Inicio internacional La nueva campaña macartista del Imperialismo contra Venezuela y la Carta ...

La nueva campaña macartista del Imperialismo contra Venezuela y la Carta a l@s líderes mundiales del Presidente Nicolás Maduro. Por Esteban Silva C.

120
0
Compartir

Pocos pueblos del mundo han sido atacados de manera tan sistemática y virulenta por el Presidente Donald Trump y su administración imperialista como Venezuela y el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

La brutal agresión imperialista contra el pueblo y el socialismo bolivariano ha sido perpetrada durante los últimos años en los más variados ámbitos y formatos con; sanciones ilegales unilaterales, boicot económico y comercial , organización de estrategias de acaparamiento de productos y mercado negro, robo e incautación de sus activos petroleros y empresas en el exterior, intento de asesinato al propio Presidente Maduro, apoyo a sabotajes de los sistemas eléctricos y servicios básicos, agresión en su fronteras bajo el disfraz de ayuda humanitaria, designación de un pseudo presidente interino para generar un golpe de estado, organización de atentados y de guarimbas,  financiamiento de falsos medios de comunicación y de organismos de fachada para generar inestabilidad e inseguridad, intentos de sobornos a autoridades y miembros de las Fuerzas Armadas, implementación de sanciones aéreas y marítimas para bloquear flujos de pasajeros, acceso a medicamentos, mercancías e insumos estratégicos, etc.

La lista de acciones perpetradas desde el exterior contra Venezuela y su gobierno directas o indirectas es todavía mucho más asombrosa y extensa.
Sin embargo, ahora se le suma una nuevo montaje político ideológico y mediático disfrazado con un requerimiento de justicia para desprestigiar al gobierno del Presidente Maduro, acusándolo burda y falsamente de ser el jefe de un supuesto cartel de narcotraficantes y de ser terrorista.

Al montaje pseudo judicial se suma un grotesco ofrecimiento de una “recompensa” de 15 millones de dólares por el Presidente  Maduro, al más puro estilo de las viejas películas de Hollywood sobre la “Conquista del Lejano Oeste” que ensalzaban una suerte de “supremacismo blanco” protagonizados por caza recompensas y pistoleros en tierras usurpadas a los indios y sin más Ley que la garantizada por las armas.
Con esta operación, la administración Trump busca también tender una cortina de humo internacional ante la compleja y delicada situación por la que atraviesa, debido a su desastroso manejo frente a la pandemia del Covid-19, y en esta emergencia sanitaria ante  la interpelación mundial exigiéndoles el término inmediato de sus medidas unilaterales y criminales contra Venezuela, Cuba, Irán, Nicaragua, Siria y otros países. Lo anterior, profundiza la crisis del ya alicaído liderazgo imperialista a nivel global.

Con el nuevo montaje presentado como una “acción independiente” del Departamento de Justicia, los ideólogos del imperialismo buscan instalar de la mano de los grandes consorcios de comunicación afines un nuevo discurso “macartista” más acorde al siglo XXI.

Se trata de una gran operación sucia a escala mundial cuyo blanco principal es el Presidente socialista, Nicolás Maduro Moros, y  los dirigentes del gobierno, FAB y Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), para luego en conjunto con sectores ultra conservadores, anticomunistas y de derechas desplegar operaciones político mediaticas de criminalización y desprestigio de características similares contra aliados y amigos de la revolución bolivariana y del gobierno del Presidente Maduro y sin lugar a dudas luego contra lideresas y líderes  de movimientos sociales, socialistas y populares de América Latina y el Caribe.

Es desde ese contexto que debe ser leída la carta que el Presidente Nicolás Maduro envió a l@s líderes del mundo y a los movimientos sociales y populares.

Esteban Silva Cuadra

Santiago, 30 de marzo de 2020.

Lee aquí el Texto completo de la Carta:

Carta del presidente Nicolás Maduro a los líderes del mundo.

Caracas, 29 de marzo de 2020

Excelencia:

Al saludarle, con afecto, me permito dirigirme a Usted en ocasión de denunciar los graves acontecimientos que se producen contra la paz y la estabilidad de Venezuela, en momentos en que la preocupación de los Estados y Gobiernos debería estar centrada en la protección de la vida y la salud de sus habitantes, debido a la aceleración de la pandemia del COVID-19.

Como es de conocimiento público, el pasado 26 de marzo el Gobierno de Estados Unidos anunció una gravísima acción en contra de un grupo de altos funcionarios del Estado venezolano, incluyendo a mi persona, en tanto Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Dicha acción consistió en la presentación de una acusación formal ante el sistema judicial estadounidense, lo cual no sólo es de por sí ilegal, sino que además pretende sustentar una falaz acusación de narcotráfico y terrorismo, con el único objetivo de simular la supuesta judicialización de las autoridades venezolanas.

Esta pantomima estadounidense incluye el insólito ofrecimiento de una recompensa internacional a quien aporte información sobre el Presidente y los altos funcionarios venezolanos, conduciendo a un peligroso momento de tensión en el continente, por lo que considero necesario hacer un recuento de los hechos, que revelan la perversa trama detrás de las acusaciones del Departamento de Justicia.

Apenas un día antes, el 25 de marzo, la República Bolivariana de Venezuela denunció ante la opinión pública nacional e internacional, el desarrollo en territorio colombiano de una operación que tenía como fin atentar contra la vida del Presidente de la República, sus familiares y altos funcionarios del Estado; así como atacar objetivos civiles y militares en nuestro país; sindicando como jefe militar de dicha operación al señor Clíver Alcalá, general retirado de la fuerza armada venezolana.

Dicha denuncia fue realizada con toda responsabilidad, después de que el día 24 de marzo se diera a conocer una operación de control en la carretera al norte de Colombia, cercana a la frontera con Venezuela, en la que la policía de dicho país capturó un lote de armas de guerra en un vehículo civil.

Las investigaciones revelaron que se trataba de un sofisticado arsenal cuyo destinatario era un grupo de exmilitares y paramilitares venezolanos y colombianos, que se entrenan en campamentos ubicados en territorio de Colombia.

El día 26 de marzo, el señalado, Clíver Alcalá, ofreció una declaración ante un medio de comunicación colombiano –desde su residencia en la ciudad de Barranquilla, Colombia– en la que confirmaba su participación en los hechos denunciados, confesando ser el líder militar de la operación y revelando que las armas fueron adquiridas por orden del señor Juan Guaidó, diputado nacional, quien se hace llamar Presidente interino de Venezuela y funge como operador de Washington en el país. Asimismo, confirmó que el armamento tenía como objetivo realizar una operación militar para asesinar a altas personalidades del Estado y el Gobierno venezolano y producir un Golpe de Estado en Venezuela.

El señor Alcalá aclaró que las armas fueron adquiridas mediante un contrato firmado por su persona, el señor Juan Guaidó, asesores estadounidenses y el señor Juan José Rendón, asesor político del Presidente Iván Duque, y realizado con conocimiento de autoridades del gobierno colombiano.

Ante esta confesión, la insólita respuesta del gobierno estadunidense ha sido la publicación de las acusaciones mencionadas al comienzo de esta carta, con la extravagante inclusión del nombre del señor Alcalá, como si fuera parte de las autoridades de Venezuela y no un mercenario contratado por Estados Unidos para llevar a cabo una operación terrorista en contra del gobierno venezolano.

Como demostración de esta afirmación, no necesito más prueba que mencionar la supuesta captura del señor Alcalá por parte de las fuerzas de seguridad colombianas y su inmediata entrega a las autoridades de la DEA estadounidense, en un curioso acto en el cual el reo, sin esposas, se despedía estrechando las manos de sus captores, justo al pie de la escalerilla del avión que lo llevaría en vuelo especial VIP hacia Estados Unidos, lo que demuestra que en realidad todo ese montaje se trata del rescate de alguien a quien consideran un agente estadounidense.

Es preciso subrayar que la frustrada operación armada fue diseñada originalmente para ser ejecutada a finales del mes en curso, mientras toda Venezuela se encuentra luchando contra la pandemia del COVID-19. Y es que justamente, ésta es la principal batalla que preocupa actualmente a la humanidad.

Una lucha que nuestra nación se encuentra librando de manera exitosa, al haber logrado detener la curva de contagios, habiendo reforzado las previsiones sanitarias y manteniendo a la población en una cuarentena masiva, con un número bajo de casos positivos y fallecidos.

Por todo ello, el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela alerta a su distinguido Gobierno, sobre los temerarios y criminales pasos que está dando la administración de Donald Trump que, pese a la pavorosa aceleración del crecimiento del COVID-19 que afecta al pueblo estadounidense, parece decidido a profundizar su política de agresión contra Estados soberanos de la región, y en especial contra el pueblo venezolano.

Durante la pandemia, el gobierno de Estados Unidos, en lugar de enfocarse a las políticas de cooperación mundial en materia de salud y prevención, ha incrementado las medidas coercitivas unilaterales, ha rechazado las solicitudes de la comunidad internacional para que se levanten o flexibilicen las ilegales sanciones que impiden a Venezuela acceder a medicamentos, equipos médicos y alimentos.

Al mismo tiempo, ha prohibido la realización de vuelos humanitarios desde Estados Unidos hacia Venezuela para repatriar a centenas de venezolanos atrapados en la crisis económica y sanitaria que vive el país del norte.

Venezuela, al denunciar estos graves hechos, ratifica su voluntad inquebrantable de sostener una relación de respeto y cooperación con todas las naciones, tanto más en esta inédita circunstancia que obliga a los gobiernos responsables a trabajar unidos y deponer sus diferencias, como lo es la pandemia del COVID-19.

Ante tan graves circunstancias, solicito su invalorable apoyo ante esta insólita y arbitraria persecución, ejecutada mediante una refrescada versión de aquel rancio Macarthismo desatado tras la 2da Guerra Mundial. Entonces, etiquetaban a placer a sus adversarios de Comunistas para perseguirlos, hoy lo hacen mediante las antojadizas categorías de terroristas o narcotraficantes, sin contar para ello con elementos probatorios de ningún tipo.

Condenar y neutralizar hoy estos ataques injustificables contra Venezuela, será de gran utilidad para evitar que el día de mañana Washington emprenda campañas semejantes contra otros pueblos y gobiernos del mundo. Debemos apegarnos todos a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, para evitar que el unilateralismo desmedido nos lleve al caos internacional.

Excelencia, tenga usted la absoluta certeza de que Venezuela se mantendrá firme en su lucha por la paz y que, ante cualquier circunstancia, prevalecerá. Ninguna agresión imperialista, por feroz que sea, nos desviará del camino soberano e independiente que desde hace 200 años hemos forjado, como tampoco nos alejará de la sagrada obligación de preservar la vida y la salud de nuestro pueblo ante la pavorosa pandemia mundial del COVID-19.

Agradezco de antemano la consideración que ha tenido al leer esta carta, y confío en que le será de utilidad para mantener correctamente informado a su respetado Gobierno, ocasión que aprovecho para reiterarle las seguridades de mi consideración más distinguida.

Atentamente,

Nicolás Maduro Moros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.