Inicio nacional La verdad desnuda. Gobierno, oposición, políticos, empresarios, policías, son un verdadero...

La verdad desnuda. Gobierno, oposición, políticos, empresarios, policías, son un verdadero asco

896
0
Compartir

Es más que posible que los articulistas de opinión cometamos un error cuya consecuencia no es otra que seguir dejando espacio y camino a los totalitarios, a los predadores, a los corruptos, a los traidores, a los ladrones, imitando (sin desearlo, por cierto) a periodistas y columnistas de lo que conocemos como “prensa canalla”, que es aquella considerada por el establishment como  ‘seria, oficial, equilibrada’… pero que es hija de la más grande falacia de estos tiempos, la ‘libertad de prensa’,  que no es tal en Chile, y lo sabemos, pues no sólo callamos sino también lo aceptamos  con nuestra actitud de persistir escribiendo cuidando el lenguaje y los términos.

Quienes escribimos artículos de opinión y contamos con el privilegio de verlos publicados, tenemos un deber ineludible y casi sagrado, llamar vino al vino y ladrón al ladrón, sin intermedios ni subterfugios semánticos. “Modérese, amigo, modérese”, me recomiendan algunas personas. ¿Moderarme en mis escritos? ¿Para qué? La verdad no es moderada…la verdad requiere estar siempre desnuda…y la opinión de un  articulista debe ser su propia verdad, buena para algunos, mala para otros. La verdad de cada cual no debe tener jamás apellidos ni colgajos.

Es tan extenso el océano de corrupción y entreguismo en Chile que no es fácil encontrar un punto desde el cual iniciar una reflexión. ¿Por dónde comenzar? ¿Por los políticos, por las policías, por los jueces, por la prensa? Sí, por la prensa…comencemos desde allí.

La Prensa

Un observador puntilloso se percataría de inmediato que los noticieros centrales de la televisión chilena están pauteados y ‘ordenaditos’ por una mano ajena al periodismo propiamente tal, como si la detestable DINACOS siguiera operando desde un oculto rincón de la Moneda o de algún ministerio, aunque lo más probable es que esa ‘mano’ sea ubicada en sitios como la Sofofa, Casa Piedra, CPC e, incluso (¿por qué  no?) en esa especie de ‘salón oval’ donde se reúne bimensualmente el generalato del Ejército, la FACH y la Armada.

A tal grado llega este ’pauteo’, que todos los canales de televisión en sus noticieros centrales emiten exactamente las mismas informaciones y con una idéntica apreciación periodística. “Es que Chile es un país pequeño y no hay más noticias, son pocas”, me sopla alguien por aquí. ¿Las noticias son pocas? Falso. Cada día trae decenas de noticias nacionales frescas e importantes, así como decenas también de noticias internacionales. Pero, la ‘prensa canalla’ omite el 70% de esas informaciones, las oculta, y cuando decide referirse a ellas, días después del evento que las produjo, las amaña, miente y tergiversa.

¿Es que todos los, periodistas profesionales del país son pro neoliberalismo salvaje, católicos y cristianos fanáticos, derechistas, lacayos estadounidenses, anti latinoamericanistas, clasistas, faranduleros? No, por supuesto que no. Pero los dueños de los medios informativos sí lo son. Eso explica por qué los propietarios de esos medios contratan y privilegian siempre a los mismos profesionales, como Matías del Río, Soledad Onetto, José Luis Reppening, Iván Núñez, ‘Polo’ Ramírez, Constanza Santa María, Mónica Pérez, y todos aquellos que aparecen en cámara conduciendo programas de información, especialmente de discusión y análisis político, lo cual se agiganta con el tipo de “invitados” que acostumbran llevar a tales programas. La insistencia de contar siempre con Joaquín Lavín –alcalde de la municipalidad de las Condes y sempiterno ‘pre’ candidato presidencial desde hace 20 años- es digno de análisis siquiátrico.

Las mentes que ‘maniobran y dirigen’ esos canales televisivos están, sin duda alguna, enfermas de fanatismo, clasismo y estulticia. Sin embargo, peregrinamente, tales propietarios de ‘la verdad’ derechista creen que pueden nivelar la cancha invitando a especímenes políticos como Francisco Vidal, Manuel José Ossandón o Felipe Harboe.

L:o anterior no sucede solamente en la televisión abierta, sino también acaece en la prensa escrita donde dos conglomerados -parientes ideológica y comercialmente- son dueños del 95% de los diarios que circulan en el país. El Mercurio y Copesa se distinguen por su desquiciadas y arcaicas posturas ultra conservadoras en lo político y social,  como endiosadoras  del sistema económico neoliberal salvaje. Y, por cierto, contratan exclusivamente a periodistas que piensen como ellos quieren que piensen…o que se vendan con extrema facilidad para escribir lo que esos dueños quieren que se escriba. ¿O me equivoco Patricio Navia, Gonzalo de la Carrera,  Carlos Peña? Les pregunto a ustedes en sus calidades de “periodistas”, y no de simples y burdos opinólogos como el suscrito que tiene profesiones  muy distintas a la del periodismo (profesor de Historia y Trabajador Social).

Estimados ‘periodistas’ de canales de TV y de diarios de la ‘prensa canalla’, estoy seguro que si ustedes hubiesen estado trabajando en el diario “The Washington Post”  el año 1973 y hubiesen accedido a la información respecto del caso Watergate (como ocurrió con Carl Bernstein y Bob Woodward), Richard Nixon habría terminado muy tranquilamente su período presidencial, pues ustedes jamás habríanse atrevido a investigar y escribir algo similar para publicar la verdad. Ustedes, queridos, son simples lacayos y empleaduchos desechables y cambiables de esa cosa nostra que conforman los dueños de los medios. No me crean, pero al menos permítanme recomendarles una película relativa a vuestra profesión, para que se enteren, aunque sea a través de Hollywood, cómo es realmente independiente, valiente y honesta la prensa de EEUU (el país que ustedes adoran a nivel de deidad. Les invito a ver el film “The Post” (Mdryl Streep, Tom Hanks). Les va arder el alma, pero quizás los sane, o al menos les haga avergonzarse de vuestra indigna sumisión al poder. Eso espero. 

Los Polìticos

¿Qué de nuevo podría decirse al respecto? La mayoría de los chilenos tienen una opinión –fundamentada en los hechos concretos, respecto de la mayoría de nuestros parlamentarios, catalogándolos como “vendidos al poder económico de las transnacionales y de SQM y PENTA,  tránsfugas, flojos, mentirosos, cobardijas, corruptos, traidores, ganapanes e, incluso, ladrones”.

¿Alguien duda, con la mano sobre su corazón, de las características de ladrón y corrupto del mismísimo presidente Piñera, amo y señor de triangulaciones y negociados oscuros realizados desde el privilegio que le otorga su alto cargo temporal en el Ejecutivo? ¿Usted quiere ejemplos concretos? Espero que le satisfagan algunos que cito a continuación, como la debacle del Banco de Talca; el ’negocio del siglo’ con el caso ’Chispas’ y la energética Enersis; LAN; Cascadas; Exalmar; Bancard; Farmacias;  Minera ‘Dominga’; Paraísos fiscales; BTG Pactual  Chile; Habitat (triangulación), etc., etc. Definitivamente, nos gobierna un ladrón, un  delincuente llamado Sebastián Piñera Echeñique…y ello lo saben sus sostenedores políticos de la UDI y de RN, e incluso quienes lo admiran en el PDC en el PPD y en ciertos sectores del PS, porque el tipo este de verdad ‘se moja…pero salpica”.

La policía y el Ejército

No requiere este asunto ni siquiera diez líneas de explicación.

 Carabineros de Chile, policía militarizada formada y creada por un oficial de ejército que fue un sempiterno sedicioso y golpista con ideas afines al nacionalsocialismo y al fascismo de los años 30,  Carlos Ibáñez del Campo, es culpable y responsable de un  robo al erario fiscal que supera los treinta mil millones de pesos. Ello se encuentra acreditado en  los juicios incoados contra varios altos oficiales los tribunales de justicia.

¿Y nuestro ‘glorioso ejército jamás vencido’? La ministra  de Corte de Apelaciones Romy Rutherford ha demostrado que altos oficiales, como Fuente-Alba, Oviedo, Jozo Santic, además de individuos cercanos y asociados a los militares tal cuales  Félix Calderón, Antonil Velásquez y muchos más, formaban parte de la asociación delictual de la alta oficialidad del ejército. 

Instituciones ‘que funcionan’  

¿Funcionan? ¿En beneficio de quién? ¿Del país?   El Servicio de Impuestos  Internos  (SII) es el mejor ejemplo de las corruptelas que asfixian a la nación y a la sociedad civil. Una institución gerenciada por verdaderos delincuentes nominados por el gobierno corrupto de turno.

Basta recordar los perdonazos inexcusables e inaceptables (en otras administraciones políticas del mundo civilizado) realizados por el SII para confirmar que esta es una institución cooptada por la mafia política-económica chilena. Penta, Johnson’s, SQM, bastan para comprobar lo dicho. ¡¡Una vergüenza!!

¿Y las Fiscalías del sistema judicial chileno? La verdad es que el suscrito –autor responsable de estas líneas- desconoce cuál y cómo es la actuación de ese órgano independiente’ en la región metropolitana. Pero, puede dar fe que en regiones –al menos en la de O’Higgins- algunos fiscales son absolutos obedientes a las exigencias de parlamentarios locales que impetran ‘favores’ a cambio de votar a favor del ascenso de esos fiscales cuando llegue el caso al Legislativo, que es donde se dirime respecto de tales asuntos.

Este viejo y añoso articulista (pero de memoria privilegiada), puede dar fe de lo anterior mediante un caso incoado hace años por concejales de la comuna de Coltauco contra el alcalde de entonces (sorprendido en un motel ‘parejero’ en horas de trabajo usando vehículo municipal),  caso que fue convenientemente ‘olvidado y  perdonado’  por un fiscal de San Vicente de Tagua-Tagua luego de haber sido visitado por el entonces diputado (hoy senador)  Juan Pablo Letelier.  De ello, muchos coltauquinos saben y conocen, así como también lo saben aquellos concejales que interpusieron la denuncia en la Fiscalía.

Lo dicho… sumando y sumando… nuestras instituciones se han transformado en una vergüenza nacional e internacional. Sobran ladrones, corruptos, mentirosos, traidores, payasos, delincuentes, vagos y desquiciados.

¿Y los diputados derechistas, como  Javier Macaya (UDI) , qué hacen? Dios nos libre. Esos son aún peores y más peligrosos que los “sociolistos’ travestidos al neoliberalismo salvaje. De hecho, Macaya lleva a lo menos dos años apoyando y cobijando en una comuna rural (como pre-candidato a alcalde) a un ex traficante local de marihuana, actualmente  demandado en tribunales por la asamblea de una APR (Agua Potable Rural) debido a la pérdida (o como se le llame) de ciento veinte millones de pesos pertenecientes a esa agrupación. ¿Qué tal? El  colmo  de los colmos…diputados apoyando y cobijando a delincuentes.

 Sólo en el Chile profundo puede ocurrir todo esto…¿y la Fiscalìa, y la Contraloría, y la Intendencia, y la Gobernación, y la ’prensa acanalla’? Nada de nada…

¿Hasta cuándo habrá de soportar y ‘financiar’ la sociedad civil chilena a todos estos ladrones, criminales, corruptos, clasistas, y expoliadores?

Nuestro  país, lo cambiamos…o nos pudrimos junto con él. Ustedes deciden.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.