Inicio politica En el Día Internacional de los Trabajadores: Otro Mundo es Posible y...

En el Día Internacional de los Trabajadores: Otro Mundo es Posible y Necesario Construir

129
0
Compartir

CREACIÓN HEROICA. Perú

01 de mayo 2020

EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES este 2020 coincide con la pandemia del coronavirus. Ésta no ha hecho más que agravar la crisis económica cuyos síntomas se habían observado hace unos años atrás. Decenas de millones de trabajadores han sido despedidos y un sector de la maquinaria económica se ha detenido. La reactivación parcial de ésta no podrá detener la crisis. Instituciones como la FAO advierten de más catástrofes sociales como la aparición de una “hambruna bíblica”.
        ¿Qué han hecho los gobiernos para hacer frente a la crisis? Frente a la crisis, los gobiernos no han hecho sino, esencialmente, tomar medidas para salvar al sistema capitalista. Han sido medidas ante todo de salvataje del gran capital bancario e industrial. El monto de dinero destinado a subsidiar a los trabajadores los días no trabajados es literalmente ridículo frente a la suma de dinero destinada a salvar al gran capital.
        Hoy los trabajadores viven no solo las consecuencias de la pandemia, sino ante todo las consecuencias de un sistema económico y social profundamente inhumano que ha dejado morir a decenas de miles de trabajadores para no detener la maquinaria del capital.
        Los enfermos de coronavirus no han encontrado siquiera la atención médica que merece cualquier persona, porque el sistema de salud fue precarizado y privatizado por los diferentes gobiernos de turno. No hay suficientes hospitales, no tenemos el número de médicos que necesitamos ni la cantidad de camas de cuidados intensivos que requerimos. Los médicos y el personal de salud en general ni siquiera cuentan con el material y los accesorios necesarios para trabajar con pacientes que padecen el coronavirus. En general, debemos decir que hoy nos encontramos con una situación en la que la existencia de miles de millones de personas en el mundo ha sido fuertemente precarizada por el sistema capitalista-imperialista.
        A la vez, aunque la pandemia del coronavirus impone la coordinación y la solidaridad entre los estados y los países, los Estados Unidos han intensificado el bloqueo contra Cuba, Venezuela e Irán –yendo incluso contra las recomendaciones de la propia Organización de las Naciones Unidas-, dificultando extremadamente la obtención de insumos médicos por parte de estos países para tratar la pandemia del coronavirus en sus territorios. Asimismo, es demasiado evidente que los estados más ricos han ignorado la situación de los países pobres que padecen o sufrirán con agudeza la pandemia del coronavirus.
        Es evidente que el sistema capitalista-imperialista ha sido modelado para servir a los intereses del gran capital. Es decir, el capitalismo no está diseñado para satisfacer las necesidades de los trabajadores. El capitalismo es un sistema que se estrella estrepitosamente contra los intereses de las grandes mayorías y, además, contra la naturaleza.
        La pandemia del coronavirus no ha traído ni traerá por sí sola algo mejor que el capitalismo. Los hechos demuestran que las clases dominantes se aferran con uñas y dientes a sus posiciones y privilegios. Aunque parezca mentira, hoy mismo hay capitalistas que siguen haciendo crecer sus grandes fortunas. Los trabajadores tienen grandes razones para luchar contra el capitalismo y construir un nuevo sistema social, que los eleve material y espiritualmente.
        La experiencia histórica demuestra fehacientemente que no es posible reformar el capitalismo. No es posible el “buen capitalismo”, un “capitalismo benevolente”, un “capitalismo con rostro humano”. Hoy más que nunca se comprende que tales “propósitos” nos distraen y alejan de la meta de emancipar al trabajo y a la humanidad. El conjunto de males sociales que padecemos derivan de la propia naturaleza del capitalismo. El capitalismo debe por eso ser superado y sustituido por el socialismo. Otro mundo es necesario y posible construir. Solo así tendremos un sistema económico y un estado al servicio de las grandes mayorías.
        Que este Primero de Mayo sirva como día de fortalecimiento de nuestras convicciones socialistas y de reafirmación de nuestra voluntad de transformación radical de la realidad social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.