Open top menu
Reforma o revolución en el estado español

Reforma o revolución en el estado español

indignados-de-espana

Tras el ciclo electoral, toca volver a tomar las calles y afrontar los debates históricos necesarios para hacer avanzar al movimiento

Ángel Morano

Socialismo Revolucionario, Barcelona

Desde la aparición del movimiento obrero como tal, durante décadas se sucedieron terribles luchas de la clase trabajadora para hacer valer sus derechos. Fueron estas luchas las que consiguieron ir poco a poco dignificando las condiciones de vida de los trabajadores. Nada se les regaló: ni la jornada de ocho horas, ni el derecho a jubilación o a huelga. Todos esos logros fueron producto directo de movilizaciones sostenidas que en algún momento pusieron contra las cuerdas a la clase capitalista. Nunca fueron concesiones gratuitas por parte de ésta.

Durante todo ese proceso, el movimiento en su conjunto tuvo que enfrentarse no sólo a su enemigo de clase sino a las diferentes visiones que habitaban en su interior. Esto provocó durísimos debates que no siempre fueron fáciles, ni limpios, ni concluyentes. La estrategia y la táctica a seguir fueron discutidas una y mil veces y las diferentes visiones sirvieron para justificar viejas teorías o para formular las nuevas. Y las victorias y derrotas sucedieron en función de todo este proceso.

Todos estos debates no fueron ni casuales ni voluntarios. No fueron un capricho del movimiento, sino una necesidad para superar las adversidades de cada momento.

La fuerza de los acontecimientos obligaba al movimiento a planteárselos de forma más o menos consciente.

Actualmente este proceso aún sigue en marcha y el estudiar los debates previos resulta necesario. A pesar de que algunos sectores de la izquierda pretenden esquivar dichos debates como si ya estuvieran superados, eso no es posible, ya que los debates surgen de las condiciones materiales de la lucha y ésta nos lleva siempre a situaciones ya vividas por el movimiento. Uno de los debates que provocó más dureza en las discusiones es el de reforma o revolución. Básicamente, se plantea la cuestión de cuál es la mejor manera de transformar la sociedad capitalista en socialista.

De un lado, los que defienden que para la izquierda es posible conquistar el poder institucional y desde el gobierno del estado ir introduciendo cambios progresistas que hagan que la conciencia de la gente gire hacia una sociedad socialista, para en algún momento no determinado dar el salto a dicha sociedad. En cierta manera, este salto sería tan paulatino que casi sin darnos cuenta cambiaríamos de sistema.

Por otro lado, los que defienden que la única forma de derrotar al capitalismo y llegar al socialismo es mediante una revolución, o sea, mediante la entrada masiva de las masas en la vida política, haciendo colapsar al actual sistema e implantando un programa con medidas que den el verdadero control económico y político a la clase trabajadora.

Pondremos dos ejemplos para ilustrar en movimiento las dos visiones. Uno cercano en el espacio pero lejano en el tiempo. El otro cercano en el tiempo pero algo más lejano en el espacio. Cabe decir previamente, como se verá durante los ejemplos, que nosotros nos posicionamos en el debate del lado de la revolución.

El primero es lo sucedido en el estado español durante la Segunda República, desde abril del 31 a julio del 36. A pesar de que la proclamación de la República supone un hecho revolucionario en sí mismo y de que el periodo es conocido por muchos por la Revolución Española, la sucesión de gobiernos socialistas-republicanos (cortado por el intervalo reaccionario del bienio negro) se puede considerar un claro ejemplo de intento de transformación social reformista. En los seis años de gobiernos burgueses, salvo la expulsión de la monarquía, no se consiguió dar solución a las tareas democráticas asociadas a este tipo de gobiernos: ni la separación de iglesia y estado se hizo efectiva, ni se aplicó una reforma agraria que fuera un ejercicio de justicia social, ni se consiguió dar solución al tema nacional, ni se consiguió consolidar una verdadera democracia parlamentaria. Sin embargo, tras el golpe de estado de julio del 36, en gran medida causado por la incapacidad reformista de poner freno a la reacción, fue el pueblo trabajador el qué llevó a cabo un acto realmente revolucionario. En las 48 horas que siguieron al levantamiento militar, la clase trabajadora, tomando las calles por sus propios medios, mostró como se podían dar solución a todas las tareas que el gobierno de la República no había sido capaz de llevar a cabo. La creación de un doble poder mediante la aparición de las juntas revolucionarias marcó el camino hacia una verdadera democracia, la colectivización de la tierra y las fábricas trajo la tan ansiada justicia social, la quema de iglesias allí donde triunfó la revolución mostró la intención de romper toda relación iglesia-estado y la actuación de facto como confederación entre las diferentes naciones históricas abrió una vía para solucionar el tema nacional.

Desgraciadamente, la falta de una política global adecuada y la reconstrucción del estado burgués en lugar de la creación de un estado obrero a partir de los órganos de democracia obrera que se estaba forjando, llevó a la no consolidación de dichas conquistas (y finalmente a la derrota ante el fascismo).

El segundo ejemplo nos remite a la situación vivida por Grecia durante el verano de 2015, en lo que ha sido una de las mayores traiciones llevadas a cabo por parte de un gobierno progresista en los últimos tiempos. Syriza llegó al poder con un programa claramente progresista pero que en ningún momento planteaba la necesidad de una ruptura con el actual sistema, o sea, se trataba de un programa reformista. En las primeras semanas, aplicó medidas encaminadas a mejorar la situación de grandes capas de la clase trabajadora. Todas esas medidas han sido hoy revertidas. La base sobre la que pretendía aplicar esas medidas el gobierno de Tsipras era una renegociación de la deuda que le diera oxígeno para afrontar la situación e ir implantando más medidas progresistas. La realidad fue muy distinta. Con el rechazo mayoritario del pueblo a un nuevo memorándum de la troika, Syriza se vio incapaz de plantar cara al capital por una falta de perspectiva revolucionaria. La reforma siempre implica mantenerse dentro de la legalidad y aplazar la ruptura. Eso, en la actual UE, significa aplicar austeridad. No hay lugar para una política realmente progresista en el actual sistema. Actualmente Syriza, está aplicando mayores medidas de austeridad de lo que hicieron sus predecesores en el gobierno, al mismo tiempo que la confianza de los trabajadores en ellos está bajo mínimos.

La justificación que da el reformismo a dicha derrota es muy significativa y nos ayuda a entender sus limitaciones. El principal argumento es que Tsipras perdió su batalla porque en frente tenía a Merkel y a los hombres de negro de la Troika, los cuales son neoliberalismo puro y que nunca van a ceder. Lo que hay que hacer, dicen, es conseguir que los puestos que ocupan Merkel y compañía en la mesa de negociación sean ocupados por personas más afines. O sea, se trata de construir una Europa con Trispas en Grecia, Pablo Iglesias en España, Mélenchon en Francia, Lafontaine en Alemania,… De esta manera, cambiará la correlación de fuerzas y será posible dar un cambio a las políticas de la UE.

Esta argumentación es muy frágil y no resiste un análisis profundo. Por supuesto que sería positivo conseguir ese cartel de presidentes progresistas pero en todo caso sería insuficiente. Esta perspectiva no tiene en cuenta diversos factores.

Primero, al contrario que después de la segunda guerra mundial, durante la gran expansión del estado del bienestar, el capitalismo en su conjunto no tiene margen para hacer concesiones que puedan garantizar unos niveles de vida dignos para la mayoría, ni siquiera en los países desarrollados. No es una cuestión de voluntad, sino de realidad material. La grave crisis mundial es producto en gran medida de las limitaciones del capitalismo para generar más beneficios, lo cual les lleva a grandes ataques a la clase trabajadora, así como a un enfrentamiento entre las diferentes burguesías por una porción de un pastel cada vez más pequeño.

En segundo lugar, la UE, y todas las instituciones capitalistas en general, disponen de mecanismos no democráticos que pretenden asegurar el funcionamiento del sistema por encima de los cambios de gobierno. Ahí tenemos tanto instituciones como el BCE, el FMI o tratados como el TTIP. Evidentemente, el capitalismo no tiene una cláusula de rescisión por la cual es posible abandonarlo sin más. El hecho de que hubiera una mayoría de gobiernos progresistas no garantiza ni mucho menos un cambio en la política económica.

Por último, está la cuestión de cómo se coordina esa llegada de los diferentes líderes progresistas al poder. O sea, de cómo se les hace coincidir a todos en el tiempo. Parece muy poco probable que – si mantienen su negativa a implementar una política rupturista – ninguno de esos líderes pueda resistir gobernando mucho tiempo sino es abandonando su agenda progresista. En la situación actual, gobernar dentro de los límites del capitalismo significa gobernar contra tu pueblo, aplicar recortes y gestionar miseria. No nos parece muy probable que esos gobiernos progresistas puedan consolidarse por todo el continente hasta tener la hegemonía de la UE. Simplemente, porque lo que prometen dentro del sistema actual es imposible.

A día de hoy, el debate entre reforma o revolución sigue siendo una de las temas claves que ha de afrontar el movimiento y sin una clara respuesta a él, éste se estrellará una y otra vez contra las limitaciones que le impone el sistema. El mayor problema que nos encontramos hoy al respecto, es que hasta ahora, este debate no se ha llevado a cabo, por lo menos de forma mayoritaria, de forma consciente.

Esto lo podemos ver claramente en la situación de la izquierda en el actual Estado Español.

El movimiento antiausteridad, desde su gran irrupción durante el 15M, al igual que la historia nos muestra, ha ido superando las situaciones en función de las condiciones materiales a las que se ha enfrentado y del resultado de los debates que estas acarrearon.

En resumen se pueden identificar dos etapas al respecto:

Una primera caracterizada por grandes movilizaciones masivas y espontaneas, pero al mismo tiempo siempre por fuera de las estructuras de las organizaciones políticas o sindicales. Es decir, un primer ciclo muy combativo pero sin una verdadera orientación política. Aquí se incluiría todo lo sucedido entre el 15M y las elecciones europeas de junio de 2014, incluyendo varias huelgas generales, las mareas y decenas de heroicas luchas sectoriales. En este período los debates estuvieron sobre todo centrados en la forma de organización del movimiento: el rol de los partidos, de los movimientos sociales, las diferentes formas de organización y toma de decisiones.

Una segunda etapa, más centrada en lo electoral, que reflejó institucionalmente todas las luchas anteriores dando lugar a la aparición de Podemos, al ascenso de la CUP en Cataluña y a la conquista de los llamados ayuntamientos del cambio. Este periodo, que justo ahora concluye, ha estado caracterizado por una cierta dirección política, muy centrada en el plano electoral e institucional y con una enorme carencia de movilizaciones y luchas en la calle. Una vez superado el debate anterior sobre la organización, el principal debate de esta fase ha sido en torno a la unidad de la izquierda y el rol en las instituciones y los pactos en ellas.

Pero, a día de hoy, a la espera de que acabe definitivamente el ciclo electoral, el debate principal que debería marcar el próximo ciclo es el del programa. O sea, reforma o revolución. La llegada a posiciones de gobernabilidad, tanto en los ayuntamientos del cambio en las grandes ciudades como en la experiencia griega de Syriza nos enseñan que pese a una gran buena voluntad no es posible hacer avances significativos por la vía reformista. Cada medida progresista que se quiere aplicar se topa con limitaciones de competencia, económicas e incluso en última instancia con el Tribunal Constitucional.

La ruptura con el sistema actual no es un capricho de los marxistas revolucionarios sino una necesidad objetiva. Y mientras el movimiento no saque las lecciones adecuadas de estos ejemplos y debates, estamos condenados a vivir en un proceso interminable de oportunidades perdidas y reordenamiento de la reacción.

Al mismo tiempo, es importante recordar lo que decíamos al principio: todos los logros fueron alcanzados mediante movilizaciones sostenidas. Esa es la única manera de romper con el sistema, haciendo posible que cada medida programática necesaria, sea defendida por nuestros partidos en la institución, pero sobre todo por una amplia mayoría social organizada en la calle.

En un programa revolucionario en el estado español se debería incluir las siguientes medidas:

  • Impago de la deuda.
  • Nacionalización de la banca y los sectores estratégicos de la economía.
  • Fiscalidad altamente progresiva y gran inversión pública para la reactivación de la economía y fortalecer su sector productivo
  • Derecho de autodeterminación, para las naciones hasta el punto de la independencia si así lo deseen.
  • Oposición a cualquier acuerdo con partidos dispuestos a aplicar austeridad.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: