Inicio Economía El papel de los «mercados» en el sistema capitalista

El papel de los «mercados» en el sistema capitalista

46
0

14 de enero de 2023 Nick Hart, Partido Socialista (Inglaterra y Gales Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT)

Imagen: City de Londres (Foto: CC)


«Liz Truss dimite tras el fracaso del presupuesto y la agitación de los mercados»; «Más del 40% de las hipotecas se retiran mientras el mercado se tambalea tras el mini-presupuesto»; «Sunak dice que se necesitan más impuestos y recortes del gasto para satisfacer a los mercados». Durante varias semanas del pasado otoño, los telediarios estuvieron repletos de noticias sobre la convulsión que se apoderó del sistema financiero británico tras la presentación del «mini-presupuesto» de los conservadores a finales de septiembre.

Muchos trabajadores y personas de clase media se preguntaban por qué el coste de su hipoteca o tarjeta de crédito se había disparado cientos de libras al mes en algunos casos, simplemente por un discurso pronunciado en el Parlamento por Kwasi Kwarteng.

¿Quiénes son estos «mercados»? ¿Cómo tienen el poder de dictar las acciones de los gobiernos y forzar la salida de los primeros ministros? ¿Y qué papel han desempeñado en la crisis del coste de la vida?

Los «mercados», en el sentido más amplio del término, pueden abarcar una gran variedad de formas en que los capitalistas mueven su dinero con la esperanza de acumular más. Entre ellas se incluyen las acciones de empresas que cotizan en las bolsas de todo el mundo, los derechos sobre la deuda pública y comercial a través de bonos, y el comercio de divisas, seguros, metales preciosos y materias primas.

Como muchos aspectos del capitalismo, la actividad comercial llevada a cabo en los mercados financieros no surgió de forma meditada, sino de manera desigual y caótica en respuesta a las necesidades de la clase capitalista de financiar sus actividades empresariales y aumentar así su riqueza personal.

Cuando las clases capitalistas emergentes lanzaron empresas en los siglos XVII y XVIII, como las compañías del Mar del Sur y de las Indias Orientales para explotar los recursos naturales y los pueblos de América, África y Asia, necesitaron dinero para financiar esas expediciones y a los hombres armados que las tripulaban. Más adelante, en el siglo XIX, los primeros capitalistas industriales necesitarían financiar la creación de fábricas, el hundimiento de minas y el tendido de vías férreas.

Para poder hacerlo, desarrollaron la práctica de vender un gran número de pequeñas participaciones en sus empresas, con la promesa de una participación en sus beneficios futuros mediante el pago de dividendos a los accionistas. A continuación, los inversores podían vender estas acciones a terceros, subiendo y bajando el precio en función de la rentabilidad futura percibida de la empresa.

Bolsas de valores

Esto llevó a la creación de bolsas de valores en Londres, Nueva York, Ámsterdam y otros lugares para el comercio de acciones y bonos, el nacimiento de la sociedad anónima, y con ella el especulador capitalista moderno.

Entonces y ahora, los capitalistas individuales podían aumentar su riqueza no a través del trabajo, ni siquiera de la supervisión del trabajo de otros, sino simplemente aportando el capital utilizado para reunir trabajadores, equipos y materias primas. Los trabajadores crean entonces algo de valor -fabricación de bienes, prestación de servicios- que puede venderse para generar un beneficio para el capitalista.

Pero este valor adicional generado además del invertido originalmente no surge de la nada, ni como resultado de la venta y comercialización de acciones de la empresa. Más bien proviene del hecho de que a los trabajadores se les paga menos en salarios que el valor total de lo que producen.

Hoy en día, muchos trabajadores de grandes empresas realizan su trabajo diario en la fábrica, la tienda o la oficina sin conocer la identidad de quienes reclaman los frutos de su trabajo, ya que las acciones de su empresa cambian de manos cada minuto.

Del mismo modo, al externalizar la gestión de su patrimonio a gestores de fondos de inversión, los especuladores capitalistas no necesitan preocuparse directamente de en qué empresas está invertido su dinero en cada momento, y mucho menos de la actividad diaria de aquellas en las que tienen acciones. Y gracias al auge de los programas informáticos que pueden negociar automáticamente acciones y otros activos a medida que las condiciones del mercado cambian por segundos, el papel activo que desempeñan los agentes de bolsa tradicionales y los propios gestores de fondos en la gestión de los flujos de capital es cada vez menor.

Como los especuladores capitalistas han pasado a generar la mayor parte de sus rendimientos no mediante la tenencia de acciones de las empresas y la espera de recibir dividendos, sino comprando y vendiendo las acciones a otros inversores, el precio de estas acciones se ha alejado cada vez más de la realidad de la actividad comercial y los beneficios reales (o la falta de ellos) de las empresas.

Esto es especialmente cierto en el caso de los «gigantes tecnológicos» como Meta (formalmente Facebook), Amazon, Apple y Google, que representaron gran parte del crecimiento de los mercados bursátiles estadounidenses en los últimos años.

En su punto álgido, a principios de 2022, el precio total de las acciones en circulación del fabricante de vehículos eléctricos Tesla ascendía a 1,2 billones de dólares. Esta cifra era superior a la del resto de la industria automovilística mundial combinada, que apenas alcanzaba los 700.000 millones de dólares, a pesar de que Tesla realizaba, en el mejor de los casos, el 2% de las ventas mundiales de vehículos de pasajeros, y sus acciones cotizaban a 88 veces el precio de sus beneficios previstos.

Esta burbuja ha estallado desde entonces, y el total de acciones de Tesla «vale» ahora sólo 397.000 millones de dólares en el momento de escribir estas líneas. No es de extrañar que Marx describiera este dinero invertido en acciones y otros instrumentos financieros como «capital ficticio», divorciado del capital real gastado en salarios y maquinaria.

Crecimiento económico

El mercado de valores no crea crecimiento económico ni crisis por sí mismo. Sin embargo, cuando las economías capitalistas atraviesan dificultades periódicamente, los inversores pierden la confianza, venden y los precios de las acciones vuelven a caer hasta parecerse más a la realidad, como en el infame crack de Wall Street de 1929 o, más recientemente, en la crisis financiera de 2008.

Esto no es sólo un problema para los capitalistas, sino también para los trabajadores, que pueden ver cómo disminuye el tamaño de su fondo de pensiones a medida que las inversiones realizadas por el fondo de pensiones pierden dinero.

En los últimos años, los sindicalistas de las universidades británicas y de las fábricas de automóviles de Nissan y BMW se han declarado en huelga para defender sus pensiones contra el paso de los pagos garantizados de un sistema de «prestaciones definidas» a otro de «cotizaciones definidas», en el que la cantidad que recibirían en la jubilación dependería de las fluctuaciones de los mercados.

Las fluctuaciones de los precios y los dividendos que ofrecen las acciones de las empresas hacen que muchos de los que gestionan fondos de inversión suavicen los cambios en el valor de su cartera de acciones manteniendo también otras inversiones más fiables, en particular bonos del Estado.

Los bonos fueron introducidos por el gobierno británico en la década de 1690 para financiar sus gastos militares a medida que el estado capitalista en desarrollo aflojaba sus lazos con la corona, antes de ser adoptados por las empresas como una forma de recaudar dinero además de la venta de acciones.

En efecto, un bono es un préstamo que un inversor hace a un gobierno o a una empresa a cambio de un porcentaje anual fijo de pago de intereses antes de que expire el plazo del bono y se devuelva la inversión original.

Un bono puede venderse muchas veces antes de que «venza» al final de su plazo por más o menos de la suma prestada por el tenedor original del bono. Estos cambios en el precio de los bonos pueden depender de muchos factores, entre los que destaca la confianza del mercado en que el gobierno o la empresa que lo emitió será capaz de cubrir el coste de los pagos de intereses pendientes, junto con la devolución del préstamo original.

Si existe la posibilidad de que el emisor del bono quiebre antes de que pueda hacerlo, el precio del bono cae y el «rendimiento» (el total de pagos pendientes dividido por el precio del bono) se dispara. Esto, a su vez, hace que al emisor de bonos le resulte más caro pedir prestado más dinero, ya que los operadores de bonos exigen un mayor rendimiento a cambio de asumir el supuesto riesgo de prestar.

Cuando Kwasi Kwarteng anunció una serie de recortes fiscales que se financiarían con un mayor endeudamiento del gobierno británico, y el rendimiento de los bonos a diez años emitidos por el Banco de Inglaterra (gilts) se disparó del 3,5% al 4,51% de la noche a la mañana, muchos interpretaron que los mercados financieros estaban votando en contra del mini-presupuesto de los tories.

Aunque los rendimientos de los gilts han vuelto al nivel en que estaban antes del mini-presupuesto (junto con la fuerza relativa de la libra frente al dólar), los políticos capitalistas y sus seguidores en los medios de comunicación ya están tratando de utilizar los movimientos de los mercados financieros durante un solo mes de 2022 para justificar hasta 60 billones de libras de más austeridad en los próximos años.

Tales situaciones dan a los comerciantes de bonos no elegidos y a las agencias de calificación crediticia que les asesoran una influencia significativa sobre la política del gobierno.

Grecia

Esto se demostró claramente durante la crisis de la deuda griega de la década de 2010. A medida que el tamaño de la deuda pública griega aumentaba tras la crisis bancaria de 2008 (en gran parte debido a la evasión fiscal generalizada de los griegos más ricos), aumentaba el número de bonos emitidos para cubrir el déficit entre gastos e ingresos.

En 2010, las grandes agencias de calificación otorgaron a estos bonos la calificación de «basura», lo que elevó aún más su rentabilidad y obligó al Estado a endeudarse aún más para hacer frente al servicio de la deuda. Para asegurarse de poder pagar a los tenedores de bonos sin incurrir en impago total de la deuda, los sucesivos gobiernos griegos negociaron una serie de rescates de la «Troika» del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea por un total de más de 300.000 millones de euros.

Con la amenaza siempre presente de que un impago del gobierno griego provocara más transferencias de capital fuera del país y el posible colapso del valor y la ruptura del euro, las instituciones capitalistas de la Troika exigieron un alto precio por estos rescates. Se impusieron una serie de recortes de austeridad por un total de 72.000 millones de euros -el 40% del tamaño de la economía griega- junto con el saqueo de la propiedad pública por parte de la clase capitalista griega mediante una serie de privatizaciones a precio de saldo.

En un referéndum sobre el tercero de estos paquetes de rescate en 2015, el 61% del pueblo griego votó «no» a una mayor austeridad en nombre de servir a los tenedores de bonos y permanecer dentro del euro. Sin embargo, el gobierno de «izquierda radical» de Syriza se negó a movilizar la energía detrás de este voto y a tomar las medidas necesarias para desafiar a la Troika, incluyendo: controles de capital y nacionalización de los bancos y otras grandes empresas, todo bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores.

En lugar de ello, aplicó el paquete de todos modos, cediendo a las demandas de los mercados financieros representados por las instituciones capitalistas.

Hoy en Gran Bretaña, tras 12 años de recortes de servicios y estancamiento salarial en nombre del control del déficit público para apaciguar a los mercados, los trabajadores también han decidido que ya basta.

Sin embargo, en un momento en que los comerciantes de bonos han obligado a subir el coste de los alquileres y las hipotecas de los trabajadores, y los especuladores de los mercados de materias primas han hecho subir el precio de todo, desde la electricidad hasta los alimentos básicos, los laboristas se han apresurado a demostrar que están del lado de «los mercados» tanto como los conservadores.

Tras el mini-presupuesto de septiembre, el líder laborista Sir Keir Starmer dijo: «Les diré lo que estabilizará los mercados: un gobierno laborista entrante, con reglas fiscales absolutamente claras y Rachel Reeves como canciller», en clave de nuevos recortes salariales y de servicios. En julio declaró: «Necesitamos una verdadera asociación entre el Estado y el mercado».

Si hay una razón por la que los políticos tories y laboristas y los medios de comunicación parecen a la vez devotos y temerosos de «los mercados», es porque estos flujos de dinero en acciones y bonos representan el estado de ánimo y la confianza de la clase capitalista de la que ambos partidos se proponen defender los verdaderos intereses materiales.

Son bien recompensados por ello, con empresas y particulares del sector financiero de la City de Londres donando 15 millones de libras a los tres principales partidos en 2020 y 2021, así como desembolsando 2,3 millones de libras en pagos a 47 diputados individuales.

A pesar del lobby bien organizado y de la influencia sobre la política de las grandes empresas y del sector financiero en particular, estos «amos del universo» tienen un control limitado sobre su propio sistema. Los propios mercados, formados colectivamente por los operadores y los programas informáticos empleados para maximizar los beneficios rápidos de los inversores, son capaces tanto de exuberancia irracional como de ventas de pánico a la primera señal de problemas.

Las alocadas oscilaciones que se producen regularmente en los mercados financieros, y las consecuencias que de ellas se derivan en el mundo real, son signos de un sistema capitalista cada vez más caótico y disfuncional. Los mercados bursátiles actuales ya no pueden canalizar eficazmente el capital hacia el desarrollo de nuevas tecnologías y formas de trabajo más productivas de lo que el capitalismo puede hacer avanzar a la sociedad en su conjunto.

Cambio socialista

Un verdadero cambio socialista significaría romper la dictadura de los mercados mediante la apropiación pública de los activos físicos y las reservas de efectivo controlados por las grandes empresas que pueblan las bolsas de todo el mundo. En lugar de dejar la gestión de las empresas que dominan la economía y nuestras vidas en manos de directores elegidos por los accionistas, podrían ser dirigidas democráticamente por los trabajadores que las construyeron.

Entonces, las fantásticas riquezas actualmente atrapadas en los mercados financieros podrían utilizarse en beneficio de los verdaderos creadores de riqueza: no los inversores capitalistas, sino la mayoría de la clase trabajadora.

Artículo anteriorPerú – Remo Candia era un líder campesino que no se callaba ante las injusticias
Artículo siguienteClaudia Mix acusa maquinación del Alto Mando de la PDI sobre miembros de la comisión investigadora de abusos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.