Inicio Economía REGIONALISMO ABIERTO EN LATINOAMÉRICA Y CONSTRUCCIÓN DEL SECTOR MINERO INDUSTRIAL

REGIONALISMO ABIERTO EN LATINOAMÉRICA Y CONSTRUCCIÓN DEL SECTOR MINERO INDUSTRIAL

37
0

por Héctor Vega

Leyes menores en secciones de sulfuro determinan un declive en el sistema productivo del cobre, frente a ello se impone, a partir de la inversión y la innovación, transitar desde combustibles fósiles a energías limpias, utilizando catalizadores a partir de metales nobles. Éstos son subproductos de la explotación del cobre a saber, iridio, oro, osmio, paladio, plata, platino, rodio, rutenio… Níquel y cobalto se utilizan como electro catalizadores para producir hidrógeno verde. La producción de hidrógeno verde, metales nobles, tierras raras, cobre constituye el motor de la transición. Dicha producción tiene un valor más importante en el mercado internacional que el cobre.

La electromovilidad, la transición energética, el reciclaje producto del cobre en infraestructura y construcción, determina una nueva visión de extraer cobre de mina esto es mediante el desarrollo de tecnologías amigables con el medio ambiente. Ello justifica la producción de cobre de mina pero al mismo tiempo señala los tiempos de sustitución de una industria en declive. Quedan aún poco más de tres décadas tiempo en el que habrá que asumir el desarrollo de la ciencia, la tecnología y las aplicaciones industriales. Con esta evolución el mayor impulso en el futuro estará centrado en Tierras Raras y alrededor de 30 metales con un amplio espectro de usos civiles que pueden ser recuperados desde los concentrados.

Históricamente la industria del cobre en Chile ha estado ligada al desarrollo industrial de EE.UU; en el presente la geopolítica sitúa a este país en el aprovisionamiento de minerales esenciales para una nueva versión de desarrollo minero-industrial. La estrategia extractivista de Chile acomoda perfectamente a las necesidades de aprovisionamiento de materia prima barata de EE.UU que al igual que China es uno de los socios principales de Chile en el abastecimiento de concentrados. Situación que perpetúa la dependencia del subdesarrollo, mediante la producción de materias primas y peor aún, con graves problemas medioambientales, véanse colinas de relaves y contaminación de las napas freáticas, entre los más graves.

Dos autores, Daniel McGroarty y Sandra Wirtz (“Gateway Metals and the Foundations of American Technology” Septiembre 2021, Cfr. https://aheadoftheherd.com/all-the-metals-we-mined-in-2021-visualized/) señalan 5 minerales (tech metals) estratégicos en el espectro de producción/importación de su economía, para realizar nuevas tecnologías en sectores esenciales para la seguridad de su país así como su posicionamiento en aplicaciones industriales y científicas que impulsarán la economía del siglo XXI. Los 5 minerales citados son: Aluminio, Nickel, Cobre, Zinc, Estaño. Este avance necesita de proveedores de materias primas baratas con convenios de largo plazo y al menor costo. Chile cumple con estos requisitos.

En lo que se refiere a cobre las cifras entregadas por McGroarty y Wirtz revelan una fuerte dependencia de la venta de concentrados desde Chile que proveerán a EE.UU de los siguientes subproductos, Molibdeno, Renio, Selenio, Telurio y en proporciones menores Tierras Raras. A través del comercio, EE.UU detenta 5% del total de reservas de esos minerales pero su producción de mina representa un escaso 0.16% de las reservas globales. Sólo en relación al cobre su dependencia de importaciones es de un 35%, eso sin contar los subproductos ya mencionados.

El objetivo para Chile de una industria basada en tecnología y metales preciosos está en contradicción con el mismo objetivo buscado por EE.UU. Ese país necesita prolongar el extractivismo que Chile ha desarrollado secularmente es decir, vendiendo el concentrado de cobre con subproductos que servirán para el desarrollo industrial de las economías desarrolladas. Más aún, en los embarques, con la complicidad de los Servicios de Aduanas e Impuestos Internos hemos incurrido en subfacturaciones en los embarques al enviar gratis al extranjero dichos subproductos.

En el marco de la competitividad internacional el regionalismo abierto propuesto en Latinoamérica, aparece como una alternativa central en el avance del desarrollo y el financiamiento de los costos sociales de las transiciones hacia la modernidad. Concretamente esto significa que si los países limítrofes del Cono Sur, a saber, Argentina, Bolivia, Chile, Perú, al integrarse al mercado internacional, acuerdan convenios específicos de integración, dicha sub-regionalización significará por una parte, una estrategia de control y defensa de los ciclos de precios de los minerales y por otra la participación en la cadena de valor de los minerales. Ambas situaciones constituyen el elemento determinante en la práctica del regionalismo abierto en Latinoamérica.

Perseverar en la exportación de concentrados negándose a fundir y refinar en la Región para alcanzar estadios de desarrollo en la ciencia, la tecnología y la manufactura, es resignarse al rol que nos han asignado las economías industrializadas. Secularmente la explotación de recursos naturales al menor costo posible nos ha relegado al subdesarrollo con graves problemas medioambientales y sin perspectiva alguna de alcanzar mayores niveles de desarrollo en nuestra economía. 

Al rendirse los gobiernos ante compromisos con las Transnacionales que administran el aprovisionamiento de las materias primas postergamos indefinidamente nuestra inserción en las cadenas de valor del comercio internacional. En las actuales circunstancias el primer paso es declarar la inconcesibilidad del cobre para en seguida acordar contratos de operaciones especiales (COE) que fijen entre el Estado, dueño de los recursos y las partes interesadas, los términos de explotación del mineral. Esa será la base para iniciar el proceso de explotación de los subproductos y construir el sector minero-industrial en el Cono Sur de Latinoamérica.

Octubre 31, 2022

Artículo anteriorAsí se gasta la billetera de la Teletón: millonarios pagos a Enrique Correa y boletas por $156 millones a Ximena Casarejos
Artículo siguienteLA EXPLOTACIÓN DEL COBRE EN CHILE. UNA MIRADA DE FUTURO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.