Inicio Nacional ¿Podrán evitar el triunfo popular el 4 de septiembre los ‘’ayudistas’ de...

¿Podrán evitar el triunfo popular el 4 de septiembre los ‘’ayudistas’ de la derecha?

217
1

Arturo Alejandro Muñoz

Ha sido una constante a lo largo de la Historia de Chile. La Derecha crea el ambiente, estructura el desorden, y luego ataca con saña lo que ella llama hipócrita y cínicamente “el caos y la inseguridad”.

Lo ha hecho siempre. Desde el siglo diecinueve hasta este momento, y siempre también ha contado con el apoyo de grupúsculos desgajados de partidos políticos menos totalitarios y clasistas, grupúsculos integrados por personas que añoran ser aceptadas en los salones de  la alta burguesía, aunque sea solamente como servidoras bien pagadas.

Lo anterior responde con precisión a lo manifestado hace décadas por Simone de Beauvoir: “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.  Ese es el factor que inclina la balanza en favor de los opresores…en este caso, en favor de la derecha, tanto la económica como la política.
Lo mencionado en estas líneas no obedece a palabras dichas por boca de ganso, ya que si recordamos, por ejemplo, lo acaecido el año1891 en nuestro país, constataremos que la Derecha conservadora (cipaya de intereses británicos en aquellos años) contó con la ayuda y apoyo de sectores dizque liberales”. Un caso emblemático que certifica lo anterior fue la participación del joven dirigente liberal Arturo Alessandri Palma, el que años más tarde sería enfrentado y atacado por esa misma cofradía conservadora que no trepidó en hacerle la vida imposible durante su primer mandato presidencial, en 1920.
¿Y Pedro Montt en 1907? Un liberal manejado como monigote por el conservadurismo beato que, a su vez, era lacayo del inefable grupo de empresarios británicos y españoles dueños de las grandes salitreras en el norte grande chileno, donde habían estructurado un “estado dentro del estado”. La feroz matanza de tres mil personas en la Escuela Santa María de Iquique da fe de lo dicho. Liberales coadyuvantes del insaciable apetito económico de depredadores derechistas, mocitos a su vez de los capitales foráneos.
Gabriel González Videla es otro ejemplo, esta vez más  cercano a  nosotros, de lo mencionado en líneas anteriores. Destacado dirigente del Partido Radical (sí, ese mismo de los Matta y los Gallo), encumbrado a la presidencia de la república merced al apoyo del pueblo y de tiendas izquierdistas como el PC y el PS, soltó amarras mostrando sin posibilidad de error cuán cipayo era de la derecha económica y política al dejar fuera de la ley a uno de los partidos (que le habían permitido el triunfo electoral), a través de la “Ley de Defensa Permanente de la Democracia” (la llamada ley maldita’), aprobada ipso facto (y quizás propuesta) por las tiendas derechistas existentes ese año 1948.
Recordemos que ante tal dramática situación, el PS (Partido Socialista) se dividió en dos bloques. Dice Wikipedia: <<el Partido Socialista  (PS), ya que un sector se manifestó a favor a proscripción del PCCh, mientras que otro se mostró contrario. Los opositores a la ley formaron el Partido Socialista Popular  (PSP). Tiempo después, un grupo de militantes disconformes con la adhesión del PSP al ibañismo se reintegró al PS y formó una alianza con el comunismo prohibido a través del Frente Nacional del Pueblo. En paralelo, el Partido Socialista Auténtico (PSA), que tampoco respaldó la ley, creó el Frente Nacional Democrático  para facilitar la presentación de comunistas en las elecciones>>
Lo dicho; la derecha siempre ha contado, para sus triunfos, con el apoyo de sectores desglosados de tiendas cristianas, progresistas y socialdemócratas. ¿Cómo que no? ¿Olvidó usted lo acaecido en el gobierno de la Unidad Popular?  Pero, por favor, haga memoria…sectores del Partido Democristiano de Frei Montalva, sectores del Partido Radical con Julio Durán Neumann a la cabeza…por mencionar algunos nada más, se escindieron de sus propias raíces históricas para servir de cipayos del capital transnacional y de los intereses elitistas e inmovilistas de una derecha abiertamente totalitaria.
Y ahora, el año 2022, la historia se repite. De nuevo se produce un pequeño desbande al interior de la Democracia Cristiana con  personajillos inefables actuando en favor de intereses predadores derechistas (léase, por favor, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Mariana Aylwin, Jorge Burgos, Ignacio Walker, Soledad Alvear, etc.); agregando a  ellos, estimado lector, a exconcertacionistas ‘centroizquierdistas’ como Jorge Schaulsohn, Felipe Harboe, Fulvio Rossi, etcétera, que se han inclinado definitivamente hacia el lado donde el aceite fenicio y la miel griega embadurna neuronas y asfixia el cerebro permitiendo que nunca se logre calibrar el tamaño y fondo de las traiciones a los electores  y a las propias historias personales.
Lo dijimos al comienzo de esta nota, y lo reiteramos al final de la misma. “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.   
Afortunadamente (para el pueblo) esos cómplices –a lo largo de nuestra Historia- no terminaron siendo triunfadores de verdad. Siempre acabaron tirados en el arroyo de la ignominia, el desprecio y el olvido, derrotados por la  sensatez política de un pueblo digno y orgulloso que un día de octubre, en el año 2019, despertó para nunca más dormirse.
Esta vez, a no dudar, así será también en ese histórico y próximo domingo 4 de septiembre.
Artículo anteriorLos ‘neocons’: ¿quiénes son y qué tienen que ver con las guerras recientes? – Inna Afinogenova
Artículo siguienteDe transporte caótico, anarquía urbana y exposición fotográfica contra la gordofobia

1 COMENTARIO

  1. Estimado Arturo la tesis de Simone de Beauvoir es cierta, pero es incorrecta si se les quiere atribuir al rosario de personajes citados que alguna vez hayan sido del campo de los oprimidos; antes bien, casi todos han formado parte de las elites y clases dirigentes, beneficiarias de la explotación del otro. No veo ningún oprimido en ellos, pero si muchos oportunistas. El joven Alessandri en 1891 era del sector más derechista del liberalismo, hacia 1920 usó una demagogia izquierdizante, pero en 1932 volvió a ser el derechista de siempre. Es el caso de todos los ejemplos citados. Por otro lado, citar a wikipedia como respaldo es poco serio. Hay que buscar fuentes más exactas. Los socialistas que formaron el Frente del Pueblo en 1952 con los comunistas fueron los mismos que apoyaron su ilegalización en 1948, al cual se incorporaron sólo tres dirigentes que abandonaron el Partido Socialista Popular: Allende, José Tohá y Astolfo Tapia, tal vez algún otro en 1951 cuando su dirigente Raúl Ampuero decidió su apoyo a Ibáñez. Me parece que la cita de Beauvoir es más apropiada para los yanaconas de toda la historia, los que proviniendo de clases oprimidas se prestan para oprimir a sus pares por desclasamiento, servilismo, lavado de cerebro, fanatismo ideológico, o por prebendas económicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.