Inicio Internacional Por qué el Nuevo Laborismo de Starmer es diferente al de Blair

Por qué el Nuevo Laborismo de Starmer es diferente al de Blair

70
0

Socialism Today Número 274 Febrero 2024

Los conservadores están en desorden y Sir Keir Starmer se dirige a Downing Street dentro de los próximos doce meses. Pero un gobierno del Nuevo Laborismo Mark II no será de ninguna manera una mera repetición del original de Tony Blair, sostiene JAMES IVENS.
Al lanzar la campaña electoral laborista de 2024, Keir Starmer dijo a los votantes en su discurso de Año Nuevo: “aférrense a la esperanza parpadeante en su corazón de que las cosas pueden mejorar”. El tenor era que los conservadores representan el amiguismo en la cima y una crisis del costo de vida abajo, y los laboristas no son los conservadores.

El Partido Laborista de Starmer ha rechazado todas las políticas pro-trabajadores de Jeremy Corbyn y al hombre mismo. Sin embargo, el agotamiento público con los gobiernos conservadores seguirá colocando a Starmer en el número diez. Hizo lo mismo con Tony Blair en 1997. Pero lejos de abogar por una “esperanza vacilante”, la campaña de Blair fue enfática: el tema principal de su campaña proclamaba: “¡las cosas sólo pueden mejorar!”.

El starmerismo es el blairismo en la época de decadencia capitalista. ¿Qué fue entonces el blairismo? ¿Cómo allanó el camino para Starmer? ¿Qué diferencias tendrá su segunda encarnación con la primera?

¿Qué fue el Partido Laborista?

Un “partido” puede significar una pequeña red de políticos maniobradores; un movimiento de masas de lucha social con estructuras democráticas; y muchas otras formas y combinaciones de formas. En esencia, un partido es cualquier organización que facilita la negociación de intereses comunes –fundamentalmente, intereses de clase– con el objetivo de ejercer el poder político.

Los trabajadores pueden emprender el camino de la lucha política desde muchos puntos de partida, entre ellos la experiencia de lograr mejoras en los piquetes para luego perderlas nuevamente en las urnas. ¿Qué programa se necesita para resolver los problemas que enfrenta la clase trabajadora? ¿Cómo pueden hacerse reformas exhaustivas y permanentes? ¿Qué métodos se necesitan para luchar por estos cambios y para controlar a los líderes que la clase patronal tiene un interés evidente en corromper?

Después del cartismo, la clase trabajadora británica dio su primer paso masivo hacia la lucha política unida de una manera particular, formando su propio partido a través de sindicatos y grupos socialistas que se federalizaron en un desafío electoral común. (Ver, por ejemplo, Building A Workers’ Political Voice: Lessons From The Early Labour Party por Christine Thomas, en Socialism Today No.273, diciembre-enero de 2023/24). Sin embargo, este ‘primer borrador’ para la representación política de los trabajadores organizados , tenía una visión de clase contradictoria. Las masas de la clase trabajadora habían encontrado una manera de debatir y decidir los intereses generales más allá de la perspectiva orgánicamente oposicionista y seccional que tiende a dominar el sindicalismo; una especie de “parlamento de trabajadores”. Sin embargo, la conciencia política aún no se había desarrollado hasta el punto de que los trabajadores organizados pudieran controlar definitivamente los niveles superiores del partido, que tendían a comenzar o degenerar en defensores (pro-reforma) del sistema capitalista.

Vladimir Lenin resumió esta dinámica antagónica como un “partido obrero burgués” o “partido obrero capitalista”, tomando la frase de Friedrich Engels. Lenin describió al Partido Laborista en 1920, a raíz de la revolución rusa, como “un tipo especial de organización laboral de cuatro millones de miembros, mitad sindical y mitad política y encabezada por líderes burgueses”. Estaba en constante cambio, con ideas y estructuras reconfiguradas una y otra vez por el equilibrio de fuerzas de clase, y a su vez actuaban para ayudar a la conciencia a avanzar o frenarla.

En caso de apuro, la clase dominante podría explotar el apoyo social masivo de la clase trabajadora laborista para que sus líderes procapitalistas frenen la revolución o impulsen ataques con menos resistencia inicial. Sin embargo, la clase trabajadora tenía estructuras para impulsar reformas sustanciales, con el potencial de descubrir en la práctica los límites del sistema capitalista y despertar el apetito por ir más allá.

Esto alcanzó su punto máximo en la nueva situación mundial que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Las economías planificadas estalinistas salieron fortalecidas y las potencias imperialistas europeas debilitadas. El verdadero miedo de los capitalistas a la revolución significó que toleraran un gobierno laborista, encabezado por el radicalmente reformista Clement Atlee, que nacionalizara una quinta parte de la economía y construyera el Servicio Nacional de Salud, un sistema de prestaciones sociales y casi un millón de viviendas sociales. Los laboristas crearon nuevas instituciones, incluso en el gobierno local, con cierto grado de control democrático local de la clase trabajadora. Los trabajadores, a través de su presión organizada, habían recuperado un tramo de plusvalía para las necesidades sociales y habían logrado avances en el Estado capitalista. Pero al final los capitalistas todavía tenían el control, lo que refleja un liderazgo laborista que en última instancia defendió el sistema equilibrándolo con las demandas de la clase trabajadora. Mientras tanto, un largo e irrepetible auge dio fuerza a la idea ilusoria de que el crecimiento económico gradual y el progreso social podrían reformar el capitalismo para eliminarlo sin una lucha revolucionaria.

El colapso del estalinismo

El inevitable fin de ese auge se produjo en la década de 1970. Los capitalistas ya no podían tolerar todas estas costosas prestaciones sociales y necesitaban que el Estado volviera a su función principal: crear las mejores condiciones para explotar a la clase trabajadora. Margaret Thatcher fue el ariete conservador contra la influencia y los elementos de control de la clase trabajadora. Ella tomó medidas para intimidar a los sindicatos con nuevas leyes y la derrota de los mineros. Recortó el gasto, redujo los poderes de los gobiernos locales y abrió una era de privatización generalizada.

Pero la mayor derrota fue el colapso del estalinismo. Esos regímenes eran dictaduras brutales, caricaturas del socialismo. También fueron un ejemplo vivo, aunque distorsionado, de que era posible alguna alternativa al capitalismo, basada en una economía planificada y nacionalizada. Después de 1991, la conciencia retrocedió: la idea de que el socialismo pudiera incluso ser posible se volvió, en el mejor de los casos, distante. El liderazgo y la organización de la clase trabajadora también sufrieron un retroceso. Todos estos procesos se retroalimentaron entre sí.

En los partidos obreros de masas de muchos países, esto significó una transformación del reformismo de posguerra –defender el capitalismo mediante una adhesión moderada a las demandas de la clase trabajadora y la intervención estatal– en contrarreformismo, girando todo el barco hacia el capital privado y el mercado. Los líderes de derecha destruyeron las rutas democráticas para que los trabajadores los impulsaran, mientras adoptaban los mismos programas básicos que los partidos capitalistas tradicionales. Tony Blair se convirtió en el campeón de esta nueva generación dentro del Partido Laborista.

Este proceso de “burguesificación” puso fin a la batalla de un siglo entre fuerzas de clase dentro del Partido Laborista, a favor de los patrones. El partido incluso fue rebautizado como “Nuevo Laborismo”. Aún así, los ex partidos socialdemócratas, ahora totalmente capitalistas, no eran lo mismo que los partidos capitalistas tradicionales. El Partido Laborista conservó rasgos vestigiales, incluida la afiliación sindical, un puñado de políticos reformistas de izquierda encerrados en lo que el blairista Peter Mandelson llamó una “tumba sellada” y la enorme pero disipada lealtad histórica de una clase que había ganado el Estado de bienestar a través de ella. Sin embargo, el equilibrio había cambiado tan fundamentalmente que estas características pasaron de ser canales imperfectos de influencia de la clase trabajadora a barreras para que la clase trabajadora se separara y construyera una representación política bajo su propio control.

La contrarrevolución política de Blair

El cambio más conocido de Blair fue el de la Cláusula IV del reglamento. El Partido Laborista escribió un compromiso con el socialismo en su constitución de 1918, respondiendo a la atracción irresistible de la toma del poder por parte de los trabajadores rusos: “la propiedad común de los medios de producción, distribución e intercambio, y el mejor sistema posible de administración y control popular”. Esto era más que un símbolo. Fue un ancla eficaz contra el liderazgo procapitalista en los debates (por ejemplo, en los años 1970 y 1980, sobre el ritmo y la naturaleza de la nacionalización más que sobre la propiedad pública en sí).

La huella de la revolución en la Cláusula IV no duró mucho más que la contrarrevolución contra las economías planificadas. La conferencia laboral de 1995 reemplazó la “propiedad común” por el compromiso de Blair con “la empresa del mercado y el rigor de la competencia”. John Monks, entonces secretario general del Congreso de Sindicatos, observaría que “el debate en el centro izquierda ya no es sobre socialismo versus capitalismo. Se trata de diferentes tipos de capitalismo”.

Más importantes fueron las defensas contra la influencia colectiva de la clase trabajadora. El Partido Laborista capitalista siempre había tenido filtros; Los laboristas blairistas los convirtieron en fortalezas.

Por ejemplo, los secretarios generales de los sindicatos tuvieron un “voto en bloque” en el Partido Laborista equivalente al tamaño de sus afiliados. Muchos lo expresaron de manera más conservadora de lo que sus filas querían, y Militant, la organización predecesora del Partido Socialista, hizo campaña para democratizarlo. Sin embargo, los líderes sindicales son más vulnerables al estado de ánimo de sus bases de trabajo que los parlamentarios aislados. En la década de 1990, el Partido Laborista lo redujo, por etapas, del 90% al 50% de los votos de la conferencia.

El voto en bloque también fue eliminado de las elecciones de liderazgo, si es que la izquierda podía siquiera participar. Cuando Blair dimitió en favor de Gordon Brown en 2007, el candidato al liderazgo de izquierda, John McDonnell, ni siquiera podía obtener suficientes nominaciones de los parlamentarios para aparecer en las urnas, lo que demuestra la profundidad de la transformación.

La conferencia acordó transferir el poder de diseñar programas al nuevo «Foro de Política Nacional» (NPF). Los representantes sindicales componían sólo el 15% del NPF en relación con los políticos de carrera y otras categorías de delegados dominadas por la derecha. El NPF, a su vez, estaba dirigido por el Comité de Política Conjunta dominado por los parlamentarios de Blair.

John Prescott, viceprimer ministro de Blair, vio correctamente el golpe más importante como “un miembro, un voto”, aplicado por el predecesor de Blair, John Smith, en 1993. Anteriormente, los candidatos parlamentarios eran seleccionados mediante reuniones de delegados que representaban a los sindicatos locales y a las ramas del partido. Esto podría significar aportaciones detalladas e informadas, que potencialmente representen la participación activa de cientos o miles de trabajadores en sus propias organizaciones, seleccionando a los delegados a través de un debate reflexivo. En cambio, se convirtió en una votación directa de miembros individuales, no en una discusión más rica y estructurada a través de foros de trabajadores.

Se produjeron transformaciones equivalentes en campos como las reuniones de las ramas del partido, la selección de candidatos a los consejos locales y la formación de políticas, entre otros. La camarilla que ya estaba en la cima había reestructurado el partido para que fuera efectivamente autoseleccionado, en un reflejo del estalinismo. Este fue un cambio general hacia la forma pasiva e individualizada de democracia que la clase capitalista utiliza para generar aprobación social. La forma activa y colectiva de democracia que la clase trabajadora busca en sus propios órganos de lucha y poder, incluidos los sindicatos, fue diezmada y despojada de toda influencia.

Las contrarreformas sociales de Blair

Muchos esperaban que Blair fuera un “socialista secreto” que giraría hacia la izquierda cuando llegara al poder, pero un político no se libera de la influencia de la clase trabajadora con la intención de servir a la clase trabajadora. El blairismo propaga el mito de que moverse hacia la derecha obtuvo apoyo; Esta es una inversión de la realidad. Blair aprovechó el aumento de las cifras de las encuestas para moverse hacia la derecha, como lo reconocen tácitamente sus memorias.

Los conservadores, después de 18 años en el poder, eran tan odiados por sus ataques, perseguidos por el escándalo y disfuncionales, que el mayor partido de oposición sólo podía obtener mejores resultados en las encuestas. Había una atmósfera palpable de esperanza puesta en Blair, pero esto contradecía una base social en disminución. El Nuevo Laborismo llegó al poder en 1997 con una enorme mayoría de 179 escaños, con una participación en realidad menor que en todas las elecciones anteriores de posguerra. Continuó cayendo, y Blair y Brown perdieron cinco millones de votos laboristas en 13 años.

En su autobiografía, Blair resumiría su programa como no derogación de las leyes antisindicales, no renacionalización, no aumentos de impuestos para los más ricos, no abolición de las escuelas primarias, no “unilateralismo” contra intereses imperialistas occidentales más amplios. Sin embargo, la vida fue mejor para muchos. El Nuevo Laborismo tuvo suerte. Heredaron lo que Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, resumió como la “buena década”.

Gran Bretaña sufrió doce trimestres de crecimiento negativo durante los mandatos de Thatcher y Major, con un desempleo que alcanzó un máximo del 11,9%, pero esto cambió a partir de 1992. El desempleo continuó cayendo mientras Blair estuvo en el cargo, hasta un mínimo del 4,7% (hasta la crisis de 2007-08). , y no sufrió ni un solo trimestre de crecimiento negativo en una década consecutiva. El canciller Gordon Brown se jactó, erróneamente, de que los “ciclos inestables, de auge y caída” de Gran Bretaña estaban consignados a “los viejos tiempos”.

Pero los beneficios no se sintieron de manera uniforme. El ingreso promedio aumentó entre los hogares más pobres. Para gran parte de la clase trabajadora, sin embargo, esto fue un “auge silencioso”, con ingresos reales avanzando lentamente, mitigados en parte por la creciente deuda de los consumidores, acumulando problemas futuros. Mientras tanto, el 1% más rico de Gran Bretaña duplicó su riqueza en los primeros siete años de Blair. Mandelson dijo notoriamente a los patrones: «Estamos muy tranquilos ante la idea de que la gente se vuelva inmensamente rica». El final de su frase, “siempre que paguen sus impuestos”, a menudo se omite, porque no era cierto; El Nuevo Laborismo aceptó felizmente donaciones de multimillonarios evasores de impuestos.

Para maximizar los retornos durante la recuperación, el capitalismo británico necesitaba expandir su mercado interno y movilizar más fuerza laboral. Con el colchón financiero del auge y la combatividad de clase reducida, Blair podría ayudar en esto restaurando la inversión en pensiones y beneficios sin invitar a una lucha generalizada.

Blair racionalizó las oficinas de desempleo y las fusionó con centros de empleo, que antes eran departamentos gubernamentales completamente separados. Esto transformó la asistencia social de una red de seguridad a un palo para obligar a los solicitantes a conseguir trabajo. El salario mínimo, una innovación más bienvenida, fue la zanahoria para ese palo. Aún así, se fijó en un nivel que garantizaba a los patrones ganancias decentes más que a los trabajadores una vida decente, y con niveles y exenciones que ayudaban a los empleadores a dividir la fuerza laboral.

El mayor aumento del gasto estatal desde la Segunda Guerra Mundial –en relación, por supuesto, con la tala y quema de Thatcher– se convirtió en una herramienta para implantar capital privado en las instituciones públicas. La mayoría de las contrarreformas de Blair se originaron bajo el gobierno de los conservadores, pero se generalizaron por primera vez bajo el Nuevo Laborismo. La reconstrucción se llevó a cabo a través de “asociaciones público-privadas” que subcontrataron cada vez más elementos. Central fue la infame “iniciativa de financiación privada”. Los contratistas privados construyeron hospitales, escuelas, carreteras y más cosas muy necesarias, tomando atajos todo el tiempo y luego arrendandolos al Estado a precios exorbitantes y descuidando el mantenimiento no rentable. Incluso hoy en día, muchos hospitales en ruinas gastan más en pasivos de PFI que en medicamentos.

Thatcher había descubierto que “debe llevar más poder al centro para detener el socialismo”, arrebatando el control del gobierno local y los servicios nacionales para desvincular la influencia de la clase trabajadora. Blair hizo lo mismo con las estructuras del Partido Laborista para dejar afuera a la izquierda en retirada. Luego podría descentralizar parte del sector público para continuar el proceso de privatización de Thatcher.

Las escuelas y los hospitales fueron arrebatados a la coordinación estatal integrada mediante sistemas como el modelo de “fundación”. Se convirtieron en islas responsables de sus propios sistemas y presupuestos, subcontratando para reducir costos, vendiéndose servicios entre sí en una expansión del absurdo “mercado interno” de Thatcher –incluso tomando préstamos de finanzas privadas.

Thatcher construyó más viviendas municipales por año que Blair durante todo su gobierno. Duplicó su apuesta por el “derecho a comprar” individual de Thatcher con transferencias masivas de propiedades municipales fuera del control de las autoridades locales. Major se había opuesto a la idea de cobrar a los estudiantes por la universidad, considerándola demasiado provocativa; Blair enfrentó una seria oposición, pero se vio obligado a pagar las tasas de matrícula.

Administrar la descoordinación y la redundancia de los servicios comercializados exigió una gran expansión de niveles administrativos innecesarios y una burocracia costosa. Mientras tanto, en todos los servicios públicos, las empresas ocuparon cada vez más espacio en los consejos de administración en relación con la dirección, el personal, los usuarios de los servicios, los políticos locales, etc.

Hubo desacuerdos dentro del blairismo; por ejemplo, Brown se había opuesto a permitir que los hospitales de la fundación tomaran préstamos independientemente del estado y propuso un impuesto a los graduados en lugar de tasas de matrícula. Estas diferencias no eran fundamentales, sino sobre la mejor manera de avanzar en un programa pro mercado. A lo sumo, había ecos agonizantes de la vieja derecha de posguerra, como en el Partido Laborista de Gales, cuyo distanciamiento del “agua roja clara” del blairismo señaló una evolución más mesurada hacia el neoliberalismo, en el contexto de un sector privado mucho más débil.

La política exterior no fue diferente. Blair fue un feroz servidor de la “relación especial” con Estados Unidos; las más notorias fueron las devastadoras invasiones de Afganistán e Irak, que apuntalaron el poder capitalista occidental y sus ganancias en Medio Oriente.

Millones de personas salieron a las calles contra la guerra de Irak, demostrando que la clase trabajadora luchará incluso con un serio retroceso en su conciencia. También hubo huelgas durante el gobierno de Blair, incluidas las del Sindicato de Bomberos y el sindicato ferroviario RMT, con un llamado “escuadrón incómodo” de líderes sindicales que representaron cierta resistencia. Lo más importante es que el RMT participó en los primeros pasos tentativos hacia la representación política no laborista. Sin embargo, la tendencia general de la militancia seguía siendo baja, con una baja confianza de clase y muchos ataques enmascarados por el auge.

Otro factor enmascarante fue la actitud superficialmente progresista del Nuevo Laborismo hacia las cuestiones sociales. Blair relajó la cruel legislación antigay de Gran Bretaña, por ejemplo; después de un cambio de larga data en las actitudes sociales, en lugar de liderarlo, esto todavía fue un paso adelante. Pero sin diferencias de clase fundamentales entre los conservadores y el Nuevo Laborismo, y la mayoría de los líderes sindicales atrapados en el callejón sin salida de Blair para la representación de la clase trabajadora, algunos concluyeron que la extrema derecha era la única alternativa. La vinculación del blairismo de la retórica social progresista con ataques a la clase trabajadora, en lugar de una lucha conjunta por mejores condiciones para todos –además de utilizar últimamente a los inmigrantes como chivos expiatorios– dio una falsa confirmación de esto. El Partido Nacional Británico se convirtió en el segundo grupo más grande en el consejo de Barking y Dagenham en 2006.

¿Primero como tragedia y luego como farsa?

Blair y Brown gastaron gran parte del tesoro residual de lealtad obrera de la posguerra del Partido Laborista. En la oposición, el final “ligero de austeridad” de la política conservadora de Ed Miliband no hizo nada para restaurarla. Sólo el llamamiento contra la austeridad de Jeremy Corbyn –en 2017, el mayor giro hacia el Partido Laborista desde el aplastante triunfo de la posguerra– inició siquiera un proceso que podría haber revertido eso. Han sido necesarios 13 años fuera del poder para que el odio hacia los conservadores crezca hasta el punto de que el blairismo pueda regresar al gobierno.

La historia puede repetirse pero nunca de la misma manera. El sorprendente ascenso de Corbyn al liderazgo laborista, resultado de errores de cálculo graves y excepcionales por parte de la derecha: «prestarle» suficientes votos parlamentarios para ser nominado y luego abrir la selección a miembros no laboristas por £ 3 «. partidarios registrados” – recrearon sólo el potencial de algún tipo de partido de trabajadores de masas. No era un partido de trabajadores capitalistas sino “dos partidos en uno”: un partido blairista intacto con una nueva formación de izquierda incipiente encima y debajo de él. El corbynismo, por error, no hizo nada para desafiar el edificio blairista; Cuando la derecha vomitó a Corbyn, Starmer no necesitó cambios radicales para consolidar su control.

Starmer limitó la ya débil influencia de los miembros individuales del Partido Laborista, donde el sentimiento pro Corbyn era más fuerte, aunque nada tan organizado como antes de Blair. Ahora es aún más difícil anular la selección de parlamentarios en ejercicio como candidatos laboristas, y los aspirantes a liderazgo necesitan el doble de nominaciones de parlamentarios para aparecer en las urnas. Además, las reglas son una cosa y el poder es otra. La maquinaria del partido antes, durante y después del corbynismo estuvo completamente dominada por el blairismo. La mayor parte de la purga de Starmer ha sido posible mediante expulsiones directas de izquierdas y exclusiones de listas cortas de candidatos, sin las luchas amargas y prolongadas que caracterizaron al viejo partido de trabajadores capitalistas.

Aún así, la derecha podía sentir que el corbynismo había indicado una creciente ira de clase y funcionó rápidamente pero por etapas. Nunca fue cierto que Starmer fuera simplemente “Corbyn con traje”, como lo expresó un ex asistente laborista. Su historial parlamentario incluía abstenerse sobre el límite de beneficios de los conservadores, oponerse a una investigación sobre Blair y la guerra de Irak, y respaldar al candidato de derecha Owen Smith en el intento de «golpe de gallina» para derrocar a Corbyn en 2016. Como secretario en la sombra para el Brexit, Fue el arquitecto de la percepción de que Corbyn anularía la decisión del referéndum contra la UE de los patrones, un factor clave en la derrota de 2019. Starmer abandonó la política exterior ampliamente antiimperialista de Corbyn tan pronto como entró en la carrera por el liderazgo. La política exterior es una extensión de la política interior; Cada vez que Starmer y su frente han visto una oportunidad, o han sentido la más mínima presión de los patrones, otra demanda corbynista ha desaparecido. Al igual que Blair, cada declaración política de Starmer ha sido una señal para la clase capitalista: estamos (una vez más) a salvo para ustedes.

El starmerismo en la década de 2020 no tendrá el camino fácil del que disfruta el blairismo. Heredará una economía capitalista en crisis duradera, no en una recuperación temporal; reservas de lealtad de la clase trabajadora que están casi vacías, no vaciándose; y una conciencia y militancia de la clase trabajadora que se está reconstruyendo, no desintegrándose.

El crecimiento económico que precedió a la elección de Blair fue de alrededor del 2,8% anual, y una tendencia positiva continuó durante su década. El período previo al mandato de Starmer ha sido un estancamiento, con un promedio de 0,2% en cinco años, y la proyección más optimista prevé cierta “recuperación” anémica antes de estabilizarse en un lamentable 1,75%. Esto sin saber la magnitud de la destrucción que provocará la próxima recesión, inevitable en algún momento, incluido el posible regreso de un desempleo a la escala de Thatcher. La actitud complaciente del capitalismo británico hacia la inversión productiva no es la solución fácil que el Partido Laborista busca. A nivel mundial, está alcanzando nuevos niveles, con el crecimiento de la productividad en el Reino Unido estancado en particular, y sin más bloque del este que colapse, lo que, junto con la apertura de China, atrajo a 1.200 millones de personas al mercado mundial en la década de 1990.

De ahí que la canciller en la sombra de Starmer, Rachel Reeves, cante el mantra de “responsabilidad económica y fiscal”. Su “bloqueo fiscal” sobre los planes presupuestarios pone a los operadores de bonos en el asiento del conductor. Sus “normas fiscales” –que el Partido Laborista “no tomará prestado para financiar el gasto diario y reduciremos la deuda nacional como proporción de la economía”– son indistinguibles de las de Rishi Sunak. Significan “austeridad para siempre”. Starmer no podrá enmascarar sus ataques a la clase trabajadora como Blair. De todos modos, las campañas de privatización continuarán; por ejemplo, su portavoz de salud, Wes Streeting, se ha comprometido a subcontratar aún más los servicios del NHS a hospitales privados.

Al mismo tiempo, esta falta de protección obligará a Starmer a hacer algunas concesiones para intentar calmar la ira. Mientras que Blair mantuvo todas las leyes antisindicales conservadoras, Starmer bien podría cumplir su promesa de derogar la Ley de Huelgas (Niveles Mínimos de Servicio) de 2023. Incluso sectores de los capitalistas consideran que su armamento no probado es demasiado provocativo, y quedarán muchas leyes restrictivas en vigor. Este es también un intento de comprar una paz temporal por parte de los líderes sindicales cuyos miembros agobiados por la inflación no tienen más remedio que presionar para que se tomen medidas.

Sin embargo, ni esto, ni ningún microaumento débilmente prometido en los impuestos y el gasto, podrán superar la crisis y satisfacer la ira de la clase trabajadora. La dura escuela posterior a 2007, las experiencias del corbynismo y la pandemia, y la falta de otra salida, han revertido el declive de la conciencia post-estalinista, aunque desde un nivel bajo. Incluso los conservadores salientes sólo lo han probado por primera vez. Starmer tendrá que afrontar las turbulentas relaciones de clases de una manera que podría parecerse más a Thatcher que a Blair, pero con una clase trabajadora menos arrastrada por la promesa de mejora gradual de la posguerra, experimentando pérdidas y victorias y probando ideas y métodos a un ritmo más lento. ritmo más rápido. Starmer está fallando pruebas incluso antes de llegar al poder, como el horror generalizado por su oposición proimperialista a un alto el fuego en Gaza. En cuestiones sociales, ha actuado más para apuntalar la transfobia como herramienta de división que para reconocer puntos de vista progresistas.

El recuerdo cada vez más lejano de las reformas de posguerra será destrozado por el starmerismo en el poder. El Partido Laborista podría desmoronarse en bastante poco tiempo desde un monolito electoral a una presencia inestable en una política nacional más fragmentada. El starmerismo también podría enfrentar mayores presiones divisivas en el poder. La pequeña “izquierda dura” que rodea al Grupo de Campaña no muestra signos de lucha, pero tendrá que elegir entre el cuchillo de Starmer y la lucha de los trabajadores a su debido tiempo. La llamada «izquierda blanda» -que se presenta como embajadora de la clase trabajadora en el Partido Laborista de derecha, una inversión de su papel real- incluye algunos políticos más astutos como Andy Burnham de Manchester, con una base de poder local no directamente ligada al patrocinio de Starmer. Divisiones como las que se observan entre el liderazgo conservador y los parlamentarios conservadores del “Muro Rojo” también pueden estallar dentro del starmerismo.

Nada de esto significa un retorno al Partido Laborista del pasado, ni al reformismo laborista de los trabajadores capitalistas ni al equilibrio del Nuevo Laborismo en tiempos de auge. La clase trabajadora se queda sin un foro de masas para aprender cómo deshacerse del capitalismo y sus agentes, y cada vez más libre de la barrera blairista para crear uno. Habrá reveses, sorpresas y retrasos, pero el escenario está preparado para debates explosivos sobre la lucha política de la clase trabajadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.