Inicio internacional Un horrible asesinato en París: Acabar con la intolerancia y el racismo!

Un horrible asesinato en París: Acabar con la intolerancia y el racismo!

224
0
Compartir

Imagen: Miembros de Gauche Revolutionaire en una gran protesta en París el 18 de octubre, tras el brutal asesinato de un maestro.

Gauche Revolutionaire (CIT en Francia) emitió la siguiente declaración el 17 de octubre después de la decapitación de un maestro fuera de su escuela en París. Reproducida como folleto, ha tenido una buena acogida en las manifestaciones de toda Francia, al igual que el lema del cartel de GR: “Contra el racismo, contra el fundamentalismo”. Por una sociedad fraternal y tolerante. Por el socialismo!”

El brutal asesinato de un profesor de historia en una escuela de la región parisina nos llena de gran tristeza y repugnancia. Nuestros pensamientos están con su familia, sus seres queridos, sus colegas y los estudiantes de su escuela.

Independientemente de lo que pensemos de las caricaturas de figuras religiosas, es importante que la libertad de discusión, crítica y expresión permanezca en el corazón de la enseñanza y de la vida en sociedad. Una caricatura nunca puede justificar un asesinato. Sin embargo, desafortunadamente, hay muchos que incitan al odio y a la intolerancia, ya sea en el gobierno, en los medios de comunicación o en las redes sociales.

Por un lado, el profesor asesinado fue víctima de un fundamentalista religioso que ha dañado su propia religión. “Tomándose a sí mismo por Dios (como si un dios ‘todopoderoso’ pudiera tener miedo de una simple caricatura)”, como dijo JL Mélenchon, líder del movimiento de izquierda, ‘Francia insumisa’. Por otra parte, es víctima del aumento de la intolerancia y del odio y el desprecio que muestran contra los musulmanes recientemente los diputados del partido en el poder y otros.

Este deterioro del clima, esta intolerancia, se combina con una situación asfixiante en la sociedad desde la pandemia de Covid 19, y las medidas arbitrarias de aislamiento y represión contra quienes se oponen a las políticas del Presidente Macron.

Esto también se traduce en una atmósfera desagradable en las redes sociales, donde los diversos llamamientos al odio sobre diferentes temas siempre terminan siendo vistos por una persona desequilibrada que puede estar dispuesta a participar en los actos más horribles.

¿Educación compasiva?

“Es la República la que está siendo atacada”, dice el ministro de educación, Blanquer. Qué hipocresía la de un ministro que sigue apoyando el despido de cuatro profesores por ayudar a los alumnos en un examen de bachillerato injusto, o cuyo ministerio ignoró durante meses los gritos de ayuda de Christine Renon, directora de una escuela de Pantin (93) que acabó suicidándose.

¡No! Fue un profesor que fue atacado, uno de los que Blanquer siempre desprecia. La gran “República” de Blanquer está desprovista de justicia, tolerancia e igualdad.

Es posible cometer errores, exagerar, y debería existir la posibilidad de discutir ciertos temas con los padres, o entre los estudiantes. La libertad de expresión no debe ser infringida y la puerta debe estar siempre abierta al diálogo y a la explicación.

Qué hipocresía por parte de las personas que dicen defender la libertad de expresión pero se ofenden por el hecho de que una estudiante lleve un pañuelo en la cabeza en una audiencia en la asamblea cuando tiene derecho a hacerlo.

Qué hipocresía la de este gobierno que, según el Presidente Macron, quiere que las escuelas sirvan para crear “ciudadanos libres”, pero que está destruyendo las condiciones de las escuelas, amontonando a los estudiantes en clases superpobladas y prohibiéndoles desafiar el método de selección que excluye a miles de jóvenes del acceso a la educación superior.

Este gobierno está tratando de simpatizar con la fuerza de trabajo de la educación mientras pasa su tiempo burlándose y pagandoles mal.

Basta de racismo e intolerancia!

“No pasarán”, dice Macron, retomando explícitamente el eslogan de los antifascistas durante la Guerra Civil española de 1936-1939 – el mismo campo antifascista español, abandonado por Francia y Gran Bretaña, que se enfrentó a las hordas fascistas de Franco.

El líder del Reagrupamiento Nacional, Marine Le Pen, sólo tenía esto para añadir: “¡Debemos expulsarlo de nuestro país por la fuerza!”. Sin duda, este horrible acontecimiento será utilizado como una nueva justificación para la llamada ley contra el “separatismo”, que reforzará las medidas discriminatorias contra los musulmanes, en general.

Como siempre, los terroristas le hacen el juego a la clase dominante y esto será contraproducente para la gran mayoría de los musulmanes.

Estamos hartos de que estas personas, en el gobierno y en los medios de comunicación, echen leña al fuego atacando constantemente a los musulmanes y luego exploten el dolor de las víctimas haciendo comentarios islamófobos.

Estamos hartos de este gobierno que desprecia a los estudiantes y al personal educativo y luego usa su dolor como una oportunidad para pretender que todo se hará para protegerlos cuando todo se hace para destruir las condiciones de trabajo y estudio.

Estamos luchando para que los profesores tengan un máximo de 20 estudiantes por clase, suficiente para poder llevar a cabo clases y debates y discusiones con los estudiantes. Pero esto requerirá una ruptura con la política de Macron.

¡Basta ya de este clima de odio, racismo e intolerancia! ¡Contra el racismo, contra el fundamentalismo, y por una sociedad fraternal y tolerante!

El verdadero separatismo es el que condena a millones de personas a la pobreza, a los bajos salarios, mientras que los multimillonarios y los capitalistas se enriquecen cada vez más.

Es la base de la intolerancia y el racismo, entre desigualdades cada vez mayores, mientras que los servicios públicos se ven constantemente desgastados por las políticas de Macron y otros parecidos.

Debemos luchar por una sociedad diferente, en la que la economía sea de propiedad pública y en la que los servicios públicos (salud, educación, etc.) sean gestionados por los trabajadores de esos sectores, democráticamente, en conjunto con la población en general. Luchando por una sociedad tan democrática -el socialismo- erradicaremos la intolerancia y el racismo, que con demasiada frecuencia se utilizan hoy en día para dividir a los trabajadores, a los jóvenes y a la mayoría de la población entre sí, en lugar de luchar contra nuestro verdadero adversario común: los super ricos y los gobiernos que están a su servicio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.