Inicio Internacional Israel: Miles de personas acuden a la «huelga general» contra el Gobierno...

Israel: Miles de personas acuden a la «huelga general» contra el Gobierno nacionalista de ultraderecha

413
0

16 de febrero 2023

Amnon Cohen

Protesta en Israel contra el gobierno de extrema derecha. Foto: Uzi D


Unos 100.000 israelíes se manifestaron ante la Knesset el lunes 13 de febrero, contra las reformas legales del nuevo gobierno nacionalista de ultraderecha. Miles de trabajadores participaron en lo que se describió como una «huelga general» y cientos de autobuses transportaron a los manifestantes a la mayor protesta jamás vista ante la Knesset.

Pero esta «huelga general» fue extremadamente contradictoria y de carácter multiclasista, incluyendo a sectores de la clase capitalista y de la patronal. La Histradrut, la federación sindical oficial, no participó en ella. Trescientas empresas tecnológicas, bufetes de abogados y departamentos universitarios permitieron y animaron a su personal a tomarse el día libre para asistir a la huelga. Esta huelga patronal, dirigida y organizada por los dirigentes de la clase dirigente, iba dirigida contra el plan de Netanyahu de recortar la independencia del Tribunal Supremo y su papel de control contra los excesos de los gobiernos electos.

Se trataba, en efecto, de una movilización de la clase media y de sectores de los trabajadores por parte de los capitalistas, aterrorizados ante la posibilidad de que el gobierno de ultraderecha de Netanyahu desestabilice la región y, en última instancia, amenace sus beneficios. Este sector de la clase dominante ha perdido el control del régimen político gobernante. Consideran que el Tribunal Supremo es su última defensa que puede frenar las iniciativas más locas y peligrosas del nuevo gobierno autoritario de derechas. Éste ha sido dirigido por políticos capitalistas, como Lapid, y antiguos generales y jefes de seguridad, y multimillonarios de la tecnología y abogados.

Cada día aparecen nuevas denuncias contra el gobierno por parte de un sector diferente de la clase dirigente. El Secretario de Estado estadounidense y el jefe de la CIA visitaron Israel en las últimas semanas para tratar de presionar al nuevo gobierno israelí para que no encienda una nueva ola turboalimentada de conflicto con acciones provocadoras. Las empresas tecnológicas amenazan con una huelga de capitales y están trasladando sus fondos fuera de Israel, con 4.000 millones de NIS ya trasladados al extranjero en las últimas semanas. Esto ha llevado a los partidarios de Netanyahu a acusar a la oposición de intentar utilizar el chantaje económico para revertir los resultados de las elecciones. Con una increíble falta de ironía, el partido Likud de Netanyahu ha presentado una denuncia policial contra el alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, acusándole de incitar a la violencia y a la desobediencia civil. Los jefes de policía y los generales del ejército se han enfrentado a sus superiores políticos: los nuevos ministros. El jefe de las fuerzas de policía ha rechazado las órdenes de su ministro de acelerar el ritmo de demolición de viviendas palestinas en Jerusalén.

Algunos periodistas están comparando el gobierno de Netanyahu con el efímero gobierno de Liz Truss en Gran Bretaña, que fue derribado a las pocas semanas por la oposición de los bonistas. Pero Truss no tenía apoyo en la sociedad, mientras que Netanyahu tiene una base popular entre algunos de los sectores más oprimidos de la clase trabajadora judía. La escalada de los acontecimientos escapa al control tanto de los capitalistas como de Netanyahu. Netanyahu intenta encontrar un equilibrio entre los fanáticos colonos de su coalición y la clase capitalista. Su partido, el Likud, sólo obtuvo el 23% de los votos y poco más de una cuarta parte de los diputados de la Knesset, por lo que necesita socios de coalición, lo que convierte a sus aliados naturales, los colonos de extrema derecha, en reyes.

La difícil situación de los palestinos

La clase capitalista israelí no está especialmente preocupada por los derechos de los palestinos, pero no quiere que Israel se vea envuelto en nuevas guerras y en un conflicto nacional explosivo que ponga en riesgo sus inversiones. Al mismo tiempo, el programa de la extrema derecha es el de las máximas provocaciones y la represión brutal contra los palestinos. Sólo la semana pasada, el ministro de Seguridad Nacional, Ben Gvir, anunció una lista de medidas para empeorar las ya brutalmente duras condiciones de los presos palestinos, limitando sus duchas a sólo 4 minutos al día y cortando el suministro de agua de las cárceles durante 23 horas cada día. Así pues, la coalición de Netanyahu tiene dinamita incrustada en sus cimientos.

El aumento de la represión contra el pueblo palestino está generando una situación explosiva. Los elementos de extrema derecha y semifascistas del gobierno, como Ben Gvir, están intentando imponer una limpieza étnica. Esto ya ha provocado una serie de enfrentamientos armados y atentados. Una tercera Intifada más brutal puede desarrollarse en el próximo periodo.

Netanyahu necesita una Reforma Judicial que le dé el poder de anular los juicios por soborno y corrupción contra él. Los colonos de extrema derecha quieren llenar el Tribunal Supremo de jueces de derechas que aprueben las expropiaciones de tierras al por mayor y no impidan el aumento de la represión contra los palestinos. El movimiento anti-Netanyahu se ha convertido en un movimiento en defensa del Tribunal Supremo. Pero el poder judicial forma parte de la maquinaria represiva del Estado capitalista. Esto es especialmente cierto en Israel, donde (tras la apariencia de cuidadosas deliberaciones) dan su sello legal de aprobación a la gran mayoría de las acciones represivas del Estado. A veces retrasan las expropiaciones con sus deliberaciones. Ocasionalmente fallan a favor de los palestinos en cuestiones secundarias. Esto les ha granjeado una credibilidad inmerecida entre los liberales, pero también la oposición de la extrema derecha, que los considera un obstáculo para el aumento de la represión.

La prensa capitalista ha denunciado estas reformas como el «momento Weimar» de Israel y un «golpe dictatorial» en el que se desmantelan los guardarraíles y los controles y equilibrios de la sociedad israelí convirtiéndola en un «régimen de guarnición teocrático». El periodista de Haaretz, Yossi Verter, describe Israel como un «camino corto hacia el fascismo». Y, en efecto, el gobierno de Netanyahu incluye elementos semifascistas. Pero el movimiento de protesta y sus dirigentes no tienen alternativa a Netanyahu. La única alternativa que plantean es una resurrección del anterior gobierno capitalista efímero de Bennet/Lapid; un gobierno anti-Netanyahu de crisis continua que allanó el camino para el rápido regreso de Netanyahu junto con sus socios de coalición semifascistas.

Los manifestantes están dominados por residentes de Tel Aviv, la capital económica liberal secular de Israel, donde uno de cada diez residentes es millonario. Los trabajadores de la alta tecnología han tenido un papel muy destacado en las manifestaciones, y a menudo sus empleadores les han dado tiempo libre para participar en las protestas. La burbuja tecnológica ha tenido un efecto masivo en Israel en los últimos años, con las nuevas empresas tecnológicas recaudando 25.600 millones de dólares en 2021. Parte del dinero se ha filtrado a los trabajadores de la tecnología, cuyos salarios a menudo duplican los ganados en otros sectores. Este dinero ha convertido a Tel Aviv en la ciudad más cara del mundo, con trabajadores cada vez más caros. Muchos trabajadores israelíes ven a los residentes de Tel Aviv y a los trabajadores de la tecnología, en particular, como una aristocracia privilegiada. Y los eslóganes que gritan algunos de los manifestantes, como «Si no hay democracia, no habrá alta tecnología», no resuenan entre los trabajadores a los que los empleados de la tecnología, muy bien pagados, les cobran el precio de abandonar Tel Aviv.

Las manifestaciones se han caracterizado por un mar de banderas israelíes. Pero estas banderas representan la opresión para los palestinos y su presencia repelerá a los palestinos que más están sufriendo con el nuevo gobierno de Netanyahu, y que deberían ser los aliados naturales de los manifestantes.

La sociedad israelí en profunda crisis

La sociedad israelí está sumida en una profunda crisis. La clase capitalista está aterrorizada por el nuevo gobierno, que está sumido en el caos y profundamente dividido. Actualmente está liderando las protestas, movilizando predominantemente a las capas de clase media. No tiene otro programa político alternativo que el que fracasó en el efímero gobierno anterior de Bennet/Lapid. Esto se debe a que la crisis de la sociedad israelí es fundamentalmente una crisis del sistema capitalista, que no puede proporcionar un nivel de vida decente a más de un estrecho sector de la sociedad israelí y no puede resolver el conflicto nacional.

Para tener éxito, el movimiento de protesta debe expulsar a su dirección capitalista y forjar una dirección y un programa de la clase obrera.

El Histradruth no participó en la «huelga general» del lunes. El secretario general del sindicato Histadruth emitió una declaración el jueves anterior llamando a la unidad nacional. Se niega a entrar en el debate político que divide a los trabajadores y aboga por el diálogo y el compromiso en la línea marcada por el Presidente Herzog. Pero lo que se necesita no es la abstención de los dirigentes de la Histradrut, sino la acción independiente de la clase obrera. Esto significa oponerse tanto al gobierno de ultraderecha como a la dirección capitalista de la oposición. Lo que se necesita es una alternativa política a Netanyahu y a la oposición capitalista: un partido obrero que una a todos los trabajadores, incluidos judíos y árabes, religiosos y laicos, con una alternativa socialista a la pesadilla en desarrollo.

Es necesaria una lucha para oponerse al gobierno y construir un partido y un movimiento independientes de la clase obrera que se opongan a los regímenes capitalistas israelíes. Es esencial un partido de la clase obrera que defienda los derechos de todos los pueblos de la zona. Defendemos los derechos democráticos de los pueblos palestino y judío/israelí y nos oponemos a la opresión de todos los pueblos. Apoyamos la lucha contra la brutal represión del pueblo palestino y la defensa de su derecho a la autodeterminación para establecer un Estado palestino independiente y también la defensa de los derechos de los pueblos de Israel a su propio Estado. Para lograrlo, es necesaria una lucha unida para establecer una confederación socialista voluntaria democrática de la región. Sólo a través de esta lucha se podrán alcanzar los derechos democráticos y el nivel de vida de todos los pueblos de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.