Inicio Internacional EL “MALDITO” EMBUSTERO BUKELE: EL CASO CROOK LO DESNUDA

EL “MALDITO” EMBUSTERO BUKELE: EL CASO CROOK LO DESNUDA

173
0

El Socialista Centroamericano No 386

Por: Salvador Belloso


El miércoles 8 noviembre empezó a circular la información que, Elmer Canales Rivera, alias ’’El Crook”, quien es un reconocido ranflero de la Mara Salvatrucha, había sido capturado.

Con el paso de las horas se confirmó su captura en el aeropuerto, George Bush de Houston Texas, procedente de México. En enero de 2020 una corte federal de Nueva York acusó al Crook junto a otros 13 cabecillas de la MS-13 por narcoterrorismo y otros delitos, en enero de 2021 los EEUU presentó una difusión roja en la INTERPOL y una solicitud de extradición a El Salvador, para poder procesarlo allá.

Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América, Elmer Canales Rivera, fue liberado en junio de 2021 por el Gobierno
salvadoreño. Fue liberado el 3 de junio de 2021 cuando se suponía que debía estar cumpliendo una condena de 40 años en el penal de máxima
seguridad de Zacatecoluca, además estaba pendiente de ser procesado en El Salvador por otras causas penales, según consta en el oficio 901 de fecha 29 de marzo de 2022, escrito por un juez especializado en pandillas.

De la articulación de conjeturas a la determinación de los sucesos

La relevancia que se le ha dado mediáticamente a la captura de esta persona se debe a que, por una parte, se confirma lo publicado por los medios: La Prensa Gráfica y El Faro a finales de 2021 y entrado el 2022, realizaron publicaciones (oficios y audios de Carlos Marroquín) donde revelaron la liberación del Crook junto EL “MALDITO” EMBUSTERO BUKELE: EL CASO CROOK LO DESNUDA a otros líderes de la misma organización pandilleril. Lo cual fue negado por diputados de la bancada cyan, uno de ellos es Cristian Guevara, quien incluso lo catalogó como chamberío.

Además, del “reclamo’’ por parte de los EEUU a El Salvador ante la supuesta salida, tomando en cuenta que pesaba la solicitud de extradición más la difusión roja en la INTERPOL. Por otra parte, también tiene relevancia esto porque El Salvador desde el 27 de marzo de 2022 vive en estado de excepción de manera permanente.

La “guerra contra las pandillas’’ es un eslogan de una retórica oficialista, en la que se dice combatir a las pandillas hasta su desaparición, lo cual tiene relación con la evidente desarticulación territorial de las pandillas, por eso hasta acá se escucha coherente pensar que esto va por un buen camino, luego yendo más a fondo esto da lugar a ver que, entre lo dicho y lo hecho hay mucha diferencia. Es necesario analizar la relación entre las negociaciones del Gobierno con las pandillas, la ruptura del pacto que dio lugar a la ola de asesinatos en marzo 2022, el régimen de excepción, las más de 70, 000 capturas y los más de 200 asesinatos de reclusos por el Estado.

Negociaciones de vida,

negociaciones de muerte “Arena y FMLN no son basura, son peores que eso. Negociaron con la sangre de nuestro pueblo. Mil veces malditos’’. Publicaba en su cuenta de Twitter (ahora X) Nayib Bukele, en febrero de 2020. En ese momento se daba a conocer el relato en un juicio de un testigo sobre las negociaciones de la tregua cuyos inicios data desde del 2012. En aquel momento, valiéndose de su gran popularidad e influencia, logró crecer aún más el desprecio hacia estos partidos, mientras él se colocó al margen, como alguien pulcro que nunca haría eso, pero todo resultó falso, pues también negoció pero luego hizo algo aún algo más vil y despreciable.

La diferencia inicial con la tregua del 2012 es que esta fue pública y con participación de la población civil, mientras que la del 2019 es secreta, oscura y de espaldas del pueblo. El bukelismo liberó al Crook junto a otros peligrosos pandilleros, quienes orquestaron aquella ola de
asesinatos a finales de marzo de 2022, posteriormente se mostró como un héroe con el régimen de excepción para liquidar a los malos. Los encarcelamientos en masa y asesinatos ulteriores en manos del Estado forman parte de una amalgama de todas estas situaciones donde aparece un actor principal: Nayib Bukele, el mayor monstro, quien premeditó la respuesta violenta de las pandillas ante el rompimiento del pacto, para militarizarlo todo; su principal propósito de cara a la configuración de la dictadura en curso. Habrá que ajustar la cuenta con Bukele, no esperemos lo que determine la justicia estadounidense, preparemos la resistencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.