Inicio historia y teoria LA ESTALINOFOBIA

LA ESTALINOFOBIA

276
0
Compartir
Pepe Gutiérrez-Álvarez

LA ESTALINOFOBIA

Seguramente la mayor dificultad que tuvo la crítica de izquierdas al estalinismo fue la existencia de una “estalinofobia” en la que esta crítica se confundía con el anticomunismo…Sobre todo desde que este se constituyó como base primordial de la política imperial.

En el Estado Español esta confusión resultó especialmente complicada bajo el franquismo. Este atribuía a Stalin y al comunismo un rasero demoniaco expresado con todas las leyendas sobre “los agentes de Moscú” o “el oro de Moscú”, tan bien representada por el ministro de Franco, Arias Salgado que aseguraba –seriamente- que Stalin se veía directamente con Belcebú a través de un pozo en Bakú.

No es otra cosa la que se insinúa en “El círculo del poder” (The Inner Circus, Andrei Konchalevsky/USA-Rusia, 1991), en la que Stalin es representado con patas de macho cabrío. Para sus historiadores el comunismo era simplemente “el imperio del mal”, y por tanto su balance, “globalmente negativo”.

Evidentemente, la apertura de los archivos está facilitando una visión mucho más amplia y rigurosa, igual que lo permitirán mañana la mayor ampliación de las fuentes, con la cuestión se podría repetir en un futuro. Por otro lado, la mayor documentación no es en sí misma una garantía, ni tiene porque negar otras interpretaciones, algo que, por lo demás a la hora de establecer evaluaciones concretas tampoco hacen sus autores que son por lo general muy respetuosos, y que por ejemplo citaban las de Trotsky como un refrendo de lo que a veces están argumentando, entre otras cosas porque el significado no pasaba por la reencarnación del Demonio sino por una combinación de factores históricos y políticos desastrosos como el aislamiento de la revolución rusa o el atraso secular derivado de la opresión zarista.

Dentro de esta lógica resulta de lo más lógica la amalgama entre víctimas y verdugos. Un esquema largamente utilizado desde la revolución francesa (la mejor ilustración literaria sería “La muerte de Danton”, de Georg Büchner, obra representada bajo el franquismo en traducción de… Emilio Romero.

Es muy curioso que el axioma solamente sirva para las revoluciones digamos con mala prensa, y no para las bendecidas. En el caso de la URSS, la obra por ejemplo delimita detalladamente el tipo de víctima, y esta era sobre todo un viejo bolchevique al que se le podía culpar, simplemente por haber tenido una actitud comprometida con alguna de las oposiciones o más sencillamente por haber formado parte del equipo dirigente opuesto a Stalin en cualquier momento desde 1917. Hasta llegar a desencadenar el terror, Stalin y su base social –cuyos privilegios se establecen en el libro como el factor principal de explicación–, tuvo que pasar por tramos muy diversos.

En la época en que se inicia el “gran terror”, existieron varios factores que explican al menos en parte, el desencadenante. Detalles como:

a) el fracaso del Plan quinquenal, de la superindustrialización;

b) el ascenso de los fascismos, con el consiguiente aumento de la amenaza de intervención exterior, presente en la política británica hasta 1929;

c) la existencia de una ruptura en el interior del equipo dirigente, cuando dos de sus líderes más respetados, Kirov y Lodminaze, trataron de buscar un acuerdo alternativo con las oposiciones.

Todo esto se ha sabido. Sobre todo después de la apertura de los Archivos de Trotsky depositados en Harvard. Lo que facilita el libro es un análisis más minucioso de sus aspectos concretos, pero cuando llega a la hora de las interpretaciones, estas no son cualitativamente diferentes a las que desde la izquierda se habían ofrecido. Si matiza más documentalmente el alcance de las cifras, desorbitadas por los “libros negros”, o en las “vulgatas” documentales que se repiten en los programas “culturales” de las televisiones en los que el estalinismo sirve para cocinar una amalgama en la que el “comunismo” es representado como “el imperio del Mal” al tiempo que el capitalismo queda difuminado, inocente de todos sus pecados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.