Inicio Nacional En política, legislación y gobierno ¿es confiable el ‘centro’?

En política, legislación y gobierno ¿es confiable el ‘centro’?

120
0

Arturo Alejandro Muñoz

La primera vez que escuché hablar de ‘centro político’ en Chile fue en el año 1964 con ocasión de la elección presidencial que llevó a Eduardo Frei Montalva, y al Partido Demócrata Cristiano (PDC), a la presidencia de la república y, por tanto, a encabezar el gobierno del país.

Recuerdo que en esos históricos momentos, la DC hablaba de una “tercera vía”, distinguiéndose del capitalismo y del socialismo que se disputaban el planeta en plena ‘guerra fría’. Tampoco he olvidado las peroratas del entonces candidato presidencial del Partido Radical, Julio Durán Neumann, que aseguraba a viva voz ser el verdadero representante del centro político, “que interpreta cabalmente las aspiraciones y necesidades de los hombres de trabajo, de las dueñas de casa, de los jóvenes y de los pobladores de nuestra nación”;  eso decía Durán Neumann negando abiertamente que el PDC fuese el nuevo centro político chileno, título que según él, pertenecía en exclusiva al Partido Radical.

Pero, ya sabemos qué ocurrió a partir de ese instante. En Curicó, en una elección complementaria para llenar vacante de diputado, triunfó el doctor Oscar Naranjo, socialista (“el Naranjazo”), lo que provocó pánico en las huestes conservadoras y liberales, quienes le restaron el apoyo a Julio Durán optando por entregar sus votos al novel partido cristiano para, de ese modo, impedir el más que probable triunfo del doctor Salvador Allende y del socialismo local. Extrañamente, el mentado ‘centro político’ que aseguraba haber estado siempre en las filas del Radicalismo, ese año se había abrazado estrechamente a las huestes derechistas, las cuales no bien  ‘olieron’ el peligro de perder la elección presidencial de 1964, derivaron sus apoyos a la joven tienda democristiana y a su abanderado Frei Montalva.

Así entonces, el “centro político” pasaba del radicalismo al PDC, merced a decisiones y manejos de la derecha conservadora. Ya había ocurrido algo similar en el gobierno anterior, cuando el presidente Jorge Alessandri Rodríguez –un ícono de la derecha chilena- llamó a los radicales a conformar gran parte de su gabinete, lo que fue una forma de oxigenación para la tienda de los Matta y los Gallo que venía sufriendo una sostenida baja en la apreciación del electorado. Luego se producirían los efectos del ‘Naranjazo’ de 1864, y a partir de ese momento, el viejo Partido Radical comenzó a experimentar escisiones y mermas en sus filas, desgajándose importantes grupos que formaron nuevos referentes como “Democracia Radical” y “Partido de Izquierda Radical”, los que fueron opositores al gobierno socialista de Salvador Allende, uniendo sus filas al Partido Nacional (derecha dura) y a la democracia cristiana para derribar la administración de la Unidad Popular…como siempre, bajo el ala y tutela del conservadurismo derechista.

Esa es en parte –solo en parte- la Historia del ‘Centro Político” chileno en la segunda mitad del siglo veinte. Recuérdese que en 1950, el presidente de Chile, Gabriel González Videla, miembro del radicalismo, derivó prontamente hacia el lado más extremo de la derecha criolla. Una vez más, el ‘centro’ se unía a la derecha conservadora y anticomunista.  Lo mismo acaecería años más tarde con la otra tienda supuestamente ‘centrista’, la Democracia Cristiana, cuando bajó sus banderas para portar los pendones del derechismo, la sedición y la traición a la Carta Magna y a su propia historia.

El ‘Centro’, como ya sabemos- habitualmente ha sido la “mano de gato”  utilizada por  el conservadurismo clasista. Y como bien sabemos además, ese ‘centro’ ha sido traicionado y ninguneado por las tiendas conservadoras una vez que ellas sintieron que ya no era necesario continuar albergando en sus alrededores a partidos políticos de tendencia indefinida y que actuaban como un péndulo de reloj. Un día balanceándose hacia la derecha, otro día hacia la izquierda, pero nunca quieto y  firme en el medio, sin moverse.

Hoy, en el año 2021, el “centro político” tiene varias caras. Entre otras: Partido Radical Socialdemócrata, Partido Demócrata Cristiano, Amarillos, Partido Progresista de Chile, Comunes, Partido Nacional Ciudadano, …y todos ellos muy cerca de la derecha dura.

Por eso el titular de esta nota: ¿“es confiable, políticamente, el ‘centro’?

 

 

Artículo anteriorLa creciente marea negra de Italia, una contrarrevolución rampante
Artículo siguienteHackean a 360 Noticias, se perdió el material del último año…pero aquí estamos seguimos en la lucha

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.