Inicio Internacional Las Cámaras de Comercio de EE.UU. apoyan a los capitalistas en las...

Las Cámaras de Comercio de EE.UU. apoyan a los capitalistas en las elecciones

325
0

Publicado por Grupo Socialista Independiente, EEUU 7 de marzo de 2023

La clase trabajadora necesita contraatacar
por Angus McFarland
Maine

En noviembre de 2020, con la variante Omicron en pleno apogeo, el 62% de los residentes de Portland, Maine, votaron sí a una pregunta electoral para aumentar el salario mínimo en Portland de 13 a 15 dólares para 2024, con la estipulación de que durante un estado de emergencia, habría una tasa mínima de pago por riesgo de 22,50 dólares la hora para los trabajadores esenciales. La opinión generalizada entre los trabajadores era que si iban a arriesgar su salud, y sus vidas, para seguir prestando servicios esenciales, deberían poder permitirse vivir en la cada vez más cara ciudad en la que trabajan.

La Cámara de Comercio de Portland no compartía esta opinión. Demandó la derogación de la ley o, en su defecto, el aplazamiento de su aplicación hasta el 1 de enero de 2022. La práctica aceptada y habitual en Portland es que las iniciativas electorales entren en vigor 30 días después de su aprobación. Su demanda para anular la votación fracasó, pero el tribunal aceptó el aplazamiento de la entrada en vigor. El Ayuntamiento declaró entonces, el 3 de enero de 2022, que el estado de emergencia había terminado, provocando que los trabajadores de primera línea perdieran tanto la actual tasa de complemento por peligrosidad de 20,50 dólares como la nueva tasa de 22,50 dólares por la que habían votado. Al mismo tiempo, el Ayuntamiento reinstauró los mandatos de máscara, dejando claro que la declaración sólo pretendía reducir los salarios, y no se basaba en el verdadero estado de la pandemia. Los trabajadores con salario mínimo de Portland ganan hoy los mismos 13 dólares la hora que en 2020, sólo 0,25 dólares por encima del salario mínimo estatal, mientras que el coste de la vida en Portland es mucho más alto que en el resto del estado.

Algunos podrían pensar que la Camara es una organización casera que defiende al pequeño empresario local. Trabajan duro para mantener esta ficción, pero en realidad las Cámaras estatales y locales están muy influenciadas por la Cámara de Estados Unidos, y ésta a su vez está dominada por un puñado de megacorporaciones. Para estas corporaciones, mantener la impresión de que la Cámara de Comercio representa a las empresas pequeñas y locales es muy valioso como cobertura de relaciones públicas. Si puede parecer que los mensajes y las prioridades de las empresas proceden de los comerciantes y cocineros de tu zona, pueden eludir la desconfianza totalmente razonable que estas corporaciones se han ganado.

Las organizaciones de la Cámara de Comercio, a nivel local, estatal, nacional e incluso internacional, se dedican a socavar cualquier intento de promover los intereses de los trabajadores por medios democráticos. Este año, en Portland, la Cámara financió la campaña «Basta ya» contra otro intento de aumento del salario mínimo, entre otras cuestiones sometidas a votación. La Cámara de Comercio de Maine trabajó contra dos proyectos de ley de impuestos progresivos que aumentarían los impuestos sobre la renta y el patrimonio de los ricos, respectivamente. En Massachusetts, la Cámara de Comercio lideró un grupo que se oponía a la reciente Enmienda Fair Share, un pequeño aumento de los impuestos sobre los ingresos superiores a un millón de dólares para financiar las infraestructuras públicas y la educación. En todas las comunidades de Estados Unidos, las Cámaras locales luchan con uñas y dientes para que no se apruebe ninguna ley que pueda beneficiar a los trabajadores y, si no pueden impedir su aprobación, buscan la manera de retrasarla o eludirla. Esto incluye las leyes de salario mínimo y los impuestos progresivos, así como la protección de la seguridad de los trabajadores, la atención sanitaria y el derecho a organizar sindicatos.

La represión sindical es una especialidad de las Cámaras de Comercio. Además de trabajar para recortar los derechos de los trabajadores a través de la ley, también celebran foros y seminarios para difundir técnicas y estrategias antisindicales. Algunos puntos del orden del día de uno de estos seminarios celebrados por la Cámara de Indiana en 2018 incluyen: «Las tácticas que usarán los sindicatos para atraparte y que cometas prácticas laborales injustas», «Tu derecho a hablar: cómo defender tu filosofía libre de sindicatos sin violar la ley» y «Primeros resultados positivos de la junta (nacional de relaciones laborales) de Trump».

La US Chamber es el equivalente nacional de estas Cámaras locales. Fue el segundo mayor gastador de dinero oscuro en las elecciones federales de 2016 (solo superado por la NRA), el mayor en las carreras del Congreso y el mayor en el 75% de las carreras en las que gastaron algún dinero. Compran sobre todo a republicanos, pero también a demócratas allí donde ese partido tiene un fuerte control de la política local. La enorme fuente de dinero que representan las Cámaras garantiza que los candidatos competirán por su favor siendo más «favorables a las empresas» que sus oponentes. Esto pone un pesado pulgar en la balanza legislativa a favor de los empresarios, una razón importante por la que es tan difícil lograr mejoras reales en la vida de los trabajadores a través de la democracia capitalista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.