Inicio Economía Japón: el «nuevo capitalismo» actualizado

Japón: el «nuevo capitalismo» actualizado

53
0

Michael Roberts

Michael Roberts Blog 6 de julio

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, ganó cómodamente las elecciones generales de octubre pasado para la cámara baja de la Dieta por los demócratas liberales en el poder (aunque con una mayoría ligeramente reducida). Y se encamina a la victoria en las elecciones a la cámara alta de este domingo, que probablemente amplíe el número de escaños que posee a 60 de los 125 que se disputan. Así que, políticamente, Kishida se encuentra en una posición fuerte.

El ex banquero Kishida hizo campaña con un programa que, según él, iba a reactivar la economía japonesa con lo que denominó un «nuevo capitalismo», supuestamente un rechazo al «neoliberalismo» tal y como lo practicaban anteriores primeros ministros como Abe. En su lugar, reduciría la desigualdad, ayudaría a las pequeñas empresas frente a las grandes y «nivelaría» la sociedad. Esto rompería con el énfasis de Abe en la «reforma estructural», es decir, la reducción de las pensiones, el gasto en bienestar social y la desregulación de la economía.

¿Cómo va el «nuevo capitalismo» en Japón después de ocho meses? No muy bien. La economía japonesa se contrajo en el primer trimestre de 2022. El número récord de casos de Covid-19 llevó al gobierno a introducir medidas de cuasi-estado de emergencia, que junto con el aumento de la inflación hicieron caer el consumo privado y la inversión. En el segundo trimestre, la economía seguía teniendo problemas. El crecimiento de las exportaciones y la actividad manufacturera siguen cayendo, debido a los cuellos de botella de la oferta y a la ralentización de la economía mundial por la guerra de Ucrania, los cierres de Covid-19 en China y el aumento de la inflación y los tipos de interés a nivel mundial. De hecho, el PIB real seguía estando un 2,9% por debajo de su pico prepandémico a finales de 2021, cuando Kishida asumió el cargo. Es un rendimiento más débil que el de la mayoría de las economías desarrolladas. Y no ha habido ninguna mejora en 2022.

De hecho, según la OCDE, el PIB per cápita de Japón sigue estando casi un 20% por debajo de los líderes del G7; la desigualdad de ingresos sigue siendo mayor que en la mayoría de las economías avanzadas; y la contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero siguen siendo demasiado elevadas en comparación con los objetivos de cambio climático de París.

Japón ha sufrido las mismas sacudidas que han afectado a la economía mundial, en medio de un aumento de los precios del petróleo y el gas provocado por la invasión de Rusia en Ucrania. Pero mientras que la inflación de los precios al consumo se ha disparado por encima del 8% en EE.UU. y el Reino Unido, la inflación general de Japón sólo ha subido al 2,5%.

¿Por qué? Principalmente, porque la economía japonesa sigue de capa caída, a punto de entrar en recesión. Por ello, la inversión y la demanda de los consumidores son débiles.

Este es el caso, en particular, de los salarios. Los salarios, incluso en términos nominales, no son más altos que antes del comienzo de la Gran Recesión en 2008.

De hecho, ha sido una característica de los últimos 25 años que los salarios se han mantenido estancados mientras los beneficios han aumentado.

Esto es el producto de las políticas neoliberales adoptadas por los sucesivos gobiernos está tratando de revertir la disminución a largo plazo de la rentabilidad del capital japonés, con un éxito limitado.

Los trabajadores japoneses han pagado estos mayores beneficios durante la larga depresión de la última década. Incluso el gobernador del Banco de Japón lo ha admitido. Kuroda dijo que la persistente deflación entre1998 y 2013 había hecho que las empresas fueran cautelosas a la hora de subir los salarios. «La economía se recuperó y las empresas registraron altos beneficios», dijo. «El mercado laboral se volvió bastante ajustado. Pero los salarios no aumentaron mucho y los precios tampoco». No hay espiral de precios y salarios en Japón.

Aunque la tasa oficial de desempleo está cerca de mínimos históricos, como en otras grandes economías, hay más «holgura» en el mercado laboral de lo que indicaría la tasa de desempleo del 2,7%. El número total de horas trabajadas sigue estando un 2,8% por debajo del nivel registrado dos años antes. Y las empresas están llenando los huecos en sus plantillas con trabajadores a tiempo parcial con salarios más bajos. El desempleo es bajo gracias a la enorme reducción de la población en edad de trabajar, que disminuye a un ritmo de 550.000 personas al año. El impacto en el mercado de trabajo se ha compensado con un fuerte aumento del empleo femenino, pero las empleadas trabajan en zonas de salarios más bajos y reciben sueldos más bajos que los hombres. Esto mantiene la presión salarial baja y los beneficios altos.

Los que tienen trabajo están sobrecargados. Japón inventó el término karoshi -muerte por exceso de trabajo- hace 50 años tras una serie de tragedias de empleados. Kishida y las grandes empresas promueven la idea de una semana de cuatro días para aliviar esta presión y aumentar la productividad. Pero hay pocos indicios de que esta o cualquier otra medida esté funcionando para aumentar la productividad. El crecimiento de la productividad sigue siendo lento; Japón ha sido uno de los países con peores resultados en cuanto a productividad laboral en los últimos diez años.

La razón es clara. El crecimiento de la inversión empresarial es muy débil. Puede que las empresas japonesas hayan aumentado sus beneficios a expensas de los salarios e incluso hayan conseguido aumentar un poco la rentabilidad del capital, pero no están invirtiendo ese capital en nuevas tecnologías y equipos que mejoren la productividad. La inversión real no es mayor que en 2007.

Y la inversión pública (alrededor de una cuarta parte de la inversión empresarial) está estática.

La imagen de innovación tecnológica del capital japonés parece haber desaparecido hace tiempo. Una medida convencional de la «innovación» es la llamada productividad total de los factores (PTF). El crecimiento de la PTF se ha desvanecido, pasando de más del 1% anual en la década de 1990 a casi cero en la actualidad, mientras que la enorme inversión de capital de las décadas de 1980 y 1990 no se ve por ningún lado. Ahora, la tasa de crecimiento potencial del PIB real de Japón se acerca a cero.

El bajo crecimiento de los salarios, el casi estancamiento de la actividad económica y la productividad, y la disminución de la mano de obra, impulsada por la debilidad de la inversión y la caída de la rentabilidad, han hecho que el Banco de Japón haya tenido que mantener los tipos de interés cercanos a cero o incluso negativos. Esto ha provocado una fuerte caída de la cotización del yen frente a otras monedas. El yen está ahora cerca de los mínimos de 24 años frente al dólar.

Esto debería ayudar a las exportaciones en términos de dólares. Sin embargo, el afamado sector exportador japonés sigue perdiendo terreno en los mercados mundiales, sobre todo porque el sector automovilístico está sumido en una profunda crisis.

El «nuevo capitalismo» de Japón bajo el mando de Kishida se parece mucho al antiguo, pero peor.

Artículo anteriorPor primera vez revocan permisos ambientales a Salmonera por grave daño en la Patagonia
Artículo siguienteRicardo Lagos Escobar, el último «pelucón» de la política nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.