Inicio nacional La falacia e ideología de los fondos de pensiones privados. Respecto a...

La falacia e ideología de los fondos de pensiones privados. Respecto a la pirámide poblacional y al sistema de reparto

469
0
Compartir

Marco Gonzalez Pizarro, Abogado, Dr. Cs. Sociales

El neoliberalismo, como sentido de sistema privatista monetarista, acusó por dos décadas que las pensiones de reparto eran inviables en el tiempo, debido al envejecimiento de la población mundial. Confrontó así el modelo de privatizaciones totales de Thatcher y Freidman, con las políticas de reparto solidarias de los sistemas latinos de derecho constitucional (Europa continental y América latina), a las que pretendió superar, con las agresivas políticas privatistas neoliberales, a cuyo fin estamos asistiendo.

Hoy, después del fracaso de la privatización de pensiones en Europa del Este y América del Sur, la noción neoliberal de pensiones privadas, está arrinconada en Chile, que insiste en propagandizar, al más puro estilo goebbeliano, que el reparto, “no es sostenible en el tiempo”[1].

Acusan que en Chile el envejecimiento se sitúa “En 1980, había 7 chilenos en edad de trabajar por cada mayor de 65 años, actualmente hay menos de 5,5, y en el año 2050 se proyecta que sólo serán entre 2,1 y 2,4”[2].

Los datos son falsos. Según el INE en 1980, la relación de población mayor de 64 años era de doce a uno, mientras que, en 2019, era de 6 a 1. Asimismo, el 2035, la razón de población activa versus pasiva, será de 3,4 activos, por un pasivo[3].

La relación es altamente conveniente para el reparto, y tal como se dijo en su oportunidad por la Propuesta del No Más AFP, tiene asegurada sus reservas técnicas hasta fin de siglo.

Actualmente nos beneficia una tasa de seis personas activas por una pasiva. Quiere decir, que disponemos de un excedente de cinco activos, cuyo soporte se ahorra para el futuro, formando este fondo de reservas.

Es inútil discutir sobre la falacia de la derecha neoliberal. Es claro que con falsificar la realidad no se puede crear futuro. La actual estructura de pirámide poblacional, permite establecer de inmediato un sistemas de reparto, y mejorar las pensiones a una tasa de reemplazo de cincuenta por ciento de los salarios reales[4].

En efecto, lejos de las estúpidas disecciones neoliberales de que tres activos “cotizan” para mantener un pasivo, lo que importaría una severa crisis, ello no es así, pues el concepto de reparto, es que un activo mantiene un pasivo.

Ello permite crear estas reservas técnicas, que fortalezcan el fondo para enfrentar la disminución de la población activa, en el futuro, frente a una población pasiva en aumento.

Con todo, es indudable que el envejecimiento de la población, es una cuestión demográfica que trasciende el tema de las pensiones, y obedece a una planificación de fertilidad y de ancianidad, integrales[5].

Quienes realmente buscamos reformas estructurales en el país, en nuestro caso, socialistas, sabemos que, creando las condiciones de realización de las personas en una sociedad de equilibrios avanzados, se podrá revertir esta tendencia, y mantener niveles de fecundidad y envejecimiento equilibrados.

Un sistema de reparto es entonces viable y posible. Y no se puede perder el tiempo discutiendo sobre las falsas e ideológicas premisas del neoliberalismo, cuyas matemáticas demográficas se encargan de hacerlos aún más deplorables.

Misma cosa ocurre en las estadísticas de las AFP. Desde 2019 no se publican los cambios patrimoniales de los fondos de pensiones. Esta es la única estadística en que se puede medir el efecto de los retiros efectuados en las cuentas de capitalización[6].

Asimismo, la estadística general del sistema es sospechosa en la contabilidad de los tres retiros de diez por ciento cada uno, pues curiosamente justo en la barrera de los diez millones de pesos, los fondos de pensiones, en vez de disminuir su valor por los retiros, aumentaron, sin que haya posteriormente una progresión de caída de algún monto superior para explicar una posible cascada por un retiro masivo de un valor más alto.

Nada lo explica, salvo una asignación arbitraria, donde está operando una maquinaria programada de asignaciones de fondos, en que múltiples segmentos de cotizantes con características similares, son agrupados arbitrariamente, siendo el comportamiento por rendimiento individual, otra falsedad del sistema.

El siguiente cuadro, explica esta curiosa figura.

CUADRO 1: DISMINUCIÓN DE FONDOS DE PENSIONES POR SALDO Y EDAD MARZO 2019- MARZO 2021.

Monto cotizado   Cotizantes * 
(en $ millones)Marzo 2019 Marzo 2021
7 – 10834.548 743.137
10 – 15907.852 950.893

Fuente: Elaboración propia a partir de Serie Estadística Superintendencia de Pensiones: “Afiliados según Saldo y movimiento cuenta individual: N°8. Número de afiliados según saldo de la cuenta de capitalización individual y edad”. Disponible en:  https://www.spensiones.cl/apps/centroEstadisticas/paginaCuadrosCCEE.php?menu=sci&menuN1=afil&menuN2=sdomovcci

*Incluye todos los rangos etarios de la muestra escogida

Es un corte estadístico preciso, en el rango de los diez millones de pesos, que determinan una tendencia de aumento de cotizantes, hacia arriba, a partir de diez millones ahorrados, mientras hacia debajo de dicho valor, se reportan las disminuciones de cotizantes por efecto de la disminución de fondos por el retiro[7].

En buenas cuentas, según estos datos estadísticos inexistentes en el caso de la variación del total de fondos, y del impacto de los retiros, no podemos conocer el comportamiento real del sistema privado, en un momento crucial del tema de pensiones en Chile.

No es de sorprender que se hagan manejos con miras al término definitivo de este experimento en el país. Recordemos que el grupo Penta, conocido por los delitos de sus líderes Carlos Délano y Carlos Lavín, vendieron el mismo 2016 la AFP CUPRUM a la empresa de seguros de USA Principal, mientras que, al año siguiente, PROVIDA fue adquirida por MetLife, también de USA. Estos grupos económicos extranjeros se dan por sorprendidos de que las AFP hoy deban desaparecer, y solapados, alegan ley del contrato, como si en esas transacciones privadas tuviera el Estado la responsabilidad.

Lo cierto es que adquirieron cuando los adalides de la UDI en el grupo Penta y en la administración de Provida, advirtieron que el negocio ya no resultaba viable.

La administración privada de pensiones tiene los días contados, y eso es una realidad. La diferencia de inversión no recuperada, del orden de los 400 millones de dólares a MetLife y Principal, como a otras operadoras transnacionales, es una cifra fácil de compensar. El sistema reporta entradas por cotizaciones del orden de 12 mil millones de dólares anuales.

La suerte está echada, el impacto que las movilizaciones de trabajadores generaron en la superestructura burguesa, abrió una fisura por donde transitó la clase trabajadora chilena que malamente creyó, quiso creer, o que no tuvo más remedio que creer en este sistema, que hoy los condena a pensiones de miseria, siendo una herida abierta para el pueblo trabajador.

Es imperativo recuperar el auténtico dominio y control de los fondos de pensiones, a través de un sistema común para todos y todas, solidario y de reparto.

Se suma a ello las demandas estructurales de dominio de bienes nacionales de uso público, como el agua, los ríos, playas y lagos, sus accesos y territorios. La pesca artesanal, las reservas forestales, glaciares, y todo el sistema de uso de recursos naturales para energía, metálicos y no metálicos. La nación no se constituye de dueños privados que puedan ocupar su territorio para su uso particular. La nación es del pueblo, del pueblo trabajador y originario, que constituyen las grandes mayorías de los habitantes del territorio.

Es en base a esta población que se debe organizar en consecuencia, el Estado.

Hoy, que las fuerzas del Frente Amplio, con eje en una pequeña burguesía intelectual social demócrata liberal, pretenden imponer un nuevo intento de maquillaje al Chile de Pinochet, bajo supuestas herramientas de control los oligopolios neoliberales, debemos aclarar que ninguna reforma estructural puede ocurrir en ese contexto de administración.

Ninguna política pública en serio se puede esperar del Frente Amplio, que ya demuestra que pactará con los clanes de delincuentes del neoliberalismo, que soborno de por medio, pretenden prolongar estas condiciones explosivas del modelo chileno.

Sólo planteando una disolución efectiva de los enclaves neoliberales, en las categorías que comentamos en este artículo, pensiones y recursos naturales como bienes nacionales, permitiría recomponer al país en una auténtica vía de desarrollo, sostenible y con igualdad de oportunidades para todos y todas.


[1] AFP HABITAT: En: https://www.hablemosdetufuturo.cl/elrestoesfake/un-sistema-de-reparto-no-es-sostenible-en-el-tiempo/

[2] Ibidem

[3] INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICA (INE). “Estimaciones y Proyecciones a Nivel Regional de la Población de Chile 2002-2035”. Disponible en:  https://www.ine.cl/docs/default-source/proyecciones-de-poblacion/publicaciones-y-anuarios/base-2017/estimaciones-y-proyecciones-2002-2035_base-2017_reg_%C3%A1rea_infograf%C3%ADa.pdf?sfvrsn=5d8b3bcc_5

[4] Las actuales no alcanzan el 30% de los salarios, siendo en el caso de las mujeres castigadas a menos de diez por ciento. Para todo, ver: Marco González Pizarro (2020), “PRIVATIZACIÓN DE PENSIONES, EL CASO CHILENO. HISTORIA, RESULTADOS Y PERSPECTIVAS”, Tesis Doctoral, disponible en:
http://hdl.handle.net/10366/145296 , pp. 120 y ss.

[5] Siendo un tema que excede este trabajo, sin embargo, decir que, fecundar en el modelo neoliberal es una empresa privada, como la educación y las pensiones. No es de extrañar que algo en el alma de la juventud dice que es preferible no traer más carne de cañón a este mundo, y pelearla solos.

Por cierto, es un panorama nada halagüeño este del neoliberalismo.

[6] Superintendencia de Fondos de Pensiones. Series Estadísticas. “Fondos de Pensiones, opción 3: Variación patrimonial de los Fondos de Pensiones (anuales)”. Disponible en https://www.spensiones.cl/apps/centroEstadisticas/paginaCuadrosCCEE.php?menu=sest&menuN1=sistpens&menuN2=fondospen

[7] Se divide en un tramo de cinco millones (quince a vente millones de pesos), y ocho de diez millones de pesos, hasta llegar al último tramo de más de cien millones de pesos ahorrados, según se puede ver en cita precedente. Solo dos de estos nueve tramos reportan bajadas residuales de cotizantes. Todos los demás aumentan significativamente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.