Inicio internacional El Reino Unido, la Unión Europea y los Estados Unidos «reciben más...

El Reino Unido, la Unión Europea y los Estados Unidos «reciben más vacunas Covid en seis semanas que África en todo el año»

197
0
Compartir

El análisis de la Alianza Popular para la Vacunación pone de manifiesto el abismo existente y pide que se compartan las recetas de las dosis

Alexandra Topping y agencias

Sitio web de The Guardian (Londres) Jue 23 Dic 2021

El Reino Unido, la Unión Europea y los Estados Unidos han recibido más dosis de vacunas Covid-19 en las últimas seis semanas que los países africanos en todo el año, según un análisis de la Alianza Popular para las Vacunas (PVA).

La investigación se produce después de que el ex primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, calificara el despliegue como una «mancha en nuestra alma» y de que organizaciones e instituciones benéficas intensificaran sus llamamientos para que Moderna y Pfizer compartieran sus recetas de vacunas, y para que los gobiernos distribuyeran las vacunas que se necesitan urgentemente a las naciones más pobres.

La organización respaldada por Amnistía Internacional, formada por varias organizaciones sin ánimo de lucro como Human Rights Watch y Oxfam, afirma que, a pesar de obtener miles de millones de beneficios, Pfizer y Moderna siguen negándose a compartir la nueva generación de tecnología de vacunas. Su presión para que las empresas renuncien a sus derechos de propiedad intelectual ha obtenido el respaldo de líderes mundiales, entre ellos la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.

Entre el 11 de noviembre y el 21 de diciembre, la UE, el Reino Unido y Estados Unidos recibieron 513 millones de dosis de vacunas, mientras que el continente africano recibió 500 millones a lo largo de todo el año 2021.

Gobiernos como el del Reino Unido corren el riesgo de «atrapar al mundo en un ciclo interminable de variantes, refuerzos, restricciones e incluso cierres» si se permite que las bajas tasas de vacunación persistan en el sur global, dijo la PVA.

Anna Marriott, responsable de política sanitaria de Oxfam y de la PVA, afirmó que bloquear el acceso a las vacunas en los países más pobres es «prolongar la pandemia y todo su sufrimiento para cada uno de nosotros».

La dependencia de las vacunas de refuerzo era un error y sólo podía ser «un cortafuegos temporal e inadecuado», dijo. «Extinguir la amenaza de las variantes y acabar con esta pandemia requiere vacunar al mundo. Y eso significa compartir las recetas de las vacunas y dejar que los países en desarrollo fabriquen por sí mismos las vacunas».

Sólo el 8,6% de los habitantes de África han sido vacunados y, al ritmo actual de entrega por parte de los fabricantes, no será hasta abril de 2023 cuando todo el mundo reciba una primera dosis.

Los países del G7 tendrán un excedente de 1.400 millones de dosis para marzo de 2022, incluso después de dar a todos los adultos un refuerzo, pero no están cumpliendo con las promesas de donación. Estados Unidos ha entregado una cuarta parte de las vacunas que prometió donar, mientras que el Reino Unido y Alemania han entregado el 15% y el 14% respectivamente.

En una entrevista con el Servicio Mundial de la BBC, Brown dijo que otros 5 millones de personas podrían morir de Covid en todo el mundo si no se mejora pronto el acceso a las vacunas.

Dijo: «Es realmente una mancha en nuestra alma global y nos afecta a todos, porque creo que la gente está empezando a darse cuenta de que si permitimos que la enfermedad se extienda en los países pobres y el virus mute, vuelve a perseguir incluso a los totalmente vacunados».

El análisis de la PVA se produce después de que el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, comentara que «ningún país podría salir de la pandemia con un refuerzo».

El director general de la OMS dijo el miércoles: «Es probable que los programas de refuerzo generalizados prolonguen la pandemia de Covid-19, en lugar de ponerle fin, al desviar el suministro a países que ya tienen altos niveles de cobertura de vacunación, dando al virus más oportunidades de propagarse y mutar».

Los científicos de la OMS están intentando aplicar ingeniería inversa a la vacuna de Moderna, financiada por los contribuyentes estadounidenses, un proceso que llevaría dos años menos si la empresa compartiera su receta.

Human Rights Watch y Médicos Sin Fronteras han identificado más de 100 fabricantes que podrían producir vacunas de ARNm si se eliminaran las barreras de propiedad intelectual y las empresas farmacéuticas transfirieran la tecnología y los conocimientos necesarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.