Inicio Internacional Israel-Palestina: La violencia se recrudece con los asaltos de colonos

Israel-Palestina: La violencia se recrudece con los asaltos de colonos

207
0

28 de febrero de 2023

Amnon Cohen, Comité por una Internacional de Trabajadores CIT

La noche del 26 de febrero, 400 colonos israelíes arrasaron la localidad palestina de Hawara, en Cisjordania, incendiaron viviendas y automóviles, mataron a un palestino e hirieron a otros 280. Los colonos fueron autorizados a continuar su asalto durante varias horas antes de que el ejército israelí los desalojara. El ejército israelí permitió que los colonos continuaran su alboroto durante varias horas antes de desalojarlos. Ninguno de los colonos ha sido acusado ni detenido.

Este pogromo se organizó para vengar el asesinato de dos colonos a los que dispararon ese mismo día mientras conducían por la ciudad. Pero la ira de los colonos se vio agravada por el acuerdo del gobierno de Netanyahu de suspender la construcción de asentamientos durante cuatro meses durante la cumbre de Aqaba, presionado por el capitalismo estadounidense que buscaba rebajar las tensiones por sus propios intereses estratégicos.

Zvika Fogel, miembro de la coalición de Natanyahu y presidente de la comisión de seguridad nacional de la Knesset, declaró: «Quiero ver Huwara cerrada y quemada, es la única forma de lograr la disuasión». Del mismo modo, el teniente de alcalde del Consejo Regional de Samaria (que sólo representa a los colonos) afirmó en un tuit que Hawara debería ser borrada de la faz de la tierra: «Basta de hablar de suspender la construcción de asentamientos. Debemos devolver la disuasión inmediatamente, sin piedad», afirmó. A su tuit le dio «me gusta» el ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich, que también es viceministro de Defensa y responsable especial de Cisjordania.

Ultranacionalistas

Smotrich, al igual que el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, representa el ala política del movimiento ultranacionalista de colonos que llevó a cabo el pogromo de Hawarwa. Estos grupos de colonos semifascistas han sido armados y alimentados por sucesivos gobiernos israelíes, como unidades armadas auxiliares, que pueden actuar para aterrorizar a los palestinos hasta la sumisión, llevando a cabo actos de represión descaradamente ilegales -asesinatos, confiscaciones de tierras, etc.- sin que el Estado israelí se vea implicado en estas acciones.

Sus miembros ya perpetraron la masacre de la mezquita Ibrahimi en 1994 y asesinaron al primer ministro israelí Rabin al año siguiente. El hundimiento del apoyo a los partidos capitalistas tradicionales, combinado con el aumento de la polarización, ha creado un vacío en el que estos elementos han crecido hasta alcanzar ahora 14 escaños en la Knesset (parlamento israelí).

Netanyahu depende de ellos para la supervivencia de su coalición. Pero, por otro lado, no quiere enemistarse con la clase capitalista, que se está movilizando contra él. Temen, y con razón, que el gobierno de Netanyahu provoque y hunda a la sociedad israelí y palestina en el abismo del conflicto armado, un conflicto que socavará los beneficios de los capitalistas y acabará con sus inversiones. Así pues, Netanyahu se ve arrastrado en direcciones opuestas y obligado a zigzaguear. Horas después de que la cumbre de Aqaba emitiera su declaración, Netanyahu renegó del acuerdo y anunció que no se detendrá la expansión de los asentamientos.

Los capitalistas han trasladado miles de millones de shekels al extranjero, provocando una caída del valor de la moneda a su precio más bajo en tres años. Amenazan con grandes desinversiones. Diez «unicornios» tecnológicos (empresas valoradas en más de 1.000 millones de dólares) planean trasladar sus operaciones al extranjero.

Algunos sectores del Estado israelí se oponen al gobierno de Netanyahu. El comandante de la policía israelí en Jerusalén rechazó la orden de Ben-Gvir de acelerar la demolición de viviendas palestinas en Jerusalén Este. Una serie de ex gobernadores del Banco de Israel escribieron una carta abierta en la que afirman que las «reformas» del gobierno hundirán la economía.

Recientemente, el hijo de Netayahu tuiteó que el Shabak -el tristemente célebre servicio secreto israelí, conocido por la tortura de presos y las brutales prácticas represivas utilizadas contra los palestinos- estaba tramando un golpe de Estado contra su padre. Dijo que sus dirigentes deberían ser juzgados y encarcelados durante muchos años. Este tuit fue rápidamente borrado, pero ilustra las divisiones y la agitación entre la clase capitalista dominante israelí.

El pogromo de Hawara demuestra que ni el ejército israelí ni la Autoridad Palestina pueden proteger a los palestinos de los ataques de los colonos. La Autoridad Palestina (AP) se ha visto debilitada por décadas de encarcelamiento y opresión de los palestinos, a menudo a instancias de los servicios secretos israelíes.

La AP ha perdido el control de las ciudades septentrionales de Yenín y Nablús, donde ha sido suplantada por milicias armadas locales: la «Guarida del León». El nuevo gobierno israelí de ultraderecha está socavando aún más a la AP, privándola de fondos y reteniéndole pagos, al tiempo que la trata con desprecio. Los fanáticos del gobierno israelí están destruyendo el delicado aparato mediante el cual los gobiernos israelíes han controlado Cisjordania.

El ejército israelí asaltó recientemente el bastión de la Guarida del León en Nablus, matando a once palestinos, entre ellos cuatro civiles, e hiriendo a más de cien. La Guarida del León se ha ganado el apoyo popular palestino por su valentía al enfrentarse al ejército israelí.

Ha llevado a cabo ataques contra colonos y militares, pero el pogromo demuestra que carece de estrategia para defender a la población palestina. En última instancia, las masas palestinas sólo pueden ser defendidas por la movilización de las propias masas palestinas, reviviendo las tradiciones democráticas de la Primera Intifada, pero equipadas con un programa socialista, incluyendo un llamamiento de clase a la clase obrera israelí, y con la autodefensa armada, bajo el control democrático de la comunidad de masas.

La sociedad israelí en crisis

La sociedad israelí está convulsionada en crisis. Decenas y ahora cientos de miles de israelíes se manifiestan cada semana contra el desmembramiento del Tribunal Supremo por parte del gobierno. Pero lo que saca a las masas a la calle no son tecnicismos legales o constitucionales, sino la oposición a lo que temen sea la transformación de Israel en una dictadura teocrática despótica, y a un gobierno de fanáticos que se arriesgan a provocar una guerra civil que envolverá a la sociedad.

Pero el movimiento de protesta tiene un carácter interclasista. Está dirigido por políticos capitalistas como Yair Lapid, y generales del ejército como Bugi Yaalon, responsables de décadas de brutal represión contra los palestinos. Yair Lapid fue primer ministro israelí hasta diciembre de 2022, y su gobierno no tuvo ninguna solución al conflicto, continuando la represión de los palestinos mientras no resolvía la crisis del coste de la vida de los trabajadores israelíes. Incapaz de resolver estos problemas, su gobierno se derrumbó en sólo 18 meses, allanando el camino al actual gobierno de ultraderecha.

El liderazgo de Lapid y los capitalistas, y su programa de defensa del elitista y racista Tribunal Supremo, tiene poco atractivo para la mayoría de los israelíes de clase trabajadora, más allá de los trabajadores tecnológicos de Tel Aviv que han disfrutado de una existencia relativamente cómoda. La dirección del movimiento de protesta no tiene ningún programa, salvo la vuelta al statu quo que existía antes de enero: apartheid en los territorios y hundimiento del nivel de vida de las masas en el propio Israel.

La dirección ha inundado el movimiento de banderas israelíes, creando una fábrica para fabricar decenas de miles de ellas. Su objetivo es demostrar el patriotismo del movimiento. Pero el mar de banderas israelíes -símbolo de la supremacía israelí y de la subyugación de los palestinos- excluye de hecho a los palestinos, el pueblo que más sufre con el programa del nuevo gobierno, del movimiento contra este gobierno. El movimiento no puede estar al servicio de políticos capitalistas cuyo único temor es que el nuevo gobierno perjudique sus beneficios.

Los profesores israelíes de guardería y primaria se han declarado en huelga contra la erosión de su nivel de vida. Los profesores palestinos de Cisjordania llevan tres semanas en huelga por el impago del aumento salarial del 15% que se les prometió.

El pogromo de Hawara representa una peligrosa escalada de la situación, que acelera el descenso al abismo de la guerra civil. Ninguna de las fuerzas capitalistas puede detener este descenso hacia el derramamiento de sangre al por mayor, porque ellas mismas están en la raíz del problema. En los territorios palestinos e israelíes, la clase obrera necesita urgentemente imprimir su autoridad a la lucha.

Es necesaria una lucha para oponerse al gobierno y construir un partido y un movimiento independientes de la clase obrera que se opongan al régimen capitalista israelí. Es esencial un partido de la clase obrera que defienda los derechos de todos los pueblos de la zona. El CIT defiende los derechos democráticos de los pueblos palestino e israelí y se opone a la opresión de todos los pueblos.

Apoyamos la lucha contra la brutal represión del pueblo palestino y la defensa de su derecho a la autodeterminación para establecer un Estado palestino independiente, así como la defensa de los derechos de los pueblos de Israel a su propio Estado. Para lograrlo, es necesaria una lucha unida para establecer una confederación socialista voluntaria democrática de la región.

Sólo a través de esta lucha se podrá evitar la catástrofe que se acelera y se podrán alcanzar los derechos democráticos y un nivel de vida digno para todos los pueblos de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.