Inicio Formación Política Introducción al marxismo: El Estado y el dominio de clase

Introducción al marxismo: El Estado y el dominio de clase

89
0

[Dibujo: La máquina del Estado de Alan Hardman]

Paula Mitchell.

Socialism Today número 258. Revista del Partido Socialista Británico (CIT en Inglaterra y Gales).

Un rasgo definitorio del marxismo que lo distingue de otras tendencias políticas es su teoría sobre el Estado y su programa y políticas para enfrentarse a él, como explica PAULA MITCHELL en la segunda entrega de la serie Introducción al marxismo .


En la sociedad moderna, el término «Estado» se utiliza en muchos contextos. La gente puede pensar en el «estado del bienestar»: el NHS(sistema de salud público británico), las pensiones, las prestaciones, etc. O pueden estar familiarizados con las referencias a la «intervención del Estado», por ejemplo los pagos a los trabajadores despedidos durante la pandemia de Covid. También es un término que se utiliza a menudo para referirse a territorios geográficos que tienen su propio gobierno y fronteras, ya sean nacionales o subnacionales en el caso de países como los Estados Unidos de América.

El principal sentido en el que los marxistas utilizan el término «Estado» es para describir las instituciones a través de las cuales se mantiene el dominio de clase. Vivimos en una sociedad de clases en la que una pequeña minoría de la clase dominante en la cima no representa los intereses de toda la población, sino sus propios intereses en mantener su poder y sus privilegios, y en explotar a la mayoría. Tiene que intentar ocultar esta situación, o persuadir, y a veces obligar, a la mayoría a aceptarla.

La ocultación y la persuasión se llevan a cabo en gran medida mediante el control por parte de las grandes empresas o del gobierno de los medios de comunicación de la información y las ideas, incluidos los medios de comunicación de masas, la educación y la ciencia. El sistema capitalista se presenta como la mejor forma de organizar la sociedad, casi hasta el punto de ser «natural».

La clase capitalista necesita un aparato estatal tanto para dirigir la sociedad de clases como para intentar garantizar su continuidad. La policía, el ejército, los tribunales y las agencias de inteligencia como el MI5 forman el aparato represivo que es el núcleo del Estado. El co-pensador de Karl Marx, Friedrich Engels, describió el Estado como «un cuerpo de hombres armados». Llevar a cabo una transición a una sociedad socialista incluirá inevitablemente importantes cuestiones estratégicas y tácticas para derrotar a los organismos que defienden el dominio de la clase capitalista.

¿Siempre ha existido el Estado?

El Estado surgió cuando la sociedad se dividió por primera vez en clases antagónicas. Los seres humanos vivían antes en sociedades igualitarias, denominadas por Marx y Engels «comunismo primitivo», en las que las personas dependían unas de otras y la cooperación era el principio rector.

Sin embargo, con el tiempo, a medida que el trabajo se volvía más productivo, las sociedades producían excedentes más allá de sus necesidades inmediatas. Esto creó las condiciones para la sociedad de clases, para el desarrollo de minorías no productivas que llegaron primero a administrar y luego a controlar y poseer el excedente. Esas clases dominantes, con dominio económico y poder, desarrollaron organizaciones estatales para protegerse, contrarrestar a los adversarios y garantizar que se cumpliera su voluntad. Como los estados surgieron para desempeñar principalmente esas funciones, se deduce que cuando los futuros movimientos socialistas eliminen la sociedad de clases, esas mismas fuerzas estatales ya no serán necesarias. Engels escribió que el Estado comenzaría a «marchitarse».

La sociedad de clases, basada en la propiedad privada de los medios de producción de la riqueza, ha adoptado diferentes formas, desde la esclavitud y el feudalismo, hasta el capitalismo (véase el folleto de esta serie sobre el materialismo histórico). Cuando la clase capitalista se estaba desarrollando en Gran Bretaña, tuvo que librar una guerra civil en la década de 1640 contra una élite y un estado feudales para establecerse como la nueva clase dominante, con su propio estado al servicio de sus intereses de clase capitalista.

Formas de gobierno

La forma típica de gobierno en los países capitalistas económicamente más desarrollados hoy en día es la «democracia capitalista» (también denominada «democracia burguesa»). Los gobiernos se eligen por medio de elecciones generales y las poblaciones gozan de libertades democráticas, en diversos grados. Los movimientos obreros -sindicatos y representantes políticos de los trabajadores- han tenido que luchar para conseguir esas libertades democráticas, incluido el derecho de voto, de organización y de huelga.

En muchos sentidos, la democracia capitalista es la mejor forma de gobierno para los capitalistas, ya que les permite mantener su dominación de forma relativamente barata, sin medidas autoritarias arriesgadas e impopulares.

Sin embargo, si se sienten amenazados por el creciente poder de la clase obrera, pueden recurrir a otras formas de gobierno, como la dictadura militar, como en Grecia tras el golpe de los coroneles en 1967, o en Chile tras el golpe militar de 1973. Las dictaduras militares suelen suspender o restringir severamente la democracia parlamentaria, los derechos sindicales y otros.

A medida que la crisis capitalista se ha profundizado en las últimas décadas, los derechos democráticos se han reducido en muchas democracias capitalistas y los poderes represivos han aumentado, un signo de la debilidad del capitalismo en esos países más que de su fortaleza. Indica que las clases dominantes están perdiendo el consenso que las mantenía en el poder con una oposición mínima. Sin embargo, también es cierto que el aumento de la represión revela más claramente el carácter real del capitalismo.

Cualquier clase dominante puede inclinarse por formas de gobierno más autoritarias si lo considera necesario para salvaguardar sus intereses. En 1978, un diputado tory británico, Ian Gilmour, admitió en su libro Inside Right: «Los conservadores no adoran la democracia… Para los conservadores… la democracia es un medio para alcanzar un fin y no un fin en sí mismo. Y si conduce a un fin que no es deseable o es incoherente consigo misma, entonces hay un caso teórico para acabar con ella».

¿Son los ataques a los derechos democráticos un camino hacia el fascismo? El fascismo es un tipo específico de gobierno represivo que surgió en el periodo posterior a la primera guerra mundial, como en Alemania con Hitler e Italia con Mussolini. Esos regímenes sólo pudieron llegar al poder después de que los líderes de los movimientos obreros de masas fracasaran repetidamente en su intento de movilizar plenamente la fuerza de los trabajadores para avanzar hacia una alternativa socialista. Ese fracaso abrió la puerta a la llegada al poder de los regímenes fascistas, financiados por las grandes empresas y utilizando a los pequeños empresarios como base social. Fueron capaces de aplastar totalmente las organizaciones de trabajadores y los derechos democráticos durante un tiempo.

Aunque hoy en día hay que resistirse a las políticas y acciones divisivas de los partidos de extrema derecha, no cuentan con un apoyo que les permita llegar al poder con un programa verdaderamente fascista, según el carácter del fascismo en el pasado. Además, las clases dominantes no están dispuestas a fomentar la evolución hacia eso porque el fascismo en Alemania e Italia no sirvió finalmente a sus intereses en esos países. El fascismo condujo a una guerra mundial enormemente destructiva, tras la cual el capitalismo fue sustituido por el estalinismo en gran parte de Europa del Este.

La monarquía

El Reino Unido es hoy una democracia capitalista, pero en forma de monarquía, no de república como en países como Estados Unidos y Francia.

Aunque comúnmente se considera una reliquia inofensiva de tiempos pasados y buena para la industria turística, la monarquía es en realidad parte de la maquinaria estatal capitalista, en última instancia, para defender los intereses de la clase dominante. Es una parte útil de su caja de herramientas para engendrar sentimientos de «unidad nacional» entre las clases y apoyo al Estado capitalista.

 

El monarca firma los proyectos de ley parlamentarios antes de que se conviertan en ley, tiene derecho a nombrar al primer ministro y al gobierno (independientemente de quién tenga la mayoría parlamentaria), y el derecho a disolver el parlamento. Los diputados, los oficiales del ejército, los jueces y todos los altos funcionarios del gobierno juran lealtad a la corona.

Esto significa que, en tiempos de crisis, el monarca puede destituir al parlamento y, si es necesario, utilizar las fuerzas armadas contra la voluntad del parlamento. Fue el representante de la Reina en Australia, Sir John Kerr, quien destituyó al gobierno laborista de Gough Whitlam en noviembre de 1975. Fue el poder de «prórroga» de la Reina al que los tories recurrieron en 2019 para suspender el parlamento y tratar de evitar el escrutinio del Brexit.

Por estas razones, los medios de comunicación capitalistas y otros representantes capitalistas hacen grandes esfuerzos para rehabilitar a la realeza cuando los acontecimientos reducen su popularidad – ya que sólo pueden desempeñar su papel como arma de reserva para el capitalismo si tienen apoyo social.

El Partido Socialista Británico dice que la monarquía debe ser abolida. Además, la segunda cámara no elegida del Reino Unido, la Cámara de los Lores, debería ser abolida. Los Lores tienen el poder formal de sabotear las medidas decididas por una futura mayoría socialista en el Parlamento…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Artículo anteriorColombia – En las manos del país la Comisión de la Verdad dejó su Informe Final
Artículo siguienteMéxico -La burocracia del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.