécresse se presenta como dos tercios de Thatcher y un tercio de Merkel. Espera que elementos del electorado de derechas que votaron a Macron vuelvan a su partido. Ha dicho: «Será Macron o nosotros», con la esperanza de que muchos votantes intenten deshacerse de Macron votándola a ella en la segunda vuelta en lugar de a él, y sin miedo a elegir a un candidato de extrema derecha, como Le Pen o Zemmour. Debido a la gran publicidad que ha recibido Pécresse, en los sondeos de mediados de diciembre estaba en el 17%.

La carrera de la extrema derecha

Durante años, los medios de comunicación capitalistas han hablado del escenario de otra segunda vuelta entre Macron y la ultraderechista Marine Le Pen de Rassemblement National (RN). Pero el RN ha seguido perdiendo popularidad. No ha dado un verdadero apoyo a la lucha de los trabajadores en el movimiento de 2019-20 sobre las pensiones. Le Pen dijo oficialmente que estaba a favor de la jubilación a los 60 años, pero la mayoría de los militantes del partido RN estaban en contra y se manifestó en contra de las huelgas.

La RN ya estaba minada por la candidatura de izquierda radical de Mélenchon en 2017. Él ha mostrado mucho más camino para los que están hartos de los políticos y de su sistema que RN, que no tiene un verdadero programa social y económico para el cambio. El partido de Le Pen sigue obteniendo bastantes votos, pero menos en las elecciones municipales y regionales que antes. Se plantean dudas incluso entre los partidarios de la extrema derecha sobre la capacidad de Le Pen para vencer a Macron. Ahora está en el 16,3 % en las encuestas.

Esta es una de las razones de la aparición de otro candidato de extrema derecha, Eric Zemmour. Ya era polemista en un gran grupo mediático propiedad del multimillonario Bolloré, y también en las páginas de Le Figaro. Aprovechando esta audiencia y los numerosos amigos que tiene en los medios de comunicación, Zemmour preparó una «precampaña» antes de anunciar su candidatura oficial a principios de diciembre. Su primer mitin reunió a más de 10.000 participantes y mostró el apoyo de muchos políticos de la derecha católica.

El programa económico de Zemmour está muy cerca de los de Pécresse o Macron: una mezcla de medidas neoliberales (como la edad de jubilación a los 67 años) y pronunciamientos demagógicos sobre el nivel de vida demasiado bajo (sin hablar del nivel de salarios). Pero el tema principal es una permanente retórica antimusulmana, antinegra y antiinmigrante. Incluso cuando se le pregunta por el medio ambiente, Zemmour pasa la mitad del tiempo hablando del peligro de una invasión de inmigrantes, de una islamización de Francia, etc.

Cuando Zemmour habla de las supuestas «raíces cristianas» de Francia, muchos lo consideran algo divertido, ya que Zemmour es un cristiano converso con orígenes en la comunidad bereber-judía de Argelia. El 11 de diciembre de este año fue a Armenia para utilizar los dramáticos acontecimientos de la provincia de Karabach para acusar al Islam de amenazar la llamada civilización cristiana.

De hecho, Zemmour está desempeñando un papel muy tóxico en el debate político, impulsando el odio contra los musulmanes y los negros. Pero es porque esta retórica ha sido utilizada por tantos políticos antes que él (desde Le Pen hasta los líderes del Parti Socialiste) que incluso existe espacio para la retórica islamófoba. No obstante, Zemmour es muy útil para Macron, ya que obtiene una media del 13,8 % y socava a Le Pen. Pero no se descarta que, cuando comience la verdadera campaña política a principios de febrero, Zemmour pueda superar a Le Pen. Esto podría suponer un punto de polarización en el debate presidencial e impulsar los sentimientos racistas en la sociedad.

Oficialmente, Macron aún no es un candidato declarado. Dijo en una entrevista el 15 de diciembre que todavía tiene que realizar sus tareas presidenciales antes de presentarse a las elecciones. No obstante, Macron afirmó que tiene «ambiciones para el país el próximo mes de abril». Macron, que aún cuenta con un 24% de los votos, se espera que gane la segunda vuelta en los sondeos.

En realidad, Macron tiene a la mayoría de la población en contra porque ha atacado los servicios públicos, los derechos y las condiciones de los trabajadores, y gobierna en nombre de los muy ricos. Pero esta oposición no se basa en un programa, a pesar de las luchas que han tenido lugar. El hecho de que Macron haya estado en el cargo durante la pandemia de Covid ha mantenido un elemento de apoyo hacia él, especialmente entre la clase media.

La «izquierda gubernamental» no es una alternativa

El Partido Socialista (PS) sacó conclusiones muy erróneas del mantenimiento de su posición en las elecciones regionales, el pasado mes de junio, ya que era la estabilidad general sobre la base de una participación muy baja. Imaginaron que el purgatorio que han sufrido después de cada vez que han sido el partido del gobierno había terminado. Pero el odio hacia este partido de traidores al servicio del capitalismo sigue siendo muy fuerte.

A pesar de que la candidata del PS, Anne Hidalgo, es alcaldesa de París, sólo obtiene un 4,1% de los votos. Pero es también la incapacidad del partido para distinguirse políticamente de Macron, que fue ministro de Economía bajo su gobierno, lo que explica el continuo desplome en las elecciones. Es posible que algunas personas, sobre todo los jóvenes, sigan votando al PS con la esperanza de una política mejor. Pero para la mayoría de los trabajadores, está descartado. El PS lidera en muchos ayuntamientos que están aplicando, sin ninguna crítica, la legislación decidida por el gobierno de Macron que obligará a los trabajadores de los ayuntamientos a trabajar al menos una semana más al año por el mismo salario.

Un socio del PS es el llamado ecologista, EELV (Europe Ecologie – les Verts). Su candidato a la presidencia, Yannick Jadot (con un 6,5% en los sondeos), es partidario de «un capitalismo europeo y un bienestar social europeo que no es el mismo que el americano o el chino». Negándose a culpar al capitalismo de la crisis medioambiental y estando en contra de las nacionalizaciones, Jadot no es más que un demócrata liberal pintado de verde.

Por supuesto, debido al crecimiento del movimiento climático, el candidato de EELV está consiguiendo cierta audiencia, pero en ningún momento se ha pronunciado en contra de las políticas de Macron. Incluso si estuviera ganando en las encuestas debido a un colapso del PS, no sería un desafío o una oposición real a Macron y, ciertamente, no sería un verdadero activista en cuestiones climáticas y ambientales.

Una alternativa obrera y socialista al circo burgués

A la izquierda del PS y del EELV, el Partido Comunista (PC) ha decidido ir por su cuenta, cambiando su política de 2012 y 2017 cuando apoyaba a Mélenchon de la FI (Francia Insumisa). A pesar de algunas declaraciones oficiales, este cambio no es un paso a la izquierda, sino más bien un enfoque sectario contra el movimiento de Mélenchon y una forma de ponerse en posición de negociar con el PS para las elecciones parlamentarias del próximo junio.

El candidato del PC, Fabien Roussel, está en torno al 2% en las encuestas. Sigue recibiendo el apoyo de una capa de la clase obrera, pero sin ninguna posibilidad de jugar un papel real contra Macron o en la lucha de clases. La campaña de Roussel es una mezcla de reivindicaciones clásicas sobre el aumento de los salarios, los impuestos a los ricos, etc., y de medidas abiertamente reaccionarias. Apoyó a los sindicatos policiales de derecha en su manifestación de mayo y se ha declarado a favor de la contratación de 30.000 policías más.

La única razón por la que el PC presenta un candidato es que sus dirigentes y cuadros sólo ven la política en términos de resultados electorales. Esto les lleva a establecer alianzas con France Insoumise y (en la mayoría de los casos) con el PS. El PC podría haber desempeñado un papel en el impulso de la campaña de Mélenchon de una manera más abierta y colectiva, involucrando a los trabajadores y a los jóvenes, pero es incapaz de trabajar colectivamente incluso en sus propias filas. En 2017 el PC decidió apoyar a Mélenchon sólo tres meses antes de las elecciones. Ahora irá claramente solo, obteniendo una baja puntuación con el único objetivo de que el PC tenga sus propias pancartas e intente que nuevos miembros rellenen las solicitudes de afiliación.

En la extrema izquierda, algunos candidatos como Philippe Poutou por el NPA y Nathalie Arthaud por LO volverán a participar, obteniendo una puntuación de entre el 0,5% y el 1,1%. No intentarán dirigirse al electorado de Mélenchon de otra manera que diciendo: «Mélenchon es un reformista y nos traicionará».

France Insoumise debe organizarse y prepararse para la batalla

Mélenchon ha sido el objetivo constante de los medios de comunicación capitalistas e incluso del Estado. Representa el peor escenario para la clase dominante y es atacado regularmente. En 2017, obtuvo 7 millones de votos, quedando en primer lugar entre los jóvenes y en las zonas obreras. Fue en un momento en que muchos trabajadores y jóvenes estaban muy desilusionados con el gobierno del PS-EELV Hollande.

Hoy, la situación es menos sencilla. Mélenchon está en una media de alrededor del 10% en diferentes encuestas, y su primer mitin público masivo fue bueno pero no enorme, con sólo 5.000 participantes. Su programa se centra en las reivindicaciones de los trabajadores: aumento de los salarios, reducción del tiempo de trabajo para crear empleo, defensa de los servicios públicos… ataque a los ricos (con más impuestos). También profundiza mucho en la cuestión de la regulación económica y las cuestiones medioambientales.

Para muchos trabajadores y los que viven en zonas obreras, Mélenchon sigue siendo visto como el verdadero oponente a Macron y a la extrema derecha. De hecho, conseguir a Mélenchon en la segunda vuelta sería una pesadilla para la burguesía y para los racistas, y un verdadero paso adelante para el pueblo trabajador. Por eso la Gauche révolutionnaire -la sección francesa del CIT- ha decidido por unanimidad apoyar la candidatura de Mélenchon.

Esto no significa que estemos de acuerdo con todas las propuestas y consignas de la FI, como se explica en el folleto especial discutido y aprobado en la conferencia nacional de Gauche Revolutionnaire, el mes pasado. Sin embargo, pensamos que la candidatura de Mélenchon todavía puede ser un buen vehículo para unir a los trabajadores, los jóvenes, los pensionistas y los desempleados contra Macron.

La debilidad de la Francia Insumisa tras la campaña de 2017 fue su negativa a transformarse en un verdadero partido político. Dejó a miles de activistas que se unieron con solo un clic en internet sin estructuras para organizarse contra los ataques de Macron.

Como advirtió entonces la Gauche Revolutionnaire, la velocidad de los acontecimientos irá más rápido que la agenda electoral. Fue más el caso de lo que podíamos imaginar. La pandemia covídica vio cómo Macron tomaba medidas muy restrictivas y represivas, especialmente contra los trabajadores. A pesar del buen trabajo de oposición de los 17 diputados de France Insoumise, no se organizó nada realmente sobre el terreno, en los centros de trabajo y a nivel regional. Esto hizo imposible discutir realmente de forma colectiva cómo luchar y por qué luchar.

En segundo lugar, el programa de Mélenchon, aunque él mismo se refiera a veces a Marx y a otros revolucionarios, y ataque a menudo el capitalismo, no tiene como objetivo el socialismo, ni siquiera en un sentido amplio. Esta debilidad puede alienar a algunas de las mejores capas de los trabajadores y de la juventud que han llegado a la conclusión de que es necesaria una revolución para derrocar al capitalismo.

Al mismo tiempo, el tono de izquierda de su campaña, y su claro llamamiento a apoyar la lucha de los trabajadores, para mucha gente sitúa a Mélenchon como el candidato de los anticapitalistas y antirracistas, del antisexismo, y como el campo de los trabajadores y la juventud. Estamos a favor de una discusión de todas las fuerzas de la izquierda del PS y del EELV para apoyar a Mélenchon y ocupar su lugar en la campaña con su propio material político.

En dicha campaña, no sólo apoyamos todas las reivindicaciones en materia de servicios públicos, salarios, vivienda, etc., sino que vamos más allá. Apoyamos las demandas de nacionalización completa del sistema sanitario y del sistema educativo.

Hacemos campaña para que los trabajadores luchen por estas medidas, pero también para que luchen por el socialismo, es decir, la toma de posesión pública de los principales medios de producción y distribución (grandes empresas y fábricas, bancos, etc.) para planificar democráticamente la economía para satisfacer las necesidades de todos, con una clara comprensión de las cuestiones medioambientales.

Este enfoque ya ha encontrado eco entre los miembros de France Insoumise. Los activistas del GR participan en algunos ámbitos de la organización de France Insoumise y en las campañas electorales de la IF. Pero también nos dirigimos a los trabajadores no organizados y a los jóvenes que buscan una alternativa.

Las numerosas luchas sobre la cuestión de los salarios y las condiciones de trabajo que se han producido en los últimos tres meses continuarán sin duda después de las vacaciones de diciembre. Crearán un terreno aún más favorable para una campaña contra las políticas de Macron y contra el propio capitalismo.

La mayoría de la población está harta de la situación actual de bajos salarios, mala vivienda y, sobre todo para los jóvenes, completa incertidumbre en relación con el futuro. Es nuestra tarea esbozar una perspectiva y defender la necesidad de un nuevo partido de la clase obrera y la juventud, que luche por un futuro real, ¡que luche por el socialismo!

Posdata:

Teniendo en cuenta sus grandes dificultades para crear una salida, los dirigentes del Parti Socialiste están pensando en otras posibilidades, incluyendo el patrocinio de la idea de unas «primarias de la izquierda» en las que participarían los diferentes candidatos de la izquierda. Pero esto ya ha sido rechazado por Mélenchon y Jadot. Siguiendo esa sugerencia, una ex ministra de Justicia de Hollande, Christiane Taubira, anunció que está pensando en ser candidata. Aunque es una personalidad del movimiento político identitario, nunca ha sido socialista, ni siquiera en el sentido del Parti Socialiste, nunca ha luchado por las reivindicaciones de los trabajadores. Taubira, de hecho, será más bien una excusa para que el PS no se presente a las elecciones si Hidalgo sigue estando por debajo en las encuestas – AR

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.