Inicio Uncategorized Juan Carlos Gómez Leyton: CHILE, BAJO PANDEMIA: PRESENTE Y FUTURO DE LA...

Juan Carlos Gómez Leyton: CHILE, BAJO PANDEMIA: PRESENTE Y FUTURO DE LA LUCHA POPULAR

116
0
Compartir
Conversatorio organizado por el el Grupo de Investigación Socio histórico de Atacama Yuyayllu, el día 26 de mayo de 2020, para analizar la coyuntura de CHILE, BAJO PANDEMIA: PRESENTE Y FUTURO DE LA LUCHA POPULAR.
 
“Podemos (y debemos) alentar la construcción de espacios de reproducción social alternativos, no mercantiles, opuestos al autonomismo del valor… con una institucionalidad alternativa y de base, entornos de autorrealización, de desalienación; espacios de esperanza… no se puede forjar el poder popular sin estos espacios.” (Miguel Mazzeo, Malestar en la Política, octubre 2019) Desde el 18 de marzo de 2020 la sociedad chilena se encuentra bajo la condición de Estado de Catástrofe por pandemia de Covid-19. Al cumplirse el quinto mes aniversario del inicio de la rebelión popular del 18 octubre de 2019, el gobierno de Sebastián Piñera, por segunda vez en su mandato, establece el “Estado de Excepción” en el país. A los cinco meses de la insurrección, la sociedad chilena entro en una nueva coyuntura histórica-política. Esta tiene la particularidad de haber suspendido y poner en puntos suspensivos el proceso político abierto en octubre 2019. Tanto la rebelión popular y ciudadana como el proceso constituyente entran en receso político, pero no histórico. El primero que se deslizaba por un callejón político social radicalmente distinto y, de alguna manera opuesto al segundo; esto es, al proceso constituyente establecido por los poderes constituidos del Estado en diciembre de 2020 luego de Acuerdo por la Paz y Nueva Constitución de noviembre de dicho año, ambos procesos, entraron en “receso” hasta que la sociedad chilena se libre de la acción del COVID-19. Pero, lo que no ha entrado en receso ha sido la confrontación y la lucha clases implícita en la coyuntura rebelde abierta en octubre de 2019, esta ha cambiado su forma, pero no el fondo. Aunque, el receso político, ha favorecido hasta ahora, a la derecha neoliberal en el gobierno. El nuevo escenario político-histórico provocado por COVID-19 ha sido, a dos meses de la vigencia del Estado de Catástrofe, ampliamente favorable, desde un punto de político-institucional, al gobierno de Piñera. Este, fundamentalmente, por dos razones, por un lado, la ausencia efectiva de una oposición política y social, sobre todo, por el “temor” al contagio de parte de la ciudadanía, ha pasado a la ofensiva política. Y, ha logrado, en dos meses, lo que no pudo hacer en los cinco meses de rebelión popular y ciudadana: recuperar el control de la dirección política de la sociedad nacional. El manejo político y sanitario de la COVID-19 y su impacto en la sociedad ha develado y ha dejado en evidencia que el gobierno de Piñera y la clase dominante han asumido al virus como un aliado político para impulsar una contraofensiva política cuyo objetivo central es aplastar y “derrotar” al movimiento social popular, imponer nuevas condiciones a la clase trabajadora, re-disciplinar a los díscolos sectores de capas medias en rebeldía, reforzar los mecanismos represivos del Estado neoliberal, en otras palabras, reparar todas la grietas abiertas en el muro de la dominación neoliberal provocadas por la rebelión de octubre de 2019. El reciente llamado realizado por el presidente Piñera a la conformación de un nuevo “pacto social” bajo su conducción para enfrentar, según él, a las dos pandemias: a) el Covid-19 y b) la recesión económica, es, sin lugar a dudas, la estrategia para cerrar/clausurar/ derrotar a la rebelión popular y, especialmente, el proceso constitucional. El movimiento social popular y ciudadano rebelde (MSPCR) se encuentra encerrado, confinado, en sus espacios territoriales y habitacionales, paralizado o con un muy bajo nivel de acción y movimiento. Articulándose en distintas formas en las comunas y poblaciones que no se encuentran bajo “cuarentena”, el movimiento busca mantener en pie el “animo” político de octubre. Podríamos sostener que la política popular volvió a sus espacios marginales y no ha tenido ninguna incidencia en la actual coyuntura pandémica. Con la política popular nuevamente en los “márgenes” y sin protagonismo directo e incidencia en, que no sea, el que permiten las redes sociales y, sobre todo, con la ausencia total de una oposición política parlamentaria al gobierno. Todo se muestra favorable para la estrategia política del gobierno. Sin embargo, las cuarentenas comunales y regionales totales están abriendo nuevas ventanas de oportunidades políticas y sociales para que el MSPCR se vuelva expresar y manifestar. Pues, la rebelión durante estos dos meses en estado de latencia. Y, son la mismas condiciones sociales, económicas y políticas generadas por el COVID-19 como por el gobierno las que potencian y promueven nuevas formas de lucha para los sectores populares.
 
 
 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.