Inicio historia y teoria VICTOR SERGE, UNA APUESTA DESDE LA FAN

VICTOR SERGE, UNA APUESTA DESDE LA FAN

71
0
Compartir
La imagen puede contener: 1 persona, texto

Pepe Gutierrez Alvarez

 Hace unos cuantos años que la Fundación Andreu Nin (FAN) se propuso trabajar por la difusión de la vida y la obra de Victor Serge. Se trataba de una tarea era obligatoria, primero porque Victor Serge fue militante del POUM. Segundo porque su nombre era sinónimo de toda una hornada de anarquistas y anarcosindicalistas que en 1917 tomaron sobre sus espaldas la promesa de la revolución de Octubre de ser el primer eslabón de una revolución mundial que Serge vivió desde primera fila en la guerra civil rusa, en la crisis social alemana de 1921, en la lucha contra el fascismo en Italia de la mano de Gramsci, estuvo en la revolución china de 1927…

En la primera mitad de los años treinta, Serge conoció el infierno que Stalin, el heredero cultural del zarismo, estaba diponiendo contra los viejos y jóvenes bolcheviques que seguían defiendo que 1917 había sido solo el comienzo, y que estaba todo por hacer. Que había que hacerlo con medidas duras frente a un cerco imperialista obviamente despiadado, pero también desde los soviets, desde la pluralidad socialista.

Serge se libró de Kolima gracias al empeño de André Gide, André Malraux, de sus amigos surrealistas, de una campaña internacional que tuvo un importante en los primeros años de la España republicana.

Fue entonces cuando se editaron algunos de sus libros, como “Rusia al desnudo” que firmó Panait Istrati, pero en el que también pusieron sus aportes Serge y Boris Souvarine. Luego llegaron otros, “Petrogrado en peligro“,“El año uno de la revolución”, “Memorias de un revolucionario“, etc…

Esta afinidad le llevó a luchar por el POUM, a mantener unas afinidades privilegiadas con ellos y con los surrealistas. En los sesenta-setenta nos llegaron nuevamente noticias suyas a través de nuevas ediciones, ediciones que en los últimos tiempos se han ido sumando, algunas de ellas traducidas por Andrés Segovia…

Una vida luminosa, admirada por gente tan diversas como André Breton, Eugenio Fernández Granell, sus amigos, por John Berger siempre en su sitio, y por un Susan Sontang descolocada que reniega de lo que Serge nunca renegó. Serge fue hijo de una familia de revolucionarios (su padre estuvo liado en el atentado que llevó al patíbulo a Alejandro Ulionov, el hermano de Lenin), forma parte de una comunidad revolucionaria que no acepta la ruptura entre Marx y Bakunin, y tiene como patria la humanidad. “He conocido las ventajas reales y los pesados inconvenientes del desarraigo. Ensancha la visión del mundo y el conocimiento de los hombres; disipa las nieblas de los conformismos y de los particularismos asfixiantes; preserva de una suficiencia patriótica que no es en verdad sino mediocre contento de uno mismo; pero constituye en la lucha por la existencia un handicap más que serio”.
Años más tarde, aquel proyecto ha dado su fruto.

Desde la Web (que tenemos que poner al día) se publicó un extenso fondo de textos, y se contribuyó a la difusión editada abundantemente en los últimos tiempos tal como registra en la bibliografía que culmina la edición de “Victor Serge, la conciencia de una revolución”, un empeño colectivo que congregó especialistas de las América y de Europa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.