Inicio Internacional ¿Qué puede poner fin al horror en Gaza?

¿Qué puede poner fin al horror en Gaza?

147
0

14 de diciembre de 2023 Editorial de The Socialist

Imagen: Daños en la franja de Gaza. Foto:Naamán Omar apaimages/CC


Cada día en Gaza un nuevo horror inimaginable supera el horror del día anterior. A medida que comienza el invierno, a los bombardeos, el hambre y las enfermedades se suman las heladas como causas de las muertes de los habitantes de Gaza. En el momento de redactar este informe, la cifra oficial de muertos ha llegado a 18.000, pero con los hospitales incapacitados y muchos enterrados bajo los escombros, la cifra real es ciertamente mayor.

Y, sin embargo, el ataque asesino continúa, respaldado por el poder del imperialismo estadounidense. El presidente estadounidense, Joe Biden, ha instado repetidamente a Israel a tomar precauciones para no matar a civiles de Gaza, pero esto es una frase vacía.

El continuo ataque del ejército israelí (FDI) contra el sur de Gaza, de donde huyó la mayor parte de la población tras la destrucción del norte, no ha impedido que Estados Unidos vete –por segunda vez– una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que pedía una alto el fuego. Como era de esperar, los conservadores continuaron respaldando al imperialismo estadounidense y a Israel, y se abstuvieron en la votación. Tampoco ha impedido que Biden pase por alto al Congreso de Estados Unidos y envíe 14.000 proyectiles de tanque adicionales a las FDI para que puedan seguir inundando de terror a Gaza.

Nada podría dejar más claro que a Biden, y detrás de él al imperialismo estadounidense, no les importa nada el destino de las masas palestinas, sino sólo la defensa de los intereses del capitalismo estadounidense: sus ganancias, poder y prestigio. Sin embargo, no hay duda de que Estados Unidos y el capitalismo occidental creen que lo mejor para sus intereses sería poner fin al ataque contra Gaza en poco tiempo.

Los temores de una guerra regional están aumentando, con las consecuencias políticas y económicas enormemente perturbadoras que se derivarían de ello para el capitalismo a nivel mundial. Es posible una escalada del conflicto de nivel relativamente bajo entre las FDI y Hezbolá en la frontera norte entre Israel y el Líbano. El asesor de seguridad nacional de Israel ha declarado que “ya no puede aceptar” a Hezbolá en su frontera norte, en una clara amenaza de escalada.

También se plantea un nuevo aumento del conflicto en el Mar Rojo, ya que los hutíes en Yemen han declarado que tienen la intención de intentar bloquear todos los barcos que se dirigen al puerto israelí de Eilat, no sólo los israelíes, hasta que la ayuda humanitaria pueda entrar en Gaza.

También hay crecientes escaramuzas entre las fuerzas estadounidenses y las milicias respaldadas principalmente por Irán en Irak. El periódico israelí Haaretz informó que “el calentamiento de estos dos escenarios, Yemen e Irak, podría obligar a la administración estadounidense a examinar de cerca sus prioridades estratégicas y dictar un calendario para la guerra en Gaza”.

Haaretz supone, correctamente, que el imperialismo estadounidense tiene un enorme poder para “dictar un calendario para la guerra”. Estados Unidos siempre ha visto a Israel como un baluarte de apoyo a sus intereses en Medio Oriente. Eso no significa que los gobiernos israelíes siempre cumplan las órdenes de Estados Unidos pero, dada su todavía considerable fuerza militar y económica, Estados Unidos puede ejercer una enorme presión sobre el régimen israelí cuando así lo decida.

El imperialismo estadounidense está en declive, lo que lleva a un mundo cada vez más multipolar, pero, no obstante, sigue siendo actualmente el polo más fuerte. El gasto en defensa de Estados Unidos sigue siendo tres veces mayor que el de su rival más cercano, China, e Israel sigue dependiendo en gran medida del apoyo militar y comercial de Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué el régimen de Biden sigue respaldando el ataque del Estado israelí contra Gaza, a pesar de las posibles consecuencias? Una razón es que todavía no se han dado pasos cualitativos hacia una guerra regional, que reflejen el enfoque de los regímenes árabes. Para los líderes corruptos y dictatoriales de los países árabes, el apoyo a los derechos de los palestinos no son más que palabras vacías pronunciadas para tratar de evitar la creciente presión de la clase trabajadora y los pobres de sus países.

Movimiento contra la guerra
Esa presión de la “superpotencia potencial”, la clase trabajadora y los pobres –del movimiento contra la guerra– es, en última instancia, el factor más importante de la ecuación global. El propio primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, señaló el efecto del movimiento contra la guerra cuando dijo: “Hay enormes manifestaciones en las capitales occidentales… necesitamos aplicar contrapresión”. Le preocupa la presión que el movimiento masivo contra la guerra está ejerciendo sobre los gobiernos occidentales.

¿Cómo podemos confirmar los temores de Netanyahu? Ya hemos visto grandes marchas contra la guerra en todo el mundo. Los más grandes en las capitales occidentales hasta ahora han sido en Londres, y el movimiento en Gran Bretaña se ha cobrado el cuero cabelludo de la ultraderechista ministra del Interior, Suella Braverman, cuyos intentos de prohibir las manifestaciones terminaron con su despido. Esto fue un resultado directo del poder y la popularidad del movimiento de apoyo a los palestinos. También ha habido manifestaciones importantes en Europa y Estados Unidos.

Pero, por supuesto, el movimiento aún no ha conseguido detener la matanza. Es necesario fortalecerlo, tanto ahora como en el futuro. El capitalismo es un sistema en crisis, que cada vez más resulta en guerras y conflictos. La “encuesta sobre conflictos armados” de este año registra 183 guerras en todo el mundo, la cifra más alta en tres décadas. Incluso en períodos más –relativamente– pacíficos, el capitalismo ha demostrado ser incapaz de satisfacer las aspiraciones nacionales de los palestinos. La promesa de una “solución de dos Estados” capitalista planteada por los Acuerdos de Oslo de 1993 resultó, como advertimos en ese momento, ser una cruel ilusión.

Es obvio que lograr la demanda inmediata del actual movimiento contra la guerra de un alto el fuego no será el final del asunto. Todavía necesitaremos aprender las lecciones de esta época para estar preparados para construir movimientos masivos contra la guerra en apoyo de los palestinos y otros pueblos oprimidos.

Una debilidad del movimiento en Gran Bretaña hasta ahora ha sido el papel relativamente pequeño desempeñado por el movimiento obrero organizado. Las encuestas de opinión muestran que la población está horrorizada por el sufrimiento de los palestinos en Gaza. Esto incluye sin duda a la mayoría de los sindicalistas. Los sindicatos en Gran Bretaña tienen más de seis millones de miembros y un enorme poder potencial, que han comenzado a demostrar –a un nivel más alto que durante tres décadas– durante los últimos dieciocho meses. La clase trabajadora, responsable en última instancia de crear las ganancias de los capitalistas y de mantener la sociedad en funcionamiento, es potencialmente la fuerza más poderosa de la sociedad. Sin embargo, para realizar ese poder potencial necesitará organización y, fundamentalmente, un liderazgo consciente armado con un programa socialista y la determinación de luchar por él. Un programa de este tipo incluye una comprensión del papel de Starmer como puntal del sistema capitalista.

Hasta el momento, sólo ha habido pequeños contingentes sindicales en las manifestaciones. Fue positivo que cuando la manifestación del 11 de noviembre estuvo bajo amenaza de prohibición, los secretarios generales del RMT, FBU y NEU hicieron declaraciones públicas de que marcharían de todos modos. Sin embargo, no ha habido un impulso serio por parte de los líderes de los sindicatos para construir y liderar el movimiento contra la guerra. Si el movimiento sindical se pusiera a la cabeza de la lucha contra la guerra, empezando por una movilización seria para las manifestaciones, fortalecería considerablemente su poder.

Acción sindical
Otra cuestión relacionada es la cuestión de las acciones sindicales en oposición a la guerra. Los estudiantes de escuelas y universidades han comenzado a mostrar el camino con huelgas, y los jóvenes miembros del Partido Socialista están trabajando para fortalecerlas aún más. Sin embargo, es evidente que la acción de los trabajadores de las empresas que venden bienes que ayudan a la maquinaria de guerra israelí tendría un impacto mayor. Por eso hemos estado haciendo campaña para que todo el movimiento sindical respalde hasta la médula a cualquier grupo de trabajadores que adopte medidas de este tipo.

Hay una larga y orgullosa historia de acciones industriales colectivas de este tipo, desde los trabajadores portuarios de Londres que se negaron a cargar un barco con armamento que iba a ser utilizado contra la revolución rusa, hasta los trabajadores de Rolls Royce que se negaron a reparar aviones de la fuerza aérea chilena. después del golpe de Pinochet respaldado por Estados Unidos, a los trabajadores ferroviarios que bloquearon la transmisión de municiones destinadas a la invasión de Irak en 2003.

Trabajadores por una Palestina libre
Hasta ahora, lo que ha ocurrido esta vez son bloqueos de fábricas de armas desde el exterior, iniciados por un grupo llamado “Trabajadores por una Palestina Libre”. Estos bloqueos afirman haber detenido brevemente la producción y, comprensiblemente, han sido recibidos con entusiasmo por el movimiento contra la guerra, en particular aquellos que esperan, con razón, que los sindicatos desempeñen un papel. Sin embargo, lamentablemente no está claro que estas acciones sean un paso en la dirección del tipo de acción que se necesita.

El sitio web ‘Trabajadores por una Palestina Libre’ explica que está respondiendo al llamamiento de los sindicatos palestinos para que «los sindicatos de las industrias pertinentes se nieguen a fabricar armas destinadas a Israel», pero se describen a sí mismos como «trabajadores de la salud, profesores, trabajadores de la hostelería trabajadores, académicos, artistas y más”. No son trabajadores de la industria armamentista y, si bien dicen que en uno de sus bloqueos “ningún trabajador podría entrar” a la fábrica, no apuntan a ningún diálogo con los trabajadores del interior, que debería ser el objetivo de cualquier protesta si debe tener un efecto serio y unificador de los trabajadores.

Lo que se necesita, y lo que exige el llamamiento del sindicato palestino, es una acción colectiva de los trabajadores directamente involucrados, que por supuesto podría contar con el apoyo de otros trabajadores externos. Por eso el Partido Socialista ha planteado en Unite, principal sindicato del sector, la necesidad de una reunión nacional de representantes de esta industria y de otros sectores afines como los portuarios y la logística, para discutir qué acciones es posible. Incluso la convocatoria de una reunión de este tipo ejercería más presión sobre el gobierno conservador que los bloqueos desde el exterior.

Para lograr tal acción en una escala más amplia, tanto en este conflicto como en futuros, se requerirá un movimiento contra la guerra cuyo liderazgo tenga como punto de partida la solidaridad internacional de la clase trabajadora, echando la culpa del conflicto a quien corresponde: a los capitalistas y las élites imperialistas en todo el mundo, y no en ningún sector de la clase trabajadora de Estados Unidos, Gran Bretaña o, dicho sea de paso, Israel. Este es el enfoque instintivo de la mayoría de los participantes en las manifestaciones pro-palestinas, la mayoría de los cuales tienen muy claro que no apoyan al liderazgo islamista de derecha de Hamás y sus brutales ataques contra civiles israelíes.

La creciente presión para un alto el fuego hoy la ejercen el movimiento global contra la guerra, pero también parte de la población de Israel, en particular para hacer más probable la liberación de los rehenes que aún se encuentran retenidos en Gaza. La sociedad israelí está profundamente dividida y el gobierno ultraderechista de Netanyahu es extremadamente impopular. La clase trabajadora israelí es una fuerza potencialmente poderosa si desempeñara un papel independiente de su clase dominante.


Partido de la clase trabajadora

Si bien tanto Sunak como Starmer respaldan la guerra hasta el fondo, no podría estar más claro que necesitamos un partido político de masas que se oponga a ella. Sin embargo, tal partido no tendrá éxito si se limita a una sola cuestión; más bien, necesita un partido obrero democrático de masas, con un programa claro que se oponga a todos los aspectos de la agenda belicista procapitalista tanto de los conservadores como de Starmer. El Partido Socialista está luchando para que los primeros pasos hacia ese partido se den en las próximas elecciones, con una lista de candidatos de los trabajadores.

Los partidos obreros de masas serían un gran paso adelante en todos los países, fortaleciendo nuestra capacidad de luchar por los intereses de la clase trabajadora y presionar a las elites capitalistas. Sin embargo, el único camino hacia un mundo sin guerras interminables, donde las aspiraciones nacionales de los palestinos y de todos los pueblos oprimidos puedan satisfacerse, será que la clase trabajadora no sólo tenga sus propios partidos, sino que los arme con programas para tomar el poder. . Eso requeriría quitarles las palancas del poder a los capitalistas, nacionalizar las principales corporaciones y bancos y comenzar a construir un nuevo mundo socialista democrático. Si estás de acuerdo únete a nosotros.

El Partido Socialista lucha por:

Poner fin al asedio – por la retirada inmediata y permanente del ejército israelí de los territorios ocupados

Por una lucha de masas de los palestinos, bajo su propio control democrático, para luchar por la liberación.

Por la construcción de partidos obreros independientes en Palestina e Israel y los vínculos entre ellos

Por un Estado palestino independiente y socialista, junto a un Israel socialista, con derechos garantizados para todas las minorías, como parte de la lucha por un Oriente Medio socialista

Ninguna confianza en los políticos capitalistas, ni a nivel internacional ni en Gran Bretaña.

Luchar por construir un partido de los trabajadores en Gran Bretaña que luche por el socialismo y el internacionalismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.