Inicio internacional Una segunda ronda decisiva para la izquierda brasilera

Una segunda ronda decisiva para la izquierda brasilera

172
0
Compartir

Esquerda Online, editorial, 19-11-2020

Traducción de Ernesto Herrera

En las elecciones atípicas de 2020, tan pronto como se completó la primera ronda de votaciones, el tiempo político del país se aceleró de nuevo debido al breve intervalo hasta la segunda ronda en 55 ciudades. Teniendo en cuenta que se trata de algunos de los principales municipios de Brasil, cualquier evaluación del resultado electoral en este momento es necesariamente incompleta y provisional. En consecuencia, el presente editorial se propone sólo indicar algunos elementos generales para la evaluación de la primera ronda, centrándose en la defensa de una política para la segunda ronda. En este sentido, cabe señalar que, aún en el marco de la situación reaccionaria caracterizada por una ofensiva burguesa, hay elementos que indican cambios en relación con los resultados de las elecciones de 2016 y 2018.

Reordenamiento de las fuerzas a la derecha

En marcado contraste con el pleito de 2018, es evidente que la avalancha bolsonarista no se mantuvo. De los 55 candidatos, entre alcaldes y concejales, que fueron explícitamente apoyados por Bolsonaro, sólo 13 ganaron, lo que permite hablar de una derrota electoral del presidente, cuyas consecuencias políticas se harán más evidentes en el próximo período. Sin duda, los elementos recientes de la situación internacional (EE.UU., Bolivia, Chile), su enfoque genocida de la pandemia del Covid-19, la creciente pérdida de popularidad en las grandes ciudades y la ausencia de un partido orgánico del bolsonarismo, que dio lugar a la dispersión de sus candidatos, han pesado mucho.

Una parte importante del espacio perdido por la extrema derecha fue ocupada por los partidos de derecha más tradicionales (PSDB, MDB y DEM), que recuperaron partes de lo que habían perdido en 2016 y 2018, y aún pudieron ampliar sus fuerzas ya que están compitiendo en la segunda ronda en nueve capitales (São Paulo, Río de Janeiro, Porto Alegre, Teresina, Porto Velho, Cuiabá, Boa Vista, Goiânia y Maceió). Otra parte fue ocupada por partidos oportunistas (Republicanos, PP, PSD, PTB y Cidadania), que colocó sus banderas en municipios pequeños y medianos, principalmente.

Cabe señalar, sin embargo, que esta nueva composición del campo de la derecha está lejos de ser definitiva, ya que Bolsonaro sigue manteniendo leal a un importante electorado y debe redoblar los esfuerzos para crear su partido de pura sangre neofascista, la Alianza para el Brasil. Además, una evaluación más precisa de la importancia de estos resultados depende de una evaluación de la medida en que las partes que han avanzado lo han hecho a partir de un desplazamiento aún más de derecha.

PSOL avanza por la izquierda

En las elecciones de 2016, celebradas a raíz del golpe de Estado que derrocó a la presidenta Dilma Rousseff, la izquierda sufrió una amarga derrota, ganando una sola capital, con el PT en Río Branco. Este año, hay una relativa recuperación de la izquierda en los grandes centros urbanos. La profundidad de esta recuperación todavía depende de los resultados de la segunda ronda, en la que las fuerzas de la izquierda compiten en cinco capitales y otras 13 ciudades grandes y medianas del país, con una mayor presencia del PT. Con esto, se detuvo la investida del bloque centro-izquierda (PDT-PSB), que se presentó como una alternativa directa al PT y tuvo una caída significativa en comparación con los resultados de 2016.

Cabe mencionar que el PSOL ha ampliado su espacio en la izquierda, siendo la alternativa más destacada al predominio del PT, y en el conjunto de la escena política nacional. El partido eligió 88 concejales (50% de crecimiento) concentrados en las capitales y grandes ciudades. En este contingente destaca la participación de los sectores oprimidos de la clase trabajadora: casi el 40% son mujeres, casi la mitad son negras y negros, además de 4 mandatos encabezados por mujeres trans y otros 9 mandatos colectivos. Así, mientras que sólo el 8% del total de los elegidos está compuesto por mujeres negras, en el PSOL este porcentaje alcanza el 36. El partido también tuvo a Érika Hilton, una mujer negra y transexual, como la parlamentaria más votada en la ciudad de São Paulo, donde el PSOL también eligió a la primera parlamentaria intersexual del país (Carolina Iara, del Caucus Feminista) 53 de estos mandatos fueron elegidos en capitales o ciudades de más de 200 mil habitantes.

La capital que eligió la mayor cantidad de mandatos de concejales del PSOL fue Río de Janeiro, con 7 congresistas. En Porto Alegre, el partido fue el más votado para la Cámara Municipal, con dos jóvenes negros como el primero (Karen Santos) y el quinto (Matheus Gomes) más votado en la ciudad. En Belo Horizonte, la concejala más votada por el PSOL fue una joven negra y trabajadora, Iza Lourença. En Juiz de Fora, una importante ciudad de Minas Gerais, el partido eligió por primera vez a un concejal, con la elección de Tallia Sobral, una maestra de escuela pública, que, como militante bisexual, también colocó el tema LGBT en el primer plano de la campaña.

Una segunda ronda que puede alterar cualitativamente el cuadro electoral

55 ciudades grandes y medianas tendrán una segunda ronda. La batalla principal será en São Paulo, donde Guilherme Boulos (PSOL) se enfrenta a Bruno Covas (PSDB). La llegada a la segunda ronda del líder de los sin techo, protagonista de importantes movilizaciones callejeras y luchas sociales en los últimos 10 años en la ciudad y en el campo, es sin duda la gran sorpresa y el principal fenómeno progresista de estas elecciones.

La izquierda también está en la carrera de Belém, donde Edmilson Rodrigues (PSOL) luchará contra un candidato a una alcaldia. En Porto Alegre, Manuela D’Ávila (PCdoB) se bate en duelo con el candidato del MDB. En Recife, Marília Arraes (PT) se enfrentará al candidato de la RSP, João Campos. Y en Vitória, João Coser (PT) competirá con un compañero.

Todos los partidos de izquierda (PT, PSOL, PCdoB, PSTU, UP, PCO, PCB), los movimientos sociales y los sindicatos deben cerrar filas en torno a Boulos, Edmilson, Manuela, Marília y Coser. También es necesario votar por los candidatos del PT que estarán en la segunda vuelta en otras 13 ciudades importantes.

También está la situación en Fortaleza, donde el candidato del PDT (Sarto) está luchando contra el Capitán Wagner, apoyado por Bolsonaro. No hay duda de que la izquierda debe unificarse llamando a votar en Sarto contra el candidato de la extrema derecha. En Río de Janeiro, la situación se complica, ya que el oponente de Crivella es Eduardo Paes, de la derecha neoliberal. Pero incluso en Río el voto debe ser clasificado por la lucha contra los bolsonaristas. Lo principal en este momento es imponer una derrota a Crivella. En las ciudades donde la segunda vuelta de la votación será entre representantes de la derecha tradicional, lo correcto es pedir un voto nulo.

Los socialistas saben que las elecciones alteran las posiciones de fuerza entre los partidos y las direcciones políticas e influyen en la disputa de la conciencia popular. Por lo tanto, no somos indiferentes a la disputa electoral. Pero también sabemos que la principal lucha tendrá lugar en las calles, con la organización de la clase trabajadora y oprimida. La izquierda debe utilizar las posiciones ganadas en estas elecciones para preparar las condiciones para el derrocamiento de Bolsonaro en las calles, antes de las elecciones presidenciales de 2022. Es fundamental que los movimientos sociales y los partidos vinculados a la clase trabajadora actúen de manera decisiva en esta situación, construyendo las condiciones para las movilizaciones masivas contra el bolsonarismo y la ofensiva burguesa. ¡Vamos a luchar en las elecciones, y mucho más allá!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.