Inicio economía Uruguay – Pobreza subió casi tres puntos porcentuales en 2020 y alcanzó...

Uruguay – Pobreza subió casi tres puntos porcentuales en 2020 y alcanzó a 11,6% de la población

178
0
Compartir

Según información del INE, se trata de aproximadamente 100.000 personas más. El porcentaje de personas debajo de la línea de pobreza en 2020 fue de 11,6% de la población, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado este jueves.

La Diaria, 30-3-2021

https://ladiaria.com.uy/

El documento que este organismo dio a conocer asegura que, debido al contexto de emergencia sanitaria y a que a partir de abril de 2020 la Encuesta Continua de Hogares comenzó a realizarse de forma no presencial, sus estimaciones “no son estrictamente comparables” con las anteriores, que se realizaban de forma presencial. En 2019 la pobreza había alcanzado a 8,8% de la población, con una suba de 0,7 puntos porcentuales respecto de 2018.

En tanto, el total de personas bajo la línea de indigencia se ubicó en 0,4%. Hasta 2019, ese valor representaba 0,2% de la población.

Por hogares

El informe también mide la cantidad de hogares por debajo de la línea de pobreza (8,1%) y bajo la línea de indigencia (0,3%), y visualiza cómo la pobreza continúa afectando en mayor medida a hogares con jefatura femenina, tanto en Montevideo como en el resto del país.

A su vez, los departamentos con más hogares pobres son Montevideo y varios del norte y centro del país: Artigas, Salto, Paysandú, Tacuarembó, Rivera, Durazno, Cerro Largo y Treinta y Tres.

Por persona

Según el documento, la indigencia es menor en Montevideo que en localidades del interior del país, aunque la pobreza es más alta en la capital, seguida por las localidades del interior de menos de 5.000 habitantes. En cambio, el área rural es la que tiene menos incidencia de pobreza.

Por otra parte, la edad de las personas es una variable “relevante” en la pobreza, debido a que afecta más a los jóvenes que a las personas de edad más avanzada: mientras que entre menores de seis años alcanza 21,3%, en mayores de 65 años apenas alcanza a 2,3%.

Por último, el índice de Gini, que mide la desigualdad de ingresos, se ubicó en 0,387 (0 es máxima distribución y 1 máxima concentración). Los departamentos que muestran más desigualdad son Montevideo, Canelones, Lavalleja, Rocha, Durazno, Salto y Paysandú. En cambio, los que muestran más equidad en la distribución son Colonia, San José y Maldonado.

El nivel de ingresos mínimo para que una persona u hogar se considere por debajo de la línea de pobreza depende tanto de la cantidad de personas que vivan en un hogar como de su contexto geográfico. Por ejemplo, para considerar que un hogar está por debajo de la línea de pobreza en Montevideo, éste debía tener ingresos inferiores a 14.999 pesos. En cambio, en el interior rural se considera que un hogar de tres personas se ubica por debajo de esta línea cuando entre todos sus integrantes no llegan a obtener ingresos superiores a 17.401 pesos.

Un incremento importante: 100.000 personas más

El senador frenteamplista y exministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, sostuvo que si bien los datos de pobreza de 2020 no son comparables con los de 2019 y tienen un “sesgo” metodológico, lo que sí se puede concluir es que “hay un incremento de la pobreza bastante importante, que podrá estar matizado por ese sesgo pero es del orden de unas 100.000 personas”. Esto, dijo, es “coherente con la caída de los ingresos en el mercado de trabajo”.

La explicación central, sostuvo, está dada por el mercado de trabajo: caída del salario real, del empleo y del ingreso. Según el exministro, tanto la pandemia como las políticas económicas del gobierno explican esta caída: “La pandemia generó restricciones y el gobierno decidió profundizarlas, bajando salarios y no teniendo políticas activas. Apostó a que la pandemia hiciera su efecto, sin amortiguar nada, salvo seguros de paro”, aseguró.

El senador consideró poco probable que en 2021 cambie esta situación. “Es posible que haya niveles de recuperación, pero el mercado de trabajo va a pagar el ajuste hasta el fondo, y los niveles de empleo, salarios y pobreza estarán afectados fuertemente; la economía se va a recuperar para muy pocos”.

En tanto, el economista Matías Brun, del Instituto de Economía (Iecon) de la Facultad de Ciencias Económicas y de la Administración de la Universidad de la República, dijo que más allá de las dificultades metodológicas, existe un “aumento importante” de la pobreza.

Respecto de los comentarios de Olesker sobre la falta de “amortiguación” del gobierno, Brun recordó que en mayo del año pasado el Iecon había presentado un estudio que realizó junto con Mauricio De Rosa, que consideraba “insuficientes” las medidas planteadas por el gobierno para contener la crisis y estimaba que entre 94.000 y 127.000 personas cayeron por debajo de la línea de pobreza en abril debido a la pandemia, y que ese aumento sería “mitigable” y podría “neutralizarse” por medio de transferencias monetarias.

“Ya había estancamiento en el empleo y en los salarios, y luego vino la pandemia con un shock en el comercio y los salarios. La parte más importante de la caída se debe a eso, y también a la insuficiencia de políticas de mitigación”, dijo Brun.

El economista también consideró que es posible que la pobreza aumente en 2021, aunque es algo “más difícil de predecir”. “Estamos en un proceso de rebote, pero no sé si alcanzará para recuperar lo perdido. Los datos del producto interno bruto (PIB) fueron bastante malos y el presupuesto fue hecho con otras proyecciones. Si el gobierno sigue con políticas de bajar el déficit, es posible que tenga que volver a corregir [el gasto], y hay espacio para que la pobreza suba”.

A todo esto, el economista Agustín Iturralde, director ejecutivo del Centro de Estudios para el Desarrollo, señaló a la diaria que la nueva cifra de pobreza “no por esperable deja de ser un dato muy duro”. Agregó que va “muy en línea con todo lo que veníamos sabiendo”, con un 2020 “de una destrucción económica importante”, con una retracción de 5,9% del PIB, como se supo el miércoles.

“Desde 2015 la economía uruguaya dejó de crecer, y desde 2018 eso se está trasluciendo claramente en el ingreso de las familias. Eso, obviamente, en año de pandemia se vio agudizado tremendamente, y tenemos la realidad que conocemos hoy”, sostuvo. En cuanto a la advertencia del INE sobre la metodología utilizada, dijo que es “un buen recaudo metodológico”, que se traduce como “es la mejor aproximación posible que tenemos hoy”.

Por último, Iturralde señaló que, si comparamos con la región, según los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en Argentina el aumento de la pobreza estimada es de diez puntos, de 27% a 37%, y en Bolivia de ocho puntos, de 31% a 38%; mientras que en Paraguay y Brasil, que son “los dos únicos países de Sudamérica que tuvieron una caída económica menor que Uruguay, es donde se ve una incidencia del aumento de la pobreza muy baja o nula”. Subrayó que el dato de nuestro país es “horrible y no le quita gravedad”, pero “es un deterioro alineado con la destrucción económica”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.